Policía detuvo a líder de Los Chingas que planeaba asesinar a Gustavo Leal

La Policía detuvo el martes a Jairo Sosa, uno de los integrantes de la banda de narcotraficantes Los Chingas que había anunciado que iba a matar al sociólogo Gustavo Leal, director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior.

Leal coordina todas las acciones de intervención del Estado en Los Palomares de Casavalle, donde Los Chingas usurparon el año pasado varias casas a punta de pistola.

Según informó El Observador, la Policía montó un operativo para la captura de del delincuente a partir del testimonio de testigos protegidos y la interceptación de llamadas en las que Sosa manifestaba su intención de asesinar al jerarca.

El delincuente es hijo de Mónica, la líder de los Chingas que se encuentra presa desde el mes pasado por usurpación de vivienda y robo de energía eléctrica y agua. Según la Policía, Jairo es responsable de al menos dos asesinatos. Uno de ellos fue el de su abuelo, Waldemar Ross, a quien mató porque discrepaba con la estrategia de la banda de apropiarse de apartamentos del barrio bajo amenazas de muerte a los vecinos.

La Mesa de los Jueves con Hernán Bonilla, Carlos Ramela, Edgardo Rubianes y Esteban Valenti.

Viene de...
López Mena abandona proyecto en predio Mauá si el Estado no le vende dos padrones

Continúa en...
Telegramas

***
Foto en Home: Gustavo Leal en entrevista con En Perspectiva. Créditos: Archivos EP

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Sólo a Leal salvaría Valenti? Me resisto a creer que Gustavo Leal actúe como una máscara suelta, estoy segura que es una política del Ministerio del Interior todo, no podría hacerlo si así no fuera.

    Reply
  2. Julio Fernández Calcagno · Edit

    Claro que es así como decís. Lo han puesto allí por algo. Es como que el Maestro Tabarez selecciona a los jugadores, pero algunos jugadores por sus características individuales inciden en forma determinante en el accionar del equipo, no son meros engranajes.

    Reply

Responder a Julio Fernández Calcagno Cancelar respuesta