Trabajadores de ASSE ocuparon el MSP reclamando más presupuesto

Más de 150 trabajadores de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP) ocuparon ayer los tres pisos del Ministerio en reclamo de mayor presupuesto para ASSE (Administración de los Servicios de Salud del Estado) en la próxima Rendición de Cuentas.

El ministro Jorge Basso se vio obligado a alterar su agenda para dar cabida a la reunión que pedían los empleados movilizados. El episodio ocurrió en medio de un paro de 24 horas que abarcó a médicos y funcionarios se ASSE.

El presidente de la FFSP, Martín Pereira, dijo a El País que el anuncio del gobierno a la bancada de los legisladores del Frente Amplio sobre cómo se va a distribuir el gasto adicional «es vergonzoso». “Si no hay soluciones va a haber lío grande”, advirtió Javier Acosta, uno de los dirigentes del gremio.

La Mesa de los Jueves con Óscar Sarlo, Hoenir Sarthou, Carlos Ramela y Juan Gabito.

Continúa en...
Telegramas políticos
La fiebre mundialista en Uruguay

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Coincido con la mayoría de los comentarios.
    Hay algunas cosas que se aludieron directamente.
    La inequidad en el Estado parte por la perpetuación y respeto por el reconocimiento a los «derechos adquiridos». Sí eso se mantiene es imposible equilibrar el Estado. De hecho, siendo Mujica presidente habló de eso. En seguida se dió cuenta que era imposible. La frase de que hay que «equilibrar para arriba» es una fantasia presupuestal imposible.
    La pretensión de los funcionarios de ASSE de igualarse a las remuneraciones privadas es otra aspiración que es rebatible con el sentido común de la calle. En las mutualistas cuando el personal medico o paramedico falta mucho o trabaja mal, o elude trabajar, los despiden y punto. Por eso pagan bien, exigen.
    En la administración pública cuando faltan mucho, trabajan mal o eluden trabajar no sucede nada. En todo caso si no les gusta, renuncian y se van a trabajar a las mutualistas unicamente. Pero son unos pícaros…jejejeje, quieren «el peso y la foto»…como se decía antes.
    Sobre el aspecto corporativo – se sienten el ombligo del país – de los funcionarios públicos se menciono algo por Ramela. Yo recuerdo el de los judiciales, municipales, docentes, bancarios…etc.,…¿que lista larga, no?
    Voy a mencionar de pasada nomás, lo que es el «nepotismo chico» que hace que los funcionarios públicos ubiquen a sus hijos y familiares donde trabajan. Así se forman verdaderas dinastias en la administración pública. Algo que todos sabemos, pero que nadie le pone el fácil cascabel al gato: «no entran parientes hasta 3° grado a un organismo público».
    Por otra parte si hablamos de otros gremios, vinculados a la actividad privada, la realidad es otra. Ahí se trabaja y se puede perder el trabajo. Sí es una empresa familiar, los ascensos son para los parientes. Si es una multinacional: hoy te va brillante pero mañana se va la empresa y te quedas en la calle. Sos un número y te despiden a los 30, 40, 50, 55, etc.
    ¿Es otra realidad no?. En todo caso – nadie se anima a decirlo – hay trabajadores de 1a.: los públicos que tienen su trabajo asegurado de por vida, aunque trabajen poco o nada. Hay trabajadores de 2a: los privados. Los dos tienen generalmente trayectoria laboral distina. Los de 1a. una vida tranquila, pensando en que nuevo reclamar o solicitar. Los de 2a. una vida siempre con «el Jesús en boca».
    Para terminar este algo comentario – vayan mis disculpas – aclaro que las corporaciones no son solo los sindicatos. (Sigo pensando en el SUNCA de Maldonado al que no le importa el medio ambiente y si las mega torres de San Rafael).
    Tenemos otras que no tienen ese nombre pero juegan ese papel. Por ejemplo la Asociación Rural, ¡de 1871! que tiene sus antecedentes nada más y nada menos en la Corporación de Hacendados de la Colonia…
    Puedo seguir con los Autoconvocados, la Cámara de Comercio, etc.

    Reply

Escribir Comentario: