El arpa, el oboe, el vibráfono, el flexatono…

El arpa, el oboe, el vibráfono, el flexatono…

Más solistas de nuestro tiempo y esta vez, de instrumentos un poco menos protagónicos que el piano o el violín.

Primero el violonchelo, acaso el «tercer grande», a juzgar por la atención que le han dedicado los creadores a lo largo de la historia. Y luego sí, instrumentos suficientemente individuales y de peso en la historia musical, pero de apariciones más bien discretas, como el arpa; o de fila en una orquesta, de madera o metal, y de suerte diversa: del clarinete, amado por Mozart y del que Brahms ha dicho que es «el ruiseñor de la orquesta»; al saxofón, identificado con el jazz y tal vez injustamente desestimado por los grandes compositores; y al singularísimo flexatono, mezcla de accesorio de percusión con objeto extraño a lo Les Luthiers, empleado y —por qué no— inmortalizado por el armenio Aram Khachaturian en su bellísimo Concierto para piano.

***

Foto: Marie-Pierre Langlamet, arpista francesa. Orquesta Filarmónica de Berlín.
Podés seguirnos en las redes sociales de Radiomundo, en Facebook, en Twitter y en Instagram.
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: