Florence Foster Jenkins o el arte de cantar mal. Una conversación con Saskia Sibille

Florence Foster Jenkins o el arte de cantar mal. Una conversación con Saskia Sibille

La protagonista de esta nueva edición de Canción de la Noche fue la soprano estadounidense Florence Foster Jenkins (1868-1944), cuyo nombre ha sido misteriosamente guardado por la historia musical no por su genialidad sino precisamente por lo contrario: su completa falta de talento.

Es la historia de una burbuja que permaneció intacta acaso durante toda una vida; una burbuja hecha de pasión por la ópera, de mucho dinero, de presentaciones únicamente privadas y de amigos fieles e insinceros que nunca dijeron a Jenkins que carecía enteramente de voz y de musicalidad para cantar.

Solo en el final de su vida, a sus setenta y tantos años, Jenkins se presentó en público, nada menos que en Carnegie Hall, el 25 de octubre de 1944. Las expectativas eran muy grandes. Las entradas se agotaron. La sala estuvo repleta de amantes de la música y de celebridades que deseaban develar el misterio de la soprano millonaria que nunca cantaba en público.

Fue la noche en que se rompió la burbuja. Jenkins murió tan solo un mes después.

***

Podés seguirnos en las redes sociales de Radiomundo, en Facebook, en Twitter y en Instagram.
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: