La hora global: El Sahel nos explota en la cara. Leo Harari y su «Vergüenza» (T02P15)

<em>La hora global:</em> El Sahel nos explota en la cara. Leo Harari y su «Vergüenza»  (T02P15)

La Hora Global
T02P15

En este programa:

  • El Sahel nos explota en la cara: Opinión de Nicolás Álvarez
  • Verüenza: Análisis de Leo Harari

===============================================================

EL SAHEL NOS EXPLOTA EN LA CARA

===============================================================

NICOLÁS ÁLVAREZ

Licenciado en Ciencia Política (Udelar).
Diploma de postgrado en Ciencia Política (Udelar) y Diploma de postgrado en Seguridad Internacional (Universidad de Santiago de Compostela, España).
Actualmente, finalizando Maestría en Ciencia Política (Udelar).
Docente de la Maestría en Estrategia Nacional del Centro de Altos Estudios Nacionales (Ministerio de Defensa Nacional).

===============================================================

VERGÜENZA

===============================================================
Leo Harari. 12 de setiembre 2020.


LEO HARARI

 

 

 

Más que una vergüenza

El Banco Interamericano de Desarrollo tendrá un presidente norteamericano. Pero no cualquier norteamericano, sino uno de origen cubano, de Miami. Extremista en sus posiciones políticas, arrogante, intevencionista y agresivo contra cualquier asomo progresista. Un trumpiano cuyo objetivo inmediato es conseguir votos latinos en Florida, un Estado importante para las elecciones del 3 de noviembre, donde los resultados se juegan por un estrecho margen. Ese es Trump a corto plazo, adulando a los latinos de Miami. A mediano plazo se trata de controlar aún más la ya bien controlada institución para dirigir los recursos financieros a los objetivos del capital norteamericano en una estrategia de guerra contra China.

Estados Unidos necesita tener un tipo así al frente de una de las primeras fuentes de financiamiento público en nuestra región. Cualquier otro presidente tendría que contemplar los intereses latinoamericanos, ya que China es uno de los primeros, cuando no el primer socio comercial nuestro y no nos conviene tener una política de enfrentamiento frontal. Viene para alinear al banco con una estrategia belicosa y nosotros pagaremos el precio.

Algunos de nuestros gobiernos se arrodillaron sin tardar, sin pensarlo dos veces. Se levantaron voces de muchas partes: ex presidentes de todos los colores, economistas, políticos, pero el ruido más grande es el del silencio ensordecedor de la cobardía política. Por temor de decirle no a Trump, por obediencia, por ceguera política, por defender intereses que no son los de nuestros países, dan pie a la transformación de una herramienta de desarrollo en un mecanismo para ponernos más condiciones, para asfixiarnos en momentos en que más necesitamos recursos para reconstruir las economías afectadas por la pandemia.

Se olvidan qué es el BID para la región. Su lema ha sido, por décadas: “Más que un Banco”. Su estructura, de tipo cooperativo y solidario -aún con el poder de veto norteamericano-, ha abierto espacios al financiamiento de obras de gran impacto social, como el agua potable, la educación superior, la salud que no tenían fuentes de financiamiento público internacional. El BID fue líder en préstamos a sectores sociales, que luego tímidamente fueron adoptados también por el Banco Mundial.

Durante 17 años el BID tuvo un presidente uruguayo que medió en conflictos de todo tipo, corrió a solucionar crisis, pasó interminables horas de negociación para hacer menos dolorosas las situaciones que enfrentamos. El BID, bajo su presidencia, fue una mesa discreta y eficaz de negociaciones que ayudaron a estabilizar las frágiles democracias de los años 90, no pocas veces pulseando contra fuerzas intervencionistas. No se trataba de izquierda contra derecha sino de democracia contra prepotencia. Fui testigo presencial algunas cuantas veces.

¿Alguien consultó a Iglesias? Quizá los europeos, socios del Banco que hicieron prudentes intentos para evitar el copamiento.

Uruguay, que gusta hacer figura de “primero de la clase”, pierde muchas plumas. Ya apoyó como secretario general de la OEA a alguien que se presentó como un latinoamericano progresista y resultó actuar como un empleado del Departamento de Estado. Ahora Uruguay, sin chistar, de manera insensata, se pliega a una medida que nos costará caro. Nos van a dar a cambio caramelos, palmaditas en la espalda, visitas oficiales virtuales y un desprecio imperial.

Como dijo Tomás Molina: ”La dignidad no se pierde por perder una batalla, se pierde por no darla» .

***

Foto en Home: AFP

La Hora Global: 60 minutos para comprender el nuevo desorden mundial

Este nuevo programa de Radiomundo busca analizar los hechos internacionales, no solo las noticias. Es un momento de profundos cambios de índole social, político y económico en todo el planeta, que incluyen desde la presidencia de Donald Trump en EEUU, el Brexit y la crisis de los refugiados en Europa y el viraje ideológico en América Latina, hasta una China protagonista como potencia mundial. Nada surge de la nada: la objetividad y un enfoque descriptivo serán en este programa buenas herramientas para llegar a conclusiones, entendiendo causas y consecuencias.

Conduce: Gustavo Calvo. Con Leo Harari y Carolina Rico
Emisión: Martes y jueves de 15 a 16 hs

Escuchar también…

La Hora Global: Archivo de programas anteriores

***

Foto en Home: Caravanas en el Chad (pxphere.com)

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: