Pasión por el piano

Pasión por el piano

Una conversación con Carlos Moreno, Leonel Moreno y Raquel Boldorini. Tres miembros de una familia que comparten una pasión: el piano. El padre y el hijo, afinadores; ella, la maestra Boldorini, una de las concertistas más importantes del Uruguay.

El piano: para muchos, el más perfecto de los instrumentos musicales. Orquesta de uno. Ese hoy protagónico instrumento que no existía en los tiempos de Bach o mejor dicho, existía pero todavía muy tímido —todo hace pensar que el creador de El clave bien temperado no le prestó demasiada atención—; que existía en forma de borrador (el llamado pianoforte) en tiempos de Mozart; que Beethoven, luego, frecuentemente rompía: sus insuperadas sonatas para piano, dicen los que saben, ponen a prueba sus cuerdas, sus martillos; a veces, en la tormenta, parece que el compositor tuviera o ansiara tener una tercera mano. Ese instrumento que más tarde, con los románticos, con Chopin, con Schubert, con Schumann, con Franz Liszt, con Brahms; más adelante con ese otro príncipe del piano que es Debussy, parece encontrar a sus cómplices más comprensivos (habría que añadir, tal vez, a esa lista nombres como los de Thelonius Monk o Bill Evans).

Por supuesto, a su vez, el siglo de los conciertos y la era del disco significaron el florecimiento, como nunca antes, del arte de la interpretación pianística; hay que hablar, a partir de ese momento, de esos celosos amantes que son, por ejemplo, Arthur Rubinstein, cuya interpretación del Andante Spianato de Chopin sirvió de cortina para esta conversación; que son, por ejemplo, la maestra Boldorini, formada con pianistas tan notables como Marguerite Long o León Fleisher, que ha tocado en los mejores escenarios del mundo y cuyo talento, profesionalismo y experiencia resultan una guía fundamental (¿qué quiere, qué necesita un pianista de su instrumento?) para el trabajo de Carlos y Leonel.

Oír con los ojos presentó a una de las familias más pianísticas del Uruguay. Padre, madre, hijo, conectados por la misma pasión. El papá y el hijo, «médicos» de pianos, profesionales de su salud física y sonora. Mecánicos, afinadores, restauradores —toda una vida dedicada a extender, a mejorar la vida de estos instrumentos—. Ella, la mamá, sencillamente una de las pianistas más importantes del Uruguay.

Oír con los ojos
T04P13
Emisión: 06.06.2020

***

Enlaces externos
Oír con los ojos, cuenta en Instagram
Oír con los ojos, cuenta en Twitter

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: