El Festival Usina de Innovación Colectiva en la Estación Central de AFE (Paisaje-Ciudad T02P05)

El Festival Usina de Innovación Colectiva en la Estación Central de AFE (Paisaje-Ciudad T02P05)

En este programa: En su columna de hoy, el arquitecto William Rey Ashfield habló sobre el Plan de Revitalización de Ciudad Vieja.

En Luces y sombras, como «luz», las reformas en los espacios infantiles, en especial el de Villa Biarritz; como «sombra», el estado de las veredas montevideanas.

En la entrevista, Marcelo Danza y Diego Morera hablaron sobre el Festival Usina de Innovación Colectiva en la Estación Central de AFE, una iniciativa de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de la República, que contará con exposiciones, conferencias y workshops.

Además, el CityCast, dedicado hoy a la Rambla Sur, a cargo de Christian Kutcher.

Todos los miércoles de 16 a 17 hs en Radiomundo 1170 AM: Paisaje-Ciudad, una mirada sobre la vida urbana, segunda temporada. Conduce: Malena Rodríguez Guglielmone. Con la participación de William Rey Ashfield. Una realización de BMR Productora Cultural

Escuchar también…
Paisaje-Ciudad: Archivo de programas anteriores

***

Foto: Estación Central de AFE, agosto de 2018. Crédito: Walter Paciello/Presidencia de la República.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

3 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Totalmente de acuerdo con el tema de las veredas. Es un problema viejo, y no se entiende como no se resuelve de una vez. Alcanza como ejemplo caminar por 18 de julio desde el Gaucho hacia el obelisco. Deplorable!

    Reply
  2. Pienso que incentivar la construcción en la Ciudad Vieja con una institucionalidad muy endeble a la hora de proteger el patrimonio puede ser muy peligroso. De hecho ya está pasando que el centro y el cordón se está llenando de medianeras y se está quedando sin casas-patio.

    Pienso también que sería mucho mejor tratar de preservar lo que hay, con la zanahoria y con el látigo: una ley que obligue a los propietarios a mantener o reconstruir sus fachadas a estilo y al mismo tiempo otorgue financiaciones a largo plazo, con la propiedad como garantía hipotecaria y con interés muy bajo o nulo. En el mundo desarrollado, poseer un bien histórico es a la vez un privilegio y una obligación. A veces se venden edificios patrimoniales en mal estado en precios muy bajos, pero con la obligación de reconstruir y mantenerlo por siempre impecable.

    En Uruguay tener un edificio patrimonial no significa casi nada: la obligación de preservar desaparece ante el abandono a la ruina o la reforma clandestina que nadie fiscaliza y privilegio nunca fue.

    Por otra parte, una Ciudad Vieja revitalizada con fachadas recuperadas a estilo invita a hacer emprendimientos turísticos nuevos, especialmente en hotelería y gastronomía; ya que la «escenografía» invita a estar allí. Todo eso valoriza la zona y capitaliza a los que se endeudaron para arreglar. Ya se han reciclado algunos lugares y hay que ver qué goce estético que significa para quien por allí camina. Pero, seguimos teniendo en la Ciudad Vieja muchos «agujeros» ruinosos esperando que la IM y la comisión de patrimonio los abandone definitivamente a las topadoras cuando sean irrecuperables. Si los propietarios recuperan el barrio como escenografía -insisto con este término-, ganamos todos.

    Reply
  3. Les hago dos preguntas:
    1. Nosotros en Montevideo hemos optado por obligar al frentista a reparar un bien de uso público, como es la vereda. ¿Es así esto en las capitales europeas a las que hace referencia Willy Rey?

    2. ¿No piensan que es una mala elección el usar embaldosado? Hay ciudades que usan simplemente hormigón alisado y otras bitúmen. Pienso que los mosaicos son más costosos, tienden a no ser fáciles de unificar y requieren más mantenimiento. Los árboles los aflojan, por ejemplo, y luego ya se quiebran y terminan diseminados en trozos por todos lados. Son muy bonitos cuando hay una centralidad que se ocupa de mantenerlos de manera uniforme. Para arreglar de a parches, vecino por vecino, mejor algo que por lo menos unifique.

    De todas formas, pienso que es un disparate obligar a un vecino a reparar un bien de uso público, que no le pertenece ni puede disponer de él en mayor medida que cualquier otro vecino. Es una arbitrariedad que además genera desorden y parches por todos lados. Para eso están los impuestos y los organismos públicos.

    Reply

Escribir Comentario: