Decano de Ciencias Sociales sobre indigentes en la facultad: «Tenemos que hacer lo mismo que enseñamos», pero «eso no quiere decir que debamos reemplazar al Mides»

El decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República, Diego Piñeiro, dijo esta mañana En Perspectiva que buscará disminuir la cantidad de gente que ingresa a esa casa de estudios y que no forma parte de ella, y establecerá algunos controles mayores sin negar la posibilidad de acceso

Transcripción de la entrevista con Diego Piñeiro

La presencia permanente de decenas de indigentes dentro de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República (Udelar), que tomó estado público ayer, generó sorpresa y abrió una polémica. La situación no es nueva, hace meses que viene siendo analizada puertas adentro. Entre otras medidas, según supo En Perspectiva, en mayo se adoptó un protocolo de actuación para los funcionarios a cargo de las tareas de vigilancia.

En síntesis, Búsqueda informó en su edición de esta semana que esa facultad se convirtió en un lugar de acogida para decenas de personas en situación de calle que aprovechan el centro educativo para pasar allí sus horas durante el día. Han generado su propio circuito en la zona, pernoctan en un refugio cercano, donde los dejan permanecer hasta las 8 de la mañana, y al mediodía se alimentan en un comedor ubicado a una cuadra por la calle Constituyente. El resto del tiempo se quedan en la facultad: utilizan los baños, la sala de Informática y otras instalaciones, y han llegado a distorsionar el funcionamiento de algunas dependencias, al punto de romper parte del mobiliario.

La nota relata varios episodios desagradables protagonizados por algunos de ellos, reacciones agresivas cuando los empleados los llaman al orden y hasta enfrentamientos a golpes de puño entre dos de estos «intrusos». Además se consigna que dentro de la facultad existen distintas opiniones sobre cómo manejar este desafío que ha quedado planteado.

Ayer, a última hora de la tarde, sesionó el Consejo de Facultad de Ciencias Sociales para volver a tratar esta situación. ¿Qué salió de ese debate? ¿Por dónde van las resoluciones? Para charlarlo, En Perspectiva recibió al decano de la facultad, el doctor Diego Piñeiro.

Transcripción de la entrevista con Diego Piñeiro

***

Mesa relacionada
La Mesa de los Viernes: Facultad de Ciencias Sociales: indigentes pasan el día en su edificio

Documentos relacionados
Protocolo de Facultad de Ciencias Sociales para “situaciones de presunto riego del acervo material de la institución o de la integridad física de las personas que la transitan”

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

7 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Como todo gran profesor, mi colega, el Ing. Agr. Diego Piñeiro, destila docencia en cada acto y no sólo sobre la disciplina a la que se dedica.
    Sin proponérselo, hoy dió cátedra sobre ética periodística, solidaridad, responsabilidad social, coherencia y tolerancia, entre otros cosas.
    Es de esas personas que hacen que uno se sienta orgulloso de nuestra Udelar.

    Reply
  2. Juan Manuel Patiño · Edit

    Imposible ser más incompetente, básicamente dice, formamos profesionales para laburar con indigentes así que nos sirven de experimento y de última arman el «curriculum vitae» en las salas de informática. En un país normal este tipo no llegaba a adscrito en una facultad seria.

    Reply
  3. Me pareció de una coherencia entre lo que se dice y piensa con lo que se actúa, que no es fácil.
    Hablar de inclusión y que simultáneamente, desde una institución se esté viendo cómo aplicar esto en la vida real y cotidiana me parece una capacidad de «pensar y actuar» que bien puede ser un modelo para otras situaciones. El estado con los involucrados/ los involucrados con el estado, hacerlo y no manejarnos con las depositaciones a personas, instituciones que «se ocupen».
    Fue escuchar una clase de INCLUSIÓN, que nos da tanto trabajo como socieddad.

    Reply
  4. Me llama la atención la inseguridad y poca claridad con que el Sr. decano respondió muchas de las preguntas. Parece indicar que o bien no estaba al tanto de la situación, o ésta los superó ampliamente, lo cual sugiere imprevisión y desatención. Ahora, que no solamente se conoce el problema sino que éste se ha convertido en un hecho público, es que vamos a ver a los jugadores en la cacha: veremos qué solución le encuentran. Pero es muy preocupante que nada menos que en la Facultad de «Ciencias» Sociales una situación de este tipo se haya salido tanto de control.

    Reply
  5. De acuerdo con lo expresado por el decano. Pero, eso pasó por mucho tiempo en la Biblioteca Nacional, que al final terminó colocando rejas al frente para que no se utilizara su frente como dormitorio y durante el día su hall para pasar el día y utilizar sus baños. Así como el decano, en mi calidad de investigadora, me sentí ante esa situación con la obligación moral de colaborar y mi idea era hacer una investigación sobre esas historias de vida, más o menos 10 personas, que ante su situación no se iban a un boliche, sino que se iban a un centro cultural. ¿Que pasó en esas vidas para llegar a esa situación? y como poder ayudarlos a salir de la misma. Lamentablemente, mis tiempos personales no lo permitieron, pero son situaciones para estudiar y ayudar que hubiera querido hacer.

    Reply
  6. Si la Faculta de Ciencias Sociales, como extensión universitaria, quiere hacer un consultorio en el que se trate la situación de las personas que viven en la calle y sugerirles soluciones, me parece correcto; es como lo que hace, p. ej., la Facultad de Derecho con su consultorio jurídico. Pero de ahí a permitir que esos indigentes agarren para su uso (y abuso) el local de la Facultad, usándolo no sólo de dormidero sino para hacer, entre otras cosas desagradables, sus necesidades fisiológicas, hay una enorme distancia que no se puede recorrer.

    Reply

Escribir Comentario: