Dos visiones académicas sobre las pruebas PISA: ¿Por qué son útiles y qué les faltan? ¿Son mercantilistas? ¿Hay que ir a un sistema que evalúe “competencias para la ciudadanía”?

Dos visiones académicas sobre las pruebas PISA: ¿Por qué son útiles y qué les faltan? ¿Son mercantilistas? ¿Hay que ir a un sistema que evalúe “competencias para la ciudadanía”?

A raíz de la ocupación del liceo 18 por docentes contrarios a la celebración de las Pruebas PISA, una discusión: ¿son un recurso válido para evaluar el sistema educativo de un país?

Entrevista a Guillermo Fossati:

Entrevista a María Teresa Sales:

El Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos -PISA, por su sigla en inglés- periódicamente provoca una polémica similar: ¿son estas pruebas estandarizadas la mejor manera de evaluar la educación de un país?

La semana pasada, el núcleo sindical del liceo 18 ocupó el edificio para impedir que tuvieran lugar las pruebas. En un comunicado, los docentes expresaron que PISA contribuye a extender “la lógica mercantil al campo de conocimiento”.

Señalaron, además, que las PISA “parten acríticamente de un currículum estandarizado a nivel internacional, que oculta la necesidad de planes de estudio acordes a cada contexto e historia”.

La ocupación del liceo 18 recibió críticas desde distintas tiendas políticas, incluso desde la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria, Fenapes. Pero permite abrir una discusión, y es lo que se propuso tener En Perspectiva.

Para eso se comunicó con Guillermo Fossati, doctor en Psicología, máster en Educación, e integrante de La Mesa; y con María Teresa Sales, docente jubilada, licenciada en Ciencias de la Educación, integrante del Grupo de Reflexión sobre Educación y autora del libro ¿Es la evaluación lo que parece?.

***

Documentos relacionados
El programa PISA de la OCDE: qué es y para qué sirve

Ejemplo de pruebas PISA

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Diego Nelson Sosa Maipaicena · Edit

    En primerísimo lugar, quiero agradecer a En Perspectiva y a Romina y Rosario, en particular, por la excelente oportunidad que nos han brindado de conocer muchos aspectos que se refieren a la educación y que no es frecuente encontrar en los medios.
    He disfrutado mucho de ambas entrevistas.
    El Sr. Fossati expuso los aspectos medulares de las pruebas PISA y fundamentó su aceptación a que nuestro país participe utilizando adecuadamente una herramienta que tiene sus cometidos y sus limitaciones. En síntesis, el Sr. Fossati entiende que las pruebas están disponibles y tienen su estructura y es muy beneficioso para todos los países tener un sistema de medición de determinados aspectos relacionados con la educación en un espectro muy grande de países que participan voluntariamente.
    La Sra. Sales por su parte enfocó su exposición en aspectos sustanciales de lo que significa evaluar los procesos de enseñanza-aprendizaje y nos dio algunos datos parciales y breves con respecto a lo que se está haciendo en nuestro país a ese respecto.
    Muy valiosos ambos enfoques, que para mí no fueron polémicos sino complementarios y esclarecedores.
    Alimentado mi acervo cultural con las expresiones de ambos especialistas, me atrevo a aportar mis comentarios al respecto.
    En primer lugar, no hay actividad humana que no sea de alguna manera evaluada por quienes la realizan y por quienes aunque no la realizan, tienen intereses asociados a la misma. Podemos encontrar evaluaciones en todos las áreas en que las personas humanas desarrollan sus actividades; relacionamiento familiar, educación formal, educación informal, trabajo, deporte, arte, entretenimiento, sociabilidad, etc.
    Naturalmente, la evaluación es un eslabón de una cadena, la cadena de la administración o manejo del desempeño. Normalmente es el último eslabón de un proceso que comprende: fijación de objetivos y valores, análisis de amenazas, oportunidades, fortalezas y debilidades, diseño de estrategia, análisis de riesgos y establecimiento de medidas para mitigar o eliminar los efectos de los mismos, ejecución, supervisión y evaluación del proceso. Este último eslabón pasa a ser el que tomamos como base para la próxima oportunidad de realizar la misma o similar actividad.
    La educación formal, obviamente debe ser evaluada.
    En segundo lugar, me queda sumamente claro que las pruebas PISA constituyen solamente un elemento de comparación con las realidades de otros países pero de ninguna manera un elemento útil para la evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje de un país
    En tercer lugar, en base a lo expresado por los Sres. Sales y Fossati, es totalmente inapropiado que tanto los medios como los partidos de oposición den a los resultados de las pruebas PISA la importancia que le han dado en los últimos años, utilizando los resultados como crítica al desempeño del Gobierno, a pesar de que la educación es una actividad que se desarrolla dentro de un gran marco de autonomía y en base a las posturas de los docentes activos y los docentes en funciones directivas..
    En lo que refiere a En Perspectiva, medio con el que me siento comprometido, entiendo que a partir de las entrevistas a que hago referencia, debería profundizar la búsqueda de elementos de información relacionados con el proceso que según la Sra. Sales se está desarrollando por las autoridades de la educación de nuestro país. Resultaría sumamente útil para sus lectores y escuchas que En Perspectiva invitara a educadores calificados de nuestro país, sean cuales fueran sus puntos de vista y el ámbito en que cumplen o hayan cumplido su actividad, a desarrollar un espacio regular en el Programa para informarnos con respecto a los aspectos sustanciales del sistema educativo uruguayo.
    Este enfoque periodístico contrastaría con el que es frecuente encontrar en otros medios, en los que se privilegia lo ideológico, lo conflictivo y lo electoral por sobre lo que es realmente importante para nuestro país.

    Reply

Escribir Comentario: