Entrevista central, jueves 28 de diciembre: Raúl Echeberría

EC —Veamos otros actores, veamos las responsabilidades de las empresas, de los sindicatos.

RE —Las empresas no necesariamente son el principal agente de innovación, porque a las que tienen un negocio que funciona y son exitosas generalmente les cuesta más innovar que a otras. Sí tenemos un sector asociado a las tecnologías que es muy emprendedor, ya lo ha demostrado, que tiene mucha capacidad. Creo que hay una buena base para apalancarse en eso. Ayer lo hablábamos con gente de tu producción, me parece que […] no tiene muy claro cuánta gente emplea el sector de TIC en Uruguay, probablemente estamos en un punto que no es el más alto, tendríamos que apuntar a hacer crecer ese sector.

EC —Los números que se manejaron en entrevistas y en mesas que hemos hecho sobre el tema, los que manejó Leonardo Loureiro, indican que en el BPS hay inscritas 28.000 personas vinculadas con este sector.

RE —Son los mismos números que yo tengo.

EC —Eso es el 3 % de la población laboralmente activa.

RE —Yo esperaría que fuera más, hay que ver cómo está calculado eso, porque ahora es difícil en muchas actividades discernir si un trabajo está vinculado a las TIC. Por ejemplo la gente que opera en el programa de ustedes son trabajadores que están vinculados al periodismo, a las TIC, hay muchos puestos de trabajo que ya son muy complejos de calificar.

EC —Hablemos de los sindicatos.

RE —Los sindicatos son un actor fundamental. Yo comentaba que la OIT está liderando un debate a nivel global hacia 2019, que es el año de su centésimo aniversario. Y por supuesto, ahí están participando los dirigentes sindicales, los dirigentes empresariales, los gobiernos, todos nuestros dirigentes están participando en esos debates. Estos temas no les son ajenos. Entonces la pregunta es por qué eso no repercute más en el debate a nivel nacional. Probablemente los sindicatos no tienen las motivaciones correctas, porque los sindicatos son uno de los agentes que van a sufrir estas transformaciones.

EC —¿Los sindicatos mismos van a sufrir estas transformaciones?

RE —Todas las predicciones dicen que cada vez va a haber más freelancers, más gente trabajando en forma individual, trabajando en distintas cosas, incluso en más de una tarea para más de una empresa. Eso es parte de esa libertad que te decía, de cómo ven el trabajo las futuras generaciones. No es solamente el impacto de las nuevas tecnologías, sino lo que las tecnologías permiten, que se va a adaptar más a las expectativas de los humanos. Entonces los humanos también van a encarar el trabajo de una manera distinta, ya lo están haciendo. Y al haber más freelancers hay menos trabajadores dependientes. De hecho hay algunas plataformas muy interesantes disponibles en internet donde uno como freelancer puede contactar a los que demandan y de repente trabajar tres horas por semana para este, diez para el otro.

EC —¿Quizás vayamos a un mundo en el que los sindicatos sean app?

RE —Si los sindicatos se focalizan solamente en representar los intereses de los trabajadores dependientes se van a quedar con una audiencia menor, con un público menor. Pero también cómo hacemos para que toda esta innovación y estos cambios en el trabajo no repercutan en trabajos de menor calidad y de menor calidad desde el punto de vista social. Entonces también se necesita gente que represente los intereses de los trabajadores independientes. De hecho ya hay en muchos países asociaciones de trabajadores independientes. Esa también puede ser una reforma, puede ser que sean estos mismos sindicatos que evolucionen hacia una nueva cosa o puede ser que aparezcan nuevos actores que ganen espacio en ese mercado. Necesitamos a los sindicatos para discutir estas cosas, porque ellos son los que saben más del trabajo, de la calidad del trabajo.

EC —Te menciono para repasar uno más, otro factor: la regulación, la legislación, ¿qué desafíos hay en esta materia?

RE —Me parece que hay lugar para cierta regulación, fundamentalmente si tenemos en cuenta la necesidad de mantener al ser humano en el centro del tema del trabajo.

EC —¿Cómo es esto?

RE —Voy a poner un caso concreto, empresas de warehouse, los centros logísticos que hay en muchos lugares del mundo. Cada vez compramos más cosas por internet y esas cosas tienen que llegar a los hogares, para lo cual hay empresas que han montado grandes centros logísticos en distintas partes del mundo donde tienen los stocks, las mercaderías, desde donde se envían.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: