Entrevista central, jueves 28 de diciembre: Raúl Echeberría

EC —Ejemplo clarísimo Amazon. Amazon no hace toda la distribución de sus ventas desde un depósito en Estados Unidos, ha ido distribuyendo depósitos por el mundo.

RE —Muchos países están en la búsqueda de atraer estas inversiones porque son inversiones grandes […] muy grandes. Y no hablo de Amazon o de ninguna específicamente. Estos lugares están basados en el uso intensivo de robots, están casi completamente robotizados, pero los robots no saben de picos de trabajo, los robots siempre trabajan al 100 % de su capacidad. Entonces por ejemplo en épocas como la Navidad, como las fiestas en que estamos ahora, hay mucha demanda, hay picos de demanda. Y para no sobreinvertir incluyendo más maquinaria lo que se hace es contratar humanos para manejar esos picos. Pero son trabajos que están diseñados para robots, entonces al final terminamos en humanos haciendo trabajos de robots y no robots haciendo el trabajo de humanos.

EC —Volvemos a la película Tiempos modernos, de Chaplin.

RE —Exactamente. Esas son las cosas que hay que evitar, ese es el impacto de la tecnología que tenemos que evitar. Tenemos que pensar en una tecnología que esté al servicio del hombre, no que el humano esté al servicio del robot.

EC —Decías esto a propósito de la regulación; ¿de regulación laboral o regulación en general de estas actividades?

RE —Hay espacios, por eso digo que necesitamos trabajar en que la tecnología no impacte en tener trabajos de menos calidad, trabajos menos dignos. Tiene que ser lo contrario, tenemos que liberar capacidad humana para ser más creativos, liberar tiempo que usamos en el trabajo para tener la capacidad de más creatividad.

Una reflexión final, porque a veces me dicen que soy optimista con relación al futuro. En Internet Society tenemos una frase que usamos mucho como eslogan, que es shape tomorrow, ‘dale forma al futuro’, ‘crea el futuro’, porque en realidad el futuro depende de nosotros, depende de lo que hagamos, el futuro no está escrito. Entonces yo no soy necesariamente optimista sobre el futuro, el futuro es muy desafiante, está lleno de subidas, bajadas y curvas cerradas a la izquierda y a la derecha, es difícil manejar. Sí soy optimista sobre lo que nosotros podemos hacer sobre el futuro, pero para eso tenemos que asumir nuestra responsabilidad como sociedad. Nosotros individuos y la sociedad en conjunto. Vuelvo al tema de Grunberg, que me parece fundamental: tenemos que resolver esa tensión y necesitamos a nuestros dirigentes para eso.

***

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

***

Transcripción: María Lila Ltaif

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: