Entrevista central, jueves 6 de julio: Eduardo Rubio

Entrevista con Eduardo Rubio, diputado de Unidad Popular.

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

EN PERSPECTIVA
Lunes 06.07.2017, hora 8.26

EMILIANO COTELO (EC) —Unidad Popular (UP), un partido ubicado a la izquierda del Frente Amplio (FA) que logró entrar al Parlamento en esta legislatura y cuenta con un solo representante, consiguió hacerse notar esta semana. La iniciativa de crear una comisión investigadora sobre la gestión de ASSE desde 2008 e indagar sobre la estafa al Fonasa tuvo este martes el apoyo de todos los partidos.

La denuncia presentada por el diputado Eduardo Rubio, que insumió un trabajo de cuatro meses, fue analizada el viernes pasado en la comisión preinvestigadora. En los días previos se sabía que tenía asegurados los votos de la oposición y del diputado independiente Gonzalo Mujica. Pero este lunes se conoció además el respaldo unánime de la bancada del oficialismo, del propio FA.

¿Qué implica para UP haber logrado la aprobación de esta iniciativa? ¿Cómo se para en otros temas relevantes de la actualidad, como la Rendición de Cuentas?

Vamos a conversarlo con el diputado Eduardo Rubio.

¿Dónde lo encontramos a esta hora?

EDUARDO RUBIO (ER) —Estamos en el despacho, preparándonos porque en un rato nos integramos a la Comisión de Hacienda integrada con Presupuesto, que está analizando la Rendición de Cuentas, y hoy recibimos a primera hora nada menos que a la Universidad de la República. Es un tema en el que también hemos trabajado mucho, tenemos propuestas y estamos ultimando detalles.

Ec —¿Qué evaluación hace del hecho de que la investigadora que impulsó UP vaya a aprobarse por unanimidad?

ER —Primero, una valoración tremendamente positiva de este hecho, que además habla muy bien del conjunto de las fuerzas políticas del Parlamento. Obviamente hay distintas motivaciones, habrá distintas percepciones, pero que unánimemente todos los partidos hayan acordado respaldar una investigadora sobre un tema tan trascendente como el tema de la salud, la salud pública, la gestión de ASSE, más la estafa del Fonasa… Yo agradezco esa actitud y creo que es una buena señal política en tiempos en que la gente reclama este tipo de señales. Y va a abrir un período de trabajo intenso. Hablando con representantes del oficialismo, me decían “nosotros partimos de la base de que el 80 % de las denuncias ya están asumidas, están encaminadas, algunas resueltas”. Si eso fuera así, también sería una gran noticia, quedarían un 20 % de temas que habrá que investigar. Se van a sumar otros en el transcurso, en estos días me han llegado iniciativas, inquietudes a partir de lo que propusimos.

EC —Usted va a sumar otros temas.

ER —No es que vaya a sumar, pero cuando analizamos, por ejemplo, el problema del hemocentro en Maldonado, con respecto al cual hubo una denuncia pública y repercusiones públicas, y lo incluimos casi al final, en los últimos días ya ha habido requerimiento de gente vinculada al hemocentro para venir, participar e incorporar más allá del hemocentro de Maldonado, cosa que es absolutamente posible en el marco de la investigadora. Usted plantea el tema y el tema puede derivar para otros lados, como pasa con las otras investigadoras en las que estamos participando. Entonces va a haber un trabajo serio.

Me han preguntado si quiero ir a la justicia penal. Nosotros no planteamos el tema de la justicia como punto de partida. Si en el transcurso de la investigadora surgen elementos que configuren delitos, tenemos la obligación de ir a la justicia, pero el objetivo principal es determinar lo que está mal, corregirlo y hacer que esté bien. Porque estamos hablando de un presupuesto, en el caso de ASSE, de US$ 1.000 millones por año. Es muchísimo dinero.

EC —Me gustaría profundizar en las razones que llevaron al FA a resolver que va a votar la comisión investigadora. Había visiones distintas y había gente dentro del Frente que entendía que no había que acompañarla. ¿Por qué se terminó yendo por este camino? Decía el diputado Jorge Pozzi, coordinador de la bancada, cuando lo entrevistamos, “porque estamos tranquilos, llegamos a la conclusión de que estamos tranquilos. Varios puntos ya fueron aclarados por ASSE en la interpelación del diputado Martín Lema, del Partido Nacional (PN). Otros, la propia ASSE los ha llevado a la justicia. Y por último, son asuntos en que había efectivamente problemas o defectos que están siendo subsanados”.

ER —En la interna del oficialismo hubo posiciones distintas. Había quienes rechazaban de plano la investigadora. El diputado Darío Pérez, con quien habíamos hablado, nos decía “nosotros vamos a la investigadora sí o sí”, entendía que había razones para hacerlo, además de una cuestión de principios, ellos plantean votar cada investigadora que se plantee. Otros diputados muy vinculados al tema de la salud nos reconocen que hay temas graves que están planteados en esta denuncia, y yo no descarto que haya temas que estén en curso de resolución.

Pero hay un tema en el que tenemos que detenernos. Sin duda debe haber situaciones que denunciamos porque son cosas que surgen de auditorías hechas en los años 2014, 2015, hasta el 2016, que pueden estar en vías de solución o resueltas. Pero se dan casos como el que fue más publicitado y que está en la denuncia, el de la empresa de ambulancias de los directores de hospitales incluyendo al director de Bella Unión. Una empresa que fue contratada por el mismo hospital de Bella Unión durante tres años, hasta el 2016, y que después tuvo contrataciones directas, en una situación absolutamente irregular, que viola la ley. No puede un funcionario público con responsabilidad –esto lo agrego yo– contratar a una empresa de la que es parte. Eso está prohibido por la ley. Y esto pasó durante tres años, además con sobrecostos increíbles. En el 2012 en Bella Unión gastaron $ 450.000 en traslados, no estaba contratada la empresa de los tres directores; en el 2013, el mismo rubro traslados con esta empresa pasó a $ 6 millones; en el 2014 pasó a $ 13 millones, y en el 2015, a $ 13,5-$ 13,6 millones. Eso pasó. Después se contrató de vuelta por compra directa una vez que ASSE intervino. Pasó todo eso, ¿y qué consecuencias hubo para los responsables? Eso es lo que tenemos que investigar.

EC —A usted lo preocupa en particular eso, qué consecuencias hubo, qué medidas se tomaron con los responsables.

ER —Primero cómo pasó. Porque –lo demuestro y presento pruebas gráficas– cuando se inaugura esta empresa, antes de ser contratada por el Hospital de Bella Unión, hay una fiesta pública, un evento público, en el que participan la entonces ministra de Salud, la doctora Muñiz, la presidenta de ASSE, la doctora Silva. Nadie ignoraba quiénes eran los dueños de la empresa que termina contratando el Hospital de Bella Unión. ¿Tres años demoraron en darse cuenta?

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: