Entrevista central, lunes 10 de octubre: Laura Gil

Entrevista con Laura Gil.

EN PERSPECTIVA
Lunes 10.10.2016, hora 8.23

EMILIANO COTELO (EC) —El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, difícilmente olvide las emociones que vivió en la última semana.

El domingo 2 de octubre, los colombianos rechazaron en un plebiscito el acuerdo de paz firmado con las FARC, en el que él había puesto todo su prestigio en juego.

(Audio Juan Manuel Santos)

Yo los convoqué a que decidieran si respaldaban o no el acuerdo para la terminación del conflicto con las FARC. Y la mayoría ha dicho que no. Soy el primero en reconocer este resultado.

(Fin audio)

EC —Solo cinco días después de ese cimbronazo, el viernes 7 de madrugada, llegaban noticias desde Estocolmo.

Santos recibió el Premio Nobel de la Paz 2016 “por sus incesantes esfuerzos por poner fin a una guerra civil de más de 50 años”, dijo la vocera del Comité Nobel que dio a conocer la noticia el viernes en la madrugada de nuestro país, mucho más temprano todavía hora de Colombia. Agregó que “el referéndum no fue un voto por o contra la paz”, sino contra un acuerdo específico que no resta méritos a las gestiones del actual presidente por lograr un “proceso histórico de reconciliación y hermanamiento nacional”.

¿Qué efectos puede tener este reconocimiento en el proceso que se abrió tras el plebiscito de la semana pasada? ¿Ayuda o complica las nuevas negociaciones que están empezando?

De esos y otros puntos vamos a conversar con Laura Gil, uruguaya, licenciada en Filosofía y Matemáticas, con una maestría en Derecho y Diplomacia, y doctora en Economía, columnista del diario El Tiempo, de Bogotá.

Antes de comenzar esta charla, conviene aclarar que tú estabas a favor del acuerdo logrado entre el gobierno y las FARC y, de hecho, llamaste a votar por el sí en el plebiscito del domingo 2 de octubre en la prensa donde trabajas, donde expresas tu punto de vista.

LAURA GIL (LG) —Sí, por supuesto.

EC —¿Por qué creías que este acuerdo era el adecuado?

LG —Porque es el mejor acuerdo posible. Yo voy para 30 años en Colombia y nunca había visto una ventana de oportunidad como la que tuvimos, la que tenemos todavía, de concretar la paz con las FARC. Es la primera vez que se negocian cosas en concreto. Y era una negociación razonable, ambas partes habían cedido y de manera razonable. Me parecía un acuerdo sensato, que nos permitía cerrar el capítulo de la guerra con las FARC y pensar en otras cosas, pero ganó el odio a las FARC.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: