Entrevista central, lunes 28 de noviembre: Fernando Ravsberg

EC —¿Cómo se manifiesta?

FR —Con protestas, la gente protesta por tener que pagar esos precios, protesta a viva voz, no es que lo hagan bajito o te lo cuenten al oído. La protesta por la situación económica, el descontento por la situación económica lo percibes en una parada de ómnibus.

EC —¿De qué manera responde el aparato del Estado? ¿Qué tipo de represión o control hay a propósito de ese tipo de expresiones?

FR —Ese tipo de expresiones no son reprimidas, realmente la gente se expresa y lo hace cada vez más. En lo que hay más represión es en el tema de la disidencia organizada, la oposición política, pero no en la expresión popular. Además muchos de los que protestan son funcionarios de Gobierno que tampoco tienen un salario tan grande. Tengo amigos en el Ministerio de Relaciones Exteriores que ganan una miseria y enfrentan las mismas dificultades que el resto de la población.

EC —¿Cuál es la actitud de la disidencia?, ¿qué ha ido cambiando o no en esta materia? ¿Qué grado de represión está vigente hoy?

FR —Las leyes del viejo sistema de Fidel no permiten la organización de partidos ni de manifestaciones públicas, en el año 2003 Fidel daba prisión de hasta 28 años por actividades no violentas de oposición. Raúl Castro se limita a detener, como el domingo pasado, a los disidentes cuando hacen una manifestación pública, pero a las dos horas están libres otra vez. Ese es el sistema que usa y ese ha sido el cambio que ha habido, no ha habido juicios con largas penas de prisión, en este momento casi ni siquiera son llevados a los tribunales.

EC —¿Y qué ocurre en cuanto a la cantidad de presos políticos? ¿Hoy cuál es el balance?

FR —Cuando Raúl Castro llegó al poder había unos 300, hoy todas las fuentes hablan de menos de 100. Pero nadie tiene una cifra exacta, porque unos suman como presos de conciencia a gente que ha hecho atentados o ha asesinado a personas; otras cifras hablan de 30 o 40 presos políticos, que son solamente aquellos que realizaban actividades pacíficas. En todo caso el número se ha reducido a menos de la tercera parte de lo que había al llegar Raúl Castro. También las penas de muerte que estaban pendientes de ejecución fueron eliminadas por Raúl Castro, cambiadas por penas de prisión, de forma masiva, todas, fueran casos de delitos políticos o de delitos comunes.

EC —En el tema de los cambios que puede traer la muerte de Fidel Castro en el rumbo económico, en el rumbo en materia política, entra en juego la figura del actual presidente, el hermano de Fidel, Raúl, que tiene 85 años. ¿Hasta cuándo va a gobernar?

FR —Él mismo estableció un límite de dos mandatos para todos los políticos del país en cualquier nivel, entonces seguramente en enero o febrero de 2018 abandonará el cargo de presidente de la República y tal vez quede como secretario del Partido [Comunista]. Sería un cambio fundamental, por primera vez el primer secretario del partido y el presidente no serían la misma persona. Creo que un año y tanto es lo que le queda al frente, aunque sus planes de desarrollo nacional son al 2030, sabe que no va a verlos.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: