Entrevista central, lunes 28 de noviembre: Fernando Ravsberg

EC —¿Es un hecho la sucesión a cargo de Miguel Díaz Canel?

FR —Pienso que sí, es el candidato del Partido Comunista para ser el próximo presidente, y no hay otros partidos, por tanto no hay más candidatos.

EC —Miguel Díaz Canel es ingeniero eléctrico, sucesor designado de Raúl Castro desde febrero de 2013, cuando fue nombrado primer vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros, exjefe provincial del Partido Comunista en Villa Clara y Holguín, exministro de Educación Superior, y nació en abril de 1960. Si se produce efectivamente su acceso a la presidencia, tendrá lugar un cambio generacional importante.

FR —Sí, va a haber un cambio generacional importante. Y no solamente en su caso, todo el grupo de gente que queda a cargo de los puestos claves es de la misma edad que él o menor. Viene un cambio generacional, es inevitable de todas formas.

EC —Son funcionarios situados entre los 50 y los 60 años, más cerca de los 60.

FR —Exacto; aquí les llaman jóvenes.

EC —Es gente que nació después del triunfo de la Revolución.

FR —Sí. Con lo cual se saltan una generación, no le entregan el poder a la generación que viene inmediatamente detrás de ellos, sino a gente que nació al triunfo de la Revolución y que ni fue a playa Girón ni cortó caña de azúcar, ni nada de eso, sino que sobre todo fue bien preparada académicamente. Cuando sus padres estaban combatiendo en el Escambray o estaban defendiendo Cuba cuando la invasión de playa Girón ellos estaban en la escuela y después pasaron a la secundaria, a la universidad. Díaz Canel es ese caso. Es un hombre muy querido en los lugares donde trabajó, es una persona con una mentalidad bastante avanzada. Por ejemplo, en los años 90, mientras en La Habana estaban metiendo presos a los travestis que andaban vestidos de mujer por la calle, en la Villa Clara gobernada por él iban a la universidad vestidos de mujer. Se abrió el primer club de homosexuales en el que participaba y había actividades para todo tipo de gente, no solamente para la comunidad gay. Se permitió el desarrollo de un fuerte movimiento de rock, de tatuajes, etcétera. Es un hombre de una nueva generación. En el Consejo de Ministros, por ejemplo, fue el primero que abrió una laptop, mientras todos los demás dirigentes políticos escribían en libretitas con un lápiz.

EC —¿Cuándo fue eso?

FR —Eso fue apenas asumió el cargo aquí en La Habana. Lo más importante es que Raúl Castro no tenía muchas opciones. En Cuba las personas que trabajaron muy cerca de Fidel lo hicieron más que nada como ayudantes, no como jefes de despacho, no tenían el peso que hay que tener para ser un primero. Entonces la única posibilidad de encontrarlo era ir a las provincias, donde los jefes del Partido Comunista provinciales funcionaron con total independencia de La Habana. Y ese es el caso, entre ellos, de Díaz Canel, personas que tenían que resolver por sí mismas los problemas sin que Fidel acudiera a decir qué había que hacer.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: