Entrevista central, lunes 28 de noviembre: Luis del Castillo

EC —Hay una enorme cantidad de especulaciones a propósito de si la muerte de Fidel Castro implica o va a traer por sí misma cambios. Por ejemplo, cambios en materia política, en materia de libertades, un capítulo en el que su hermano Raúl no ha abierto la cancha, en todo caso los giros han estado más en el terreno económico.

L del C —Sin duda esta ausencia afecta lo ya anunciado, una transición en el 2018 en la que Raúl ya ha dicho que va a dejar el mando, pero no se sabe bien cómo va a ser esa sucesión. El próximo año y medio se procesará en ausencia de Fidel y probablemente con menos peso de su entorno sobre la política del país.

EC —¿Cabe esperar algún cambio en el corto plazo? ¿O todo queda a la espera del retiro de Raúl?

L del C —El proceso de cambio ya está anunciado y comenzado dentro de las filas de las autoridades actuales, que Fidel ya había pasado hace ocho años. Sin duda que pesa su figura, su influencia en los más cercanos a él, pero efectivamente las riendas del país están en las manos de Raúl y del equipo de gobierno actual.

EC —O sea que la muerte de Fidel es una noticia más simbólica que otra cosa.

L del C —Es lo que puede verse. No tanto lo de Fidel personalmente, pero su entorno va a tener menos peso con su ausencia en este proceso de transición que se anuncia más formalmente para el 2018.

***

Transcripción: María Lila Ltaif

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: