Entrevista central, lunes 31 de octubre: Susana Pereyra

Entrevista con la diputada Susana Pereyra (MPP, FA).

Video de la entrevista

EN PERSPECTIVA
Lunes 31.10.2016, hora 8.19

EMILIANO COTELO (EC) —En la interpelación que se llevó a cabo la semana pasada sobre seguridad pública, el senador colorado Pedro Bordaberry y el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, fueron los principales protagonistas. Pero no los únicos…

(Audio Pedro Bordaberry)

¡Cómo queremos solucionar este problema si una diputada, señora del Ministro del Interior va a calmar los ánimos de la policía al Estadio! Junto con la barra. ¡Pero esto es una barbaridad!

(Fin audio)

EC —Así se refería el senador Bordaberry a la diputada Susana Pereyra, quien se confiesa hincha fanática de Peñarol y que ha reconocido haber mantenido contactos con “referentes de la barra” aurinegra.

Para el interpelante ese tema ya sería suficiente para que Bonomi renunciara.

¿Cómo explica ella misma esa relación con la barra? ¿Qué tipo de acercamientos ha tenido en los últimos años?

Vamos a plantearle varias de las preguntas que andan en la vuelta en las últimas semanas. Estamos con la diputada Susana Pereyra, del Movimiento de Participación Popular (MPP), Frente Amplio (FA).

Usted ha contado que es hincha de Peñarol de “toda la vida”. Pero ¿desde cuándo se vincula con lo que podríamos llamar “hinchada organizada” de Peñarol?

SUSANA PEREYRA (SP) —Desde hace ya varios años. Cuando empezaron las agresiones y llegaron hasta la muerte de los Rodrigo, eso me generó una gran preocupación porque muy cerca había un clásico y veníamos de inconvenientes entre los jugadores, y me preocupé.

EC —Estamos hablando del año 2009. Los Rodrigo eran dos jóvenes vinculados al Club Aguada, Rodrigo Núñez y Rodrigo Barrios, que fueron asesinados en hechos relacionados con un partido de básquetbol Nacional-25 de Agosto. Se mezclaba todo, se mezclaba el básquetbol con el fútbol.

SP —Exacto. Y realmente me preocupé. Entonces busqué a quienes eran los referentes de cada una de las hinchadas, Marcelo y Jorgito en ese momento, Marcelo por Nacional y Jorgito por Peñarol. Establecí un contacto, charlamos, charlé con el ministerio, con la gente encargada de los operativos, de la organización de los estadios, y logré un acercamiento, porque en realidad me preocupó, estábamos en una situación muy difícil y venía un clásico. Para ese clásico traté de acercar a estos dos referentes al Ministerio del Interior (MI) para establecer líneas de trabajo o de coordinación que evitaran que se llegara a un clásico en una situación tan difícil.

EC —¿Ese fue entonces su primer contacto con las barras, y en especial con la barra de Peñarol?

SP —Sí, con los referentes, y sí, con Peñarol porque es el cuadro de mis amores.

EC —Pero también tuvo contacto con referentes de la barra de Nacional.

SP —Sí, sí.

EC —Ese fue el origen. ¿Hasta ese momento usted no había ido nunca a la Ámsterdam, por ejemplo?

SP —Había ido al estadio muchas veces, porque soy hincha, pero a distintas tribunas. En realidad a la Ámsterdam, después de ese contacto, de ese vínculo, habré ido cinco o seis veces, siete, no más.

EC —¿Desde el 2009 fue cinco o seis veces a la Ámsterdam?

SP —Sí, sí.

EC —La sensación que está instalada es distinta, es la de que usted va a menudo, va con frecuencia a esa tribuna.

SP —No; no es así, los porteros del estadio pueden decir que siempre entro por el lado del palco, cuando voy, la mayoría de las veces.

EC —Volvamos al 2009. Usted contaba por qué tomó la iniciativa de conectarse con referentes de las barras de Peñarol y de Nacional.

SP —Sí, porque el problema estaba entre los dos, nunca hay un problema si hay uno solo. Ahí establecimos un vínculo con las autoridades, con el jefe de Policía en su momento, que lamentablemente ya no está con nosotros, y se generó un referente del ministerio para cada uno de los cuadros. Se estableció qué se podía entrar, qué no, si banderas… y eso quedó instalado durante mucho tiempo –supongo que sigue–, a qué horas entraban las banderas, cómo tenían que llevarlas, hasta qué horario se podía, qué se podía llevar, si paraguas, sombrillas. Todo eso quedó vinculado a partir de ese momento.

EC —Usted jugó allí un papel como… ¿qué?, ¿como una representante oficiosa del MI…

SP —No, no…

EC —… siendo que además es la esposa del ministro?

SP —Pero también soy una legisladora. Mi postura ante la vida es: uno la mira de afuera o se involucra y trata de resolver. Soy parte del gobierno, en esto y en todas las actividades en que yo estoy y tengo que participar me involucro, soy una persona que no puede mirar las cosas de afuera, no debe mirar las cosas de afuera. E involucrarse puede generar estas situaciones que a veces no se entienden. Pero es muy fácil ponerse en la vereda de enfrente y criticar, lo difícil o lo comprometido es hacer algo para tratar de cambiar.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Diego Nelson Sosa Maipaicena · Edit

    Estimado Emiliano

    Usted sabe bien que goza de mi mayor respeto como periodista y como persona.
    No tenemos otra manera de comunicación que ésta y por eso la aprovecho para manifestarle que me ha decepcionado con la elección de la entrevista central.
    No lo digo por la Señora Diputada ni por el Señor Senador involucrados en la nota, lo digo por la elección del tema a considerar en la entrevista. Yo considero que las notas que hace su programa son generalmente importantes porque los protagonistas son importantes y los temas también lo son. Sin embargo, en este caso, honestamente le digo, que no comparto en absoluto su elección.
    No es un tema central de la interpelación. El Senador lo incluyó faltándose él mismo el respeto porque no es razonable que se incluya en una interpelación sobre un tema tan importante como la seguridad pública, la actuación de un familiar de un ministro de gobierno en su vida privada como fanática de un club deportivo.
    El mantenimiento de la seguridad pública es una obligación del Gobierno del país y no sólo del Poder Ejecutivo. Este es uno de los tres poderes del Estado a quien le compete ejecutar las normas que dicta el Poder Legislativo y en consecuencia no tiene incidencia en lo que decide el Poder Legislativo ni en lo que decide el Poder Judicial. Entonces, el Senador acusa a un miembro del Poder Ejecutivo, que no es el titular del mismo sino un ejecutor de las políticas del Poder Ejecutivo (de todo el Poder Ejecutivo, con todos sus ministros) por las políticas y por las acciones realizadas en relación al mantenimiento de la seguridad pública. Pongo énfasis en la importancia del tema y la consideración del Senador de una parte del Poder Ejecutivo que no es la principal (el Presidente) ni es abarcativa (no incluye al Consejo de Ministros). Pero lo más «recontra-traído de los pelos» es la consideración del Senador utilizando al máximo sus dotes de actor teatral de las actuaciones de un familiar del Ministro del Interior en su vida privada y para ser más específico en la parte de su vida privada dedicada al disfrute de actividades deportivas.
    Por considerar que el Senador se equivocó y dejó por el camino mucho de su prestigio como líder de un Partido de 180 años al dedicar buena parte de su presentación al tema antes referido, entiendo que su Programa también se equivocó al darle difusión y consideración como «importante» a esa parte de la interpelación al Ministro del Interior.
    Lamento mucho tener que discrepar con usted pero, antes que nada, debo ser fiel a mi mismo y no lo sería si no expresara lo que pienso. Por supuesto con el mayor respeto que usted se ha ganado en buena ley.

    Reply

Escribir Comentario: