Entrevista central, martes 1 de noviembre: Jaime Trobo

EC —Vamos por partes. En el punto 13 de los acuerdos de enero de 2011, uno de los dos en los que se menciona a Aire Fresco, el título es “Acta compromiso para la comercialización de alimentos”. Allí se explica: “Objeto: estudiar la factibilidad para desarrollar mecanismos de cooperación para la comercialización hacia la República Bolivariana de Venezuela de rubros alimenticios desde la República Oriental del Uruguay, con especial énfasis en los siguientes rubros y las cantidades que corresponderán a una primera fase de suministros prevista para el año 2011. A saber: 40.000 toneladas métricas de arroz en cáscara (arroz paddy), 20.000 toneladas métricas de trigo, 3.000 toneladas métricas de pollo congelado”. Está firmado por Venezuela por el ministro del Poder Popular por Alimentación, y por Uruguay por Omar Alaniz, presidente de la empresa Aire Fresco.

En este punto lo que se prevé es estudiar “la factibilidad para desarrollar mecanismos de cooperación para la comercialización”. ¿Entonces?

JT —Hay otra acta en esa fecha en la que Aire Fresco conviene con Suvinca poner en marcha la conformación de una empresa mixta de comercialización, que es el instrumento a través del cual se realizarían las exportaciones de Uruguay al mercado venezolano.

EC —Sí, el objeto de ese otro era “crear una empresa mixta de carácter comercial” que permitiera “la importación, exportación, representación, intercambio, distribución, comercialización, compra y venta de productos, bienes y servicios asociados, para atender los requerimientos de diversas entidades públicas y privadas de ambos países”.

JT —O sea, por un lado el Ministerio de Alimentación, que es el que se encarga de la distribución de los alimentos en Venezuela, y la entidad estatal Suvinca, especializada en la importación de todo tipo de bienes –no se importa nada en Venezuela si no lo autoriza el ministerio o esta entidad, porque son los que están autorizados a conceder líneas de percepción de dólares o de divisas para poder comprar los bienes que se van a importar a Venezuela–, y por otro lado Aire Fresco. De hecho es cerrar un círculo en el cual Aire Fresco termina siendo una empresa virtualmente monopólica para esos productos. Si el Uruguay quiere exportar arroz, quiere exportar pollo, quiere exportar trigo, es notorio que va a tener que hacerlo a través de Aire Fresco o con la intermediación de Aire Fresco, porque se ha asociado con el comprador, con el que está del otro lado.

EC —Ayer durante el debate, el diputado Óscar Groba, que integró la preinvestigadora, decía: “Esta empresa mixta con Aire Fresco nunca se conformó. Nunca hizo ningún negocio. Nunca vendió nada. Ni dice en ningún lado que cualquier tema tiene que pasar por Aire Fresco. O sea, una desinformación total. Algo que nosotros hemos constatado. Y por lo tanto, en este caso queremos también decir con total claridad que tampoco amerita una comisión investigadora”.

JT —Cuando decimos que hay un protocolo –lo dice el protocolo– que pretende que se cree una empresa mixta de comercialización, estamos diciendo lo que el gobierno uruguayo prohijó permitiendo o facilitando –porque los acuerdos tienen todos el mismo tipo de redacción, se deben de haber hecho en la misma oficina y por la misma persona–, que una empresa privada uruguaya hiciera un acuerdo con dos entidades públicas venezolanas que tienen el monopolio de la compra de determinados bienes.

Que no se haya configurado la creación de esa empresa mixta de carácter internacional es una circunstancia, no quiere decir que Aire Fresco no haya intermediado o vendido. Lo que no quedó claro anoche en la sesión de la Cámara y nosotros queremos investigar es cuál es el volumen de recursos o de bienes que se exportaron a Venezuela con la intermediación o la gestión de Aire Fresco. Se reconoce que Aire Fresco ha intervenido en un volumen de venta de productos del entorno de los US$ 150 millones…

EC —Sí, por ejemplo, el diputado socialista José Querejeta, del Partido Socialista, dice que la empresa Aire Fresco representa solo 8 % de los negocios de Uruguay con Venezuela, por lo que no se puede decir que sea o haya sido el peaje de esa relación.

JT —El 8 % de los negocios con Venezuela, si estamos hablado de un volumen que puede llegar hasta los US$ 1.000 millones, es una cantidad muy importante. Pero además el 92 % restante de los negocios con Venezuela lo han hecho 114 empresas, y el 8 % lo ha hecho una sola empresa, Aire Fresco SA, que no debemos olvidar que es la empresa de los amigos del presidente Mujica y a su vez contribuyente y cooperante con el MPP. Cuando lo dijimos nos lo negaron y luego pudimos confirmarlo con documentación oficial. Es increíble que nos hayan negado algo que luego pudimos probar mediante una fotografía, un impacto de la página de la Corte Electoral donde los sectores políticos dejan constancia de las donaciones que han recibido.

EC —Hicimos algunas consultas en el sector académico a propósito de acuerdos como estos que se firmaron entre Uruguay y Venezuela. La respuesta que se nos dio es que “no resulta muy habitual que una empresa intermediaria participe desde el vamos en un acuerdo entre dos países. Lo normal es que el acuerdo se lleve a cabo y lo firmen representantes de los gobiernos. Y después sí, en general, aparecen los intermediarios para concretar los negocios entre los privados o entre privados y un gobierno. La participación de intermediarios es particularmente frecuente en acuerdos que tienen como bien a comerciar los alimentos, porque son precisamente ellos los que tienen los contactos y saben cómo comercializar. Pero esto ocurre casi siempre después de que se firme el acuerdo, no antes”. La puntualización que venía agregada, de todos modos, es que “no es algo necesariamente ilegal, solamente es poco frecuente”.

JT —Cuando digo que acá hay un proceso en el cual en el año 2010 los gobiernos convienen en llevar adelante cierta política y en el año 2011 aparece un acuerdo que establece que hay una empresa privada uruguaya que es la única que puede desarrollar esa política o esa actividad conjuntamente con la actividad oficial y monopólica del otro país, estoy diciendo que hay una especie, como nos decía alguien que analizaba estos temas, de “traje de medida”. Como que se prepara algo y luego se decide –si no se decidió antes– que se introduzca al privado para poder llevar adelante la actividad.

Pero además la empresa Aire Fresco es una empresa que no tenía ninguna experiencia. Su primera actuación en negocios de exportación de productos o de venta de productos desde el Uruguay es en el año 2011, precisamente a partir de la firma de ese acuerdo.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: