Entrevista central, martes 15 de diciembre: Liliam Kechichián

DSCN2112-edit-16-9-728

Entrevista con Liliam Kechichián, ministra de Turismo.

Video de la entrevista

EN PERSPECTIVA
Martes 15.12.2015, hora 8.15

(Audio documental)

Hasta esta tierra de privilegio llega el turista en las estaciones propicias en su humana búsqueda de climas amables. En el camino sale a nuestro encuentro la obra realizada por la mano del hombre. El imponente Hotel Argentino se levanta majestuoso frente a la rambla y a la playa de amplia curva, en la cual la arena libra una constante lucha con el mar.

(Fin audio)

EMILIANO COTELO (EC) —Así se promocionaba Piriápolis en un documental de 1955 que destacaba al Argentino Hotel como una de sus principales atracciones. Hoy, a 60 años de aquel documental, ese edificio sigue siendo una referencia en el balneario, pero se encuentra lejos de lo que fueron sus épocas de esplendor.

Ahora el Gobierno se propone reflotar ese sitio icónico de la costa uruguaya. Para eso prepara una licitación internacional en busca de un nuevo concesionario, que lo operará por un plazo de 30 años con la condición de mejorar su infraestructura y los servicios, de modo de ubicarlo en la categoría cinco estrellas.

Sobre este tema y otros, vamos a conversar con la ministra de Turismo, Liliam Kechichián.

La recuperación del Argentino Hotel es un asunto pendiente, hace tiempo que se habla de ella. ¿Por qué se ha ido postergando?

LILIAM KECHICHIÁN (LK) —Entre otras cosas, porque había un concesionario que tenía todos sus derechos. El Argentino tiene una larga historia vinculada al turismo de Piriápolis y diría que del Uruguay, es icónica para ese lugar, es un edificio patrimonial, tiene el sello de esa mirada larga que tuvo Piria en su momento y el Uruguay en su momento, de infraestructura, de empezar a haber infraestructura turística. Pero también tuvo casi siempre concesiones en forma directa, sin un llamado abierto; la última fue unos días antes de las elecciones de 1994, ahí se otorgó nuevamente en forma directa por 20 años, que finalizaron en el 2014. Por lo tanto, mientras, los concesionarios –con los cuales hemos tenido muy buena relación, conocemos su relación de cariño y de amor por ese hotel y todo el esfuerzo que han hecho– tenían sus derechos…

EC —Alude al grupo Méndez Requena.

LK —Exactamente. Nosotros no teníamos ninguna posibilidad legal de hacer nada. Cuando vimos que esa concesión terminaba, empezamos a pensar qué hacer.

EC —Venció en abril del año pasado.

LK —En el 2014.

EC —¿Por qué se decidió prorrogarla?

LK —Ya en el Gobierno pasado yo tuve una postura muy firme en cuanto a que me parecía que era el momento de ir a un llamado abierto, no solo por el momento del turismo en el Uruguay, sino porque Piriápolis hoy muestra desafíos, tiene un potencial de crecimiento muy grande, y para preparar una licitación de este tipo precisábamos tiempo. Por lo tanto prorrogamos la concesión por un año. Había un pedido del propio grupo Méndez Requena de una concesión por cinco años más, al que no accedimos, accedimos a un año, y en ese año preparamos la licitación. Creo que todo eso fue equilibradamente trabajado.

ROMINA ANDRIOLI (RA) —¿En qué estado se encuentra el edificio del hotel actualmente?

LK —Ha habido un esfuerzo muy grande por mantenerlo, por sostenerlo. Incluso se ha hecho un esfuerzo en algunas áreas, por ejemplo las vinculadas a hacer un hotel accesible. El hotel y el grupo –y yo lo aprecio mucho, porque es un tema que siento profundamente– han trabajado con los temas de la discapacidad, de la accesibilidad, de recibir un público mayor vinculado al turismo social y al turismo de salud. Todo eso lo apreciamos mucho. Pero es tan grande la inversión que hay que hacer desde el punto de vista de que hay que tener un gran respeto por la arquitectura de ese edificio, por el patrimonio, por la dimensión –son casi 200 habitaciones–, que ya no se estaba en condiciones de sostenerlo con una inversión permanente.

EC —Veamos las características que tendrá el llamado a licitación internacional que todavía no se divulgó, se conocerá en estos días.

LK —Hicimos una conferencia de prensa, dimos los datos principales…

EC —Pero el pliego como tal todavía no existe.

LK —El pliego acaba de salir del Ministerio de Economía, porque precisaba la firma del ministro de Economía, además de la de la ministra de Turismo, y está en Presidencia para la firma del presidente. Apenas lo firme el presidente –así es la norma– vamos a poner la fecha de venta de esos pliegos. Y está claro que el 30 de marzo es la fecha en que se van a abrir las propuestas que lleguen.

EC —¿Ya hay interesados?

LK —En la previa, cuando empezamos a hablar del tema, tuvimos muchas llamadas, unas cuantas, más de las que yo me imaginé, tanto de algunos operadores nacionales como de algunos operadores internacionales. Y en estos días tenemos algunos pedidos de entrevista de inversores externos que quieren tener más información de la que dimos en la conferencia de prensa, hasta donde podamos. Porque hasta que no se vendan los pliegos, más de lo que hemos dicho no podemos decir.

EC —Repasemos los datos básicos. ¿Cómo es el negocio que se propone? ¿Qué paga el Estado, qué paga el inversor? ¿Se exige un monto de inversión?

LK —No; vamos a tener en cuenta algunas cosas. Primero, es una concesión por 30 años. Segundo, el canon que se pide es el 1 % de la facturación del hotel, sin tener en cuenta el casino. Y tercero, vamos a valorar el proyecto arquitectónico, que tiene que ser muy respetuoso de ese patrimonio, pero tiene que incorporarle la modernidad, cuidando y protegiendo la personalidad del hotel. Vamos a valorar muy fuertemente el proyecto arquitectónico, que va unido a la inversión. Habrá un tribunal calificado para evaluarlo.

Y vamos a evaluar también algunas cosas que para algunos no deberían haber estado en el pliego pero nosotros nos mantuvimos muy firmes en que estuvieran, como que las personas que hagan la oferta tengan en cuenta el personal del Argentino. Decimos eso porque lo conocemos, lo conocemos mucho, es toda gente del lugar, han tenido una fidelidad con ese lugar, un cariño, y eso es muy importante en los servicios turísticos. A veces no solo los jóvenes son los mejores funcionarios o trabajadores del turismo, sino también esos que conocen, esos vaqueanos, que no tienen formación pero que tienen una historia en un lugar y conocen todos sus vericuetos. Vamos a valorar también la oferta que contemple a los trabajadores actuales del Argentino.

RA —El llamado es por la inversión en infraestructura que se tenga que realizar, además de la explotación. ¿Hay un monto establecido para la inversión?

LK —No.

EC —Usted decía que no se va a exigir, pero ¿tienen una idea de cuál sería?

LK —Es muy temerario decirlo, porque ha habido muchas cifras por ahí. Creo que es mejor esperar a ver las propuestas. Hoy estamos en un mundo muy cambiante, en donde en la construcción las cifras van modificándose, donde el propio valor del dólar se va modificando. Esperemos a ver cuáles son las propuestas, ahí podremos ver si hay una inversión media que contemple lo que nosotros aspiramos de recuperación patrimonial y de gestión del hotel, porque al principio no quedó muy claro en el llamado si era para las dos cosas, y obviamente es para las dos cosas.

RA —Y respecto al canon que va a pagar quien resulte adjudicado, usted decía que es un 1 % de los ingresos operativos del hotel. ¿No es bajo ese porcentaje?

LK —Probablemente mirado desde afuera parezca poco, pero como lo que estamos exigiendo es un inversión muy grande, tenemos que ser realistas. El que esté dispuesto a invertir millones de dólares en ese lugar tiene que tener alguna facilidad, si no va a ser muy difícil conseguir a alguien, porque la explotación del hotel después tiene un retorno que puede ser más rápido o más lento. Yo creo que hay cierto equilibrio que nos permite que sea tentador para el que haga la inversión y que el Estado reciba una parte de eso.

EC —¿Hoy qué categoría tiene el Argentino Hotel?

LK —No queremos hablar más de estrellas, sin embargo lo tuvimos que poner en la licitación para que la gente comprendiera de qué estábamos hablando. En la nueva ley de turismo no queremos hablar de estrellas sino de servicios que se brinden, porque eso ha cambiado mucho. Antes podía ser cinco estrellas si te ponían unas rosas y unos bombones, y hoy no es cinco estrellas si no tiene wi-fi, si no tiene los servicios que el mundo del turismo actual requiere.

EC —¿Hoy cómo se lo podría categorizar?

LK —Haciendo un gran esfuerzo, como un cuatro estrellas.

EC —Claro, sería un cuatro, pero con el deterioro del que hablábamos.

LK —Con algunos deterioros.

EC —Y ahora se propone que sea cinco estrellas. ¿Qué se va a requerir?

LK —Que tenga los servicios que tiene ese tipo de hotelería: spa, sauna, restaurante, habitaciones de calidad, wi-fi, piscina cerrada… Hay un conjunto de valoraciones que son internacionales que se requieren para que un hotel sea considerado cinco estrellas.

RA —Un aspecto importante del llamado es lo que tiene que ver con el casino del hotel, que está incluido. Hasta ahora esa sala la explota el Estado, pero quien resulte ganador en la licitación recibirá una contraprestación a cambio de las inversiones que realice en el casino. En otras palabras, será de régimen mixto. ¿Por qué este cambio de régimen? ¿Es para dar un atractivo mayor a los inversores?

LK —Sí, si bien somos conscientes de que el atractivo mayor habría sido un casino privado, que tiene sus complicaciones en el Uruguay, porque requiere una ley.

EC —Hay uno solo en Uruguay, el del Conrad.

LK —Exactamente. Eso requiere una ley, se requería todo un procedimiento que habría dilatado mucho el llamado a licitación. En lo personal, y lo he conversado con el Ministerio de Economía, no nos negamos a hacer una futura discusión de qué categoría debería tener ese casino. Ahora el paso que podemos dar es que sea de explotación mixta y que haya un alquiler, que puede ser por 15 años, que es lo máximo que permite la ley, y un retorno con las inversiones que se hagan en el casino.

EC —Dijo que el Gobierno está dispuesto a considerar cambios en esta materia.

LK —No estamos cerrados. Si hay en su momento alguna oferta concreta, no estamos cerrados a discutirlo. Es una discusión que implica a los trabajadores, que implica un cambio bastante fuerte.

EC —¿No implicaría cambiar incluso los plazos que se están manejando, porque el pliego cambiaría?

LK —No, ahora es imposible resolverlo, estoy hablando de un futuro. Ahora se va a licitar en estas condiciones, así se va a licitar y así se va a abrir el pliego el 30 de marzo, las ofertas que haya tendrán estas condiciones que están aquí y no hay ninguna posibilidad de cambiarlas ahora. Pero no nos negamos a seguir conversando en el futuro.

EC —Una vez elegido un concesionario, ¿podría modificarse eso?

LK —Si la persona que gana tiene interés, no nos negamos a conversarlo.

EC —Pregunta un oyente: “¿Las actividades culturales del Argentino Hotel se van a mantener?”. ¿Se prevé algo en ese sentido?

LK —En la licitación por supuesto no está, pero se va a valorar toda la gestión del hotel. Eso entra en la gestión. Sin duda ese hotel ha cumplido un papel en la vida cultural de ese lugar. El Pabellón de las Rosas, que está en el miso padrón, es parte de esa licitación y aspiramos a que pueda desarrollarse como un lugar adaptado a buenos y grandes espectáculos culturales.

EC —Un hotel cinco estrellas implica para Piriápolis un cambio; un cambio de público, por ejemplo, o la incorporación de un tipo de público que hoy no necesariamente elige ese balneario. ¿Cómo conciben esa transformación? ¿De dónde vendría ese público?

LK —Creo que hay algunos lugares del Uruguay –Piriápolis es uno, y con el puente que vamos a inaugurar el 22 sobre la laguna Garzón otro es Rocha– que tienen derecho y condiciones para plantearse captar turistas de mayor nivel. Piriápolis en estos últimos años, diría que desde Piria a la fecha, no ha tenido una inversión pública más grande que la que ha tenido en estos años: una nueva rambla, algunas cosas que no se ven pero que son muy valoradas, como el saneamiento. Uruguay no había pensado en esos temas. Punta del Este, que era nuestro destino estrella durante años no tuvo saneamiento. Piriápolis lo está teniendo. El mismo 22 inauguraremos las nuevas amarras del puerto, hay una infraestructura pública de piscinas y de servicios que ha ido mejorando enormemente.

Hay un nuevo ordenamiento de construcción. Tiene un futuro de crecimiento ordenado, como tendrá que ser el de Rocha, porque por suerte hoy el Uruguay tiene un Plan de Ordenamiento Territorial (POT). Siempre digo que el puente sobre la laguna Garzón no se habría podido hacer si no hubiéramos tenido un POT, porque requiere ciertos criterios también del otro lado.

Puede ser una transformación interesante para Piriápolis, que tiene un público particular, familiar. Pensando en ese público de capas medias, que no queremos perder en Piriápolis, es que simultáneamente con el Argentino estamos licitando el hostelling, lo que antes se llamaba Casa de los Trabajadores del Hotel Argentino, que durante muchos años explotó la Asociación de Alberguistas. Con el mismo criterio del Argentino, se terminó la licitación y pensamos que llegó el momento también ahí de hacer una inversión. Son casi 90 habitaciones, y ahí también vamos a tener una oferta para ese otro público que puede seguir yendo a Piriápolis pero que está requiriendo mayor calidad de servicios.

EC —¿De dónde vendría el público cinco estrellas para el Argentino Hotel? ¿Está estudiado ese factor?

LK —Piriápolis recibe tradicionalmente un tipo de turismo de las provincias argentinas, rosarinos, cordobeses, mendocinos, tucumanos, correntinos, mucho turismo interno de Uruguay y en los últimos años, un número importante de brasileños. El grupo que gane la licitación tendrá que incluir en su proyecto de gestión ver cómo se suma a lo que ya el ministerio hace de captación de turistas de esos lugares e incorporar algún plus, que seguramente tendrá que ver con el casino o con los eventos, como hay en otras partes del Uruguay.

EC —El aprovechamiento del aeropuerto de Punta del Este figura en esa ecuación, supongo.

LK —Sí, claro, está más cerca de Piriápolis que de Punta del Este. El aeropuerto de Laguna del Sauce está en el Municipio de Piriápolis. Este año además tenemos vuelos directos desde San Pablo y desde Río a Laguna del Sauce, y tenemos vuelos directos de Rosario y de Córdoba con línea Sol a Punta del Este.

EC —¿Y ese nuevo público, a su vez, no va a demandar una transformación, una renovación de la oferta de servicios de la ciudad?

LK —Creo que sí, lo creo muy positivo. Ha habido un esfuerzo grande en la gastronomía, ha habido un esfuerzo grande en otros servicios, todavía en la estética de la ciudad faltan cosas y me parece muy bueno provocar esos cambios a partir de una inversión. Así fue en otros lugares, la propia inversión del Conrad, que en su momento generó mucho temor, en Punta del Este, significó un gran impulso a que otros mejoraran y además a traer un público que hasta ese momento no llegaba.

EC —¿Cuándo se supone que estará pronto el nuevo Argentino Hotel después de todo este proceso?

LK —No lo puedo decir…

EC —¿Una estimación?

LK —Supongo que es un trabajo que no puede llevar menos de un año y medio, dos años fácilmente, de acuerdo con la propuesta que presenten. Por eso es medio temerario dar algún tiempo.

***

EC —Preguntan de la audiencia, ya que estábamos hablando de la licitación que se convoca para el Argentino Hotel de Piriápolis: “¿Y el San Rafael? ¿Qué se espera?”, consulta Marga.

LK —Es propiedad de un particular, es privado. A diferencia del Argentino, que pertenece al Estado. Es muy emblemático ese lugar y está en un estado que da mucha pena. Ojalá hubiera algún inversor, pero está en manos privadas, ahí no podemos hacer nada.

***

EC —Liliam Kechichián es ministra de Turismo desde mayo de 2012. Entre 2006 y 2012 fue subsecretaria de Turismo y Deportes. Y antes, entre 2000 y 2005, había sido directora de Turismo y Recreación de la Intendencia de Montevideo.

LK —Y entre 2005 y 2006, diputada.

EC —Así que este es su tema.

LK —Es mi tema, sí. Me gusta, me apasiona. Y además creo que es parte del Uruguay productivo, estoy muy feliz de que los servicios hoy ocupen este lugar en este Uruguay.

***

RA —Analicemos la temporada alta que se viene ahora. Se anuncia que será mejor que la anterior, a pesar de la incertidumbre que hay respecto a las medidas que tome el Gobierno argentino. En un reciente estudio del Centro de Investigaciones Económicas (Cinve), se estima que el turismo de argentinos va a crecer 7,7 % en el verano 2016. ¿Coincide con esa proyección? ¿A qué la atribuye?

LK —Coincide con las cifras que tenemos de enero a octubre. Y las de noviembre y marcan la misma tendencia. En la llegada de argentinos tenemos cerca de 12 % de crecimiento de enero a octubre, unos 180.000 argentinos más que el año pasado. Algunos nos preguntan en estas horas por el efecto Macri, si está dando resultado, nos dicen que el fin de semana vinieron muchos; no lo niego, probablemente eso esté incidiendo, pero este crecimiento se ha venido constatando a lo largo de todo el año. Hemos estado con una presencia permanente de promoción en Argentina, y este año estamos competitivamente hablando mejor: nuestro dólar se apreció casi un 20 %, estamos devolviendo 22 puntos de IVA a todas las compras turísticas y la inflación en Uruguay es sensiblemente inferior a la que tienen en Argentina. Cualquiera que vaya a Argentina en estas horas se va a dar cuenta de que estamos nuevamente competitivos.

Creo que se debe a eso, a no haber salido nunca de la promoción, a la fidelidad que siempre han tenido y a la segunda residencia. Nosotros tenemos 200.000 camas en Punta del Este y 18.000 de hoteles, pero 200.000 de segunda residencia. Eso fideliza mucho a las personas. Todo eso junto ha hecho que haya un notorio crecimiento de argentinos, que ojalá se mantenga, porque como bien tú decías y yo siempre digo, el turismo puede ser altamente impactado por algo externo que no tiene que ver con las políticas públicas. Le pasó a México con la gripe H1N1, le está pasando a París, que es el principal destino turístico del mundo, con 90 millones de visitantes, que está teniendo una caída abrupta producto del terrorismo. Nunca podemos decir que solo incide lo que hagamos nosotros. Pero todo parece indicar que [esta temporada] va a ser igual o mejor que la del año pasado.

EC —Pero incluso con estas mejoras, ¿por cuánto estaremos debajo de las mejores cifras de turismo argentino en Uruguay?

LK —Es muy buena la pregunta. En el 2010 tuvimos un 1.400.000 argentinos y hoy tenemos 1.700.000. A pesar de los pesares, el turismo argentino no ha parado de crecer. Habríamos crecido mucho más sin las medidas disuasorias. Como me habrán escuchado siempre decir, me indigna un poquito cuando hablan de viento de cola y que por eso las cifras son buenas en todas las áreas de Gobierno. En turismo hemos tenido viento en contra: cuatro años los puentes bloqueados, las medidas disuasorias argentinas, el recargo en las tarjetas, la falta de acceso al dólar, etcétera, etcétera, etcétera. Sin embargo hoy tenemos casi 800.000 turistas argentinos más de los que teníamos cuando comenzamos el Gobierno en el 2005.

EC —Es interesante ese dato; tengo la impresión de que no está suficientemente divulgado o no está en la cabeza de la gente.

LK —A veces nos dicen “ustedes tiran tantos números, dicen tantos números, no sabemos muy bien cómo movernos”. Porque somos muy rigurosos, muy científicos en ese sentido y con el Banco Central, con el Instituto Nacional de Estadística hemos ido perfeccionando mucho. Las buenas cifras son un aliado imprescindible para definir buenas políticas públicas, pero a veces, como otras cosas, no las hemos podido trasmitir fuertemente, hemos tenido alguna debilidad.

RA —La contracara de este aumento del turismo argentino puede ser la llegada de brasileños, que, según estimaciones del estudio que mencionábamos, serán 10% menos que en la temporada anterior. Esta disminución se debe al encarecimiento del peso con respecto al real, quedamos competitivamente en desventaja para los brasileños. ¿Cómo se compensa esta caída?

LK —Parto de la pregunta que hacía Emiliano. Uruguay tenía tradicionalmente 140.000 brasileños. Cuando nosotros llegamos, en 2005, había 130.000, y vamos a cerrar este año con una cifra cercana al medio millón. No ha parado de crecer la cifra de brasileños que llegan al Uruguay. Sin ninguna duda, la devaluación, que fue de cerca del 40 %, impacta.

EC —Estamos hablando siempre de turismo –en este caso brasileño– que llega a Uruguay a lo largo de todo el año.

LK —Sí, todas las cifras que estamos dando, los 1.700.000 argentinos y el medio millón de brasileños, corresponden a todo el año. En estos últimos meses no ha habido una caída del 10 %; ha habido un descenso, pero menor del que pensábamos. Si hacemos cuentas, ellos devaluaron el 40 % y nosotros el 20 %, pero devolvemos el 22 % de IVA. Además hoy tenemos mayor conectividad aérea; me habrán escuchado decir que este continente necesita de los aviones para desarrollar el turismo, pero una particularidad de los gaúchos es que usan mucho la carretera, y eso también es un beneficio. Entonces tenemos expectativas de que la caída no sea del 10 %, pero seguramente va a haber una caída con respecto al año pasado, que tuvimos un año pico de llegada de brasileños.

EC —¿Los brasileños utilizan efectivamente los beneficios? Usted hablaba recién de los beneficios que existen para quienes compran con tarjeta. ¿Se está notando que allí hay una diferencia?

LK —Sí. Y el tax free también es una diferencia. Los 22 [puntos] de IVA que devolvemos en gastronomía –la hotelería ya tiene IVA cero–, en alquiler de autos, pero fundamentalmente para los brasileros en eventos y fiestas, en el catering, en todo lo que rodea la organización de una fiesta, en este último mes en Punta del Este han sido sumamente utilizados. Ha habido bodas todos los fines de semana y hay, hasta fin de año, en la mayoría de los hoteles reservas en ese sentido. Sí, utilizan los beneficios en todos los niveles, el [segmento socioeconómico] ABC1 también los utiliza.

EC —El Ministerio de Turismo está haciendo una campaña muy fuerte destinada a promocionar el turismo de los uruguayos en Uruguay. No es una novedad, casi es una costumbre, pero en este verano en especial, ¿qué condimentos tiene? ¿Hay algún motivo en especial? ¿Hay algún “gancho” en especial, algún incentivo en especial en esa campaña?

LK —El turismo interno ha venido creciendo. Ahí hay un cambio cultural en la sociedad uruguaya. Por lo menos en los hogares de los que somos hijos de inmigrantes si se podía ahorrar algún pesito en general se depositaba en los ladrillos, se hacía una casita más o se ayudaba a algún familiar en el tema vivienda. Hoy para las familias que tienen cierta capacidad de ahorro, el ocio, la recreación y los viajes empezaron a ocupar un lugar que no tenían tradicionalmente en Uruguay. Ese es un cambio cultural grande.

Tienen de beneficio 9 puntos de devolución de IVA en las mismas compras turísticas que tienen los visitantes, todos los que usen tarjeta, en hotelería, en gastronomía, en alquiler de autos y en organización de fiestas. Por lo tanto tienen ese gancho. Y después tienen la libertad de elegir. Yo siempre digo: para mí el turismo es de ida y vuelta.

EC —Pero esas son ventajas que están vigentes desde hace tiempo y que valen todo el año, no específicamente este año.

LK —Valen todo el año, pero los uruguayos las han usado menos.

EC —Por ejemplo, los 9 puntos de IVA en un restaurante valen mañana, ahora, si uno sale a la calle acá en Montevideo. Lo que usted dice es que quizás el turista uruguayo en Uruguay no lo aprovecha tanto o no es consciente.

LK —No, hemos tenido algún problema de comunicación. Efectivamente no lo utilizan tanto como los visitantes. Por eso ahora estamos haciendo foco en el beneficio para los uruguayos.

Además hay un conjunto hoy de atractivos turísticos que muchos uruguayos no conocen. Hay una diversificación de oferta que es bueno tentar a que conozcan. Como siempre digo, el turismo es de ida y vuelta, mientras yo sea ministra de Turismo nunca va a haber un desestímulo para el que quiera salir a cualquier lugar a conocer otros destinos, porque creo que el turismo es educación, es cultura, es relacionamiento entre la gente, y si alguien sale a otro lado, vendrá otro de ese lugar. Hay que quitarle un poco de dramatismo. Aunque yo trabajaré fuertemente para que se queden en Uruguay, porque el turismo interno ha sido muy importante en la ecuación económica de los privados.

***

EC —Dicen algunos oyentes, por ejemplo María: “Veraneo siempre en Uruguay, pero hoy me matan los precios que piden por las comodidades que necesito. Me conviene irme a Brasil o al Caribe”. ¿Qué responde?

LK —Precios hay para todos los gustos, habría que buscar un poquito más. Puede haber alguna gente que se salga de la línea. Ustedes me han oído hacer un discurso permanente de que una buena política de precios es un aliado imprescindible para una buena temporada. Yo le diría a esa uruguaya que busque un poquito más antes de decidir irse.

EC —Acerca de la conectividad aérea, el cierre de Pluna implicó un drama en esa materia, con el tiempo se fue recomponiendo la conectividad, pero aún quedan bolsones de problemas. Escuchaba, por ejemplo, las quejas de operadores turísticos de Punta del Este a propósito de los precios de los vuelos Punta del Este-Buenos Aires, que están en manos de un monopolio, el de Aerolíneas Argentinas. Son precios que resultan descabellados, sobre todo para algunas de las fechas críticas estas de diciembre, enero. ¿Cómo están manejando esa situación?

LK —Pluna había construido una malla de conectividad muy importante, especialmente con Brasil, y obviamente sentimos la pérdida. Se pudo recomponer más rápidamente de lo que pensábamos, pero quedan algunos bolsones. Para el ministerio el golpe más grande no fue Pluna, fue la ida de la única línea aérea que tenía conexión con Europa, que de un día para otro se fue. Ahora volvió, porque la ida tenía más que ver con problemas de la propia compañía en su lugar de origen que con el vuelo de Uruguay, que era muy bueno. Ese sí fue un golpe muy fuerte porque nos quedábamos sin conexión transatlántica.

Lo fuimos superando, los privados y los públicos. El aeropuerto, el sector privado, el ministerio, y ahí aparecieron Air Europa, Air France, volvió Iberia y hoy tenemos más conectividad de la que teníamos. Con Brasil necesitamos todavía conectividad con Brasilia, con Florianópolis, con algunos lugares adonde Pluna había llegado.

Vinculado a los precios, el monopolio de Aerolíneas ha sido duro, he hecho muchas gestiones para que eso no fuera así y ha sido muy difícil el relacionamiento. La presencia ahora de Alas Uruguay, que pueda volver a volar rápidamente, la presencia de la competencia seguramente ayudará a [moderar] esos precios que, comparto, son descabellados.

Video de la entrevista

***

Transcripción: María Lila Ltaif

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: