Entrevista central, martes 20 de febrero: Marcos Carámbula

Entrevista con el doctor Marcos Carámbula, presidente del directorio de ASSE.

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

Video de la entrevista

EN PERSPECTIVA
Martes 20.02.2018, hora 8.24

EMILIANO COTELO (EC) —El panorama político del comienzo de 2018 estuvo marcado por acusaciones cruzadas entre dirigentes en el plano de la ética y de la transparencia.

El debate más fuerte se centró en la contratación de familiares de jerarcas de organismos públicos, y su consecuencia más seria, hasta el momento, fue la remoción del directorio de ASSE (Administración de los Servicios de Salud del Estado) que el presidente Tabaré Vázquez dispuso la semana pasada.

Sin embargo, parece bastante claro que Vázquez no tomó esa medida solo porque uno de los directores había contratado como secretaria a su futura nuera. El telón de fondo es la serie de críticas y denuncias sobre la gestión en el organismo y, en particular, la polémica sobre la conducción de la expresidenta Susana Muñiz.

Para encabezar el nuevo directorio, Vázquez eligió al doctor Marcos Carámbula, médico, expresidente del Sindicato Médico del Uruguay (SMU), intendente de Canelones en dos períodos (2005 a 2015) y elegido senador en los últimos comicios por la lista 1001 que lidera el Partido Comunista (PCU).

¿Qué cambios vienen en ASSE en esta nueva etapa?

De eso y algo más vamos a conversar con el doctor Marcos Carámbula.

Según trascendió, el presidente Vázquez le propuso que pasara a ocupar la presidencia de ASSE el miércoles de mañana, pero usted no aceptó de inmediato. Es más, parece que se tomó más de 24 horas para pensar y recién contestó afirmativamente el jueves a última hora de la tarde. ¿Fue así?

MARCOS CARÁMBULA (MC) —En primer lugar, un planteo del presidente de la República siempre para uno es un altísimo honor y mucho más el desafío que es presidir ASSE, que es la principal institución de asistencia pública del país. Entonces junto al natural impulso de responder favorablemente un planteo del presidente, también estuvo la necesidad de valorar razones de carácter personal. Yo había hecho pública una carta en la que explicitaba que por distintas razones iba a abandonar mi actividad pública para dejar paso a las nuevas generaciones –así lo entiendo producto de un trabajo en equipo–, decisión compartida con mi familia, con mis hijos, con mi esposa.

EC —Hay cuestiones de salud de por medio también.

MC —Hay cuestiones de salud que están controladas pero que necesariamente precisan atención. Se comprenderá entonces que tras el natural impulso inicial de decirle que sí al presidente, a la fuerza política –yo soy militante del Frente Amplio (FA) desde el 71, siempre he dicho que sí a lo que es una labor militante– necesitara horas para sopesar la decisión. Pero finalmente aceptamos la propuesta del presidente. Como decía Seregni, más allá de todas las amarguras que a uno le generan toda una serie de cuestiones que se han hecho públicas malamente, siempre hay que pensar en la mañana siguiente y ya estamos trabajando con mucha intensidad con el equipo.

EC —Supongo que en ese período de reflexión también pesó el hecho de que ASSE es una brasa ardiendo.

MC —Sí, me decían lo mismo de la Intendencia de Canelones en el 2005, mis amigos me decían “vas a agarrar una brasa ardiente, un palo enjabonado”.

EC —De por medio están una catarata de denuncias de la oposición, está la comisión investigadora que se formó en Diputados, y por otro lado la historia siempre complicada de la salud pública en Uruguay como campo de batalla entre intereses políticos, corporativos y empresariales. Hay de todo en ese sentido.

MC —Exactamente, es un gran desafío. Por eso lo vamos a abordar primero reafirmando mucho de lo que se ha hecho que es muy bueno. En la tarea como senador he visitado muchos centros hospitalarios, estoy al tanto de los temas de la salud.

EC —Usted está al tanto de la situación de ASSE en particular.

MC —Estoy al tanto, estoy por dentro de la situación de ASSE. Naturalmente que una cosa es desde afuera y otra cosa cuando empecemos a trabajar.

EC —Usted venía integrando una comisión que formó el FA para preparar las “reformas de segunda generación en el sistema de salud”.

MC —Exactamente.

EC —Es un grupo que está pensando en el futuro pero que cuando se formó también tenía como objetivo encarar la reorganización inmediata de ASSE a partir de la larga lista de problemas de ese organismo.

MC —Justamente, creo que esto hay que encararlo en dos niveles. El nivel de mediana y larga proyección, que son medidas en las que estamos trabajando, ya hay documentos prontos para presentar como proyectos de ley, en lo que es la normativa de ASSE, en lo que es el proyecto de complementación, la rectoría, la regionalización. Y al mismo tiempo abordar lo cotidiano. Yo he tenido ya conversaciones, porque mi primer espíritu es generar un ámbito de diálogo; no digo todavía de consenso, digo primero de diálogo. He hablado con el diputado Martín Lema; con el senador Álvaro Delgado, del herrerismo; con el diputado Daniel Radío, que preside la comisión investigadora, y lo haré en las próximas horas con los otros partidos; he recibido también una señal de diálogo, de búsqueda de ideas, del senador [Pedro] Bordaberry, del Partido Colorado (PC). Entonces primero diálogo, en el que recojamos las cuestiones que están planteadas en la investigadora; no podemos ser inmunes a cuestiones que necesariamente hay que corregir.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Leí con mucha atención la entrevista al Dr. Marcos Carámbula. Me pareció excelente sus propuestas.
    Lo que no me termina de convencer es que nombrara a familiares en su primera intendencia en el 2005. Si es un militante de la primera hora del FA debe saber y recordar que la demanda de ética y transparencia en la función pública era prioritario en la propuesta del FA a partir de su creación en 1971 y luego del paréntesis de 1973-1984
    Seguramente si se lo proponía realmente podía designar para las jerarquías en cuestión, personas igualmente capaces y comprometidas.
    No dudo que el Dr. Carámbula recuerde la frase que se refiere a la mujer del César: “no solo debe ser honesta, debe parecerlo”.
    Creo que todo esto le importó poco al Dr. Carámbula. Es una demerito ético para su trayectoria personal y para la fuerza política que él integra.
    Una lástima realmente.

    Reply

Escribir Comentario