Entrevista central, martes 25 de julio: Daoíz Uriarte

Entrevista con Daoíz Uriarte, de la Vertiente Artiguista.

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

EN PERSPECTIVA
Viernes 25.07.2017, hora 8:23

Video de la entrevista

EMILIANO COTELO (EC) —“El Frente Amplio (FA) como organización política debe, como reducto ético de la izquierda, reafirmar los lineamientos ético-políticos definidos para nuestra gestión de Gobierno y tomar las decisiones que correspondan en relación a eventuales conductas inapropiadas por parte de dirigentes y gobernantes de nuestro Frente Amplio, por dolorosas que éstas puedan ser”.

Esta afirmación aparece en una declaración que emitió en el fin de semana la Vertiente Artiguista (VA), al final de una reunión donde analizó varios temas de la coyuntura política, entre ellos la controversia por el uso de las tarjetas corporativas de Ancap.

En ese documento el sector también manifiesta “su total confianza y absoluto respaldo a la actuación del Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio”, un organismo que acapara la atención luego de que el vicepresidente Raúl Sendic se presentara de forma voluntaria para dar explicaciones sobre sus gastos con esa tarjeta.

¿Cómo hay que leer esta declaración? Vamos a conversarlo con Daoíz Uriarte, integrante de la dirección nacional de la VA.

¿Qué fue esta reunión que ustedes desarrollaron el domingo en Las Cañas, Río Negro?

DAOÍZ URIARTE (DU) —Esto es parte de un proyecto que se extiende hace tiempo en la directiva de ir desarrollando las reuniones alternadamente en el interior para poder llegar a todos lados. Particularmente Las Cañas, en Río Negro, es un lugar muy especial porque el intendente, Óscar Terzaghi, integra la directiva de la VA.

EC —Con qué frecuencia se hacen estos encuentros?

DU —Más o menos cada un mes o mes y medio.

EC —Esta vez tuvo una repercusión especial.

DU —Bueno, claro, lo que pasa es que había muchos temas para conversar, tanto de la interna como de la realidad política nacional y, particularmente, de la situación del FA. No se puede negar que tenemos una gran preocupación por la situación actual del FA en el sentido de que en un marco en el que la economía va repuntando y se han alcanzado logros importantes en materia económica y social, se ha generado un nivel de disconformidad, fundamentalmente de la masa votante frenteamplista, y eso se nota claramente en las encuestas, porque cuando se dice 30 % el Partido Nacional…

EC —O sea, ustedes están teniendo en cuenta estas últimas encuestas, por ejemplo.

DU —Sí, sí, sin dudas. Lo que yo diría es que en ningún momento aparece públicamente cuánta es la cantidad de gente que dice que no sabe qué va a votar, pero por diferencia uno saca que es claramente la masa de votantes frenteamplistas, que hoy tiene una disconformidad con el FA. Si uno saca un razonamiento lógico esa situación es fundamentalmente en temas de confianza en la capacidad de gestión y, eventualmente, en la posibilidad de que existan irregularidades en el Gobierno.

EC —En uno de los puntos de la declaración del domingo la VA expresa “su confianza en la marcha del Fobierno y la concreción de las transformaciones sociales, políticas y económicas planteadas en el programa del FA, particularmente la satisfacción por los avances que se vienen registrando en el actual período, aún en un contexto regional e internacional desfavorable, sin perjuicio de la necesaria autocrítica sobre errores cometidos que han debilitado nuestro vínculo con la ciudadanía”. ¿A qué se refieren con esto último?, ¿tiene que ver con lo que usted venía diciendo?

DU —Sí, evidentemente sí.

EC —¿A qué se refieren con “errores cometidos que debilitaron el vínculo con la ciudadanía”?

DU —Bueno, ha habido falta de comunicación en decisiones que se han adoptado y también errores que se han planteado en estrategias y en situaciones poco claras en cuanto a la transparencia…

EC —Vamos por partes. Usted hablaba por un lado de problemas de comunicación.

DU —Sí, creemos que realmente el FA no ha comunicado ni explicado adecuadamente muchas de las decisiones que se han tomado.

EC —¿Por ejemplo?

DU —Bueno, creo que fue un error en su momento la esencialidad en la enseñanza, por ejemplo…

EC —¿Fue un error el decreto o la forma en que se comunicó?

DU —Ambas cosas. Yo en aquel momento, como abogado, lo valoré políticamente inconveniente y jurídicamente equivocado, porque creo que realmente no era el momento y que una decisión con la enseñanza no se puede tomar… más allá de que esto no significa apoyar la forma en que se están manejando los reclamos de la enseñanza, que es otra cosa.

EC —Recordemos, eso fue en el año 2015, en plena discusión del Presupuesto, ante una cantidad de paros y distorsiones que los gremios de la enseñanza fueron haciendo para reclamar los aumentos de presupuesto, etcétera.

DU —Claro, pero ningún Gobierno le ha dado tanto a la enseñanza como este, esto es muy claro y yo lo vivo como docente de la Universidad de la República, aunque uno puede estar más o menos contento con el presupuesto. Y después otro tipo de situaciones como las que se vivieron con el problema del título de Sendic. Creo que ahí hubo un error por parte de él en el sentido de no ser claro desde el principio, no reconocer el error, como lo hizo más recientemente; si lo hubiera hecho directamente en el primer momento, todo esto no hubiera generado los problemas ni la trascendencia que generó.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: