Entrevista central, martes 5 de diciembre: Rosario Collazo y Andrea González

EC —Según veía en el informe que dieron a conocer, el 96 % de los ingresos que recibe la Fundación Teletón provienen de la trasmisión anual de televisión. Ahí se juega el partido.

RC —Sí.

EC —El 4 % restante es la venta de servicios médicos en algunos casos.

RC —Sí, y también algunos ingresos de tipo financiero, que son mínimos. Pero como decía Andrea, el 95 % de las atenciones se hacen de forma totalmente gratuita, a pesar de que la mitad de los niños llegan desde el sistema público y la otra mitad llegan del sistema privado de salud. Evaluamos la condición socioeconómica familiar y las posibilidades, no solamente a nivel de ingresos, sino el entorno, cuál es la situación. Por lo cual el ingreso por esta venta –que más que venta es una aportación que realizan las familias que tienen más recursos en un sentido de solidaridad para que se revierta en la rehabilitación de otros niños– es mínimo, prácticamente insignificante frente al presupuesto de la organización.

EC —Ese presupuesto se financia básicamente con la recaudación de la jornada de televisión, 96 % de los ingresos vienen de allí. A su vez, ese 96 % tiene dos partes, un 68 % son donaciones directas realizadas por empresas o personas sin beneficio fiscal y 28 % viene de empresas que se acogen a la Ley 18.834. Veamos las dos partes. El 68 %, el son donaciones directas, sin ningún beneficio fiscal, ¿a su vez cómo se reparte entre personas y empresas?

RC —Las personas aportan casi el 50 % de los ingresos de Teletón. En el entorno del 20 % son donaciones que realizan las empresas directamente a Teletón y 40 % son donaciones de las personas. Si será importante el aporte de cada uruguayo.

EC —Es bueno saberlo cuando se organizan tantas campañas, muchas veces por niños, por grupos de vecinos, gente conocida que organiza miniespectáculos, minicompetencias. Cada una de esas instancias, varias de las cuales ocurren antes de la trasmisión televisiva, son para recaudar fondos y terminan pesando de esa manera tan importante.

RC —Sí, el año pasado tuvimos como $ 12 millones de esas movidas. Nosotros lo llamamos movidas ciudadanas a esto de que se junta la gente y desarrolla una actividad, que puede ser una zumbatón, una carrera, una maratón, criollas, la venta de la pizza, la venta de x cosa. Esto tiene mucho que ver con un tema de sensibilización, de conciencia social, del rol de cada uno, que tiene además un componente de recaudación económica. Para nosotros tiene una significación superimportante en el concepto de inclusión con el que trabajamos, además de la necesidad del recurso para la rehabilitación, con este mismo fin. Todos los años tenemos en el entorno de 80 movidas; hoy tenemos movidas en todos los departamentos del Uruguay, hasta hace unos días nos faltaba Artigas, y se confirmaron tres movidas allí. Esta es una de las vías importantes de recaudación. Pero ese día el compromiso de cada uruguayo que se acerca a nosotros porque nos ve en la calle o porque nos está viendo en el programa o en las redes sociales pesa muchísimo. Ese día terminamos de completar esos recursos que se necesitan y pesan mucho esas 24, 25 horas de maratón televisiva.

EC —Por otro lado están las empresas que hacen donaciones sin pasar por la Ley 18.834. ¿Cómo pesan en los ingresos?

RC —Si contamos lo que es sin beneficio fiscal, tenemos algo más de 20 % que proviene de la donación íntegra de empresas en efectivo, más allá de ningún tipo de redireccionamiento de impuestos, que es lo que significa el beneficio fiscal.

EC —El restante 28 % de los ingresos viene de empresas que se acogen a la Ley de Donaciones Especiales y realizan aportes que en parte descuentan de su pago de impuestos. La empresa decide donar, pero en realidad de los 100 que aparecen como donación, aporta 19 %, el 81 % puede llegar a ser impuestos que tenía que pagar y que paga, pero que se direccionan a Teletón. Entonces termina habiendo también una contribución de Rentas Generales a Teletón.

RC —Exactamente, es un redireccionamiento del impuesto, no es descontarlo, beneficiarse con una exención impositiva ni con una evasión impositiva. Porque a veces en esto hay muchos malos entendidos.

EC —Sí, incluso periodísticamente más de una vez se simplifica mal el alcance de la ley, se dice que permite hacer donaciones con beneficios fiscales. No hay beneficios fiscales para la empresa, la empresa paga los impuestos que tiene que pagar. Lo que pasa es que una parte de esos impuestos, por decisión de la empresa, terminan yendo a una institución, en este caso a Teletón.

RC —Hay muchas instituciones y muchos proyectos, públicos y privados, que pueden beneficiarse de esta ley. Y convengamos en que es una ley absolutamente controlada, decidida…

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: