Entrevista central, martes 5 de diciembre: Rosario Collazo y Andrea González

EC —Tiene límites.

RC —… limitada por el Estado. Es una ley generosa, en el sentido de que el Estado decide apoyar determinados proyectos, que analiza previamente, y que las empresas puedan decidir adónde van sus impuestos, por lo cual hay una renuncia del Estado a recibir este impuesto, a cambio de un proyecto que ha entendido que le revierte en algún sentido en lo social. Para nosotros ser parte del beneficio fiscal o de esta Ley de Donaciones Especiales implica un reconocimiento del Estado al aporte que hace Teletón a la ciudadanía, al país, y en ese sentido a los servicios de salud.

EC —La empresa paga los impuestos que tiene que pagar y “obliga” al Estado a que una parte de ese dinero vaya a una institución, en este caso Teletón. Por otro lado la empresa hace un aporte genuino, una parte de esa donación es realmente donación de la empresa.

RC —No hay forma de donar a una organización por beneficio fiscal sin un aporte efectivo de la empresa. Por lo cual la voluntad de donar de la empresa tiene que estar, porque al menos el 20 % –digo al menos, porque a veces repartimos el beneficio fiscal incluso dando menos del 100 % al beneficio, del 80 %– viene de la empresa directamente. Más allá de eso está esa otra cantidad de empresas que donan sin beneficio fiscal a Teletón, son muchísimas las empresas que donan –por algo hablábamos de esos porcentajes grandes de donación– sin ningún tipo de redireccionamiento de impuestos.

EC —Esta parte de las donaciones, las que vienen al amparo de la Ley 18.834, han generado discusión, entre otras cosas por la forma como se las presenta. Muchos dicen que debería aclararse, cuando aparece una de esas empresas en la televisión y presentan su cheque, que el aporte genuino es el 18 %, 20 %, y que el resto es recaudación fiscal.

RC —Puede ser, no es algo que tengamos previsto, pero tal vez sería una de las formas de mostrar esta información.

EC —Entre otras cosas porque hay otras empresas que donan sin pasar por la Ley 18.834.

RC —Igualmente, las empresas que donan mediante el sistema de beneficio fiscal hacen donaciones muy importantes, ahí hay un componente de donación muy grande. Quizás sí es muy ruidoso el tema del monto, pero han decidido donar una cantidad muy importante también de forma efectiva. Para nosotros el mostrar el compromiso de las empresas también ha ido yendo a mostrarlo en el trabajo que hacen con sus equipos de trabajo. Desde el año anterior venimos repensando mucho, y este año hemos hecho más énfasis en el trabajo de la responsabilidad social. Entendemos que hay un compromiso de la empresa, que ha decidido donar a Teletón, e incluso muchas donan a Teletón y a otras organizaciones, hay un compromiso social. Entonces que ese compromiso social también esté a la interna de la organización. Venimos trabajando mucho en responsabilidad social con esas mismas empresas y este año queremos mostrar más desde ahí este compromiso que hay con los funcionarios, incluso con los clientes. Va más allá de la simple donación monetaria. Entonces con la mayoría de las empresas que tienen esta donación tan grande estamos trabajando mucho en responsabilidad social, para que haya algo más que mostrar una donación monetaria y que tenga todo este ruido. Sin duda es importantísima, porque tú ves que entre las empresas y el redireccionamiento de impuestos estamos en el 50 %, por lo cual necesitamos de las dos fuerzas, necesitamos a las empresas y necesitamos a la gente.

EC —De todos modos, esa parte de recaudación fiscal que recibe Teletón por la vía de esas donaciones realizadas al amparo de la Ley 18.834 es el único aporte que Teletón recibe del Estado.

RC —El único. Realmente es un trabajo que se viene haciendo desde que empieza Teletón. Teletón empieza buscando recursos en el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), en la Universidad de la República (Udelar), en organismos públicos del país, desde entonces venimos trabajando. Se trabaja muchísimo con el Ministerio de Salud Pública (MSP) en acciones técnicas. Pero realmente esperamos poder concretar en breve, el año próximo, acciones en el sentido de que el Estado financie un servicio que brindamos a todo el país.

AG —Hacemos acciones, pero no tenemos la retribución económica; como no formamos parte del SNIS, como quisiéramos, no tenemos los ingresos económicos. Sí tenemos convenios con distintas instituciones, sobre todo con la Facultad de Medicina, a nivel público y privado en formación de recursos humanos. Este año en febrero se nos habilita como Centro Docente Asociado (CEDA) a la Facultad de Medicina para la parte de formación de recursos humanos en salud, y estamos acreditados para la especialidad, que es mi especialidad, de Medicina Física y Rehabilitación. No tenemos una retribución económica, somos todos docentes honorarios de la facultad, principalmente el equipo médico. Pero nuestra ambición va más allá de esta retribución, que es importantísima, es que Teletón como centro terciario sea un centro referencia, no solamente en la atención, sino en capacitación de recursos, docencia e investigación, que es algo que tiene un costo importante para la institución. Y lograr investigar sin desplazar recursos humanos de lo asistencial, que es lo primordial para el centro.

EC —Es una de las asignaturas pendientes que quedan para los próximos años.

AG —Sí, en ese lado es donde queremos seguir creciendo, en desarrollo tecnológico, en investigación, que nos está costando.

***

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: