Entrevista central, martes 5 de diciembre: Rosario Collazo y Andrea González

Entrevista con la licenciada Rosario Collazo y la fisiatra Andrea González, respectivamente gerenta general y directora técnica de la Fundación Teletón.

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

EN PERSPECTIVA
Martes 05.12.2017, 08:27

Video de la entrevista
EMILIANO COTELO (EC) —Este fin de semana tendrá lugar una nueva Teletón, la de este año 2017, que no va a ser una trasmisión más. La maratón televisiva solidaria, que tanto apoyo ha logrado de la sociedad uruguaya, cumple 15 años y viene con cambios en el formato, la estructura y hasta en el tono de los contenidos.

Más de 4.000 niños y adolescentes con discapacidades neuromusculoesqueléticas han sido tratados desde la inauguración de estos servicios en 2006, primero en el Centro Teletón de Montevideo y luego también en las instalaciones que la fundación inauguró en Fray Bentos en 2009.

Vale la pena aprovechar esta semana para evaluar el trabajo que la institución ha llevado a cabo y averiguar cuáles son los planes que tiene para el futuro cercano.

De eso vamos a charlar con la gerenta general, Rosario Collazo, y con Andrea González, directora técnica de la Fundación Teletón.

Antes de meternos en la rendición de cuentas de este año y las novedades que trae para el año que viene, recordemos qué es Teletón.

ROSARIO COLLAZO (RC) —Teletón es un centro de rehabilitación de nivel terciario, que atiende a niños de 0 a 18 años con discapacidad de origen motor. Queremos ser un nivel terciario en rehabilitación. Eso significa interdisciplina, especialización, capacitación, desarrollo tecnológico, entre otros.

EC —La institución brinda sus servicios de manera gratuita, salvo a una parte de los pacientes, según su nivel socioeconómico.

ANDREA GONZÁLEZ (AG) —La mayoría de los niños son atendidos en forma gratuita. Se hace una evaluación social y psicológica, y según la situación socioeconómica y familiar de esa familia, puede llegar a tener algún costo. Pero a la mayoría de los chicos los atendemos en forma gratuita.

EC —El mes pasado la Fundación Teletón cumplió con su costumbre de presentar “la cuenta pública”, una forma simplificada de dar a conocer su balance auditado.

RC —Exacto, rendimos cuentas. Entendemos que este es uno de los pilares de la organización. Desde que se inaugura Teletón, cuando empieza a funcionar la fundación, una de las premisas ha sido ser eficientes en la gestión y transparentes en la comunicación de esa gestión. Para nosotros rendir cuentas es contarle a toda la gente que confía en la organización, que nos apoya y que es parte de ella, porque no existiríamos si no estuviera el compromiso de cada uruguayo que nos apoya, en qué hemos gastado, cómo ha ingresado, cuánto ha ingresado, de qué origen, para que cada uno conozca cuál es su aporte. Y por supuesto, en que la aplicación de esos fondos sea eficiente y en que los recursos alcancen para hacer todo el trabajo que toda el área técnica tiene que hacer durante el año.

EC —El dinero que ustedes manejaron a lo largo de este año sumó $ 136 millones, que no se obtuvieron en la primera instancia, porque el año pasado ocurrió un cimbronazo, la Teletón no alcanzó la meta en las 24 horas de trasmisión misma.

RC —Exactamente. Durante la trasmisión llegamos a los $ 126 millones, que más allá de que no se haya llegado a la meta, todos sabemos que es una cantidad de donación impresionante. Entonces una de las premisas aquel día fue: agradezcamos el esfuerzo que hemos hecho entre todos. Pero obviamente faltaba alcanzar la meta, que al fin y al cabo no es una meta caprichosa, está vinculada a los recursos que utilizamos para funcionar. Y en los días subsiguientes llegamos a $ 136 millones e incluso un poquito más. La cuenta pública incluye todo lo que llamamos goteo, que es lo recaudado hasta cerrar el balance al 30 de junio. Con esos recursos hemos trabajado.

EC —Según veía en el informe que dieron a conocer, el 96 % de los ingresos que recibe la Fundación Teletón provienen de la trasmisión anual de televisión. Ahí se juega el partido.

RC —Sí.

EC —El 4 % restante es la venta de servicios médicos en algunos casos.

RC —Sí, y también algunos ingresos de tipo financiero, que son mínimos. Pero como decía Andrea, el 95 % de las atenciones se hacen de forma totalmente gratuita, a pesar de que la mitad de los niños llegan desde el sistema público y la otra mitad llegan del sistema privado de salud. Evaluamos la condición socioeconómica familiar y las posibilidades, no solamente a nivel de ingresos, sino el entorno, cuál es la situación. Por lo cual el ingreso por esta venta –que más que venta es una aportación que realizan las familias que tienen más recursos en un sentido de solidaridad para que se revierta en la rehabilitación de otros niños– es mínimo, prácticamente insignificante frente al presupuesto de la organización.

EC —Ese presupuesto se financia básicamente con la recaudación de la jornada de televisión, 96 % de los ingresos vienen de allí. A su vez, ese 96 % tiene dos partes, un 68 % son donaciones directas realizadas por empresas o personas sin beneficio fiscal y 28 % viene de empresas que se acogen a la Ley 18.834. Veamos las dos partes. El 68 %, el son donaciones directas, sin ningún beneficio fiscal, ¿a su vez cómo se reparte entre personas y empresas?

RC —Las personas aportan casi el 50 % de los ingresos de Teletón. En el entorno del 20 % son donaciones que realizan las empresas directamente a Teletón y 40 % son donaciones de las personas. Si será importante el aporte de cada uruguayo.

EC —Es bueno saberlo cuando se organizan tantas campañas, muchas veces por niños, por grupos de vecinos, gente conocida que organiza miniespectáculos, minicompetencias. Cada una de esas instancias, varias de las cuales ocurren antes de la trasmisión televisiva, son para recaudar fondos y terminan pesando de esa manera tan importante.

RC —Sí, el año pasado tuvimos como $ 12 millones de esas movidas. Nosotros lo llamamos movidas ciudadanas a esto de que se junta la gente y desarrolla una actividad, que puede ser una zumbatón, una carrera, una maratón, criollas, la venta de la pizza, la venta de x cosa. Esto tiene mucho que ver con un tema de sensibilización, de conciencia social, del rol de cada uno, que tiene además un componente de recaudación económica. Para nosotros tiene una significación superimportante en el concepto de inclusión con el que trabajamos, además de la necesidad del recurso para la rehabilitación, con este mismo fin. Todos los años tenemos en el entorno de 80 movidas; hoy tenemos movidas en todos los departamentos del Uruguay, hasta hace unos días nos faltaba Artigas, y se confirmaron tres movidas allí. Esta es una de las vías importantes de recaudación. Pero ese día el compromiso de cada uruguayo que se acerca a nosotros porque nos ve en la calle o porque nos está viendo en el programa o en las redes sociales pesa muchísimo. Ese día terminamos de completar esos recursos que se necesitan y pesan mucho esas 24, 25 horas de maratón televisiva.

EC —Por otro lado están las empresas que hacen donaciones sin pasar por la Ley 18.834. ¿Cómo pesan en los ingresos?

RC —Si contamos lo que es sin beneficio fiscal, tenemos algo más de 20 % que proviene de la donación íntegra de empresas en efectivo, más allá de ningún tipo de redireccionamiento de impuestos, que es lo que significa el beneficio fiscal.

EC —El restante 28 % de los ingresos viene de empresas que se acogen a la Ley de Donaciones Especiales y realizan aportes que en parte descuentan de su pago de impuestos. La empresa decide donar, pero en realidad de los 100 que aparecen como donación, aporta 19 %, el 81 % puede llegar a ser impuestos que tenía que pagar y que paga, pero que se direccionan a Teletón. Entonces termina habiendo también una contribución de Rentas Generales a Teletón.

RC —Exactamente, es un redireccionamiento del impuesto, no es descontarlo, beneficiarse con una exención impositiva ni con una evasión impositiva. Porque a veces en esto hay muchos malos entendidos.

EC —Sí, incluso periodísticamente más de una vez se simplifica mal el alcance de la ley, se dice que permite hacer donaciones con beneficios fiscales. No hay beneficios fiscales para la empresa, la empresa paga los impuestos que tiene que pagar. Lo que pasa es que una parte de esos impuestos, por decisión de la empresa, terminan yendo a una institución, en este caso a Teletón.

RC —Hay muchas instituciones y muchos proyectos, públicos y privados, que pueden beneficiarse de esta ley. Y convengamos en que es una ley absolutamente controlada, decidida…

EC —Tiene límites.

RC —… limitada por el Estado. Es una ley generosa, en el sentido de que el Estado decide apoyar determinados proyectos, que analiza previamente, y que las empresas puedan decidir adónde van sus impuestos, por lo cual hay una renuncia del Estado a recibir este impuesto, a cambio de un proyecto que ha entendido que le revierte en algún sentido en lo social. Para nosotros ser parte del beneficio fiscal o de esta Ley de Donaciones Especiales implica un reconocimiento del Estado al aporte que hace Teletón a la ciudadanía, al país, y en ese sentido a los servicios de salud.

EC —La empresa paga los impuestos que tiene que pagar y “obliga” al Estado a que una parte de ese dinero vaya a una institución, en este caso Teletón. Por otro lado la empresa hace un aporte genuino, una parte de esa donación es realmente donación de la empresa.

RC —No hay forma de donar a una organización por beneficio fiscal sin un aporte efectivo de la empresa. Por lo cual la voluntad de donar de la empresa tiene que estar, porque al menos el 20 % –digo al menos, porque a veces repartimos el beneficio fiscal incluso dando menos del 100 % al beneficio, del 80 %– viene de la empresa directamente. Más allá de eso está esa otra cantidad de empresas que donan sin beneficio fiscal a Teletón, son muchísimas las empresas que donan –por algo hablábamos de esos porcentajes grandes de donación– sin ningún tipo de redireccionamiento de impuestos.

EC —Esta parte de las donaciones, las que vienen al amparo de la Ley 18.834, han generado discusión, entre otras cosas por la forma como se las presenta. Muchos dicen que debería aclararse, cuando aparece una de esas empresas en la televisión y presentan su cheque, que el aporte genuino es el 18 %, 20 %, y que el resto es recaudación fiscal.

RC —Puede ser, no es algo que tengamos previsto, pero tal vez sería una de las formas de mostrar esta información.

EC —Entre otras cosas porque hay otras empresas que donan sin pasar por la Ley 18.834.

RC —Igualmente, las empresas que donan mediante el sistema de beneficio fiscal hacen donaciones muy importantes, ahí hay un componente de donación muy grande. Quizás sí es muy ruidoso el tema del monto, pero han decidido donar una cantidad muy importante también de forma efectiva. Para nosotros el mostrar el compromiso de las empresas también ha ido yendo a mostrarlo en el trabajo que hacen con sus equipos de trabajo. Desde el año anterior venimos repensando mucho, y este año hemos hecho más énfasis en el trabajo de la responsabilidad social. Entendemos que hay un compromiso de la empresa, que ha decidido donar a Teletón, e incluso muchas donan a Teletón y a otras organizaciones, hay un compromiso social. Entonces que ese compromiso social también esté a la interna de la organización. Venimos trabajando mucho en responsabilidad social con esas mismas empresas y este año queremos mostrar más desde ahí este compromiso que hay con los funcionarios, incluso con los clientes. Va más allá de la simple donación monetaria. Entonces con la mayoría de las empresas que tienen esta donación tan grande estamos trabajando mucho en responsabilidad social, para que haya algo más que mostrar una donación monetaria y que tenga todo este ruido. Sin duda es importantísima, porque tú ves que entre las empresas y el redireccionamiento de impuestos estamos en el 50 %, por lo cual necesitamos de las dos fuerzas, necesitamos a las empresas y necesitamos a la gente.

EC —De todos modos, esa parte de recaudación fiscal que recibe Teletón por la vía de esas donaciones realizadas al amparo de la Ley 18.834 es el único aporte que Teletón recibe del Estado.

RC —El único. Realmente es un trabajo que se viene haciendo desde que empieza Teletón. Teletón empieza buscando recursos en el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), en la Universidad de la República (Udelar), en organismos públicos del país, desde entonces venimos trabajando. Se trabaja muchísimo con el Ministerio de Salud Pública (MSP) en acciones técnicas. Pero realmente esperamos poder concretar en breve, el año próximo, acciones en el sentido de que el Estado financie un servicio que brindamos a todo el país.

AG —Hacemos acciones, pero no tenemos la retribución económica; como no formamos parte del SNIS, como quisiéramos, no tenemos los ingresos económicos. Sí tenemos convenios con distintas instituciones, sobre todo con la Facultad de Medicina, a nivel público y privado en formación de recursos humanos. Este año en febrero se nos habilita como Centro Docente Asociado (CEDA) a la Facultad de Medicina para la parte de formación de recursos humanos en salud, y estamos acreditados para la especialidad, que es mi especialidad, de Medicina Física y Rehabilitación. No tenemos una retribución económica, somos todos docentes honorarios de la facultad, principalmente el equipo médico. Pero nuestra ambición va más allá de esta retribución, que es importantísima, es que Teletón como centro terciario sea un centro referencia, no solamente en la atención, sino en capacitación de recursos, docencia e investigación, que es algo que tiene un costo importante para la institución. Y lograr investigar sin desplazar recursos humanos de lo asistencial, que es lo primordial para el centro.

EC —Es una de las asignaturas pendientes que quedan para los próximos años.

AG —Sí, en ese lado es donde queremos seguir creciendo, en desarrollo tecnológico, en investigación, que nos está costando.

***

EC —Veamos cómo se utilizaron esos $ 136 millones que se recaudaron en la Teletón del año pasado. Veía que el 69 % fue destinado a inversión en rehabilitación. Eso implica un aumento con respecto al año pasado.

RC —Sí, la inversión en rehabilitación viene aumentando de forma permanente, año a año. Este año redistribuimos los recursos para poder hacer más eficiente el gasto en rehabilitación, que es el más necesario, es a lo que nos dedicamos. Por tanto ahí hemos tenido el peso de recursos humanos, que es el más fuerte, porque lo que más hacemos es servicio, y el servicio implica recursos humanos y de un grupo de la salud que es de alto costo. Casi el 60 % de lo que se invirtió fue destinado a los recursos humanos directamente vinculados a la rehabilitación. Lo mismo que los servicios complementarios. Tenemos casi $ 6 millones en servicios complementarios.

EC —Servicios complementarios: transporte, alimentación, traslados, ayudas sociales, alojamiento, etcétera.

RC —Exacto. Muchos niños no podrían quedarse en Teletón la cantidad de semanas que hay tienen que quedarse en los programas si no les brindáramos un alojamiento, porque no tienen un referente en Montevideo para quedarse. O los niños de Montevideo, de Canelones que vienen en transportes muchas veces especializados, de alto costo. En Canelones y Montevideo nos hacemos cargo de gran parte del traslado en camioneta especial, en taxi o en autobús de los que lo necesitan, porque hay muchos niños que vienen por su cuenta, sin necesidad de que demos una ayuda. Pero en el interior del país contamos con una inmensa ayuda de las intendencias, que en muchos casos los trasladan o les brindan ayuda de transporte, hay que reconocer eso. Lo mismo que el alojamiento que tenemos en Fray Bentos, que nos lo brinda la Intendencia de Río Negro, tanto el alojamiento, la casa hogar, como el personal de la casa hogar. Otros costos los mantiene Teletón, pero eso es muy importante porque sería casi inviable para nosotros si este costo aumentara.

EC —También dentro de la inversión en rehabilitación, aparte del personal, que es el grueso, aparte de este rubro servicios complementarios, hay otro que quizás es más alto incluso que el anterior, que es equipamiento, medicamentos y materiales.

RC —Exacto.

AG —Son las ayudas técnicas. Si bien en el país, tanto el sector público como el Banco de Previsión Social (BPS) son proveedores de equipamiento a los niños, hay una cobertura bastante amplia en cuanto a brindar equipamiento, ese equipamiento tiene una demora. Entonces les brindamos equipamiento a esos niños, tanto a los que tienen tanto BPS como a los del Programa Nacional de Discapacidad, en préstamo hasta que se les entregue el equipamiento que les corresponde. Y en aquellos casos que no les corresponde o que por una situación especial, como por ejemplo lesiones adquiridas luego de un accidente de tránsito, un chico sano que de golpe enferma y queda con una discapacidad, proveemos todo el equipamiento, el 100 %, lo que necesite, ortesis, una silla de ruedas, andador, el posicionamiento para el hogar. Y si bien la mayor parte es equipamiento que se entrega en préstamo, tiene un costo para la institución. También recibimos donaciones de ayudas técnicas de Noruega, que son un gran aporte para nosotros; tiene un costo traer ese equipamiento del exterior, pero es una ayuda importantísima. Y si no contamos con el equipamiento se compra para el niño específico, a su medida, lo que requiera. Esto implica un costo importante para la institución. Tenemos una unidad que formamos este año para que se dedique exclusivamente a esto que es tan importante para los niños y se destinaron recursos humanos a esa unidad.

EC —¿Qué novedades, qué avances hubo este año con respecto al año anterior en esta materia, la rehabilitación en sí misma?

AG —El modelo de atención siempre va a ser nuestra base, porque la base de un centro de nivel terciario es la interdisciplina. Por supuesto queremos sostenerlo y mejorarlo. Pero a su vez formamos unidades para hacer mayor énfasis y dar más atención a ciertos temas en los que queremos crecer aún más de lo que lo veníamos haciendo. Uno de ellos fue la Unidad de Ayudas Técnicas, se creó un equipo específico para eso, antes lo hacíamos más distribuido en los distintos equipos de rehabilitación. También se conformó la Unidad de Inclusión, que es un área que queremos que se desarrolle aún más.

EC —¿Cómo manejan el concepto de inclusión en el caso de Teletón?

AG —Todos los recursos y todas las energías que ponemos en el proceso de rehabilitación del niño son para su inclusión. En las edades que atendemos es principalmente la inclusión social y educativa, tanto en primaria como en secundaria. Estamos enfocados en lograr que los chicos que tienen una discapacidad sean incluidos en las escuelas como todos los niños del país. Para eso este equipo trabaja en el contacto con las escuelas, Teletón sale de la institución y va hacia la escuela, a orientar a los maestros, si lo necesitan, en aquellas escuelas que tienen menos recursos o menos formación. Y para eso necesitamos recursos económicos y recursos humanos. Esta unidad está conformada por maestros especializados, una psicopedagoga, terapeuta ocupacional, asistente social, psicólogo y la coordinadora, la licenciada Alejandra Matarredonda, que es fisioterapeuta. Todo este equipo se destina a la inclusión del niño. Sobre todo hacemos énfasis en el seguimiento, porque el 100 % de los niños que ingresan al centro tienen una discapacidad de origen motor. Ingresan a los programas según la patología y la dificultad.

EC —Pero el niño no pasa todo el año en Teletón. Pasa todo el año en su ambiente, en su casa, en su escuela, etcétera.

AG —Ahí está, entra en un proceso de rehabilitación de x cantidad de semanas, según lo que tenga el chico, y después vuelve a su comunidad. La idea es el contacto con la red. Pero necesitamos el seguimiento anual o semestral que requiere ese niño para acompañarlo hasta los 18 años. No olvidemos que año a año Teletón recibe niños cada vez más chicos, eso significa que necesitamos más recursos porque aumentan los años de seguimiento hasta los 18 años y 11 meses. Estamos redistribuyendo recursos y viendo cómo podemos aumentar ese seguimiento, queremos alcanzar al 100 % de la población activa para hacer por lo menos un seguimiento anual.

EC —Ha pasado casi un año de la instalación del laboratorio de análisis de marcha de los chicos que se atienden en Teletón. Recordemos de qué se trata y qué ha implicado su puesta en funcionamiento.

AG —El laboratorio de marcha es alta tecnología, es un desarrollo tecnológico que a nivel mundial ya hace unos cuantos años que existe, por suerte nosotros instalamos el primer laboratorio de marcha en pediatría. Es el estudio de la marcha, del caminar. Requiere de varios componentes, el análisis de la visualización de la marcha, el análisis del movimiento de cada articulación, de la fuerza que pone el individuo para dar el paso, hace el análisis de qué músculos se activan para dar el paso. Eso nos permite un mejor diagnóstico para una propuesta terapéutica mejor, para saber si el niño requiere una intervención quirúrgica o un tratamiento medicamentoso, por ejemplo con toxina botulínica, si requiere de una ortesis especial, una ayuda técnica para poder caminar mejor. Es un recurso más en la clínica y en el diagnóstico del niño con dificultad motriz.

EC —Leía en el informe que con esta tecnología se ha evaluado a más de 60 niños.

AG —A 60 niños. Y antes de la instalación del laboratorio de marcha todo el equipo se estuvo formando en Estados Unidos, en un hospital ortopédico de alta gama. Fueron los cuatro integrantes del equipo a la formación, fue un costo económico para la institución.

EC —En la emisión en video se está viendo cómo funciona este sistema.

AG —Ahí está Nicolás, que es el ingeniero, los fisioterapeutas. El ingeniero es fundamental en la colocación de los electrodos y el análisis de las curvas del software en la pantalla, porque todo lo que se capta del movimiento va hacia un software que diagrama las curvas que hay que interpretar. Se necesitan los recursos humanos capacitados para eso. Y últimamente se incorporó un nuevo recurso humano, los ortopedistas, que son los médicos que después hacen la intervención quirúrgica. Creemos que esto es un crecimiento para el Uruguay, no para Teletón, para todos. El niño se opera en su sistema de salud, no se opera en Teletón, Teletón no tiene un block quirúrgico, pero este desarrollo tecnológico brinda una mejor opción quirúrgica y un mejor pronóstico para ese niño. Principalmente estamos viendo niños con parálisis cerebral, y se van a ir incorporando algunas otras patologías a medida que vayamos capacitándonos.

RC —Una de las aspiraciones es que este análisis del laboratorio de marcha, que como decía Andrea puede tener tanto impacto en las intervenciones quirúrgicas de los niños, para los niños, para la familia, para el médico que interviene y para el sistema de salud, para el hospital o el sanatorio que interviene de otra manera teniendo este estudio, sea una herramienta que forme parte del sistema de salud, bien mediante el Fondo Nacional de Recursos o bien mediante un costeo en que se comparta el peso económico de un equipo interdisciplinar de hasta seis profesionales. Creemos que por ahí tiene que ir el camino, Teletón asiste al sistema de salud de una manera única y exclusiva, y no tendría sentido que todos hagamos lo mismo si este sistema y este desarrollo ya están en marcha.

AG —Es un estudio paraclínico que a Teletón solo no le sirve, sirve si el sistema de salud lo utiliza. Esto es brindar un servicio más, pero al sistema. Ese es nuestro objetivo.

***

EC —¿Qué meta de recaudación tiene la Teletón que se viene, esta que se inicia el viernes de noche?

RC —Siguiendo la metodología de Teletón, es hacer el esfuerzo que hicimos hasta el año pasado mínimamente. La idea es superar, la necesidad es superar la meta del año pasado, que fueron los $ 126 millones. Así que la meta de este año son $ 126 millones, pero superarla.

EC —Esa fue la cifra que se obtuvo en la trasmisión misma, después se llegó a los $ 136 millones.

RC —Exacto. Pero la forma de trabajar de Teletón históricamente ha sido pedirle el esfuerzo a cada uruguayo, porque sabemos que esto no es ir al Estado a pedir o vender un servicio, acá se trata de que cada uno vuelva a hacer el esfuerzo económico, entonces les pedimos al menos el mismo compromiso que hubo el año pasado. Pero es real que tenemos que superarlo, acabamos de conversar lo que ha sido el presupuesto del año pasado, y todos sabemos que cualquier presupuesto aumenta año a año por IPC y por ajuste salarial, así que evidentemente tenemos que superar esa meta. Así que el gran esfuerzo de todos va a estar entre viernes y sábado. Los esperamos allí para poder alcanzar los objetivos del año que viene.

EC —¿Cuáles serían esos objetivos, cuáles destacamos como novedades o como crecimientos para el año que viene en el proyecto Teletón?

AG —Obviamente sostener los recursos que tenemos, y queremos enfocarnos más en el desarrollo tecnológico, nos gustaría contar un ecógrafo para el tratamiento de la espasticidad, que tiene un alto costo. Tenemos una policlínica de espasticidad para hacer el tratamiento con toxina botulínica o con fenol para inhibir la espasticidad, que es un aumento del tono en patologías o enfermedades de origen neurológico, como por ejemplo parálisis cerebral, que es la principal patología que tenemos en el centro, casi el 60 % de los chicos. Tenemos una policlínica altamente especializada, con profesionales, y nos gustaría contar con el ecógrafo para tener una mayor exactitud en el momento de esta intervención.

Después nos gustaría contar con mayor desarrollo tecnológico, aparatos que trabajan sobre miembro superior, sobre la marcha, pero es un sueño un poquito mayor porque eso tiene un altísimo costo.

Sí queremos y necesitamos más recursos humanos. En la Unidad de Inclusión necesitaríamos contar con más maestras especializadas, esta unidad se creó este año pero necesitamos más recursos, porque hicimos una redistribución, no tomamos nuevos recursos en esa área. Si contamos con mayor número de maestras vamos a poder alcanzar más escuelas a nivel país. No es solo Montevideo, es que un equipo técnico viaje a todo el país, algo que venimos haciendo desde hace años pero es muy costoso y necesitamos alcanzar más.

La otra ambición es mayor investigación, para lo que también necesitamos recursos económicos, porque necesitamos horas de nuestro técnico para que se dedique a investigar. Para eso necesitamos cumplir con la asistencia, porque las dos cosas a la vez es imposible. Necesitamos recursos económicos para contratar más recursos para que nuestros especialistas se dediquen a más trabajos de investigación. En eso estamos en un debe un poquito mayor, pero como centro terciario lo debemos tener.

EC —En esa dirección se juega esta nueva trasmisión, maratón televisiva, la Teletón número 15, la que dará comienzo el viernes de noche y se extenderá a lo largo del sábado hasta la noche. Además viene con cambios en el formato, la estructura y los contenidos, a partir de los aprendizajes, en especial a partir de lo que fue la Teletón del año pasado. Esta vez no habrá un niño Teletón ni tampoco habrá conductores fijos, se alternarán 50 comunicadores y habrá varios niños Teletón mostrándose. Por otro lado, habrá novedades en el formato y los contenidos. Decía María del Campo: “Vamos a ver historias de vida pero con otro tono. Hay mucho más para mostrar de los niños, de las historias y de sus familias”. Van a ser historias ¿en qué sentido ahora?

RC —En realidad desde años venimos trabajando en mostrar logros. Desde hace tiempo venimos trabajando en modificar cosas y en escuchar a las personas que opinaban, que nos decían, escuchar lo que está bueno, porque el nivel de aprobación, de simpatía que tiene Teletón es muy alto, y de adhesión y de compromiso, nada más ver la cantidad de voluntarios que tiene en todo el país, que lo hacen porque desean y porque conocen la obra. Pero ahí veníamos trabajando en analizar cosas y entendimos que había que reforzar más el aspecto más luminoso de los niños.

EC —“Historias luminosas”, de eso hablan ahora.

RC —Este lugar más luminoso, mirar a los niños en todo su concepto, en todo su contexto y en todo lo que son, en todo esto de la participación, de ser parte, de contar sus historias, conocerlos desde otro lugar con una mirada más global y no solamente centrada en la discapacidad o en el momento difícil de la familia, que lo hay. No se trata de invisibilizar nada, creo que cuando hablamos de discapacidad, y recién Andrea hablaba de inclusión, estamos hablando de un proceso que tiene que vivir nuestra sociedad para que todos seamos parte, porque todos somos diversos y todos necesitamos ese lugar que tiene que tener una sociedad que brinda oportunidades para todos. Pero el mostrar desde otro lugar hace que podamos ver de otra forma la discapacidad, los niños, las familias, y vernos a nosotros en ese rol que cada uno tiene que tener como agente de cambio de una sociedad para que sea realmente inclusiva y para todos.

AG —Es el nuevo rumbo, no solo Teletón trabaja con esto, con discapacidad, hay un marco más social de todo esto. Necesitamos una sociedad que se mentalice y que se prepare o que se siga preparando, porque venimos con cambios a nivel país, eso es indudable, nadie lo va a poner en tela de juicio. Pero necesitamos aún más, necesitamos que la sociedad entera se ponga, se sensibilice con esto y podamos dar una mejor inclusión a estos niños. Teletón sola no hace nada, necesitamos a la sociedad

Video de la entrevista

***
facal-v2-banner-en-perspectiva-net

***

Transcripción: María Lila Ltaif

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: