Entrevista central, martes 9 de enero: Benjamín Liberoff

Entrevista con Benjamín Liberoff, subsecretario de Turismo.

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

Video de la entrevista

EN PERSPECTIVA
Martes 09.01.2018, hora 8.15

ROMINA ANDRIOLI (RA) —El año pasado fue récord para el turismo nacional, y todo indica que el 2018 comenzó de manera igualmente auspiciosa. El este del país está repleto de turistas y los cruceros continúan llegando a Montevideo.

Pero la afluencia tan alta de visitantes también activa algunas preocupaciones. La semana pasada fue el anuncio de los estacioneros de Maldonado de que no aceptarían determinadas tarjetas. Antes habían sido los comerciantes de Ciudad Vieja, que no abrieron sus locales aunque tuvieron cruceros en el puerto de la capital.

De fondo también hay una cuestión estructural, de presupuesto, de generar cultura de país turístico y de diversificar la oferta más allá del sol y la playa.

¿Cómo estamos parados y preparados en la actividad turística, que se ha convertido en uno de los principales rubros y sostenes de nuestra economía?

Vamos a conversarlo con el subsecretario de Turismo, Benjamín Liberoff.

¿Qué evaluación hace del comienzo de la temporada 2018? ¿Ya tienen alguna cifra un poco más afinada que permita tener una comparación con relación a la temporada pasada, que ya había sido muy exitosa?

BENJAMÍN LIBEROFF (BL) —Efectivamente, la temporada y el año fueron exitosos. Baste señalar que hace unos días estuvimos hablando de 4 millones de turistas. Eso significa que por Migración van a pasar más de 3.950.000 personas, y ya llegaron alrededor de 100.000 cruceristas que, ya pasaron por el puerto, y que tenemos unos 250.000 brasileños que vienen a la frontera seca y no hacen Migración. Así que desde ese punto de vista me permitiría, tú dices la temporada, yo evalúo el año, porque tuve agencia de viajes y mi negocio es la temporada, pero después tengo que pagar los impuestos, los salarios y demás en el año. Entonces desde el punto de vista año. El otro día escuchaba con bastante atención La Mesa de ustedes del viernes. Se decía que teníamos temporada, pero en realidad Uruguay en este momento tiene un primer trimestre con más de 1 millón de personas, tiene un cuarto trimestre que tiene más de 1 millón de personas, y tiene un segundo y tercer trimestres que suman el otro tercio. Por lo tanto Uruguay comienza a tener un perfil distinto del histórico, sabiendo que picos de temporada hay en cualquier destino del mundo. De hecho, cuando decimos que Montevideo es el destino que a lo largo del año recibe más visitantes, eso está hablando de una desestacionalización. Como en las termas, hace 12 años las termas en enero y febrero tenían ocupaciones del 12 % y 15 %, hoy está por arriba, hay lugares de 90 %, como Arapey, pero hay lugares de 60 %, 65 %. Y también ustedes mismos, Rosario [Castellanos] ha recorrido lugares con sus luces y sus sombras donde no existía el turismo.

RA —¿Esto qué quiere decir? ¿Que como Ministerio de Turismo (MT) no quieren enfocarse tanto en cómo viene la temporada? Me parece que en otros años se tenía antes una aproximación de cómo venía la cosa.

BL —Históricamente el ministerio alrededor del 20, 25 de enero da los resultados del año anterior. En América Latina no existe otro país que haga eso. Y sobre la temporada Migración está exigido en los pasos de frontera con mucha gente, por lo tanto la prioridad no es estar pasándonos números a nosotros, que no nos cambian. Pero sí la CARU ayer decía el número de vehículos que pasaron, o los propios periodistas, que hacen su labor y buscan información de cómo son los pasajes de los puentes, van dando un estado de situación. Cuando uno ve los guarismos que nos comentan los hoteleros particularmente o los alojamientos de distintos lugares, no solo de Punta del Este, porque acá hay una tendencia a que el mundo pasa por el este en la temporada, pero en Las Cañas, San Gregorio de Polanco, Laguna Merín, las termas, incluso en campings particulares como el de Durazno, la ocupación es importante. Estamos viendo una realidad que efectivamente ha variado, y ha variado también porque los uruguayos tenemos una independencia de movilización, no solo son los turistas extranjeros, sino que también es la gente que se mueve en lo local que generó una alta ocupación. Por lo tanto no es hablar o no hablar, la temporada genera el 50 % del dinero que entra al Uruguay, por lo tanto va a seguir siendo y es muy importante. Lo que no quiere decir que otras cosas no se hayan desarrollado, y desde ese punto de vista lo están viendo todos los que transitan en el país.

DANIEL SUPERVIELLE (DS) —Recién entrevistábamos a un productor de Salto que decía que en la ciudad no entienden al campo. ¿Usted cree que el uruguayo entiende al turista, si tenemos cultura de entender al turista?

BL —Muy bueno eso. En primer lugar, creo que efectivamente el campo merece una atención especial, el campo representa para Uruguay un sector económico, de actividad productiva y de vida de la gente espectacularmente importante. Y creo que está bien que el Uruguay tenga ministerios, facultades, institutos, agremiaciones, fondos especiales para el agro, y ojalá tenga más y ojalá crezcamos más en el campo de lo que se ha crecido en los últimos años. No tengo ninguna duda. Pero para que el campo viva tiene que haber otras actividades en la sociedad. De hecho, la genética no es solo campo, es desarrollo técnico-científico. De hecho, cuando estamos por ejemplo en Constitución y Belén, donde hay lugares de viveros y alguna otra cosa, y desarrollamos el turismo local con paseo en kayak o cabalgatas o paseos en bicicleta, lugares que son de pequeñas poblaciones, estamos agregando otra forma de vida y de desarrollo en el campo. Hay que buscar mucho más un entendimiento de todo el territorio nacional. Me parece que sí, a veces en el área metropolitana hay un discurso, un entender qué es lo que está pasando en el campo que no es real, se está hablando de un campo que no existe más. Y al mismo tiempo, a veces escucho a algunos operadores agropecuarios hablar de cómo es la sociedad uruguaya y es como si solo fuera el agro. Entonces tampoco eso ayuda al entendimiento.

El próximo fin de semana va a estar PuntaTech en Punta del Este. Vienen personas de todo el mundo a ver cuál es el desarrollo del software de Uruguay, y en sus aplicaciones también está el campo, no es que las aplicaciones estén al margen del campo. Por lo tanto hay que tener una holística o sistémica para aprovechar las sinergias. Por ejemplo, ¿cuántos conocen del proyecto de la Sociedad de Hereford en Kiyú que tiene que ver con el desarrollo al 2030 de la estructura morfológica de los animales para incorporarles valor agregado a los efectos de que se conviertan en factores que ayuden a la salud, que mejoren la calidad de la alimentación? Es un proyecto modelo del Uruguay, del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), del instituto correspondiente, y hay que mostrarlo también turísticamente, porque eso es Uruguay, esa es hoy una de las cosas por las cuales nos miran y por las cuales vienen a invertir. Creo que hay que encontrar caminos para retroalimentarnos y ayudar mucho más el campo y lo que tiene que ver con los servicios en el Uruguay. Yo escuchaba el otro día en la polémica en la Mesa sobre que el Uruguay no es un país de servicios o que nunca será; me parece una profunda equivocación de aproximación a la realidad.

RA —Decía que hay que vender al Uruguay innovador, al Uruguay tecnológico, y también la pata del sector agropecuario y la importancia que tiene este sector. Si tuviera que hacer una lista, ¿cuáles son los factores que están detrás de este crecimiento? ¿Cuánto entiende que es por mérito propio y cuánto se debe a una situación cambiaria favorable que hoy nos puede tocar y mañana no?

BL —Palos porque no bogas y porque bogas palos. Cuando tuvimos los puentes cortados tomamos un conjunto de medidas para facilitar la venida de los argentinos. De hecho antes de que se levantara el corte de los puentes se había recuperado todo el número de argentinos. Cuando tuvimos las medidas disuasorias de la administración argentina con relación al uso de la moneda, Uruguay tomó medidas para que aquellos que tenían dificultades lo pudieran hacer y estuvieron los beneficios. De hecho esos beneficios se transformaron en un factor de competitividad importante. Por lo tanto no es que vinieron de abajo los repollos, los turistas que hoy tenemos o que efectivamente vemos con muy buenos ojos que se hayan eliminado medidas que contravenían las relaciones básicas que el turismo establece en el mundo, como la libre circulación de bienes y personas. Por lo tanto política hubo y va a haber.

Tú me preguntabas cuáles son los factores que llevan a esto. En el turismo no hay varitas mágicas. Es cierto que si tú cuando vas a la Argentina compras con 10 pesos por valor de 50 en Uruguay, obviamente ahí se producen las grandes fluctuaciones de pasajeros. Pero cuando venimos creciendo consistentemente, a pesar de que los valores de competitividad van variando, es porque tenemos una política de mediano-largo plazo. Eso es lo que hay.

RA —Por eso yo preguntaba cuánto incide el tema cambiario ahora en particular, que nos juega claramente a favor, y cuáles son los factores que destacaría que están detrás de ese crecimiento más sostenible, más sustentable como actividad.

BL —Desde ese punto de vista, ahora en nuestras campañas promocionales utilizamos fórmulas de digitalización y optimización de la creatividad más inteligencia artificial, tratamos de ubicar audiencias a las cuales el Uruguay les puede ofrecer distintos aspectos, porque el que va a veranear toma desde Las Cañas a San Gregorio, a las termas, al este, dentro del este toda la variedad que tenemos, y los mensajes tienen que ser lo más personalizados que se pueda.

RA —El ministerio está haciendo una apuesta fuerte en redes en la publicidad personalizada, para cada gusto.

BL —Exactamente. Hace unos tres años iniciamos un proceso de incorporación de lo digital y hoy estamos con un factor que implica el 18 % al 20 % de nuestro presupuesto y que nos permite ver en cuadros de mando cada 12 horas cuáles de nuestros mensajes están llegando a cuáles sectores de mejor manera y actualizarlos a los efectos de seguir optimizando eso.

DS —Hablando de los públicos y las audiencias, llamó poderosísimamente la atención la campaña publicitaria con chicos jóvenes que habían sido concebidos en Uruguay, el boliviano, el mexicano. Eso se pasó en Uruguay. A mí me hizo un poco de ruido que esa publicidad se pasara en Uruguay. ¿Qué se buscó con ese aviso que hizo tanto ruido y que desconcertó a algunos?

BL —Yo trabajo en el turismo desde 1980, aproximadamente, y en el Uruguay desde [1985] con la vuelta a la democracia. Si una cosa he escuchado toda la vida es que los uruguayos desconocemos qué es lo que hay en el Uruguay, o por lo menos no visitamos, primero vamos a otros lados. Acá lo que la agencia de publicidad sugirió fue: veamos con una anécdota en particular, como es su creación en Uruguay, cómo se sienten ellos, que sus padres disfrutaron del Uruguay y ellos ahora sintiéndose uruguayos convocan a otros uruguayos, “disfruta tu país”, como si ellos fueran eso. Ese es el sentir que tuvo esa situación que la agencia utilizó para convocarnos a los uruguayos a conocer nuestro país. Como en los próximos días saldremos con “en Carnaval salimos todos” y utilizaremos determinadas figuras para convocar en esa dirección.

Debo reconocer que me parecieron desopilantes algunos comentarios sobre la campaña aplicada a los extranjeros, pero para los extranjeros tenemos otro spot que dice “las vacaciones de verdad”. Ahí se trata de trasmitir las experiencias de los propios turistas, como pasa cuando vemos en redes sociales qué es lo que dicen otros sobre un establecimiento o un espectáculo o un centro gastronómico para tomarlo en cuenta para nuestra decisión. El spot publicitario que estamos utilizando en el exterior son imágenes tomadas por turistas a los que les solicitamos autorizaciones. No es una ficción, son las imágenes de ellos. Desde ese punto de vista estamos aplicando algo que hoy es una cosa básica en el mercado, porque todos vamos o no vamos según los comentarios de otros que tuvieron experiencia.

RA —La publicidad entonces es cada vez más personalizada y apunta a los distintos públicos, ese es un elemento que explica el crecimiento. ¿Qué otros aspectos están influyendo en el crecimiento turístico?

BL —Creo que comunicar nuestras ofertas en tiempo adecuado y en forma adecuada a aquellos que están buscando vacacionar es una herramienta bien importante. De todas maneras, si vamos a tener más de 2.600.000 argentinos que vinieron en el año 2017, tenemos un boca-oreja de los argentinos absolutamente espectacular, para nosotros es prioritario. El mercado argentino, que muchas veces se critica que es un monocultivo, yo diría que es espectacular; cultivémoslo mejor, mucho mejor. Y por primera vez este año vamos a superar el medio millón de brasileños pasando por fronteras, hace 12 años eran 170.000. Eso es por acumulación, hoy tenemos una red de televisora nacional brasileña trasmitiendo nuestras vacaciones de este período, tuvimos la filmación en redes de telenovelas nacionales, traemos periodistas. Del 15 al 20 va a venir la revista Vanidad de Los Ángeles a estar en Uruguay, trajimos periodistas alemanes, vienen agencias de viaje y turoperadores. Eso es por acumulación, no hay varitas mágicas.

RA —Vamos a algunas situaciones, más coyunturales quizás, que surgen comúnmente en estas fechas, sobre las que siempre le preguntamos. Por ejemplo, en Punta del Este se dio alguna situación que podría verse como cierto desborde. Pienso en algunas estaciones que se quedaron sin combustible, en los supermercados como Devoto que debieron cerrar sus puertas por la aglomeración de clientes en fin de año, en algunos comerciantes de la gastronomía que nos comentaban que no dan abasto con la cantidad de reservas… ¿Se había previsto una situación así? ¿El sector privado está realmente preparado para dar un servicio de calidad con tanta afluencia de público?

BL —Si me permiten, utilizo la formulación de un cómico de hace bastantes años, Olmedo, que decía “si no me tenían fe”. Nosotros veníamos reiterando que veníamos creciendo a razón de 15 %, 20 % a lo largo de todo el año, que no veíamos ninguna razón por la cual la temporada abruptamente fuera a ser distinta de eso. Hubo quienes se prepararon. También es cierto, cualquiera lo puede comprender, que uno se puede preparar en múltiples aspectos, pero llega un momento en que tiene acotada su utilización. Cuando uno tiene cajas de supermercado de acuerdo a la dimensión de su establecimiento de determinada manera, no puede atender más gente que la que pasa. Lo que ha comenzado a pasar es que se empiezan a generar instancias con automatización de servicios para facilitar. Eso va a tener que ser.

Por suerte en estos días se anunció el llamado a licitación para construir un nuevo paso de frontera en Fray Bentos. Tengamos en cuenta que no es un problema de construir más casillas, también hay que aplicar la tecnología. Tenemos que encontrar los caminos por los cuales los smartphones que cada uno tiene, comunicados con los software de nuestros puestos de Migración, permitan un tránsito de otra característica. Lo mismo que los peajes, en los peajes hay que encontrar otros caminos. Supongamos que agrandamos en una o dos casillas esto que es bastante grande, no van a resolver un tránsito que es absolutamente excepcional y que se da durante determinado lapso, no es que todo el año tenga estas características.

DS —Un motivo de mucha queja, sobre todo en Rocha, es el tema de los cajeros automáticos que se vacían rapidísimamente, la poca accesibilidad a dinero efectivo. Las colas de La Paloma a veces son de dos cuadras en el cajero que está cerca del faro. También pasó con el cajero del Banco República (BROU) en la entrada de la terminal del Cabo Polonio, y en La Pedrera lo mismo. Ha pasado varios años, no es el primer año que pasa. ¿Por qué no se puede instrumentar de alguna forma diferente? Porque termina perjudicando al turista y al comerciante local.

BL —Totalmente de acuerdo. Pero ¿cuántas personas tratan de retirar dinero en los supermercados que están habilitados para hacerlo? O en los otros puntos, porque parece que el único punto donde se puede hacer algún tipo de transacción como la que tú sugieres es el cajero automático. Yo diría que en perspectiva el cajero automático debería ser el menor de los operadores al respecto.

DS —Pero los detalles hacen a la temporada.

BL —Por eso creo que hay un problema de información quizás a los efectos de que los otros puntos sean dimensionados por el público para facilitar, porque se les facilita la vida a todos ellos. A lo largo de todo el año buscamos con el BROU, a través de la organización de gestión de destino en Rocha y en algunos otros lugares, apelar a que aumentemos los puntos en los cuales se puedan hacer esos retiros más pequeños o se pueden hacer pagos, etcétera, para facilitarles la vida a los turistas. En algunos lugares todavía no aceptan tarjetas de crédito. En setiembre estuve en China, y allí en lo que viene a ser un equivalente a Tristán Narvaja si usted no lleva la tarjeta y no trabaja con el POS no compra nada. Hay dispensadores de bebidas y snacks adonde uno va con el reloj, es reconocido por la máquina y toma directamente. El mundo va en esa dirección, no tengan ninguna duda. Entonces desde ese punto de vista tenemos que hacer un esfuerzo todos. Algo el Banco Central empezó a hacer en cuanto a la enseñanza de los métodos electrónicos de funcionamiento en la sociedad con este tipo de cosas, para que desde la escuela comencemos a incorporar, para tener eso que decimos muchas veces, que si cambia el ADN, si no cambia el ADN. Hay que comenzar en la dirección que el mundo está planteando.

DS —¿Desde el Ministerio de Turismo se está haciendo algo? Porque una cosa es lo que hace el BROU o la sensibilización que puede venir por…

BL —A nosotros en mayo, junio se nos pasa la lista de dónde va a haber cajeros automáticos, y en algún momento hemos planteado algunos adicionales. Por ejemplo en el caso de Cabo Polonio, llevamos el acuerdo con la Intendencia de Rocha y el ministerio colaboró con fibra óptica para la puerta del Polonio, porque había un problema de bajada de señal, de amplitud de banda para funcionar. Lo hicimos ahí y en algunos otros lugares. Es lo que digo, trabajar a lo largo del año con los operadores para estar mejor preparados es lo que hay que hacer.

RA —¿Ustedes tienen margen de acción ahí? ¿En qué medida el MT puede actuar con respecto a las medidas que están llevando a cabo algunas estaciones de servicio de Maldonado de no aceptar tarjetas de crédito Visa y OCA, en ese diferendo en particular, dado que también afecta la imagen turística del país, el servicio que se le da al turista extranjero sobre todo?

BL —Los operadores conocen que hemos estado permanentemente junto a ellos –la Cámara Uruguaya de Turismo lo sabe— tratando de hablar con el Ministerio de Economía. Cuando en abril se llegó a ciertos acuerdos entendimos que habíamos dado un paso, y también en la proyección. Por el otro lado, las tarjetas de crédito, que son un player importante, en algunas oportunidades no han tenido la flexibilidad suficiente para ayudar a encontrar soluciones en un mercado que, tal cual la política que el gobierno se ha planteado, es de crecimiento de la operatividad –y los números lo están marcando—, vayan bajando. De pronto hay que ir adelantando los plazos en función del crecimiento de las operaciones para beneficiar y que funcione todo en general. De hecho en algún momento las tarjetas internacionales tomaron incluso unilateralmente el encarecimiento del 1 % del arancel, lo cual tampoco nos facilitaba la vida en el país. Pero hemos estado en la mesa con todos, hemos trabajado para llegar a las mejores soluciones y nos parece que el hecho de la no dispersión de márgenes entre el más pequeño y el mayor, de mejorar los plazos en que se les paga a los operadores minoristas y todo lo que estamos procurando que se amplíe el mercado para el crecimiento y el funcionamiento mejor es parte de lo que tenemos y de lo que tenemos que seguir haciendo. La ministra en particular ha estado extremadamente activa en ese tema.


***

DS —Ayer se viralizó un audio de WhastApp de la ministra de Turismo en el que manifestaba su preocupación por una posible medida que algunos productores rurales que amenazan con cortar las rutas que terminaría afectando el abastecimiento de productos básicos en los balnearios del este e incluso en Montevideo. ¿Cómo están mirando este tema desde el ministerio? ¿Qué grado de preocupación tienen? ¿Qué han hecho al respecto?

BL —Si todos los uruguayos procuramos profundizar la actividad turística a los efectos de convertirla en un factor de desarrollo, de mejora de la calidad de vida, de fuentes de trabajo, noticias como estas no son las que facilitan o las que crean el mejor ambiente. Yo puedo entender, recién escuchaba al productor, y he vivido situaciones en las cuales alguien me quiere hablar de algo de lo que me está pasando pero realmente no hay consuelo. Por lo tanto entiendo que puede haber situaciones particulares en las cuales ninguna forma de diálogo puede resultar para resolverla o por lo menos atemperar lo que se está sintiendo. Pero en Uruguay cada vez que el agro ha tenido dificultades el país ha pensado formas para tratar de encaminar algunas soluciones, probablemente no la de este productor y de pronto la de algunos otros. Creo que hay que trabajar, y si en algo se ha caracterizado el ministro Tabaré Aguerre es por tener sensibilidad para conocer como productor e incluso para poder atender. Con los fondos de financiación que se han creado especialmente se ha buscado la salida a nuevos mercados, etcétera. Pero efectivamente hay momentos en los cuales en el país de los promedios algunos se ahogan. Ese es un problema, por lo tanto en esa situación, en ese estado de ánimo, es como cuando a alguien que tiene un familiar en situación equis le preguntan “¿cómo se siente?”, ¡cómo se puede sentir!

DS —Pero con respecto a las actuaciones del MT ante la amenaza de un eventual piquete, se habló con el subsecretario del Ministerio del Interior, el hermano del presidente. ¿Qué gestiones han hecho? La ministra dice que habló con los directores de Turismo de los 19 departamentos. ¿Cómo están viendo este tema?

BL —La ministra es la que hace referencia a eso y ella es la que ha estado en contacto. Y creo que es a ella que le corresponde, en todo caso, plantear elementos, si los tiene; los ha estado trasladando. Y creo que hay momentos en los cuales tampoco tiene sentido seguir hablando sobre el punto. Lo que mencioné de generar las mejores condiciones para que quienes nos visiten vuelvan es la misión y el objetivo de nuestro trabajo. Desde ese punto de vista tenemos que tratar de ayudar a generar las mejores condiciones para la estancia de quienes nos visitan, porque en definitiva el kilo de carne que mejor se cotiza en el mundo es el que le vendemos a un turista que se lo lleva, el yogur que se paga más, la verdura que se vende como exportación, porque todo lo que consumen los turistas son exportaciones.

RA —No pasa por Migración, lo llevan puesto.

BL —Desde ese punto de vista me parece que todos tenemos la preocupación. Aun los propios productores en situaciones como las que están planteando creo que están orientados a generar mejores condiciones para que quienes nos visitan tengan una experiencia importante. Desde ese punto de vista me parece que lo que vaya en la dirección contraria no nos ayuda y no ayuda al propio sector que se quiere reivindicar. Así que desde ese punto de vista yo apelo a seguir conversando y encontrando caminos para mejorar entre todos.

RA —Hasta ahora hablamos de algunos de los principales aspectos que tienen que ver con el este del país. Pero vayamos a otro destino turístico, a Montevideo, que por estas fechas es un lugar al que llegan muchos visitantes y en gran medida cruceristas. Un tema que se conversó últimamente es que en Nochebuena y Navidad llegaron cruceros con visitantes que se encontraron con prácticamente todo cerrado en buena medida en la Ciudad Vieja. ¿Qué puede hacer el ministerio para cambiar eso? ¿No es una alternativa por ejemplo ofrecer incentivos a los comerciantes para que tengan sus puertas abiertas ese día? Porque estamos hablando de que son privados que se pierden de hacer un negocio, pero evidentemente si no abren es porque no les resulta beneficioso, no les cierran los números con lo que tienen que pagar ese día en horas extras a su personal o la compensación especial.

BL —Es bien interesante la pregunta y es complejo de resolver. Yo los primeros de enero normalmente los pasaba en los aeropuertos despachando los turistas que tenía, porque era mi zafra. A nadie le gusta estar el 24 de diciembre atendiendo enfermos en un hospital. Cada uno sabe cuáles son las reglas en su rubro. Ahora, si tenemos que decir que hay que pagarles en forma especial a los comercios para que abran cuando están los cruceristas, me parece que hay alguien que no entendió en qué negocio está. A lo largo del año tenemos reuniones regulares con todos los sectores que tienen que ver con el crucerismo. No es que los cruceristas empiezan a llegar y empezamos a ver qué problemas tienen. No, desde la limpieza, el chequeo de Inspección General de la Intendencia hasta efectivamente hablar con los comerciantes.

RA —Pero si trabajan en Navidad hay que pagar doble porque es un feriado no laborable.

BL —A ver, el otro día bajaron 10.000 personas, ¿cuántas veces se tienen 10.000 personas en la Ciudad Vieja con posibilidades de comprar? Son acuerdos comerciales que tienen que tomar los que están en el rubro. Como Antón Pirulero, que cada uno atienda su juego.

DS —Por eso le preguntaba al principio sobre la cabeza turística del uruguayo, si el uruguayo tiene la cabeza preparada, teniendo en cuenta que es una actividad que cada vez genera más ingresos para el país, que se necesitan más servicios. Yo estuve en esa fecha acá y los cruceristas deambulaban y decían “está todo cerrado”, Ciudad Vieja parecía una ciudad zombi. Eso genera un problema.

BL —Estoy de acuerdo con usted. Trabajamos para eso y no es fácil pensar que los domingos de mañana hay que levantarse a las 7 para estar en el comercio a las 9 cuando bajan los cruceristas. No es fácil, efectivamente hay que pensarlo, desde ese punto de vista creo que hay hándicaps que tenemos que resolver. Yo mencioné hoy por otras razones la inclusión financiera desde la escuela. El turismo también, porque todos sumamos vaquitas y manzanas en los libros de las escuelas, ¿y por qué no sumar turistas y para empezar desde la escuela a visualizar de qué estamos hablando cuando hablamos de ese negocio? Ahora tenemos un centro de información con estudiantes de UTU en la peatonal Sarandí porque había un problema de información para los propios turistas.

RA —Ahí una medida puede ser la educación, concientizar de que hay que prepararse para el turismo desde la escuela, pero ¿el ministerio no podría ofrecer incentivos en un primer momento?

BL —Cualquier supermercado me podría pedir que le demos incentivos para abrir más temprano por determinada razón. Estamos hablando de que el mercado regula pero no regula, papá Estado tiene que resolver determinadas cosas, y no es así, es una contradicción espectacular. Como decir que hay que obligar a los cruceristas a comprar. Eso no existe. Para nosotros el crucerismo, además, independientemente de lo que compren, porque además hay abastecimiento de diferentes productos, por lo tanto compras tienen, no es solo lo que los turistas hacen, para nosotros es una enorme operación de marketing, significa que los grandes operadores turísticos ponen a nuestro país en los mapas de los circuitos del Atlántico sur. Y cuando bajan y nos ven, con nuestras luces y con nuestras sombras, después vuelven, verificamos que efectivamente vuelven. En particular eso resultó estupendamente positivo en el caso de Brasil. Tenemos alrededor de 100.000, 110.000 cruceristas brasileños por temporada, y la inmensa mayoría de ellos no sabían cuál era la oferta turística de Uruguay, vinieron porque vinieron en crucero, y después vinieron como turistas. Hubo un momento en el cual el real estaba a 1,60, 1,70, en que además eran fantásticos compradores, pero hoy es una operación de marketing, no es ni una cadena de televisión ni una red social la que comunica, son ellos que efectivamente lo visualizan. Eso es muy importante, porque a veces la gente cree que es lo que gastan, 30 dólares en una remera o 2 dólares en un suvenir. Eso es lo menor desde el punto de vista del posicionamiento que tenemos que hacer con los cruceros.

RA —El otro día abordamos en la Mesa el tema de si estábamos preparados para el turismo, y el arquitecto Willy Rey hacía referencia a las responsabilidades del MT, ponía el énfasis en la formación de recursos para atender el turismo, y lo planteaba con este ejemplo:

(Audio Willy Rey)

Lo que falta aquí en Fray Bentos, para realmente tener la capacidad de recibir la avalancha que año a año va a ir aumentando, de hecho uno ya puede corroborar el aumento de las visitas, a las 4 de las tarde en Fray Bentos no hay dónde comer un sándwich caliente. Y lo he dicho muchas veces y lo he advertido, cuidado porque Mercedes está en mejores condiciones, está muy cerca y se va a terminar comiendo todo el turismo que se genera por el patrimonio que ustedes tienen, les digo a los fraybentinos. Entonces hay una tarea de formación que el ministerio tiene que desarrollar y tiene que apoyar, conjuntamente con otros ministerios. Pero creo que tiene que ser líder en la materia.

(Fin audio.)

RA —¿Qué dice sobre este comentario?

DS —Quedó picando.

RA —Rey ponía un caso en particular.

BL —Si hay alguien que ha recorrido, conoce, es Willy Rey, y lo que dice es absolutamente así. Ahora, nosotros a través de Inefop este año vamos a terminar capacitando a 3.500 personas en todo el territorio nacional, no en Montevideo o en el este, en todo el territorio nacional, sobre turismo. Existe por primera vez una sectorial turismo dentro de Inefop. Quiero hacer un poquito de historia. Cuando en 1983 yo abrí con Jorge Castell y Silvia [Lacon] un instituto privado de capacitación en turismo, prácticamente lo único que se enseñaba en Uruguay sobre turismo estaba en la UTU con grados medios. Hoy, aparte de los centros privados que hay y muy buenos, la tecnicatura que había en la Facultad de Humanidades se transformó en licenciatura, incluso hay maestrías que tienen que ver con el turismo, la Universidad Católica tiene su licenciatura, la ORT brinda determinadas cosas. Hagan por un momento lo mismo en capacitación que el Uruguay tiene para la ganadería y se remontarán a un siglo. Entonces hay procesos, por ejemplo el MT introdujo hace cuatro o cinco años en el Plan Ceibal un juego que se llama Foto aventura en el que en lugar de dispararles sacan fotos a animales, y coordinado con primaria se pone cuáles son las características de ese pájaro que se fotografió, etcétera, y se cuelga como cualquier otro juego. Hay que tener la cadena. Los libros de geografía de quinto y de sexto comenzaron a introducir factores relacionados con los atractivos turísticos y el rol turístico. Acá hay acumulación, no hay generación espontánea o cosas mágicas. Incluso en el caso de Fray Bentos, a través del programa con el Banco Interamericano de Desarrollo que tiene que ver con Pájaros Pintados, la mayor inversión que tiene ese proyecto es un centro de interpretación y un trabajo para el Anglo.

RA —El “corredor de los pájaros pintados” es uno de los destinos que se ha decidido fomentar y ese es uno de sus atractivos.

BL —Es todo el río Uruguay.

DS —Y expliquemos lo del Anglo. El Anglo es un frigorífico viejísimo donde entre otras cosas se prendió la primera bombita de luz de América del Sur. Hay todo un proceso industrial en que se ven las diferentes épocas del procesamiento de la carne. Es un lugar increíble.

BL —El propio Grompone se preocupaba de que hablábamos del corned beef y no hablábamos del extracto. No es así, en la exposición que hicimos con un inglés cuyo padre trabajó en el Anglo, que hace dos años la tenemos recorriendo Alemania y hay otra en Inglaterra, hablamos del extracto de carne como primer producto innovador que tuvo la producción del Anglo, después vino el corned beef.

RA —¿Cómo es eso? ¿Es una muestra que recorre…?

BL —Había un inglés que había venido con un amigo que había instalado un lugar de cabañas y alojamiento, vino y pasó fin de año aquí. Entonces me plantearon hacer con un ojo externo fotos del Uruguay. En ese momento no se daba, pero quedaba un remanente de la cooperación con Inglaterra. Inmediatamente me vino a la mente eso, llamé al inglés y me dijo “no solo me interesa, sino que lo quiero hacer, porque yo vine acá traído por mi padre, que era trabajador del Anglo”, en los años 40, aparentemente. Esa exposición tiene unos 36, 37 paneles, ha recorrido lugares en Inglaterra. Y otra diferenciada está en Alemania para señalar el rol de […] en todo esto, y a su vez ha recorrido el Uruguay, está recorriendo los 19 departamentos en conjunto con las intendencias y volverá en su momento otra vez a Fray Bentos. Pero en Fray Bentos a su vez hay gastronomía que está tratando de desarrollarse, hay una cervecería, un lugar de noche. Pero no solo es el problema del turismo, ahí tienen una UTEC que genera de por sí, porque son ambulatorios, los chicos van y vienen y otros se van a quedar, hay necesidades de alojamiento. Hay que hacer un relevamiento para ver quién ofrece bed & breakfast. Hace más de un año estamos tratando de que una vieja estructura del MGAP que está frente al mar en un lugar estupendo pase a ocupar otro lugar para poder hacer un llamado para tener un hotel. Fray Bentos tiene que convertirse en una gran ciudad, aparte de ser Patrimonio Histórico de la Humanidad. Porque la forma de vivir un patrimonio es vivirlo, y desde ese punto de vista nuestro objetivo va en esa dirección. Ahora hay más de 200 estudiantes y van a llegar a 500 o 600 en el plazo de un año y medio o dos. Eso significa una vida impresionante para la ciudad y para el patrimonio, y ahí podemos tener un ejemplo de manejo patrimonial sustentable con un plan de gestión. Hay una directora de Turismo en este momento, Andrea [de Young], que realmente es una profesional del turismo extremadamente destacable y estoy seguro de que va a lograr muchas de las cosas que estamos conversando a corto plazo.

RA —Hablando de patrimonio y de historia, otro aspecto que se discutió en La Mesa del viernes pasado lo planteó Grompone. Iba por este lado.

(Audio Juan Grompone)

El turismo no es un regalo de la naturaleza. Es una industria cultural. Mi mejor ejemplo es la tumba de Julieta. En Verona se puede visitar la tumba de Julieta, la tumba de una persona que es un personaje de un cuento italiano, retomado y convertido en un personaje de una de las obras más famosas de Shakespeare. Básicamente consiste en adornar la historia. Hacerla atractiva para el turismo. Esa es una industria cultural que habría que desarrollar.

(Fin audio)

RA —“Adornar la historia”. Nosotros acá deberíamos adornar la historia. Varios hacían referencia incluso al turismo que vemos día a día en la Plaza Independencia, al atractivo que se podría generar, cuánto más se podría generar por ese lado. ¿Qué tiene para comentar sobre ese punto?

BL —Si Grompone no existiera habría que inventarlo, porque es un enorme provocador que ayuda a pensar. Lo que no quiere decir estar de acuerdo con él. ¿Qué pasa con el cartel de Montevideo en la rambla?

RA —Ese es un ejemplo que le iba a poner, es un ícono de la ciudad, ahí se adornó.

BL —¿Qué pasa con la fuente del bar Facal en 18 de Julio?

DS —Los candados.

BL —Los candados. Está bien, hay cosas para aprender, pero tampoco es que aquí seamos todos negados y no sepamos nada de lo que hay que hacer. Eso tampoco es justo. Esto que estamos hablando del Anglo, transformarlo en la cocina de un mundo, llevó muchos años, mucha gente tuvo que preparar dossiers, tuvo que presentar cosas para poder llegar a lo que tenemos. Ahora hay que tratar de aprovecharlo. Aquí mismo, crucemos al Palacio Salvo, ¿cuánto tiempo llevó para ponerle la linterna arriba y para hacer el lugar de La Cumparsita? ¿Saben cuál es el lugar de Montevideo que visitan más los turistas al año? El Museo del Fútbol. Y el segundo, el Museo del Carnaval. Por lo tanto cosas hacemos. Grompone, con el mayor de mis respetos, miremos un poquito alrededor.

DS —Bastante flojo está el Museo del Fútbol, a decir verdad.

BL —Las cosas tienen procesos. Llegamos al acuerdo con Uruguay XXI de traer la tecnología que utilizamos en Italia, en Milán, para armar un robot de brazos armados sincronizado por un video y demás, para aggiornar el Museo del Fútbol. En estos momentos CAFO se lo está presentando al Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), en conjunto con el ministerio y demás, estamos intentando tener un aggiornamiento de eso antes del Mundial de Rusia. El Museo del Fútbol tiene determinadas características, pero es el único sustentable, se financia a sí mismo, lo cual no es una experiencia que pase en otros museos. Por lo tanto yo diría que lo que necesita es una gran solidaridad de esas empresas que muchas veces están dispuestas a apoyar y aportar cosas. Ahí tienen un lugar en el cual trabajar para levantarlo.

RA —Ya que hablamos de los museos, había varios que reprochaban el horario de los museo no está acorde a un servicio turístico.

BL —Coincido, efectivamente eso muchas veces es un problema. Ahora, también es cierto que, al igual que las plazas de deportes, muchas veces fueron concebidos en otro Uruguay. Los museos aquí son todos gratuitos, no tienen otra forma de financiarse, sin embargo hay que trabajar para que estén en las mejores condiciones. Yo coincido en que a veces lo que tenemos para la atención al público no es lo mejor, y es un problema.

RA —En La Mesa del viernes quedaba planteado como cosa más estructural, lo planteaba Ana Ribeiro cuando decía que en Montevideo por estos días en que tenemos tanta gente circulando notaba la presencia de cantidad de turistas por la rambla, y decía que hay cantidad de gente que pregunta, y ahí tenemos buena disposición en general los uruguayos a contestar, pero sin embargo hay aspectos que no se están teniendo en cuenta, como por ejemplo la falta de policías en la rambla, la coordinación en otros aspectos con la Intendencia de Montevideo por el tema de las veredas rotas en un barrio muy turístico como está siendo Punta Carretas por el desarrollo de los hoteles y demás. ¿Cuánto han podido interactuar últimamente con el Ministerio del Interior en particular por el tema seguridad y con la Intendencia por estos otros aspectos que ella desarrollaba?

BL —Si miran los comentarios de la mesa redonda abajo, van a ver varios señalamientos de gente que también cruza por los mismos lugares que Ana Ribeiro y no tiene la misma visión que ella. Parecería que depende del horario en que se pasa por los lugares. Pero en la Ciudad Vieja –y ahora se va a trasladar a Pocitos– la colocación de las cámaras cambió radicalmente la situación. Yo comentaba lo que trabajamos con la Intendencia para ver en la Ciudad Vieja los temas de limpieza, de [repaso], el tema de los ambulantes en determinado momento, eso se trabaja. Y en Pocitos es un tema relativamente nuevo, hay un desplazamiento de muchos alojamientos que antes estaban concentrados en el centro de la ciudad que han comenzado a tomar la costa. En determinado momento la inversión inmobiliaria tuvo un decaimiento desde el punto de vista del uso de apartamentos y pasó a reformularlos para que sirvieran como alojamientos de tipo turístico. Eso ha revalorizado el lugar y creo que hay que atenderlo. De hecho todo lo que la propia Secretaría de Deportes coloca como juegos en las playas, los programas en la rambla para el aprovechamiento de la costa, va en esa dirección. Hay que seguir trabajando en eso, cómo no.


***

RA —Quedaban algunos elementos por mencionar del tema de buscar desestacionalizar.

BL —Uruguay recibe a lo largo del año más de 50 eventos internacionales, de hecho el último, el China LAC es un ejemplo de eso. Por lo tanto el haber construido un centro de convenciones en Punta del Este es una política de desestacionalización. Como lo va a ser el Antel Arena y como lo es incluso el estudio de prefactibilidad que estamos haciendo para un centro de recreación total o parcialmente cubierto, porque entendemos que con los fenómenos de cambio climático, por las diferencias de temperatura y cambios que tenemos, es necesario un centro de recreación de nuevo tipo para poder atraer turistas en otros momentos que no son solamente los de sol y playa. Creo que el Antel Arena en particular en el segundo semestre de este 2018 va a ser de un enorme impacto en el Uruguay para concentrar actividades, espectáculos, congresos, ferias que hasta ahora no teníamos condiciones para hacer.

DS —Le cuento una anécdota y le pido una respuesta breve. Un día estaba en Solís de Mataojo, en un bar en la ruta, y cayeron algo así como diez motociclistas brasileños de San Pablo en unas motos gigantes, de altísima cilindrada, vestidos todos con sus trajes negros, etcétera, y me contaron que tenían un camión con un contenedor que los llevaba al Chuy, ahí los largaban y ellos salían a recorrer Uruguay, porque tenían seguridad, no les iba a pasar nada, cosa que en San Pablo no podían hacer porque seguramente los iban a asaltar. Como subsecretario de Turismo, ¿cuál fue el turismo más raro –a mí eso me pareció muy llamativo— que puede contarnos como anécdota?

BL —Ese es uno. También hay algunos autos de alta gama que son traídos desde San Pablo para la temporada en Uruguay en camiones cigüeña –esos que sacan los autos del puerto–. Pero creo que valen las dos puntas de lo que tú preguntas como anécdota. Una es lo que significa ver un grupo de chicas quinceañeras que vienen de 13 o 14 localidades del interior, que nunca habían salido de sus lugares, y que vienen a celebrar sus 15 años en el Argentino o en las termas. Es una experiencia absolutamente incomparable sentir que con la política se pueden hacer cosas que son sensibles para la población.

La otra, que tiene que ver con eso también, fue hace más de 20 años cuando organicé en la Intendencia de Montevideo por primera vez tour para ciegos. En principio me parecía extraño cuando vinieron a hablar conmigo. El tour estaba estructurado en base a que tenía que ser un día de sol, porque el ciego reconoce los puntos cardinales en función de la temperatura del sol en sus mejillas, y se les puede describir un paisaje; fuimos a la fortaleza del Cerro para describir en función de eso. Y lo segundo, fuimos acompañados por un botánico que era capaz de tomar el tema de los pájaros, porque después se bajaba al Prado o al parque de los Aliados, por la textura de las cortezas de los árboles y los perfumes de las flores. Terminaban jugando al truco en un lugar, e incluso decían en broma “no veo tus señas”, porque ellos juegan con cartas especiales y se pasan las cartas antes de comenzar el juego. Creo que eso es de un valor humano enorme y una experiencia. Después están las otras, como cuando tuvimos que recibir un grupo de agencias de viajes que trabajan con el grupo Virtuoso, que es el que trabaja con más alta gama en EEUU, que en el Uruguay solo reconoció tres instalaciones que estaban de acuerdo al nivel de lo que ellos les venden a sus turistas. Eso pasó hace muchos años, hoy por suerte tenemos no tres, sino alrededor de 14 o 15 establecimientos y ofertas que hacen que ese turismo también llegue. Por eso decía lo de los extremos.

Video de la entrevista

***

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

***

Transcripción: María Lila Ltaif

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Liberoff, puso varias cosas en su lugar, y varias personas también.
    Pierde y pierde categoría La Mesa, cuando sus integrantes hablan de cualquier tema con poco y a veces con ningún fundamento. Eso sin contar los dichos que la ceguera de origen ideológico, pone a menudo en boca de los elegidos para integrar ese programa. Eso, a veces me enoja, a veces me avergüenza y las más me da lástima.
    Bien Gerardo Caetano, que se fue; estaba «quemándose» integrando mesas con personas del nivel de Gabito.

    Reply

Escribir Comentario: