Entrevista central, miércoles 13 de julio: Jaime Saavedra y Daniel Garay

EC —Veamos ahora las obras de infraestructura. Se trabaja tanto acá adentro como afuera. Dentro del Comcar, ¿en qué proyectos concretamente se ha estado o se está?

JS —Lo que se ha hecho es infinito. A esta altura llevamos afectados cerca de 96.000 metros cuadrados, o sea que detallarlo todo insumiría un tiempo que no tenemos. Pero para que tengan una idea les relato en qué estamos hoy. Estamos haciendo el hospital penitenciario, que si Dios quiere se va a inaugurar en mayo del año que viene.

EC —Es una mejora importante para el Comcar, no había un hospital penitenciario.

JS —No había un hospital penitenciario, y es problemático para el INR no tenerlo y problemático para Salud Pública. Para el INR porque el traslado de las personas privadas de libertad a Salud Pública insume una logística y unos gastos muy importantes y afecta recursos humanos que son escasos. Y para Salud Pública porque no tiene las condiciones para recibir a la población nuestra, que tiene un perfil muy peculiar.

EC —En esa construcción se está ahora. ¿Qué otros ejemplos?

JS —Estamos con el módulo 5, vamos a inaugurar 160 plazas en una inauguración parcial la semana que viene, y para fin de año vamos a tener todo pronto el módulo recuperado. Empezamos con las tareas de refacción de limpieza del módulo 1 con las personas privadas de libertad que salieron del módulo 10. Estamos trabajando en el módulo 7, que es uno de los módulos donde viven las personas privadas de libertad del Polo Industrial. Inauguramos una parte este año, hay 160 y vamos a inaugurar 90 plazas más. Eso dentro de la unidad penitenciaria.

Fuera de la unidad penitenciaria entregamos hace poquitos días lo que va a ser la sede administrativa del Patronato. Se va a inaugurar también dentro de poco la Posada del Liberado, una obra que entregamos el año pasado. Entregamos esta semana o en los primeros días de la semana que viene lo que va a ser la nueva sede de El Molino, la unidad penitenciaria que alberga a madres con hijos. Y si Dios quiere, también estamos saliendo la semana que viene para San Gregorio de Polanco para colaborar en la refacción de una escuela y un liceo.

EC —Ese es un caso aparte o interesante, que vale la pena ver. Porque hasta ahora los ejemplos que venía mencionado Jaime se relacionaban con el propio INR, dependencias carcelarias o vinculadas con el Ministerio del Interior. En este caso hay un equipo que va a ir a San Gregorio de Polanco, en el departamento de Tacuarembó. Esto tiene que ver con lo que ocurrió en el último Consejo de Ministros, cuando algunos alumnos escolares reclamaron ante el presidente de la República por la situación de una escuela y de un liceo. En esa ocasión el ministro Eduardo Bonomi anunció que serían personas privadas de libertad quienes llevarían adelante las reparaciones. ¿Cómo van a hacerlo? ¿Cuánta gente va? ¿Por cuántos días?

JS —El martes siguiente al Consejo de Ministros fue el equipo técnico del polo para ver cuáles eran las necesidades del liceo y la escuela. Se hizo un plan de acción que fue aprobado por el comando ministerial y por Arquitectura del Codicen y la semana que viene –todavía no está claro el día– 10 personas privadas de libertad más nuestro equipo técnico, que van a ser tres policías, se van a instalar en unas cabañas municipales que organizó el Codicen y van a empezar las tareas, que van a insumir 15 días, aproximadamente.

EC —Durante todo ese período esos reclusos conviven en una especie de campamento, de noche no van a una celda.

JS —No, son cabañas municipales que hay en San Gregorio. Ahí vamos a estar alojados y después vamos a ir un equipo al liceo y otro equipo a la escuela, y en esos 15 días, si no ocurre nada raro, estaríamos terminando los trabajos previstos.

EC —¿Qué otras obras fuera del Comcar han hecho?

JS —Esto de San Gregorio es particularmente importante para el Polo Industrial y para lo que queremos trasmitir. Porque uno de los mensajes fundamentales para nosotros es el tema de la reconciliación, del encuentro entre la persona privada de libertad y la sociedad. Ya hicimos dos experiencias que fueron muy muy emocionantes y muy lindas. Una fue que hicimos la sede de la asociación que nuclea a las familias que fueron víctimas de la delincuencia, en Gral. Flores y Aramburú, que quedó preciosa. Hicimos también la sede de las oficinas de las Mujeres de Negro. Muy emocionante también fue que hicimos la sede para el espacio que nuclea a los hijos de policías que tienen algún tipo de discapacidad, el Espacio Candi, que quedó preciosa. Además nos pasó a todos, al equipo técnico, a los operadores, a los policías y a los privados de libertad, que los chiquilines y las chiquilinas del Candi nos regalaron un amor que nos llenó el corazón y nos hace llorar hasta el día de hoy. Porque nos van invitando sucesivamente a distintas celebraciones y se tejió un vínculo increíble.

EC —Son situaciones que impresionan y llaman mucho la atención. Son tareas en las que como que se están venciendo algunas resistencias culturales. Uno, que los presos no construyen cárceles, y resulta que sí, los presos acá están construyendo cárceles. Dos, que los presos no colaboran con la policía, y acá vemos que sí lo hacen, colaboran con las familias de los policías. Y por último colaboran con familias de víctimas de la delincuencia.

JS —Sí, totalmente, y ojalá siga así, siga profundizándose ese camino. Hay una cosa muy importante conceptual, que conversamos siempre con los privados de libertad. Mucha gente dice: “¿Ustedes están más con los presos que con la gente común que trabaja?”. Absolutamente no, esto lo digo siempre cuando trabajamos: si Jaimito rapiña a una señora y la tira por el piso para robarle 11 pesos y un celular, mi corazón está con la señora, no tenga duda. Y tanto está con la señora que por eso vengo a trabajar acá para tratar de moverles la cabeza y el corazón a quienes hacen esas tonterías para que no las vuelvan a hacer.

Video de la entrevista

***

Transcripción: María Lila Ltaif

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: