Entrevista central, viernes 27 de enero: Carlos Moreira

facal-v2-banner-en-perspectiva-net
La transcripción de esta entrevista es un servicio de:
Facal & Cía., desde 1958 asesores en comercio exterior y aduanas

Entrevista con Carlos Moreira, intendente de Colonia.

EN PERSPECTIVA
Viernes 27.01.2017, hora 8.20

EMILIANO COTELO (EC) —En el departamento de Colonia se viven por estos días dos escenarios bien diferenciados.

Por un lado, una explosión del turismo está generando un nivel de actividad interesante, sobre todo en Colonia del Sacramento y otras ciudades, como Carmelo.

Pero, por otra parte, la incertidumbre se ha adueñado de Juan Lacaze, amenazada por la posibilidad de que Fanapel, la última gran industria de esa localidad, cierre sus puertas definitivamente.

Para acercanos a este panorama de contrastes, vamos a conversar con el intendente de Colonia, Carlos Moreira.

¿Lo encuentro en la ciudad capital?

CARLOS MOREIRA (CM) —Exactamente.

EC —Colonia del Sacramento, que va a celebrar este fin de semana los 337 años de su fundación. ¿Hay alguna actividad especial prevista?

CM —Tenemos actividades de todo tipo en la ciudad. Es la segunda ciudad más vieja del Uruguay, se fundó en 1680, más de 40 años más vieja que Montevideo, así que vaya si tiene historia la Colonia del Sacramento. Por esa historia excepcional que tiene, escenario de las luchas de los imperios en aquel siglo de su nacimiento, fue luego declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad. Esa historia viva sigue siendo un enorme atractivo para la ciudad, la Colonia del Sacramento, y para el departamento de Colonia. Vaya si lo sentimos así. Así que tenemos festejos, como tenemos todos los años cuando conmemoramos aquel nacimiento de la Colonia del Sacramento.

EC —Para algún oyente que pueda estar resolviendo en este momento para dónde va este fin de semana, ¿qué gancho le tira en Colonia del Sacramento en particular, qué actividad?

CM —Todo tipo de actividades. Tenemos actividades de todo tipo en el Barrio Histórico, actividades culturales, espectáculos, teatro, música. El Barrio Histórico tiene una vida propia muy particular y sus calles tienen un encanto que es único en el Uruguay. Es una cosa absolutamente diferente, es una propuesta que resulta muy atractiva. Prueba de ello es la cantidad de visitantes que hemos tenido, que siempre tenemos, pero que particularmente en lo que fue el mes de noviembre, diciembre y enero ha venido mucha más gente, muchos más visitantes que en los últimos años.

EC —Colonia no aparece en el imaginario de los uruguayos como un destino turístico asociado al verano. Sin embargo está teniendo un movimiento llamativo. Veía números de comienzos de enero: la capacidad hotelera estaba 80 % ocupada y se hablaba de un crecimiento de 15 % a 20 % del movimiento en comparación con enero del año anterior. ¿Confirma que así fue la cosa?

CM —Sí, así fue la cosa. Todo el Uruguay se siente gratificado por lo que ha sido la llegada casi masiva de turistas que hemos tenido en los últimos meses, asociada a varias cosas, al cambio de los precios respecto a los países vecinos –ahora estamos mucho más baratos que Argentina, con Brasil estaremos parejos–, al cambio de gobierno en la Argentina y al levantamiento de las restricciones cambiarias que tenía ese país. Un gobierno mucho más amigable con el Uruguay, en ese sentido nos ha beneficiado y mucho. En este verano no solo la costa oceánica tiene una mucha mayor afluencia de visitantes, sino también Montevideo, que también está lleno de turistas. Y Colonia también, lo hemos sentido, realmente ha sido absolutamente positivo.

EC —Los turistas que llegan a Colonia no son solo argentinos, son también brasileños y europeos.

CM —Europeos que van a Buenos Aires y cruzan a veces a pasar el día y otras veces a quedarse. El otro día me decía alguien: “pónganle a Colonia un cartel que diga ‘Bienvenidos al Uruguay’”, porque mucha gente cree que sale de Buenos Aires, cruza el río y sigue estando en la República Argentina.

EC —Es impresionante eso. En los hoteles de Buenos Aires, por ejemplo, el cruce a Colonia del Sacramento se ofrece en los mostradores, con folletos, como si fuera un paseo más dentro de Argentina.

CM —Exacto, creen que cruzan un río muy ancho y siguen estando en la República Argentina. Esa visita de argentinos a veces por el día es muy buena, no para la hotelería, pero sí para los sectores gastronómico, de transporte, de guía, todos los servicios asociados al turismo.

EC —¿Cómo han seguido las cosas en la segunda quincena? Porque al principio del año la cosa había andado muy bien.

CM —Sigue bien, el otro día fui a un hotel 5 estrellas que tenemos en Colonia y había 100 % de ocupación, porque hay eventos, hay actividades. Por supuesto que la gente agudiza su ingenio, inventa cosas, ha sido muy bueno. La segunda quincena de enero nunca es igual a la primera, pero en Colonia ha seguido bien, muy bien, seguimos siendo muy optimistas. Esperemos que en febrero las cosas continúen. A pesar de que el clima no ha sido tan bueno como podríamos esperar en un verano, pero no somos un turismo de verano, tenemos un turismo que ofrece otros atractivos que los que ofrece la costa oceánica.

EC —Hablamos sobre todo de Colonia del Sacramento; ¿qué pasa en otras ciudades? Supongo que Carmelo es otro destino movido.

CM —Sí, Carmelo tiene también un desarrollo turístico muy importante. No tiene la oferta hotelera que tiene la Colonia del Sacramento, pero tiene el 5 estrellas espectacular, tiene hoteles de buena categoría. Y además ha recibido en los últimos años una inversión inmobiliaria importantísima, de muy alto nivel, diría el mejor nivel Punta del Este, que después genera servicios de todo tipo, de gente que pasa allí sus temporadas, que viene los fines de semana. Somos una realidad diferente de lo que pueden ser Maldonado o Rocha, pero esa inversión inmobiliaria que ha tenido lugar en Carmelo, en Colonia del Sacramento, en Colonia Suiza, es para nosotros un factor multiplicador de crecimiento, de desarrollo, de oportunidades de trabajo.

EC —¿Qué ocurre con ese turismo que viene de afuera? ¿Se mete más adentro en el departamento, llega a los hoteles de Nueva Helvecia?

CM —Sí, ahí tenemos el Hotel Nirvana, que es legendario, el Hotel Suizo, con su restaurante, con sus comidas suizas. No es lo mismo que la Colonia del Sacramento, pero tiene un encanto muy particular toda esa zona de Colonia Suiza, Colonia Valdense, con ese sello inconfundible de aquellas corrientes migratorias de ciudades [lúdicas], lindas, donde la gente cuida todo, donde hay un enorme respeto por la naturaleza, una identidad muy particular. Colonia tiene una diversidad cultural producto de esas corrientes migratorias que la distingue. Yo soy de ahí, soy hijo de Colonia Suiza y adoro ese lugar y esa zona, y todo el mundo que va por ahí se sorprende con esas cosas que en el Uruguay no abundan, esos jardines, el cuidado de los jardines, la recolección clasificada de la basura, esas cosas que son diferentes en esta zona de Colonia y del país.

EC —Colonia del Sacramento y las otras ciudades que estamos mencionando fueron muy golpeadas durante los últimos años de los gobiernos Kirchner, con su nivel de actividad muy mermado en materia turística, justamente por la relación complicada que se había planteado desde Buenos Aires hacia Uruguay, por las condicionantes económicas, las trabas cambiarias, etcétera. Fue una época dura.

CM —Fue duro, esa fue una época muy dura. Yo en ese momento no era intendente de Colonia, he vivido distintos tiempos de la Intendencia de Colonia, pero con los gobiernos kirchneristas hasta cortes de puentes hubo, el corte del puente de Fray Bentos. Fue una cosa terrible, tuvimos ahí una agresión hacia el turismo en el Uruguay, pero afortunadamente eso ha cambiado y hoy las circunstancias son diferentes.

EC —¿El movimiento, la actividad en Colonia del Sacramento, por ejemplo, está en sus mejores épocas?

CM —Sí; no sé si en sus mejores épocas. Yo fui intendente del 1995 al 2005, ahí tuvimos también épocas duras, recuerdo la famosa crisis del 2002, pero antes de eso tuvimos una época muy buena. Yo vi una especie de nacimiento de los servicios turísticos de alta calidad y la inversión inmobiliaria importante en aquellos tiempos, que comenzó prácticamente en aquellos tiempos y que después se detuvo. Ahora ha renacido, creo que las cosas han cambiado y ojalá podamos volver a tener esa inversión inmobiliaria notable que tuvimos hace cuatro, cinco, seis años. Gente que disparaba de la República Argentina y venía a invertir en el Uruguay. Ahora tenemos el tema blanqueo en la Argentina, pero me parece que los años que vienen son de muy buenas expectativas, soy muy optimista.

EC —Tengo acá un correo que manda Ricardo, que dice: “Soy de Colonia, tengo un restaurante en esa ciudad y deseo hacerle notar al intendente un par de faltas respecto al cuidado del turista. Uno, el tránsito está terrible, fundamentalmente en la rambla, hay carreras y picadas desde la tardecita hasta altas horas de la noche. Lo bueno que han hecho en la Ciudad Vieja se está perdiendo con esto otro que pasa en la rambla”. ¿Qué dice usted?

CM —Sí, ese es un problema. Tenemos acciones conjuntas con la Jefatura de Policía de Colonia, pero es muy difícil controlarlo. Recibimos quejas respecto de eso y estamos haciendo todos los esfuerzos posibles para controlar ese tipo de cosas. El tema de las motos no es fácil, eso está sucediendo en cualquier lugar del Uruguay. Tenemos decomisadas algo así como 4.000 motos que nadie reclama, que las vamos a rematar y no valen nada. Les pasa a Maldonado, a Montevideo, es muy difícil controlar ese tipo de tráfico, porque los van a parar y siguen disparando. Le digo al oyente que confíe en nosotros, que vamos a seguir trabajando para eso.

Hicimos la peatonalización del Barrio Histórico los fines de semana, que también generó críticas, pero creo que ahora funciona muy bien, que no circulen autos los sábados y los domingos por el Barrio Histórico me parece una buena medida. A pesar de que todas esas cosas generan su resistencia.

EC —El segundo punto que incluye el oyente es la iluminación: “Se necesita más luz en la Ciudad Vieja”. Se detiene en la Puerta de San Pedro, “que está oscura y da miedo durante la noche”.

CM —Ahora vamos a hacer un recambio total de luminarias y tenemos un plan especial para el Barrio Histórico, para dejarlo, no iluminado, porque también hay que agregarle encanto con un poco de luces y sombras, no sombras totales, pero algo. Tenemos un programa especial con especialistas para el Barrio Histórico. Le pido un poco de paciencia al vecino, porque vamos a dejar eso en muy buenas condiciones. La semana que viene vamos a adjudicar el recambio de luminarias por el sistema led, que significa que vamos a tener mucho más iluminación y un ahorro de energía del 50 %. Que el vecino tenga un poquitito de paciencia, que el Barrio Histórico va a lucir notable en cuatro o cinco meses.

EC —Pero esto tiene su lado polémico también. Otro oyente del departamento de Colonia, Ronald, pide que incluyamos “la dura polémica que está teniendo lugar, incluso la recolección de firmas, para tratar de derogar el reciente impuesto al alumbrado público departamental”. Usted conoce la situación.

CM —Sí, pero no tiene nada que ver con el recambio de luminarias. Está programado para cuatro ciudades, vamos a cambiar más de 7.000 luminarias y no tiene nada que ver con este impuesto al alumbrado público, que viene como consecuencia de una ley nacional, la ley de presupuesto quinquenal, que establece que debemos acometer a UTE el cobro del alumbrado público. Eso nos obligó a hacer una reestructura tributaria que ha generado polémica, es cierto, pero a mi juicio está bien.

EC —¿Cuál es el origen?

CM —Nosotros cobrábamos la sobretasa de alumbrado público dentro de la cuenta de contribución inmobiliaria, era un 30 % de la cuenta de contribución inmobiliaria, y la pasamos a un impuesto que no tiene nada que ver con la cuenta de contribución inmobiliaria y que se cobra con la factura de UTE. Cuando usted paga la luz a UTE paga también el impuesto al alumbrado público, que tiene importes diferentes: $ 40, $ 100, $ 200, $ 300, según el lugar donde usted vive. Eso ha generado resistencia. Hemos tenido que hacerlo por imperio de la ley de presupuesto quinquenal y porque de no hacerlo perderíamos el subsidio que tiene la tarifa de alumbrado público, del 40 %. Pagamos alrededor de $ 8 millones mensuales por la tarifa de energía eléctrica y el alumbrado público representa el 85 % de eso; si no hubiéramos hecho lo que hicimos –que no solo Colonia lo hizo, creo que 15 departamentos–, perderíamos el subsidio del 40 %, que es muchísimo dinero. No lo hemos hecho para recaudar más, lo hemos hecho porque debemos hacerlo y además creemos que no va a pesar demasiado en el bolsillo de los contribuyentes. Como en todas la cosas, cada vez que hay cambios tributarios se generan algunas resistencias y hoy están recogiendo firmas para llegar a un referendo revocatorio.

EC —Esa resolución en la Junta se aprobó con los votos del Partido Nacional y de ocho de los 12 ediles del Frente Amplio (FA).

CM —Exactamente.

EC —Pero los ediles del FA que están en contra han estado impulsando la recolección de firmas.

CM —Sí; no solo los del FA, algunos dirigentes de otros partidos también. Pero está bien, es el juego de la democracia. Yo confío en que la gente entienda que esto era necesario. Todavía no sé qué efecto recaudatorio va a tener, podré decirlo dentro de un mes, pero de ser menester cambiar alguna cosa, hacer alguna adecuación a esto, estamos dispuestos a hacerlo, no es que esto esté absolutamente petrificado en el tiempo. Pero creo que era una medida necesaria, de otra manera habríamos sentido un golpe económico muy fuerte, y además entiendo, como abogado que soy y lo he estudiado, que el referendo revocatorio no procede contra impuestos, hay alguna sentencia de la Corte Electoral en esa materia. Veremos cómo termina esto.


***

EC —La semana pasada, Antel y la Intendencia de Colonia firmaron un convenio mediante el cual se podrá acceder a wifi gratuito en varios puntos del departamento. ¿Cuándo y cómo se podrá acceder a este servicio?

CM —Lo vamos a instrumentar en el mes de febrero vamos. Vamos a tener wifi gratuito en varios lugares de la capital y en varias plazas y lugares públicos de gran concurrencia en varias ciudades del departamento de Colonia. Va a ser una cosa muy importante para nosotros. Creo que también Montevideo y algún otro departamento han firmado ese acuerdo, va a ser muy importante.

EC —Usted ha dicho que marcará “un antes y un después”. ¿Por qué?

CM —No, no he dicho un antes y un después, digo que es un aporte más a la comunicación, al acceso de visitantes aquí y a que todos los habitantes del departamento tengan esa nueva tecnología con acceso absolutamente gratuito.

EC —Son 15 minutos gratuitos, eso es lo que está previsto.

CM —Tenés 15 minutos gratuitos. Es una forma de llegar con las nuevas tecnologías de la información a toda la gente, que una empresa pública como Antel se ponga al servicio de la gente me parece una cosa muy buena.

EC —Pero va más allá, según ha anunciado Antel, después está previsto aprovechar la infraestructura de la fibra óptica para avanzar por el lado de cámaras de videovigilancia, conectividad, ir a internet de las cosas.

CM —Exactamente. Todo lo que sea vinculado a la seguridad, no solo a la comunicación, es un tema vital en un país que hoy sufre problemas de seguridad. Maldonado ha hecho un esfuerzo económico muy importante para esto. No es la misma realidad en Colonia, Colonia afortunadamente es uno de los departamentos que tienen los mejores niveles de seguridad del Uruguay, si no es el primero es el segundo. Pero en esto hay que precaver, hay que estar siempre dispuesto a adelantarse a las cosas, para que no nos pasen y después tengamos que reaccionar. Entonces la vigilancia, la precaución, el efecto disuasivo que tiene la videovigilancia es muy importante. Estamos absolutamente de acuerdo en que tenemos que estar dispuestos a hacerlo en tiempo y forma, y así lo hicimos. Esto nos va a permitir obtener esos resultados y no tener luego que afligirnos porque nos sucedan cosas que tengan que ver con la vida, la integridad física y los bienes de las personas, en un Uruguay que hoy sufre un problema de seguridad de forma muy fuerte. En eso alguna experiencia tengo, estuve vinculado a ese tema en otros tiempos.

EC —Fue subsecretario del Interior.

CM —Sí, en el gobierno de Luis Alberto Lacalle. Hace unos cuantos años, en un Uruguay que era muy diferente del actual. Tenemos que luchar para recuperar ese Uruguay seguro.

EC —En estos días se conoció que las autoridades portuarias de Uruguay y de la provincia argentina de Santa Fe trabajan en un proyecto para unir las ciudades de Colonia del Sacramento y Rosario por vía fluvial con un servicio de cruceros. ¿De qué se trata?

CM —No estoy tan al tanto de eso. Hoy tenemos una reunión en Nueva Palmira para explorar el desarrollo cada vez más importante de la hidrovía Paraná-Paraguay-Uruguay. Nueva Palmira, que es un puerto con una dinámica extraordinaria, que ha tenido un crecimiento extraordinario, contribuye con eso. Con la República Argentina a veces tenemos conflictos en esa materia, porque Rosario compite con Nueva Palmira. Ayer estuve reunido con bolivianos que quieren utilizar la hidrovía; Bolivia es un país que está teniendo un crecimiento muy importante, al igual que Paraguay, y Nueva Palmira es el escenario de ese crecimiento. Hoy tenemos que aprovechar esas oportunidades que nos da el comercio internacional y el crecimiento de estos países. Estamos trabajando muy fuerte en eso.

EC —Sobre el otro plan usted todavía no ha sido consultado.

CM —No. También se está hablando de un puente Zárate-Brazo Largo que se va a construir al lado de Nueva Palmira. Son proyectos de desarrollo de los que a veces me he enterado por la prensa. Me enteré de ese proyecto del puente cuando vino la gobernadora de la provincia de Buenos Aires a la Rural del Prado y habló de esa posibilidad. Colonia, por suerte, siempre es protagonista de estos proyectos de desarrollo y de integración regional que vaya si son importantes.

EC —¿La revitalización del Real de San Carlos se acerca o todavía está lejos? Es una vieja asignatura pendiente.

CM —Está cerca, muy cerca. Ya tenemos asignado un crédito de US$ 3,5 millones del Banco Interamericano de Desarrollo para el año 2018, y estamos desarrollando el proyecto arquitectónico y de gestión. Nosotros también vamos a hacer un aporte económico importante, y es probable que alguna empresa haga una colaboración para eso. Un proyecto de reconstrucción parcial o total de la histórica plaza de toros de 1910 para convertirla en un centro de todo tipo de actividades: culturales, musicales, teatrales, deportivas, que va a ser único en América del Sur. La idea es reconstruir todo el complejo Mihanovich, que es plaza de toros, frontón de pelota, el viejo hotel casino, está la Universidad de la Empresa allí, que tiene 350 alumnos en enseñanza terciaria. La idea es reconstruir todo el complejo Mihanovich, y la plaza de toros es un poco la perla.

EC —¿Qué fecha maneja como referencia?

CM —La idea es comenzar a licitar esto a fin de este año, comenzar los trabajos y ver si en el 2019 ya tenemos una plaza de toros, que es un escenario único en América, como un nuevo elemento de atracción para el departamento de Colonia y la Colonia del Sacramento.

EC —Va a ser un sacudón importante.

CM —Es un aporte más, es además un aporte al patrimonio del departamento de Colonia y al patrimonio del Uruguay. La Colonia del Sacramento es de 1680 y si le agregamos esto, que es un poco más contemporáneo pero que tiene algo absolutamente diferente, la única plaza de toros en esta zona de América del Sur, sería un encanto adicional para el departamento, porque es algo absolutamente diferente, no hay en ningún lugar eso.

***

EC —Nos ubicamos ahora en Juan Lacaze, que está atravesando semanas difíciles con la incertidumbre sobre el futuro de Fanapel, la última gran industria que quedaba en esa localidad, caracterizada tradicionalmente por su perfil manufacturero.

En este momento, los casi 300 empleados de Fanapel están en seguro de paro. La medida fue tomada por la firma, porque padece, aduce, pérdida de competitividad que le anula su principal mercado, que era Argentina. ¿Cómo están siguiendo esta situación desde la Intendencia?

CM —Con enorme preocupación. Estuve reunido con el sindicato de trabajadores hace un par de días, hoy hay una convocatoria de una asamblea popular en Juan Lacaze frente al club Cyssa, un histórico club de Juan Lacaze. Tanto el Gobierno nacional como el gobierno departamental como todos los pobladores de Juan Lacaze y de Colonia, estamos profundamente preocupados por esta situación. Hay 260 trabajadores en empleos directos y más de 30 en empleos indirectos, casi 300 personas, en una ciudad de 14.000 habitantes que tiene un pasado y un presente muy industrial. Ahí estuvo Campomar y Soulas, que llegó a tener la textil más importante del Uruguay, llegó a tener 1.800 trabajadores, también cerrada. Ahora queda una pequeña textil administrada por el Fondes, a propuesta del Fondes. Y esto de Fanapel se están haciendo gestiones para tratar de que no se cierre, sería un golpe tremendo para Juan Lacaze y para todas esas familias y para todo ese pueblo. Veremos. Ojalá podamos pensar que esto se reactive, en estos cambios económicos que se han dado en el mundo.

EC —La empresa está solicitando subsidios, subsidios voluminosos. Por ejemplo, en cuanto a la tarifa de la energía eléctrica. Pero no solo, con eso no alcanza. Varios actores del gobierno y de la industria han sostenido que hay problemas estructurales que complican mucho este caso, desde la nueva realidad en Argentina hasta el tipo de papel que se elaboraba en Fanapel, que no necesariamente responde a las necesidades que hay hoy en ese mercado en el mundo. ¿Se puede pensar entonces, en una industria papelera a largo plazo en Juan Lacaze?

CM —No sé, el otro día me comentaban algunas posibilidades de salida que hay. Yo no conozco a fondo el manejo empresarial de la empresa ni tampoco la realidad de los mercados. La producción china compite con ellos con precios mucho más bajos. Y planteaban algunas formas de salida. Creo que UTE le ha propuesto una tarifa diferencial, creo que un 25 %, 30 % más baja, pero con eso no alcanza. Yo confío en que pueda haber alguna salida, no sé el gobierno nacional en esa materia está dispuesto no sé si a subsidiar o puede subsidiar o no, no conozco eso a fondo. El gobierno departamental va a hacer todas las gestiones y los buenos oficios que sea menester realizar para que esto pueda subsistir, porque para Juan Lacaze sería un golpe muy muy duro que cerrara Fanapel. Veremos, confío en que pueda haber alguna salida.

EC —No lo veo seguro, no puede anunciar nada concreto.

CM —No, no puedo anunciar nada concreto. Además lo que tiene que ver con lo que puede hacer la Intendencia, lo que hace a los tributos, por ejemplo, no tiene ningún efecto importante. Lo que vamos a hacer son gestiones y poner toda nuestra voluntad para que eso se resuelva. Son temas que a nivel de DGI, de UTE, no sé, formas de promoción de la inversión que pueda hacer el gobierno nacional, que ha estado participando en esto, el Ministerio de Trabajo, el Ministerio de Industria, el Ministerio de Economía y Finanzas. Acá tenemos una ley de promoción de inversiones que exonera determinados impuestos, no sé si con eso alcanza.

EC —Le pregunto por otro sector del departamento de Colonia clásico en esa zona del país y que ha estado atravesando por dificultades en los últimos tiempos. Me refiero a la lechería. Allí ha habido dos frentes de complicaciones, la actividad de los propios tamberos, por un lado, con los precios internacionales cómo habían caído y eso les producía un impacto obviamente en su negocio, pero además la realidad del cierre de la industria, Ecolat, etcétera. ¿Qué ha pasado en esta materia?

CM —En Colonia Suiza. Mi pueblo ha sido duramente golpeado, cerró Ecolat y cerró Presur, una industria gráfica muy importante. Ahí hay 500 puestos de trabajo, 500 familias que quedaron sin empleo. El sector lácteo muy golpeado por la caída de los precios internacionales. En el caso de Ecolat fue una mezcla de varias cosas, pero también la producción de queso artesanal ha sido golpeada y algunas industrias pequeñas en Colonia, no solo están esas industrias grandes lácteas, sino muchas pequeñas industrias, pero que han sobrevivido, la mayoría de ellas han sobrevivido en base al ingenio, al trabajo, a la iniciativa, a la inteligencia, y me parece que ahora está repuntando un poco los precios de algunos subproductos lácteos y confío en que el escenario va a ser mucho más favorable en los años que vengan. También nos ha golpeado eso, pero la gente aguanta, salvo esas industrias grandes, las pequeñas y medianas industrias de Colonia y la producción de queso artesanal siguen viven vivas. Algunos productores se han retirado, algunos se han dedicado a la carne y se han retirado del tema de la leche, pero Colonia tiene una larguísima tradición en esa materia. El valor agregado a la leche nace en Colonia, en Colonia Suiza, con la primera quesería allá por el siglo XIX. Ese amor el valor agregado de la producción láctea se mantiene. Le digo más, mi padre, mi abuelo y yo fuimos compradores de queso artesanal, tengo un enorme afecto por lo que es la producción lechera. Eso va a sobrevivir y sobrevive, en Colonia va a seguir con fuerza, no tengo dudas de que va a ser así.

EC —¿Y con la infraestructura de lo que fue Ecolat?

CM —Eso quedó ahí, no da la sensación de que por el momento pueda revivir. Era una firma peruana, una multinacional peruana y da la sensación de que tampoco hay demasiado interés hoy en volver a hacer funcionar eso. Había una firma norteamericana también ahí en la Boyada, en la ruta 1, en San José, a 30 kilómetros de Colonia Suiza, una empresa muy nueva, muy moderna, que también cerró. A veces las multinacionales no tienen el corazón de aguantar o las ganas de aguantar y se van rápidamente cuando las cuentas no cierran. A veces no pasa eso con las industrias locales, que tienen una mucho mayor capacidad de resistencia y una forma de pensar diferente. Confiemos en que el sector se va a mantener, no tengo ninguna duda de que se va a mantener.

***

facal-v2-banner-en-perspectiva-net
La transcripción de esta entrevista es un servicio de:
Facal & Cía., desde 1958 asesores en comercio exterior y aduanas

***

Transcripción: María Lila Ltaif

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: