Entrevista central, viernes 28 de abril: Nelson Villarreal

Entrevista con el licenciado Nelson Villarreal, secretario de Derechos Humanos de la Presidencia de la República.

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

EN PERSPECTIVA
Viernes 28.04.2017, hora 8.40

Video de la entrevista

EMILIANO COTELO (EC) —Quienes hayan pasado en los últimos días por la plaza Independencia habrán visto, seguramente, a un grupo de personas que vivían en dos carpas instaladas en el césped de uno de los canteros, frente al Palacio Estévez. Si vuelven a pasar hoy, ya no las encontrarán.

Me refiero a los integrantes de una de las familias de refugiados sirios que pasaron casi un mes frente a la Torre Ejecutiva reclamando volver al Líbano, desde donde llegaron en 2014, porque entienden que las condiciones en las que se encuentran en nuestro país no son las que les prometieron cuando arribaron escapando de la guerra.

Finalmente ayer decidieron levantar sus pertenencias y volver a Salto, donde estaban viviendo. Pero la discusión respecto a qué está ocurriendo con la inserción en Uruguay de estas familias sigue abierta.

¿Por qué a casi tres años de su arribo continúan apareciendo dificultades?

Vamos a conversarlo con Nelson Villarreal, ‎secretario de Derechos Humanos en la Presidencia de la República.

ROMINA ANDRIOLI (RA) —La última familia que estaba acampando aquí se retiró a última hora del miércoles.

NELSON VILLARREAL (NV) —Se retiró a última hora, a las 19 horas la familia se subió a dos camionetas para irse para Salto.

RA —Antes había estado acompañada por otra de las familias sirias.

NV —Sí, había dos familias, y una tercera que los apoyaba.

RA —Los apoyaba, no estaba acampando.

NV —No estaba acampando.

RA —¿Qué cambió en estos últimos días para que levantaran la medida en la plaza Independencia? ¿Hubo algún planteo? Ustedes habían mantenido un diálogo asiduo con ellos en distintas etapas. ¿Qué les ofrecieron ahora, qué cambió para que tomaran la decisión de abandonar la medida que estaban llevando a cabo?

NV —Básicamente no ofrecimos más que lo que se estaba haciendo, quizás la forma en la que lo comunicamos. Es importante decirlo, no es que la negociación haya terminado en que se les dieron más cosas de las que el programa tiene planteadas. Hicimos un seguimiento desde el 3 de abril, yo estuve diariamente vinculado a este proceso con el equipo. Los recibimos en nuestra oficina tres veces, fuimos aclarando determinados procesos, y creo que esto hay que visualizarlo en la perspectiva de la dimensión cultural. A veces la comunicación es un equívoco, entonces había que reconstruir la comunicación con la gente. Yo asumí en setiembre del año pasado y el presidente de la República me pidió esto del gobierno de cercanía, cómo nos acercábamos a los procesos de ejecución de las políticas, y en este caso particularmente el programa reclamaba una atención más directa, que pudiéramos visualizar con las personas qué problemas específicos había. Creo que uno de los equívocos que había es que ellos no tenían tan claro que no se podían ir del país. Trajimos a Naciones Unidas aquí, con ACNUR, que les aclaró que no podían irse del país, no porque esto sea una prisión, sino porque las condiciones legales de los asentados y refugiados no les permiten irse a otro país si ese país no les da visa. Fuimos desmontando las distintas situaciones.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: