Entrevista central, viernes 5 de enero: Eduardo Pereyra

EC —Llama la atención que ustedes trabajan con jugadores de fútbol preparando un plan B como complemento laboral. ¿Qué es eso?

EP —A partir de los vínculos con la Fundación Celeste y su intención de promover herramientas para las personas que están practicando el deporte y tienen que prepararse para el día de mañana volver al mercado de trabajo, y también para personas que fueron futbolistas y no tuvieron el éxito que a veces tienen las personas más renombradas, a partir de ese reclamo y de esa sensibilidad se han ido construyendo respuestas para las personas que están vinculadas al fútbol.

EC —Por ejemplo, ¿qué jugadores o qué categoría de jugadores pasan por estos cursos?

EP —Hay jugadores activos, personas que están jugando en clubes menores, a veces en otras divisionales. Allí hay cursos para la inserción en el mercado de trabajo. También está entre los productos que ofrecimos y que está acordado llevar adelante asistencia técnica para un deportista que no hizo una gran suma de dinero, pero sí una suma como para poner un emprendimiento, que es su único “tiro” y precisa que la decisión sea lo más ajustada posible. Ahí, como hacemos en otros casos, apoyamos con asistencia técnica, analizando las propuestas, asesorando, para que la decisión sea la más viable posible. Y después capacitaciones específicas de las más diversas que tiene el Instituto y que en general se desarrollan sobre las actividades más demandadas en el mercado de trabajo.

EC —¿Qué hace Inefop en el agro?

EP —En el agro hemos apoyado acuerdos con el Ministerio de Ganadería a partir de demandas que surgen de las Mesas de Desarrollo Rural, que son mesas interinstitucionales en el interior, en el interior profundo. De allí surgen necesidades de capacitación en manejo de maquinaria agrícola, en inseminación, en distintas actividades que tienen que ver con el medio rural, y tenemos convenios y acciones en ese sentido. Hemos apoyado durante todo este tiempo al Instituto Nacional de Colonización con un convenio específico para colonos. Estamos en algunos convenios particulares pero que tienen un gran éxito, como el acuerdo con el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL); en su libro de los 50 años el SUL reconoce el aporte de Inefop en estos años. Entre productores y trabajadores en ese sector y en acuerdo con el SUL, estamos capacitando a más de 1.500 personas por año, 1.500 de los 125.000 del 2017 tienen que ver con el SUL. Después otras demandas que tienen que ver con el medio rural a veces surgen en el territorio, de las estrategias de los gobiernos departamentales, que nos dicen “tenemos que meter capacitación en esto” porque vamos, no sé, a determinadas lógicas de trabajo.

EC —O sea que también trabajan con las intendencias.

EP —Sí, esta institucionalidad tiene en el territorio comités departamentales que integran la Intendencia, el PIT-CNT y el sector empresarial de cada departamento, y a partir de esos acuerdos surge un plan que nosotros ejecutamos o ayudamos a ejecutar.

EC —Recién mencionaba la necesidad de cursos para operarios de determinadas máquinas agrícolas. Inefop se hace cargo, pero ¿cómo? ¿Inefop tiene profesores, tiene locales de enseñanza, o a su vez contrata con otras instituciones?

EP —Contratamos con instituciones públicas o semipúblicas, como UTU y Cocap (Consejo de Capacitación Profesional, semipúblico), a veces con la Universidad de la República o con instituciones de ANEP, y con una red de instituciones de capacitación privadas variadas que son nuestra oferta formativa. Hemos incorporado aulas móviles, que son un equipamiento con tecnología de punta para la formación, con simuladores.

EC —Las vimos en Juan Lacaze, hace unos meses.

EP —En Juan Lacaze, en Treinta y Tres, ahora algunas están en el Parque de Tecnología Industrial del Cerro, van a estar en Pando. Allí hay un involucramiento distinto, esta institución tiene un carácter muy flexible y esto nos permite en algunos casos dar contenidos más conceptuales que tienen que ver con el trabajo, seguridad. Es un diferencial, los cursos dan derechos y obligaciones, temas vinculados a la seguridad, temas vinculados a la igualdad de género. Se hace un aporte en términos de cohesión social y de derechos, además de la capacitación específica. También se hace prevención del acoso sexual laboral, fue algo que dimos fuerte en el 2017, fue un distintivo tener ese producto, que no existía en nuestro país y que va por el lado de la prevención y no solamente de la persecución y de tratar con la persona que sufrió esa situación. Esos son agregados que da el Instituto, que generó su propia oferta con sus técnicos o con instituciones aliadas. Además de lo específico, tratamos de ayudar a las instituciones privadas que dan estas capacitaciones para que su oferta sea de la mayor calidad posible, no solamente en carga horaria sino en contenido. Ese tema para nosotros es muy importante, calidad y cantidad, no perseguimos la cantidad, a veces la cantidad surge porque estamos abordando sectores muy numerosos, pero buscamos también la mejor calidad posible de la oferta formativa.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. ¡Felicitaciones por el trabajo del Inefop! ¡Excelente nota!. Demuestra que en el Uruguay los orientales podemos hacer muchas cosas. Seguramente habran estudiado el tema de los mayores de 40 años. Lo único que se me ocurre es que haya exenciones fiscales para quienes contratan trabajadores de 40 para arriba de edad.

    Reply

Escribir Comentario: