Entrevista del jueves 17 de octubre de 2019: Robert Silva

Video de la entrevista

EN PERSPECTIVA
Jueves 17.10.2019

EMILIANO COTELO (EC) —Julio María Sanguinetti, líder del sector Batllistas, asistió ayer al almuerzo de ADM donde exponía el candidato del Partido Nacional (PN), Luis Lacalle Pou; antes, el lunes, había dicho que estaba cambiando su posición contraria a la reforma Vivir Sin Miedo, de Larrañaga, y ahora la miraba con simpatía. Por su parte, el candidato presidencial colorado, Ernesto Talvi, ya no se muestra tan cerrado a compartir espacio con Cabildo Abierto (CA) en una eventual coalición de gobierno; dice que primero hay que saber cómo se reparten las bancas en el Parlamento. Y ayer declaró que si es Lacalle Pou quien pasa a la segunda vuelta por la actual oposición, él está dispuesto a recorrer el país promoviendo el voto por el presidenciable blanco.

¿Cómo hay que entender estas señales? ¿De qué manera ingresa el Partido Colorado (PC) a la última semana de la campaña electoral?

Lo conversamos con el profesor Robert Silva, candidato a vicepresidente de la República por el PC.

¿Cómo está físicamente? ¿Cómo lo lleva?

ROBERT SILVA (RS) —Venimos con mucho aprendizaje, contento en esta etapa final de la campaña electoral, pero sintiendo el rigor. Porque además, como decimos allá en Tacuarembó, el cuerpo no está acostumbrado, es nuestra primera campaña. Pero bien, contento; mucho afecto y cariño de la gente.

EC —Se nota, en varios de los candidatos se nota en el rostro que el agotamiento va ganando.

Hagamos un poco de historia con respecto a estas semanas, meses. Usted aceptó el ofrecimiento de Talvi en julio, y en agosto la Convención Nacional del PC lo proclamó como el número dos de la fórmula. En estos dos meses, el PC pasó de un enorme entusiasmo, planteando con insistencia la posibilidad cierta de llegar al balotaje en lugar de Lacalle Pou, a un escenario actual en el que la intención de voto lo mantiene lejos del PN y algunas encuestas lo ubican en cuarto lugar, con CA tercero. ¿Cómo vive ese ambiente?

RS —Quiero decir expresamente que cuando me fue a buscar Ernesto Talvi y luego la convención me ratificó en una reunión espectacular, espléndida, me llenó el alma cómo votaron y fundamentaron sus votos los representantes convencionales colorados, desde que entré lo hice con el convencimiento pleno de que vamos a estar en el balotaje y de que somos la mejor propuesta y en definitiva la mejor alternativa para sustituir al modelo de país y al gobierno que tenemos hoy. Y sigo con ese convencimiento.

Uno no puede negarse a la realidad, tiene que ser consciente de que hemos tenido un estancamiento en las encuestas, algunas nos dan una baja, hay una que nos pone en cuarto lugar. Pero uno puede apreciar en el transcurso del tiempo y en las recorridas por todo el país que el PC está de pie, que ha mejorado notoriamente su perspectiva respecto de lo que era hace un año y vamos a dar batalla y en ese sentido seguimos trabajando. La realidad es cambiante, el PC hace un año y algo tenía tres, cuatro puntos de intención de voto, muchos incluso auguraban el fracaso y el fallecimiento del PC, y hoy estamos acá con la seguridad de que vamos a ocupar un lugar protagónico en el próximo gobierno.

EC —El oyente puede decir: se está conformando con menos de lo que hace pocas semanas decía el PC.

RS —No, quiero poner en evidencia el medio vaso lleno y no el medio vaso vacío. Yo sigo trabajando, Ernesto y todo el equipo seguimos trabajando. Yo ayer hablaba de lo que para mí es el voto útil, llegar al momento del 27 de octubre y pedirle a la ciudadanía que vote con la mira puesta en el 24 de noviembre, que vote al proyecto, que vote al equipo y que vote al candidato que tenga las mejores y mayores posibilidades de ganar en un balotaje y sustituir al actual gobierno.

EC —¿Qué pasó? ¿Tienen un análisis de qué puede haber ocurrido para que se produjera esta baja en la intención de voto? Ayer por ejemplo Sanguinetti en una entrevista en radio Carve criticó a Talvi por comunicar mal la afección en la espalda que lo tuvo en reposo durante 15 días a mediados de setiembre, y además mencionó algunos otros episodios, sobre todo en seguridad, que es un tema muy prioritario para la gente.

RS —En todo accionar humano puede haber aciertos y errores. En definitiva cuando uno está trabajando y haciendo cosas siempre aprende de ese accionar. Sobre este particular, tuvimos un alejamiento de Ernesto por esa situación que sufrió y obviamente el alejamiento del candidato y del número uno, a pesar de que seguía estando, puede haber afectado.

EC —Hay quienes dicen que incluso estando en reposo, incluso estando en su casa pudo haber aparecido más, por ejemplo a través de las redes sociales, en videos, en grabaciones, etcétera, haber tenido más protagonismo desde la reclusión.

RS —Yo puedo decir como compañero de fórmula de Ernesto y por trabajar tantas horas juntos y conversar mucho es que estaba presente. Se cuidó para poder estar en el resto de la campaña. Y esa circunstancia sin duda afectó, como creo que también afectaron otras circunstancias en el correr de la campaña, acciones deliberadas del Frente Amplio (FA) con ataques, con agravios, con campañas.

EC —Para usted ese fue un factor. A comienzos de setiembre el FA lo cuestionó a usted muy duramente por una información que comenzó a circular, que usted fue secretario general de la URSEA entre diciembre de 2006 y febrero de 2016 y a su vez gerente de recursos humanos en la compañía privada Abengoa entre mayo de 2009 y diciembre de 2011. Esa acusación de una supuesta incompatibilidad, que además fue planteada por distintos medios, ¿jugó en su contra?

RS —Creo francamente que no porque inmediatamente demostramos que no había sido así, que no había habido trabajo conjunto cuando era gerente y cuando era secretario general. Luego fueron al 2005, hubo distintas situaciones. Ese ataque personal sí me afectó, porque cuando uno tiene la honradez, la ética como guía en la vida personal y profesional un ataque como ese afecta en lo personal y afecta a la familia.

EC —O sea que a usted lo alteró, lo sacó de foco.

RS —Puede haberme sacado de foco en algún momento. Yo acá vengo a decir las cosas como son, y sin duda que sí, porque cuando uno tiene ese marco de acción en lo personal y en lo profesional estas cuestiones afectan a la familia, lo afectan a uno. Y tiene que ir aprendiendo, tiene que ir curtiendo el cuero y aprender que en política lamentablemente algunos actores llevan adelante este tipo de acciones, que no es lo correcto, pero hay que manejar que existe.

Pero también hubo ataques contra el propio Ernesto Talvi, hubo ataques contra el PC. En la medida en que muchos actores visualizaron y visualizan, en mi criterio con muchísima razón, que si el PC está en el balotaje es la mejor alternativa para sustituir al actual gobierno, hubo una campaña con medios de prensa afines, con una cantidad de sitauciones que llevaron a poner al partido allí.

Y luego, lo último que a mi criterio también pudo haber polarizado la elección: creo que fue un error en detrimento de la opinión pública y de la ciudadanía en general la negativa de los candidatos a poner a Ernesto Talvi y al PC –que está en tercer lugar cómodo en mi criterio y que en ese momento tenía mejores encuestas que las que tiene hoy– en el debate. En cierta medida el debate puede haber polarizado la elección y puede habernos recluido, sacado.

EC —Esa integración del debate, dice usted, pudo haber sido perjudicial para el PC. Pero también por lo visto fue perjudicial la forma como Talvi reaccionó, él lo admitió esta semana, el martes en Canal 10. Parece que ustedes han podido comprobar que no resultó positivo para su imagen ese malestar que exhibió porque lo estaban excluyendo. ¿Han hablado, lo han examinado?

RS —Sí; en política, como dije, uno va aprendiendo en todo esto. Capaz que lo que debió haber quedado más en evidencia –a mi criterio quedó, pero quizás debió quedar más en evidencia– es que no era una cuestión personalista o una cuestión partidaria, sino que era una cuestión que se planteaba en beneficio de la ciudadanía, porque en definitiva la ciudadanía se perdía de escuchar a un tercer candidato que tiene una propuesta, en nuestro criterio la mejor propuesta de país y de futuro que se está planteando a consideración de los uruguayos, que quedó fuera por decisión de quienes acordaron debatir y de los medios con los cuales eso se llevó adelante. Por lo tanto creo que ese es un tercer elemento que puede haber incidido en esta circunstancia.

EC —¿Y la reacción del PIT-CNT ante algunas de las ideas del PC, algunas de las propuestas que Ernesto Talvi puso sobre la mesa, concretamente la de no completar las vacantes que haya en el Estado como forma de bajar el gasto público? ¿Cómo han analizado el impacto de esa medida en particular en la opinión pública y el resultado que puede haber tenido el PIT-CNT al salir a confrontar en esa materia?

RS —Creo que la idea de poner este tema sobre la mesa fue bien clara y esperemos que haya sido interpretada de esa manera por la ciudadanía. Pusimos sobre la mesa la necesidad de trabajar respecto del gasto público, de lo que implica a los ciudadanos, a los uruguayos el costo del funcionamiento del Estado, un Estado que está burocratizado. Basta recorrer el interior para verlo, yo hablo con mucha gente en el interior, recorro el interior, y la descentralización termina siendo una cuestión preciosa que se pone en hermosos actos administrativos. Existen muchas reparticiones públicas teóricamente descentralizadas pero no tienen poder de resolución en el interior. Todo eso es costo del Estado. Nosotros decimos que hay que optimizar y hacer más eficiente y eficaz el funcionamiento del Estado.

Lo del PIT-CNT, al contrario, porque el PIT-CNT anunció en forma insólita, increíble, una movilización en contra de una propuesta de un candidato en unas elecciones. Luego Ernesto Talvi fue allí y ejerció lo que a mi criterio tiene que tener quien pretende ser el presidente de la República: firmeza en su propuesta, ratificación de esta, explicitación, diálogo y tratar de ser entendido. Y una vez que ello acontece, buscar caminos para encontrar las soluciones o las resoluciones que se proponen.

EC —Se refiere a la comparecencia de Talvi con usted y con el equipo de asesores en la sede del PIT-CNT para responder preguntas que la central les había entregado a los tres principales candidatos.

RS —Claro, y que terminó desactivando esa eventual movilización, porque creo que Talvi allí demostró la estatura que tiene como para ser el presidente del Uruguay. Quedó claro.

EC —Usted dice que desactivó una medida que se estaba preparando, que era una movilización, un paro parcial que iba a tener a esa propuesta de Talvi y otras como destinatarias. Pero no desactivó la visión crítica del PIT-CNT. Ayer en el teatro El Galpón el PIT-CNT llevó a cabo una jornada, un encuentro en defensa de los consejos de salarios, que implicó, entre otras cosas, la evaluación de lo que habían escuchado de los tres candidatos. Y en un momento de la intervención Fernando Pereira, presidente del PIT-CNT, habló de esta forma:

(Audio Fernando Pereira.)

Si de verdad Talvi tiene pensado que no va a cubrir ninguna vacante en el sector público, tiene que saber, y es honesto decirle, que va a tener al movimiento sindical enfrentándolo. Si lo propone Talvi, si lo propone la coalición, si lo propone el que gana, porque eso es dañar la educación, la seguridad, la salud, las empresas públicas. ¡Eso es no respetar el trabajo de los trabajadores públicos!

(Fin audio.)

EC —¿Cómo observa esta actitud?

RS —Me parece que es una reacción genérica de Fernando –lo conozco y tengo buena relación con él– ante una propuesta que, como él dice, no comparte. Que hay un exceso de funcionarios públicos en las reparticiones públicas es así, creo que es una realidad. ¿Eso quiere decir que no van a entrar más funcionarios públicos, que vamos a despedir funcionarios públicos –que fue lo que se dijo–, que se van a desatender necesidades de salud, de educación, de seguridad? No. Tenemos la realidad de un número importante de funcionarios, en el entorno de un tercio, que por jubilación, por destitución, por fallecimiento terminan cesando. Y luego hay otra bolsa de funcionarios que renuncian o a los que se les vence el contrato y se puede acudir allí para cubrir las necesidades.

EC —Usted dice que cada año se producen variantes en el conjunto de funcionarios públicos y contratos del Estado. Un tercio son ceses, esos son los que ustedes dicen que no se repondrían.

RS —Vamos a trabajar para no reponerlos y cubrir las necesidades que puedan surgir con el otro conjunto de funcionarios que quedan.

EC —Y usted que es docente, que viene del trabajo en los liceos, que es profesor, que es funcionario público, en definitiva, cuando recorre el país, cuando explica esto en los actos, ¿qué respuesta tiene? ¿Cómo lo ve?

RS —Existe la necesidad de redimensionar el funcionamiento del Estado, ni de agrandar ni de achicar el Estado, sino de hacerlo eficiente y eficaz para el cumplimiento de sus funciones desde la perspectiva batllista, es decir, el Estado como la persona pública mayor, la forma de organización de la sociedad que lleva adelante en el marco del gobierno de turno políticas y programas públicos para atender las necesidades de la sociedad en su conjunto. En esa perspectiva no estamos por achicar el Estado, estamos por optimizar su funcionamiento.

EC —¿Y cómo recibe el público al que usted le habla este tipo de explicaciones?

RS —La gente lo entiende y lo recibe bien, porque comprende que tenemos que optimizar el funcionamiento del Estado, que tenemos que mejorarlo para cumplir con la imperiosa necesidad de mejorar las cuentas públicas. ¿Esto quiere decir que vamos a afectar la seguridad, la salud y la salud? No. Porque además tenemos un conjunto importante –yo que soy una persona de la educación– de docentes que ya están trabajando y que no tienen las cargas horarias que podrían tener. Eso quiere decir que para atender muchas necesidades tú puedes ampliar la carga horaria del funcionario que ya está para que atienda esas necesidades, no vas a tener que integrar otro funcionario.

Además tenemos que trabajar para mejorar la estructura del sistema educativo, vamos a optimizar su funcionamiento mediante una transformación integral. Todo eso va a significar un estudio general de la situación y no va a afectar el funcionamiento de la educación, de la salud, de la seguridad. Ante esos cucos que se generan queremos decir que venimos a trabajar por la optimización del funcionamiento del Estado sin afectar los derechos adquiridos de nadie. Porque si no después pasa lo que nos pasó con el FA, que vino en la campaña electoral y dijo “no voy a hacer esto, no voy a hacer aquello”, no planteó ningún tema y luego terminó planteando temas y tomándonos por sorpresa a los ciudadanos. Pero sí ponemos un tema, los uruguayos somos conscientes de que hay que mejorar el funcionamiento del Estado.

EC —Otro aspecto que preocupa al PIT-CNT del PC y su programa es la visión con respecto a los consejos de salarios. El cuestionamiento se enfoca en lo que ha expuesto el doctor Fernando Pérez Tabó, que es asesor en esta materia, que por ejemplo ha propuesto que los consejos de salarios sean para establecer ajustes solo de los laudos mínimos por categoría. Ayer en el acto del teatro El Galpón dijo Marcelo Abdala: “Hay que tomar algunas decisiones y hay que decirlas abiertamente: si van a liquidar los consejos de salarios lo que va a haber es huelga, conflicto y lucha”.

RS —Abdala está hablando para la tribuna y para alentar, desde su lugar, cucos que no existen. Los batllistas y el PC somos los creadores de los consejos de salarios, los reivindicamos, hemos dicho y está en nuestro programa que los vamos a mantener, que vamos a generar cuestiones vinculadas a las condiciones de trabajo. Incluso Pérez Tabó aclaró cuando fuimos al PIT-CNT que eso implica no solo los mínimos, sino que implica continuar con el funcionamiento de los consejos de salarios, sí con algunas diferencias notorias que tenemos, por ejemplo a la ocupación como extensión del derecho de huelga nosotros decimos que no y decimos que el 1.° de marzo, si estamos en el gobierno, vamos a derogar ese decreto. Cuestiones de ese tipo. Los consejos de salarios van a mantenerse, en el marco de los consejos van a atenderse las distintas realidades que existen en el país.

EC —Eso sí seguramente implica variantes con respecto al funcionamiento actual.

RS —Implica variantes que en algunos rubros ya existen, la posibilidad de atender realidades diferentes en función de los contextos distintos que en el país existen. Si existe acuerdo entre las partes que negocian, obviamente eso se puede llevar adelante.

EC —¿Entienden que al hacer este tipo de planteos corrieron riegos, que el PC, Talvi, su equipo se metió en una zona resbalosa que le puede haber complicado la intención de voto?

RS —Me gusta parafrasear a Ernesto cuando dice que nosotros no venimos a decir lo que la gente quiere escuchar, sino que venimos a decir lo que entendemos que hay que hacer en el país. Él salió de su zona de confort, yo salí de la mía, con las diferencias que tenemos, y estoy acá convencido de que tenemos que llevar adelante una transformación integral en varias áreas del país. A mí me motiva particularmente el tema educativo, que creo que en definitiva es la bandera de transformación a mediano y a largo plazo, pero en muchas áreas hay que llevar adelante transformaciones.

Y hay que poner los temas sobre la mesa, a la gente no hay que engañarla, no hay que decir no voy a hacer tal cosa u omitir hablar de algún tema y luego llegar al gobierno y hacerlo. Nosotros hablamos de estos temas, siempre sabedores de que vamos a defender los derechos de los trabajadores, porque habrá partidos y sectores que defiendan los derechos de los trabajadores como el batllismo, pero más que el batllismo no. Somos quienes en definitiva en este Uruguay hemos instalado la justicia social, la defensa de los trabajadores, las políticas públicas sociales, de las cuales nos sentimos muy orgullosos y no le cedemos esa bandera a nadie.

Yo lo digo con mucho orgullo, porque en definitiva se han construido relatos, temas sagrados, tótems, entonces usted no puede tocar un tema, porque si lo toca va a afectar a los trabajadores, va a afectar las políticas sociales, va afectar al que menos tiene. ¿Saben cómo afectamos al que menos tiene? Con 15 años en los cuales a pesar de haber tenido la mayor inversión que hemos tenido en distintas áreas sociales del país las situaciones permanecen incambiadas para cientos de miles de uruguayos, muchos de ellos del interior y muchos de los barrios de acá. Entonces hay que venir a hacer las cosas que consideramos que hay que hacer y plantearlas. En definitiva, la gente resolverá.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: