Entrevista del miércoles 23 de octubre de 2019: Adrián Peña

EN PERSPECTIVA
Miércoles 23.10.2019

EMILIANO COTELO (EC) —El Partido Colorado (PC) llega a este tramo final de la campaña algo golpeado por el resultado de las encuestas, pero trabajando para ser el principal socio de un gobierno de coalición que encabece Luis Lacalle Pou. Incluso, el candidato presidencial, Ernesto Talvi, insiste en que hay que seguir “tirando centros a la olla” porque se tiene fe para el “gol de cabeza en el último minuto” que lo deposite a él en el balotaje.

Talvi está de gira, ayer encabezó el acto de cierre de campaña en Florida, mientras que su compañero de fórmula, Robert Silva, recorrió Río Negro durante toda la jornada. Por su parte, el expresidente Julio María Sanguinetti, líder de la corriente Batllistas, encabezó varias actividades ayer por la tarde y en la noche.

¿Cómo llega el PC a esta etapa final?

La idea en este ciclo de reportajes esta semana es conversar con los presidenciables. En el caso de Ernesto Talvi eso no es posible por razones de agenda, entonces vamos a dialogar con el diputado Adrián Peña, integrante del comando político del candidato colorado.

¿Dónde lo encontramos, diputado Peña?

ADRIÁN PEÑA (AP) —En Canelones.

EC —En su departamento.

AP —En mi departamento, sí. Estamos trabajando intensamente en el territorio, que es lo que me parece que hay que hacer en estas instancias, no descuidarlo además.

EC —En las últimas horas se han conocido encuestas nuevas no muy alentadoras para el PC. ¿Qué análisis hacen ustedes de la caída que vienen mostrando en la intención de voto?

AP —Las tomamos con mucha prudencia, como las tomamos cuando nos daban muy bien. Tenemos que ver qué nos dan el resto de las empresas encuestadoras, a partir de hoy creo que va a aparecer la serie restante.

EC —Sí, el lunes largó Cifra y ahora viene la avalancha de las otras.

AP —Ahora viene la avalancha de encuestas. Lo tomamos como dato, obviamente, sería necio negarlo, es algo que estamos viendo siempre. No solo lo tomamos, sino que tenemos un monitoreo propio, un tracking propio en el cual nos hemos basado para nuestra estrategia desde antes de la interna. O sea que es algo que atendemos.

EC —Sí, pero con ese tracking, hace pocos días, cuando lo entrevistamos la última vez, Talvi decía que estaban “respirándole en la nuca” al Partido Nacional (PN), una cosa por el estilo. Pero si vamos a la encuesta de Cifra de esta semana, tenemos por un lado el Frente Amplio (FA) creciendo con respecto al mes anterior 5 puntos y ubicándose en 38, al PN que baja algo y queda en 27, pero el PC está en 11, con una distancia apreciable.

AP —Sí, nos sorprendió esa baja. Como digo, hay que verlo. Viendo la cosa en lo global, creo que la volatilidad en cuanto a la intención de voto es una de las cosas más características de esta elección, es notorio. Hay mucha gente que aún no ha definido su voto, incluso en esa encuesta me llama la atención el alto nivel de indecisos.

EC —Después de repreguntarles a los indecisos y de distribuir esa segunda respuesta, igual queda 8 % de no sabe, no contesta, en blanco.

AP —Claro, parece mucho. Además muchos de los analistas no dicen que un porcentaje importante de la gente que hoy dice que va a votar a equis candidato cambia en otras mediciones. Es decir, hay una volatilidad importante, es a lo que los politólogos ahí mismo, en la mesa de ustedes, aluden diciendo que los alambrados están muy bajos y la gente pasa con mucha rapidez de un partido a otro. Es una realidad, creo que se ha notado con claridad en esta elección, es una de las particularidades de la elección. Vamos a ver qué tan cerca de los datos reales están las encuestas cuando llegue el domingo en el momento de votar.

EC —En el 2014 la fórmula Pedro Bordaberry-Germán Coutinho obtuvo 12,89 % de los votos. ¿Ese el piso para ustedes para este domingo?

AP —Puede serlo, sinceramente no lo sé. Pero por ejemplo en la elección interna vimos un movimiento inusual en el electorado en los últimos días, muy próximo a la elección, en los últimos tres-cuatro días tuvimos una demanda inusitada de listas. Hubo allí un movimiento grande del electorado, se generó en poco tiempo algo que antes nosotros por lo menos no habíamos vivido y que tuvo que ver con la diferencia importante que tuvimos en su momento con el doctor Sanguinetti en la interna. Algo de eso puede estar pasando, estamos viendo cómo viene la demanda de las listas, que es una cuestión material bien práctica para saber cómo viene la cosa, y en ese sentido venimos a muy buen ritmo.

Otro indicador es el talante, el ánimo con el que llega el partido. Yo lo veo muy bien, la campaña de Ernesto, que anoche estuvo cerrando en Florida pero que ha andado por todo el norte del país y que termina mañana en el departamento de Maldonado, ha sido una campaña de las más entusiastas de las últimas coloradas. Tuvimos hace muy poco un encuentro en el club Larre Borges, era un día inhóspito, con alerta roja, con lluvia torrencial, y el local quedó desbordado, cuando pensábamos que podíamos tener un problema en la convocatoria. En fin, hay muy buen ánimo, mucho entusiasmo, mucho trabajo de la dirigencia y de la militancia, hay mucha gente nueva, y estamos confiados en un resultado positivo el domingo. Estamos trabajando para eso. Como le digo a la barra, hay que mirar el objetivo, que es el domingo, y no mirar mucho para los costados, porque nada podemos hacer con lo que ya está dado.

EC —Una posibilidad es que de tanto tirar centros a la olla, como dice Talvi, en el último minuto del partido ocurra el gol de cabeza que le permita al PC ser el partido de oposición que llegue al balotaje. La otra es que el PC sea el principal socio de una coalición que encabece el PN. ¿Esta alternativa puede concretarse con un caudal de votos similar, por lo visto, al que tendría Cabildo Abierto (CA)? ¿Cómo están siguiendo esa carrera, ese acercamiento de CA a la intención de voto del PC?

AP —Indudablemente esa es la novedad de la elección y será la novedad cuando pasemos raya. Porque hubo muchas cosas que podían haber sido novedosas, como fue lo de Sartori en su momento, pero en los hechos y en la realidad quien se va a meter en el Parlamento con una expresión importante, aparentemente, es el partido CA. Lo estamos siguiendo con atención, no compartimos algunas cuestiones ideológicas –esto está claro desde el comienzo– con CA, pero la ciudadanía estaría poniendo en un lugar relevante de la política nacional a este nuevo partido.

EC —La consultora Cifra dice que el tercer lugar del PC está en cuestión, que CA podría ocupar ese puesto.

AP —Nosotros creemos que no, vemos una movilización muy diferente entre un partido y otro, creemos que eso no está en riesgo, honestamente. Pero yo soy político, no soy politólogo, la percepción que uno tiene, el olfato que uno tiene es que esa situación no está por darse. De todos modos, eso no nos lleva a desconocer que este partido sí va a tener una expresión y eso cambia notoriamente el mapa político del Uruguay.

EC —Ese es un desafío para ustedes. No es lo mismo ser terceros que ser cuartos.

AP —No, indudablemente. Pero hoy no estamos manejando esa opción, le soy sincero, estamos buscando tener la mayor representación posible y tener la mejor elección posible el 27. No estamos con la preocupación de ser cuartos, sino la de tener la mejor elección posible el próximo domingo. Esa es nuestra mirada, no estamos con ese temor, por el momento al menos, eso no lo vemos.

EC —Lacalle Pou insiste en que quiere formar una coalición teniendo en cuentas las coincidencias entre las fuerzas políticas y dejando de lado los matices, las diferencias. Es un hecho, usted lo mencionó hace un rato, que Talvi ha tenido a lo largo de la campaña matices muy fuertes con Guido Manini Ríos, los ha marcado, ha querido marcarlos, ha querido subrayarlos. ¿Es posible que el día de la elección o unos días después se sienten todos en una mesa y acuerden los términos de una coalición de gobierno?

AP —Creo que es posible y además es necesario, que es otra cuestión. Tenemos que estar a la altura de la historia de nuestro partido, tenemos que trabajar para que exista una opción real alternativa al FA. Ese fue nuestro primer compromiso, desde el comienzo. Nuestro compromiso es con el cambio, con la alternancia en el gobierno; creemos, como siempre hemos dicho, que el FA es un proyecto agotado, que no ha podido dar respuesta a los problemas más importantes que el Uruguay tiene. Creemos que ha hecho mucha cosa bien, esa es nuestra posición, nuestra visión, pero que ha llegado el momento de un cambio. Ese cambio nos encontraría liderándolo o acompañando. Si nos toca acompañar, vamos a trabajar en esa línea, la de buscar las coincidencias en aquellas cosas puntuales que el Uruguay tiene que cambiar de manera inmediata.

¿Que no pensamos lo mismo, que tenemos diferencias importantes en algunos puntos? Sí, sin duda, no hay que ocultarlo y está bueno que quede claro que tenemos diferencias en algunos puntos. Pero iremos por esos puntos en los cuales podemos acordar de cara a un futuro gobierno. Allí hay una responsabilidad que tenemos que asumir todos, y creo que si alguien puede estar a la altura de esas circunstancias, es el partido de la ética y la responsabilidad, que es el PC. No veo ningún problema para ponernos de acuerdo, por ejemplo, en las transformaciones que el Uruguay necesita en materia de educación, para reactivar la economía y sobre todo para tratar de desahogar al sector productivo del país. Me parece que en esas cosas rápidamente nos vamos a poner de acuerdo, son cosas puntuales, cuestiones concretas, muy pragmáticas de gestión en materia de gobierno. Creo que eso no va a ser difícil.

EC —¿Incluso con CA?

AP —Incluso con CA, porque cuando uno lee el programa de gobierno en cuestiones puntuales, bien concretas, como estas que le nombré recién, hay puntos de coincidencia que habrá que explorar.

EC —Talvi ha ido flexibilizando el discurso de rechazo tajante a Manini que mostraba inmediatamente después de las elecciones internas.

AP —Nosotros siempre creímos y creemos que sería mucho mejor que esta coalición alternativa al FA tenga la menor cantidad de actores posible en la mesa. Eso parece además de Perogrullo, es una cosa lógica, son actores, primero, conocidos, porque el Partido Independiente (PI), el PN, el PC son partidos ya establecidos, con principios conocidos, con actores conocidos, porque este es un país muy chico, acá todos nos conocemos, tenemos que hablar con claridad de las cosas. Sabemos muy bien qué piensa Pablo Mieres, qué piensa Iván Posada, qué piensa Daniel Radío; es decir, nos conocemos, tenemos trato personal y esas cosas facilitan los acuerdos de gobierno. Entonces si entre estos tres partidos logramos las mayorías suficientes para gobernar creo que sería un factor positivo de la nueva coalición. Pero aparentemente la realidad va a marcar que va a haber otro actor, y con peso, y naturalmente hay que incluirlo. De todos modos, no dejamos de pensar lo que pensábamos originalmente.

EC —O sea, no dejan de pensar ¿qué cosa?

AP —No dejamos de pensar que es mejor una coalición con la menor cantidad de actores y conocidos.

EC —Pensé que aludía a los juicios que Talvi y otros dirigentes hicieron sobre CA. ¿Se adelantaron en el análisis de lo que implicaban esa propuesta y ese espacio político?

AP —No, creo que en la elección era necesaria la diferenciación entre el perfil batllista, de centro, que el PC está teniendo, y el posicionamiento que en algunos temas tiene CA, somos cosas diferentes. Nosotros estuvimos trabajando y estamos trabajando para que estos tres partidos que mencionaba recién, los partidos establecidos, sean los partidos mayoritarios en la coalición. Además creo que la sumatoria del PN y el PC, en esta posible opción de gobierno alternativo al FA, va a ser claramente mayoritaria ante la posición de CA. Y dada la realidad electoral, creo que tenemos que ir trabajando y avanzando en esos acuerdos en materias puntuales sobre las cosas que el Uruguay precisa.

EC —Pero mi pregunta es si cambiaron de opinión con respecto a algunas preocupaciones, inquietudes que tenían a propósito de CA.

AP —Algunas declaraciones de algunos actores de CA no dejan de preocupar.

EC —¿Cuáles?

AP —Por ejemplo algunas que ha hecho su vicepresidente, algunas que tienen que ver con la justicia, algunas que tienen que ver con que se iba a mandar a todo el mundo a ser homosexual, la invocación a Dios. Determinado tipo de perfil y de declaraciones que nos distancian en la visión de las cosas desde el punto de vista ideológico. Pero habrá que ver. Además es un partido nuevo, conocemos la figura del general Manini por su actuación pública en los últimos años, por el rol que desempeñó, pero la gran mayoría de los actores de CA son aún desconocidos, habrá que ver quiénes son sus diputados, quiénes son sus senadores y cómo en los hechos esto se manifiesta políticamente. Es toda una interrogante.

EC —De todos modos, las decisiones va a haber que tomarlas pronto, pocos días después o pocas horas después de la primera vuelta de las elecciones.

AP —Justamente, habrá que trabajar en esos cinco ejes de los que todos los partidos políticos de oposición venimos implícitamente hablando, de los acuerdos en estas materias: educación, donde creo que hay una amplia base de acuerdo que es la propuesta de Eduy21, que suscribimos todos los partidos políticos y algunos actores del FA, y también tenemos visiones similares en otros aspectos, como la reactivación productiva, la inserción internacional. Creo que tenemos que ir por esos caminos de acuerdo, que esto no va a ser tan difícil como decía hace unos minutos. Me parece que en ese sentido ponernos de acuerdo va a ser más rápido de lo que pensamos. Seguramente en las otras cosas no.

EC —Por ejemplo, Talvi ha insistido mucho en que el PC es el único que tiene un proyecto coherente de futuro para el Uruguay. Después del debate Daniel Martínez-Lacalle Pou dijo que en ese debate ese proyecto no había aparecido de ninguno de los dos lados. Que en cambio él sí, el PC sí tiene ese proyecto, que resume en la expresión del “pequeño país modelo”. Da la impresión de que en las circunstancias que estamos analizando y por todo lo que va a haber que negociar ese proyecto va a quedar licuado.

AP —Trataremos de que las cosas más importantes de ese proyecto sean llevadas adelante. Si nos toca ganar incluso, no va a ser el 100 % de nuestro proyecto, nuestro proyecto va a ser la hoja de ruta, pero va a haber que incorporar ideas, propuestas de los demás partidos.

EC —Claro, en cualquier caso, incluso con el PC primero en la oposición, va a tener que negociar con los otros socios, va a tener que limar su planteo.

AP —De eso se trata. La política es el arte de lo posible, decían los griegos. En eso tenemos que trabajar en las próximas semanas. Creo que el programa sí, estamos defendiendo mucho nuestra hoja de ruta, nuestro plan de futuro; como dice Ernesto, es un programa con una visión holística de la realidad, donde por ejemplo el tema de seguridad tiene un enfoque y un abordaje multidimensionales, y así es en todas las áreas. Uno lo entiende como un sistema, no hay una parte del programa desconectada de la otra, cualquiera que lo lea lo puede ver así. Creo que es un documento muy rico, muy bueno, y una gran propuesta que el PC lleva adelante. Por eso estamos trabajando con tanto ahínco de aquí al 27 para que ese sea el proyecto que lidere y nuestro candidato. Es lógico que lo defendamos. Pero, insisto, creo que el acuerdo en esos cuatro o cinco ejes más importantes que el Uruguay tiene que resolver de aquí en adelante son las cosas que nos tienen que concentrar después del 27.

EC —Hablábamos de que hay varias posibilidades el domingo para el PC. Una es que cuando ocurra el balotaje ninguno de los dos líderes de la oposición encabece el gobierno. Lo que llama la atención es que la candidatura de Talvi haya estado manejando en varios discursos ese otro escenario, el de un cuarto gobierno del FA sin mayorías parlamentarias. En esas intervenciones Talvi marca que el PC podría ser apoyo de esa administración para sacar adelante iniciativas puntuales, “a cambio de que prime la sensatez”. ¿Por qué? ¿Por qué considera y por qué menciona espontáneamente esa otra posibilidad?

AP —Esa tercera posibilidad hoy aparece como la menos probable, pero no deja de estar en el radar. Yo decía que hay dos escenarios, el primero es el de un partido que va a actuar fuertemente como contralor de un Poder Ejecutivo que por primera vez no tendría mayoría parlamentaria, esa sí parece con una probabilidad bastante grande, en caso de que se diera esta posibilidad de un FA nuevamente en el gobierno, no tendría mayorías parlamentarias. Allí el control estricto que vamos a hacer como PC es la primera garantía que puede tener la ciudadanía.

Y luego lo que Ernesto ha manifestado viene en línea con lo que ha sido su posición desde que ingresó en la política: no estar en contra de todo de manera automática. Es decir, eso que le hizo tanto daño al país en su momento en manos del FA, que atacaba, trancaba todo lo que venía de los partidos que en aquel momento gobernaban. El famoso palo en la rueda del FA en muchísimas cosas que luego terminó no solo haciendo, sino profundizando en su gobierno. Era la famosa oposición sistemática por oposición en sí misma. Creo que eso le hace daño a la República, le hace daño al país y esa no va a ser la actitud de un PC si se diera ese poco probable cuarto gobierno del FA. Ese es el matiz que está poniendo Ernesto.

EC —Primero, ¿está hablando por el PC o está hablando por Ciudadanos dentro del PC?

AP —Está hablando el candidato Ernesto Talvi, que hoy es la mayoría del PC. Es él, el candidato, quien está diciendo eso, no es una declaración del partido. Pero es importante el semblante con el que Talvi entra a la política. Nosotros hemos reconocido desde siempre algunas de las cosas que el FA ha hecho, no venimos a decir “está todo mal”; eso sería falso, hay mucha cosa que está bien y mucha cosa está en el camino en el que hay que profundizar. Entonces si ese escenario se diera no va a ser la oposición simple y sistemática, va a ser seguramente en algún caso, y si hay cosas buenas para el país, no pararse en la vereda de enfrente solamente porque vienen del gobierno. Ese es el mensaje que quiere dar.

EC —Entiendo, pero vuelvo a la pregunta de por qué habla espontáneamente de esa posibilidad, que es, digamos, la peor posible para Talvi: ni gobierno encabezado por el PC ni gobierno encabezado por el PN.

AP —Supongo que porque eso aparece hoy en el radar y él es claro cuando le habla a la ciudadanía. Esa posibilidad hoy está.

EC —Si me pongo a interpretar, capaz que lo que busca Talvi cuando hace esos planteos es tratar de captar determinado tipo de votos, por ejemplo, de desencantados del FA, gente que votó al FA y hoy no está conforme, o de ciudadanos de oposición que en caso de un gobierno del FA quieren incidir para frenar los empujes de sus sectores más radicales.

AP —Es una lectura que coincide con la visión de Ernesto. En toda esta campaña electoral mucha gente dice “Talvi se para en el centro para captar esos votos”. Es al revés, la gente ve en el centro a Talvi y él capta esos votos. Aquí es lo mismo, esa posición es lo que él siente. Seguramente eso que Ernesto está planteando, esa cuestión que aparece bastante lógica, bastante constructiva incluso en lo que tiene que ser la responsabilidad política de un actor relevante de la política nacional, empatiza con la visión de mucha gente.

EC —También es una forma de apuntar a una parte del electorado.

AP —Es lo que él piensa, y seguramente mucha gente se siente identificada con eso que él plantea.

EC —¿Qué va a pasar la noche del domingo 27 de octubre? ¿Cuál va a ser la actitud del PC? Talvi ha dicho ya que en principio no piensa saludar personalmente a Luis Lacalle Pou si Lacalle Pou es el primero de la oposición.

AP —Quizás no personalmente en la medida de ir físicamente a algún lugar a saludarlo y demás, pero eso no quiere decir que no haya contacto ni comunicación ese día, telefónica se me ocurre. La presencia del candidato físicamente, personalmente en un lugar sería una señal política muy fuerte, supongo. Vamos a estar reunidos en nuestro comando, vamos a recibir con tranquilidad los resultados, vamos a analizarlos, seguramente haya alguna declaración en esa noche, pero seguramente no sea más que eso en la propia noche, porque queremos tomarnos el tiempo para ver cómo van decantando los resultados. A las ocho, nueve de la noche, si bien vamos a tener una información importante, no va a ser de un nivel de detalle fino como para advertir un montón de cómo queda conformada la cámara, cuál es el peso de cada partido, cuál termina siendo el peso de CA, cuál es la votación del FA. Además, no solo cuál es el porcentaje, sino cómo queda esto distribuido en bancas, porque todos sabemos que hay una serie de partidos menores que hay que ver si logran la representación –ustedes lo han trabajado muy bien– y cómo eso se termina configurando en el nuevo mapa político. Seguramente a las nueve de la noche eso aún no esté definido. Entonces nosotros con mucha calma vamos a asumir los resultados, seguramente daremos un mensaje, pero no habrá ninguna definición de fondo en esas primeras dos horas.

EC —Hoy le preguntan a Lacalle Pou en una entrevista en El Observador: “¿Es importante tener la foto el 27 con los demás candidatos de la oposición si usted llega al ballotage?”, y contesta: “No, creo que tiene que ser todo muy organizado, muy planificado. Pretender que el domingo, un día de emociones a flor de piel, cuando todo el mundo sepa cuánto votó, se fuercen escenarios, eso no es lo más adecuado”. Parece que va en una línea parecida.

AP —Sí, parece que sí, que vamos por aquella frase de “despacio que estoy apurado”. Hay que ir avanzando con cautela y con mucha responsabilidad y mucho equilibrio para que el resultado sea en definitiva aquel detrás del cual estamos todos desde hace años.

***

Transcripción: María Lila Ltaif

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: