Entrevista, jueves 12 de julio: Luis Goichea

La cooperativa lechera está en conflicto, los productores se niegan a dar el brazo a torcer porque afirman que no pueden darle más beneficios a los trabajadores por la crisis que atraviesa el sector. El sindicato responde que se debe separar a Conaprole de los pequeños y medianos productores, ya que la empresa tiene superávit.

vifacal-v2-banner-en-perspectiva-net

EN PERSPECTIVA
Jueves 12.07.2018, hora 8.31

EMILIANO COTELO (EC) —El conflicto en Conaprole, a raíz de las diferencias que el sindicato mantiene con la cooperativa, se agravó esta semana.

Además de no realizar horas extras, el gremio de funcionarios está impidiendo el ingreso de empresas particulares a las plantas de Conaprole. El gremio reclama igualar los regímenes de trabajo y de cálculo del pago por antigüedad. El directorio de Conaprole no está dispuesto a asumir el costo que implicaría atender los reclamos.

Ayer el secretario de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), Gerardo Perera, le pidió al sindicato que deje de “tirar de la piola”.

(Audio Gerardo Perera.)

Creo que debemos todos cuidar esta gran herramienta que es Conaprole. Todos. Productores, funcionarios, porque todos vivimos de lo mismo.

(Fin audio.)

EC —Ya conversamos hace dos semanas con el presidente de la ANPL, Wilson Cabrera. Para conocer la postura del sindicato, estamos con el secretario de la Asociación de Obreros y Empleados de Conaprole (AOEC), Luis Goichea.

La ANPL, que agrupa a los productores que son socios de la cooperativa, le ha pedido a su sindicato que reflexione, que no siga “tirando de la piola”. Los productores dicen que, teniendo en cuenta el período de crisis que atraviesa el sector, no hay margen para negociar; sugieren, incluso, que la propia Conaprole podría desaparecer, que está cuestionada. ¿Cómo toman ustedes estas advertencias?

LUIS GOICHEA (LG) —La realidad en la industria no es como se plantea. Una cosa es la situación de la industria, otra es la situación de la actividad primaria. En cuanto a la industria podemos demostrar claramente que en el ejercicio 2016-2017 Conaprole, además de facturar cerca de US$ 700 millones, tuvo un superávit de US$ 70 millones, e igual situación va a tener en el período 2017-2018, que cierra ahora el 31 de julio. Incluso podemos decir que en los últimos 10 años la empresa ha ganado en forma sistemática el premio a la mayor exportación y es la empresa privada de mayor facturación.

Otra situación distinta es la que vive la pequeña y mediana producción en el campo, la producción agropecuaria, en este caso la lechería. Independientemente de los períodos de crecimiento de la lechería, que ha sido casi constante o permanente, a pesar de lo que ha pasado en los últimos dos o tres años, en que hubo una caída que ahora se está recuperando, se puede ver claramente que ese crecimiento de la producción lechera ha sido en detrimento de los pequeños y medianos productores. Estos tienen una realidad distinta para la cual hasta ahora no han podido encontrar solución ni a nivel nacional, ni a nivel del propio Estado ni tampoco a nivel del propio sistema. Creemos que hay que discutir el tema de fondo, buscar el antídoto para que no sé dé la paradoja de que por un lado crezca la lechería y por otro sigan desapareciendo los pequeños y medianos productores, lo cual hace que haya una mayor concentración de la gran producción.

EC —¿Por qué hace todo este análisis a propósito de la forma como está planteado el conflicto como lo describen los productores?

LG —Porque nuestras acciones o medidas no tienen nada que ver con afectación a la producción en el agro. Es más, nuestros reclamos no son económicos, o sea que mal se puede decir que esto va a impactar en la industria o en la producción o que va a afectar a los productores. Estamos hablando de inequidades que existen en la empresa que hace años venimos planteando y que veníamos tratando de resolver. Sin embargo por una razón que nos parece que más que nada es una cuestión política hace un año y algo que Conaprole se niega a seguir avanzando en los temas que veníamos discutiendo. Entonces no hay un costo por la aplicación de las reivindicaciones nuestras.

Distinto es el tema de lo salarial, que va por otro lado, que se venía discutiendo en el consejo de salarios. Además hay que decir que en los últimos cuatro años nuestro salario se mantuvo en función de la inflación y el pedido que se estaba discutiendo para dos o tres años iba en el mismo sentido. Otra es la realidad que vive la producción en el campo y la que tienen el pequeño y el mediano productor, que si realmente queremos buscar soluciones para que se mantengan en la producción tenemos que ir al fondo del asunto, que tiene que ver con las inequidades que existen en la propia producción. Todas las acciones o medidas que se han reclamado históricamente han beneficiado especialmente a los grandes productores, porque son los que tienen mayor patrimonio. Cuando se habla de rebaja tributaria, de rebaja de lo que tiene que ver con las tarifas, rebaja del combustible, les impacta mucho más a ellos que a los pequeños y medianos productores, que a pesar de esas soluciones siguen teniendo dificultades.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: