Entrevista, jueves 5 de abril: Carolina Cosse

EC —Algo de eso mencionó la presidenta de Ancap, Marta Jara, en la conferencia de prensa del martes, habló de la necesidad de “hacer un alto estratégico”.

CC —¡Por supuesto!

EC —¿En qué consiste? ¿Puede explicar qué es lo que va a pasar este año en ese sentido, qué es lo que se va a examinar?

CC —Estamos formando un grupo de trabajo que se está planteando, en el marco de una industria 4.0 en el mundo y que también queremos impulsar en Uruguay, qué ventajas de eso puede tomar Ancap. Por ejemplo, en la digitalización. Me imagino que introduciendo –además se está haciendo en las refinerías de todo el mundo– digitalización, automatización, técnicas de análisis de datos y demás, se pueden mejorar una gran cantidad de procesos. Y además hay que aprovechar las sinergias que tiene Ancap, que es una fábrica, para plantearse también otras cosas.

EC —Cuando habla de esa introducción de tecnología, ¿de hecho termina hablando de posibilidades de reducción de personal también?

CC —No. Primero porque son funcionarios públicos, entonces no vamos a hablar de cosas que sabemos que no van a pasar.

EC —Pero podría irse a un proceso de no provisión de vacantes cuando se van produciendo, etcétera.

CC —No sé. Sí creo que si las cosas se hacen mejor, más rápido y más barato, el personal que tenemos puede capacitarse y encarar nuevas tareas que capaz que no estamos haciendo porque estamos totalmente ocupados en lo que se viene haciendo desde hace 80 años. Entonces si queda tiempo libre capaz que el personal puede hacer nuevas tareas y Ancap puede tener nuevos resultados y nuevos productos.

EC —Esa es una línea a estudiar…

CC —Ya la estamos estudiando.

EC —En caso de implementarse, ¿cuándo se implementa?, ¿cómo es el proceso de tiempo?

CC —Los procesos de cambio estratégico generalmente no son que uno toma una decisión y empiezan todos completos en un día. Primero es un proceso de integración, de estudio, de entender lo que está pasando en el mundo. Son procesos paulatinos y en equipo, son procesos colectivos, no son procesos de una elite.

EC —Y en ese alto estratégico, y mientras sigamos hablando ahora por unos minutos de los combustibles y la refinería, ¿cómo entra en el cuadro la tendencia cada vez más fuerte a sustituir motores de combustibles fósiles por motores eléctricos?

CC —Exactamente, ingresa fuertemente.

EC —Podría pensarse que Ancap tal como la concebimos va al muere.

CC —No, no va al muere.

EC —En la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland, los combustibles, no sé, ¿dónde están?, ¿dónde van a estar dentro de unos años?

CC —Por eso es importante el análisis internacional, porque los combustibles tienen muchos años de vida todavía, y justamente en ese marco que tú estás diciendo es que hay que pensar. Ancap está llamado a ser muy eficiente, a bajar mucho sus costos y a mirar otros negocios en ese marco. Por eso insisto en que Ancap es una fábrica, es una fábrica petroquímica, y hay muchas industrias en el mundo que han cambiado mucho. El medioambiente y la producción más limpia son temas que están a la orden del día y que hay que ir introduciendo paulatinamente en Ancap. El directorio de Ancap actual maneja todas estas cuestiones y las está estudiando en conjunto con el ministerio.

EC —En la conferencia de prensa del martes, si entendí bien, la presidenta Marta Jara dio por laudada la discusión sobre si continuar o no refinando petróleo acá en Uruguay.

CC —Sí.

EC —¿No hay más margen en esa materia? Porque el debate sigue, el propio contador Labat decía ayer: “Este es un tema que hay que analizar con tiempo, hay que meterle reflexión y pienso, hay que discutir con técnicos, con asesoramiento, no está laudado”. Sin embargo ustedes dicen que sí está laudado.

CC —Yo estoy de acuerdo con Marta, porque los números hablan por sí solos. Si fuera más barato importar, con el atraso que tuvimos en la parada, en el 2017 habríamos tenido no una ganancia de US$ 36, US$ 39 millones, sino muchísimo más. Frente a la realidad, ya está. Hay que seguir reflexionando y trabajando en la transformación de Ancap.

EC —Pero si viene un planteo de la oposición, por ejemplo, para que haya un ámbito a efectos de examinar con detenimiento, con números, con apoyo técnico este tema, ¿se lo va a desatender?

CC —Les diríamos que analicen los números que se publicaron hace un par de días, hablan por sí solos. Si lo que queremos analizar son cuestiones estratégicas, de futuro, como esto que estamos hablando, por supuesto, eso siempre. Pero a esa pregunta diríamos: si fuera así en el 2017 habríamos cerrado bomba, con una ganancia mucho mayor, tuvimos que importar durante nueve meses.

EC —No, porque en la teoría absoluta hay un escenario en el que la refinería no existe, se trabaja simplemente importando combustibles.

CC —¡Eso es un disparate! ¿Cómo vamos a desarticular una fábrica que está montada? La tenemos que hacer andar muy bien, y en eso se está trabajando, lo está mostrando el camino que estamos recorriendo. Hay que trabajar más, mucho más, hay que tener un rumbo estratégico. Se está trabajando en eso, con una mirada muy moderna, muy del siglo XXI. Y tenemos que estar todos del mismo lado del bote.

EC —Y en esa mirada estratégica, ¿cómo entran algunos negocios de Ancap que puede pensarse que no tienen sentido? ¿Están pensando en bajar Ancap de determinados rubros, por ejemplo, cemento, pórtland, cal, etcétera?

CC —No. Sobre fines de 2015 dijimos que íbamos a revisar todos los rubros de actuación de Ancap. Y es lo que se está haciendo y sobre lo que se está trabajando. Alguno se puso a la venta, CABA, sin éxito, no funcionó y se están pasando algunas cuestiones de CABA a otras subsidiarias. Carboclor en Argentina está en un proceso de concurso, que vamos a respetar. Y se está atacando el tema de cemento y cal para que sean rentables, para que dejen de perder; se está cumpliendo un plan que se trazó a tres años para que ese negocio deje de perder, vamos en el primer año. No podemos ser irresponsables y decir “esto lo cerramos” porque ocupa a mucha gente.

EC —¿Porque ocupa a mucha gente?

CC —Sí.

EC —Porque la pregunta es qué sentido tiene para el país que Ancap fabrique pórtland, cal, etcétera.

CC —Es muy necesario, porque además tiene una participación de mercado importante y hay una demanda creciente de cemento en Argentina, por ejemplo, que tiene un esquema de obras importantes. No podemos desarticular un activo del Uruguay.

EC —Sí, pero un activo que funciona a pérdida.

CC —Por eso estamos trabajando en bajar esas pérdidas. Por eso se trabajó y se bajó grandemente eso. Son temas que nos preocupan, no estoy diciendo que esté todo bien, estoy diciendo que el tema se enfocó, se direccionó, se organizó el trabajo y a la vista está que ese trabajo avanzó positivamente, y hay que seguir.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Me pareció muy interesante la exposición de la Ing. Carolina Cosse.
    No me parecieron oportunas las objeciones que le expresó el Sr. Emiliano Cotelo. Era una repetición casi exacta de lo que dicen los políticos de la oposición.
    La cuestión de insistir con la eliminación de la refinería – un tema estratégico para el Uruguay – me parece una actitud propia de los opositores a todo lo de este gobierno o a una visión vintenera de la patria. La que dice que termina en la puerta de mi casa. Como no le voy a adjudicar al Sr. Emiliano Cotelo el adjetivo de antipatriota, estimo que fue por su celo periodístico.

    Algunas cosas sorprenden igualmente de lo expuesto por la Ing. Cosse. Una de ellas fue no afirmar en la necesaria e imprescindible reducción del personal de Ancap.
    Lo otro que me pareció oportuno fue la consulta del Sr. Cotelo sobre el Taller sobre estrés post vacaciones en el trabajo. Mi modesta opinión es que la Ing. Cosse no sabía de esa burla involuntaria de los mandos medios de Ancap al resto del país. Seguramente en un momento de ocio entre otros compañeros la responsable de ese departamento hizo esa propuesta de Taller. Seguramente primero como una broma y luego se lo tomo en serio.
    En un país donde casi todos los que trabajan en la actividad privada sufren realmente de estrés en su trabajo, y algunos de la actividad pública – por ejemplo los policías – hablar de estrés para aquellos que tienen su sueldo asegurado a fin de mes, llueva o truene, trabaje o no…pregúntelen a los gerentes responsables de los desastres de Ancap…es un insulto para el resto de los uruguayos.
    Afortunadamente la Ing. Cosse – que parece tener sensibilidad por los dineros de sus compatriotas – se dió cuenta al toque de la barbaridad y lo suspendió.

    Reply

Escribir Comentario: