Entrevista, jueves 5 de abril: Carolina Cosse

EC —Y por ejemplo con el sindicato, ¿cómo imagina usted el intercambio en este tipo de medidas, que seguramente implican decisiones amargas, duras?

CC —Con mucho diálogo y conocimiento de la situación. Me parece que cuantos más datos tenga el sindicato de la realidad, de toda la realidad, mejor. Y tenemos que hacerlo juntos.

EC —Acaba de darse un incidente, usted tuvo que protagonizar el martes un incidente: durante la conferencia de prensa, la presentación se vio interrumpida por una delegación, por un grupo de trabajadores de Ancap que en nombre de Fancap reclamaban reuniones que no estaban teniendo, que habían solicitado, por una de estas medidas de ajuste, la de sacar de circulación el buque Ancap 9 y pasar a contratar fletes. ¿Qué le dejó ese intercambio? Usted decidió salir de la mesa en la que estaba hablándose e ir al encuentro de estos dirigentes sindicales. ¿Qué conclusiones sacó?

CC —Primero, las reuniones se dan, el ministerio siempre está atendiéndolos, a veces no estoy yo directamente en una reunión, pero está el subsecretario, está la directora de Energía. Tenemos un equipo que trabaja con las empresas públicas y en particular con Ancap, y el propio directorio de Ancap, la presidenta, otros directores. El sindicato es atendido y lo seguiremos atendiendo, y seguiremos hablando. La que manda es la realidad, tenemos una carta del comandante de la Armada que especifica que ese buque no puede circular más.

EC —Ellos sostienen que tienen otros informes técnicos que dicen que sí, que el buque está en condiciones.

CC —Yo tengo la carta oficial del comandante de la Armada, te la puedo mostrar, que dice que consultó a la autoridad argentina y que no puede andar más ese buque. Se va a resolver.

EC —¿Cómo resolvió el paso que dio en ese momento? Porque ustedes estaban haciendo la presentación, empezó el ruido, en algún momento se pensó ¿seguimos pese a todo?, pero no, estaba muy alterado el ambiente, entonces usted toma la decisión de levantarse, junto con el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto y el subsecretario, y van al encuentro de este grupo.

CC —Porque me parece que el respeto por el trabajo es lo más importante, y yo sentí que ahí había algo que se salía de un ámbito de respeto. Lo que se estaba presentando era el resultado de mucho esfuerzo de una gran cantidad de trabajadores, realmente mucho esfuerzo de todos los días. Una cosa es cuando tú estás trabajando en equipo, estás en desacuerdo con algo, discutís con tus compañeros y finalmente el equipo tiene un rumbo y una dirección. Pero cuando se sale de eso hay que defender el interés general.

EC —Sí, pero no era fácil resolver qué hacer en ese caso. Hasta estaba el antecedente cercano del presidente de la República en una polémica pública con algunos productores frente a la sede del Ministerio de Ganadería, que ya sabemos cómo terminó, incluso con un altercado fuerte con uno de ellos que lo tildó de mentiroso… ¿Pensó en todas esas posibilidades cuando se dirigió al grupo?

CC —Me salió naturalmente pararme. Ahora que tú me lo preguntás te digo, me salió naturalmente, creo, porque me pareció que se quebraba una regla de respeto del trabajo de mucha gente. Me salió naturalmente.

EC —Pero corrió un riesgo, habló muy tranquilamente, se manejó con mucha calma, del otro lado logró apaciguar el ambiente, lo cierto es que se distendió el problema, quedaron en reunirse, en fin. Hoy hay una nota en El Observador en la que analizan la forma como usted se comportó. ¿La vio?

CC —No.

EC —“Cosse mostró rasgos de liderazgo femenino para salir de un apuro.” Y consultan a un par de expertos en comunicación, que dicen que “resolvió esa crisis de manera rápida y efectiva y desactivó sobre la marcha”. Belén Amadeo, doctora en Comunicación Política y profesora de la Universidad de Montevideo, es la que dijo que en el episodio usted sacó a relucir “rasgos típicos de liderazgo femenino, más tendiente al diálogo y la articulación, un estilo que gana fuerza en todo el mundo y no solo en mujeres. La escena me da esa sensación de madre que les explica a los chicos y les dice ‘pórtense bien’. Una forma mucho más femenina de llevar adelante el reto de la reprimenda”.

CC —Me gusta que hablen de temas de liderazgo femenino, me parece bien, en la medida en que eso signifique trabajar colectivamente y respetar el trabajo del otro. En tareas de ingeniería a lo largo de la vida y demás, he pasado por una gran cantidad de situaciones de estrés, porque las cosas tienen que funcionar. Capaz que eso me ayudó. Digo yo, no sé.

EC —¿Pensó en que también está de por medio la posibilidad de que usted sea candidata o precandidata presidencial?

CC —¡No, no pensé!, ¡cómo voy a pensar!

EC —Pero pudo haberlo pensado en el sentido de que ahí se estaba jugando una parada complicada.

CC —No, no, yo no soy así. ¿Cómo voy a pensar eso? En ese momento se estaba presentando un trabajo, se venía discutiendo cómo se iba a presentar, cómo es el número este, cómo se aclara mejor, estaban presentando todo eso y aparece esa situación. Había un tema de falta de respeto, por eso me paré, me surgió naturalmente.

EC —De paso, y antes de que vayamos a otros asuntos, ¿qué hay de su futuro como precandidata?

CC —Hay especulaciones de ustedes los periodistas.

EC —¿Nada más que de los periodistas?

CC —[ Se ríe.] ¡Sí!

EC —No, hay unos cuantos más especulando dentro de su propia fuerza política.

CC —Sí…

EC —¿Usted en qué actitud está?

CC —Yo estoy en la actitud como frenteamplista de que creo que lo que hay trabajar –acabamos de hablar de temas estratégicos, de miradas estratégicas que hay que tener en el país– es cómo tiene que ser el programa del Frente Amplio (FA) en esta nueva realidad del siglo XXI. El FA cambió la realidad del país, el país cambió. El país estaba en una situación realmente mala, los gobiernos del FA cambiaron esa situación, el siglo cambió y la realidad cambió. ¿Cómo lo va a cambiar ahora el FA? Es un nuevo cambio que tiene que realizar ahora y el FA lo puede hacer. Son esas las cosas que hay que trabajar. Cuando tú vas a arreglar una casa, ¿empezás pensando a quién vas a contratar o en lo que tenés que hacer? Hay que empezar pensando en cómo va a ser el cambio que el FA propone ahora. Y después el FA decidirá cuáles son los adecuados.

EC —¿Usted no le dedica nada de tiempo en la semana a esa eventual postulación?

CC —No.

EC —¿Nada?

CC —No.

EC —¿No tiene asesores, no tiene un equipo que esté preparando escenarios posibles?

CC —Yo trabajo en lo que trabajo.

EC —¿O sea que no existe para usted la precandidatura, en su agenda?

CC —Yo trabajo en lo que trabajo y como frenteamplista pongo todo mi corazón y mi esfuerzo en que al FA haga lo que tiene que hacer.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Me pareció muy interesante la exposición de la Ing. Carolina Cosse.
    No me parecieron oportunas las objeciones que le expresó el Sr. Emiliano Cotelo. Era una repetición casi exacta de lo que dicen los políticos de la oposición.
    La cuestión de insistir con la eliminación de la refinería – un tema estratégico para el Uruguay – me parece una actitud propia de los opositores a todo lo de este gobierno o a una visión vintenera de la patria. La que dice que termina en la puerta de mi casa. Como no le voy a adjudicar al Sr. Emiliano Cotelo el adjetivo de antipatriota, estimo que fue por su celo periodístico.

    Algunas cosas sorprenden igualmente de lo expuesto por la Ing. Cosse. Una de ellas fue no afirmar en la necesaria e imprescindible reducción del personal de Ancap.
    Lo otro que me pareció oportuno fue la consulta del Sr. Cotelo sobre el Taller sobre estrés post vacaciones en el trabajo. Mi modesta opinión es que la Ing. Cosse no sabía de esa burla involuntaria de los mandos medios de Ancap al resto del país. Seguramente en un momento de ocio entre otros compañeros la responsable de ese departamento hizo esa propuesta de Taller. Seguramente primero como una broma y luego se lo tomo en serio.
    En un país donde casi todos los que trabajan en la actividad privada sufren realmente de estrés en su trabajo, y algunos de la actividad pública – por ejemplo los policías – hablar de estrés para aquellos que tienen su sueldo asegurado a fin de mes, llueva o truene, trabaje o no…pregúntelen a los gerentes responsables de los desastres de Ancap…es un insulto para el resto de los uruguayos.
    Afortunadamente la Ing. Cosse – que parece tener sensibilidad por los dineros de sus compatriotas – se dió cuenta al toque de la barbaridad y lo suspendió.

    Reply

Escribir Comentario: