Entrevista, lunes 23 de abril: Jorge Polgar

EC —La empresa tiene que volver a sembrar, la única manera de salir de una situación complicada como esta, curiosamente, es volviendo a sembrar. Pero con las dificultades del caso de falta de liquidez.

JP —Es como cualquier empresa en problemas, solo que aquí tenemos […]. Para el banco es una práctica habitual atender a los clientes, no se trata de un problema posterior de recuperar créditos, se trata de […] clientes y mantenerlos. La acción temprana, proactiva. No es la respuesta a un problema sectorial o a un planteamiento gremial en el BROU, que no hemos recibido. Creemos que es una medida oportuna, que había que hacer técnicamente bien fundada, que nos permite hacer un criterio general y […] resolución de directorio, porque afecta a la vasta mayoría de una actividad agrícola muy importante.

EC —La segunda aclaración: ¿el BROU toma esta resolución por sí mismo o en coordinación con el Poder Ejecutivo y el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP)?

JP —Absolutamente por sí mismo.

EC —¿No le vinieron solicitudes del gobierno?

JP —El BROU ya estaba trabajando en este tema cuando empiezan a plantearse públicamente y políticamente las reivindicaciones. Tenemos una larga trayectoria de trabajo técnico con el MGAP, y efectivamente, como junto con otros productos que hemos venido trabajando, hay intercambio técnico con los técnicos; podemos repasar lo que estamos haciendo con la situación de los lecheros, lo que hicimos con la caravana para retención de vientres también pensando en los lecheros, etcétera. Pero es una medida que es coordinada a los efectos de atender el problema.

EC —Es coordinada, usted responde que sí. Mi inquietud era saber si por ejemplo desde el MGAP, después de la última reunión de la mesa de trabajo con distintas gremiales, les había llegado el planteo: “Nos solicitan que haya medidas de refinanciación, etcétera, ¿qué puede hacer el BROU?”. ¿Hubo algo de eso?

JP —No, estamos en contacto con el ministerio desde antes de eso, afortunadamente, hay una larga tradición, que yo encontré en este tiempo que llevo en el banco, de trabajo entre nuestros técnicos y los técnicos de Ganadería. Podríamos citar más ejemplos, tal vez menos públicos, pero que nos preocupan por igual. Como las medidas que el banco está tomando con los lecheros, dispusimos una prórroga de los vencimientos del sector lechero hasta el 30 de setiembre. La clave en esto es anticiparse a estos problemas.

EC —Vamos a las medidas en sí.

JP —Esto fue la coronación de un trabajo bastante rápido y detallado sobre esta situación de los productores de los cultivos de secano; porque tenemos los productores de soja, que inmediatamente después empiezan a encarar la inversión necesaria para la actividad del trigo. Allí detectamos rendimientos muy bajos incluso en los clientes con mayores niveles de productividad, y el banco toma una medida atípica y que en cierta medida no podemos dar por sentada, que no necesariamente es lo que hace cualquier institución financiera o cualquier acreedor. El banco lo hace porque tiene vocación, pero aparte tiene la capacidad económica y financiera para llevarlo adelante. Por eso el enlentecimiento de la economía en el pasado no se reflejó en sus balances, más allá de indicadores financieros acordes con esa coyuntura, el banco no fue afectado en su liquidez.

Los vencimientos de estos 1.300 clientes de soja y trigo que tienen vencimientos este año 2018 –porque las líneas de crédito con el banco son superiores– están en el entorno de unos US$ 120 millones. Allí hay dos componentes, uno, la posibilidad de refinanciar estos vencimientos de US$ 120 millones caso a caso, con los informes técnicos debidamente fundamentados, pero en forma ágil, hasta en cuatro años, y además –esta es la parte relevante– acompañar esto, aun con esta parte impaga que se refinancia, con un nuevo desembolso del BROU para poder fondear los costos del cultivo. Esa es básicamente la medida. Alcanza también a otros eslabones de la cadena. Usted preguntaba por la cadena de pagos.

EC —Sí, porque si vamos a lo que plantea Un Solo Uruguay, la preocupación es por toda la cadena vinculada al agro: agricultores, empresas de servicio para el agro, transportistas e incluso vendedores de maquinaria.

JP —Cuando hablamos de cadena de pagos uno puede terminar en cuestiones hasta domésticas.

EC —Sí, ferretería, el almacén.

JP —Claro, es de impacto, sin duda, son cifras muy importantes en una cadena que tiene bastante derrame. En estas medidas involucramos también a las firmas de servicios agropecuarios y de insumos agropecuarios al por mayor, que son parte de la cadena. Pero esta medida toma notoriedad por la importancia del tema y porque es un problema sistémico, que es lo que tienen muchos casos cuando hablamos de sectores. Es el acompañamiento de nuestros clientes del sector que no reflejan morosidad hasta ahora pero sin duda con estos rendimientos la habrían reflejado. Por eso la clave en esto es anticiparse.

Los bancos no somos percibidos como instituciones ágiles y en lo que nos corresponde, el BROU tampoco. En este caso lo importante es no solo tener la herramienta acorde para la situación problemática del cliente, sino también llegar a tiempo. Para los clientes menores de US$ 600.000 de crédito, que son la mayoría de estos, el directorio del banco resolvió que las decisiones de esta operación cliente a cliente, caso a caso, se hagan en un nivel más descentralizado del habitual, lo que nos permite reducir tiempos. Por lo tanto tenemos la expectativa de que durante el mes de mayo se complete la presentación de estos clientes para que la situación quede resuelta antes de comenzar a tener que hablar de vencimientos y nuevos desembolsos. Eso es lo que hace al sector de soja, que va a abarcar también a parte de la cadena.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

Escribir Comentario: