Entrevista, lunes 23 de abril: Jorge Polgar

EC —A parte de la cadena, no a transportistas, no a vendedores de maquinaria.

JP —Allí no tomamos una resolución general para todo el sector, pero, como hemos hecho en el pasado, estos clientes, si están con problemas, acceden al BROU fundamentando el caso y con las precauciones de riesgo por parte del banco, a acceden refinanciaciones si es que lo necesitan. La característica de esto es que es un mismo shock climático que atraviesa a más de 1.000 clientes del banco.

EC —¿Otros aspectos de las resoluciones de la semana pasada?

JP —Siempre tenemos que pensar en las dos partes, porque esta tiene que ser una operación cuidadosa por parte del banco. Para los nuevos desembolsos el banco no solo pide la sesión y prenda de la cosecha, sino que estamos empezando a impulsar entre nuestros clientes financiados por nosotros la adopción de seguros. Es una parte importante de la práctica en la industria que queremos ir impulsando con nuestros clientes.

EC —Ustedes entienden que falta profundizar en materia de seguros y aprovechan esta coyuntura para apretar el acelerador. ¿Es una condición eso?

JP —En el caso de refinanciaciones, cuando hay una parte impaga porque se está financiando, vamos a pedir seguros para nuevos desembolsos. Hemos conversado con el Banco de Seguros y estamos abiertos a hablar con otras aseguradoras. No es una práctica totalmente ajena a nuestro mercado, simplemente es una garantía adicional que nos estamos dando en este caso para esta coyuntura adversa.

EC —Vamos a las medidas para el sector lechero. Esas son transitorias, ¿no?

JP —Sí, allí contamos con un instrumento más poderoso. Siempre aclarando que el BROU no es monopólico, competimos por esos créditos, por lo tanto estamos hablando de aquellos productores que son clientes del banco, que son muy numerosos y son la mayoría. Para ellos son estas soluciones. Sin duda también es una oportunidad: si otro tipo de acreedor no da respuestas a sus clientes, el banco está con mucho gusto para analizar la situación caso a caso de esos clientes y es posible que en estos casos crezca la cartera del banco. Pero vamos a evitar esa práctica del banco haciéndose responsable de situaciones que le son ajenas o que no le son convenientes. Somos optimistas en que estas medidas para nuestros clientes van a ser de gran efecto, y si bien no recibimos en ningún momento a gremiales ni planteos generales, ya estamos teniendo muy buena acogida de los clientes en todo el país con la situación de la soja y las medidas que repasábamos.

Similarmente y también en conversaciones intensas con el MGAP desde antes, hemos aprobado una medida para el sector lechero. Está el instrumento poderoso del Fondo Lechero, que tiene una nueva edición que da una garantía adicional que tiene que ver con el precio de la leche. Por temas de instrumentación eso no va a estar vigente hasta setiembre, y ahí el banco ofrece a los productores clientes del banco una garantía poderosa para reestructurar los créditos. Allí la situación es distinta, pero la situación financiera de los clientes también es problemática, entonces el banco, al no estar pronto todavía el instrumento de garantías, el Fondo Lechero creado por ley, prorroga todos los vencimientos de nuestros clientes del sector lechero hasta el 30 de setiembre, de manera que queden al día y vigentes sus créditos, su posición en el banco, al momento de contar con el instrumento. Esto también llevó trabajo afinado con los equipos técnicos del banco y del MGAP y creo que nuevamente hemos llegado a tiempo para evitar que comenzaran a caer clientes en tramitaciones, solicitudes en el banco, porque los tiempos habituales no habrían permitido procesar al mismo tiempo las solicitudes de los miles de clientes de que estamos hablando.

EC —¿Qué riesgos corre el BROU con estos planes que anunció la semana pasada? Se lo pregunto sobre todo a propósito del primer paquete, el relativo a productores agrícolas y otras empresas vinculadas también al sector. Usted mismo dijo “esa es una medida atípica”. ¿Entonces?

JP —Atípica con respecto a lo que hace el resto de la competencia, en ese sentido. Corre los riesgos propios del negocio, es una medida absolutamente propia de la actividad del BROU, que no sale al rescate de un sector, sino que, sobre la base de la viabilidad financiera de sus clientes, hace su tarea de apoyo financiero con las perspectivas ciertas de que va a cobrar. Por eso esas salvaguardas adicionales. Somos un banco que se debe también a sus depositantes y a su accionista. Esto es típico de la actividad y es oportuno dar soluciones en tiempos que lo vuelvan oportuno.

EC —Usted mismo dijo hace un rato que el BROU no es monopólico, el endeudamiento del sector no es solo con el BROU, también con otros bancos privados y hay también créditos entre empresas. También en esos otros frentes se está dando el crecimiento del endeudamiento. ¿Ustedes están coordinando algún tipo de medida en conjunto en el sistema financiero? ¿Sabe cómo lo está manejando el gobierno?

JP —Muy buena pregunta. En estas situaciones, cuando hablamos de cadena de pagos, es un conjunto de acreedores. Las fuentes de financiamiento de las empresas son múltiples, bancarias, no bancarias, aportes de capital. En el pasado cada vez que había un problema de este tipo uno pensaba “Banco República” y estaban las soluciones mágicas que el BROU no siempre debía dar o que no podía dar. En este caso el BROU no es el único acreedor, seguramente es de los importantes, pero no es el único. Eso viene del resultado de la penetración de la banca privada en este sector, del propio crecimiento del BROU y del financiamiento de agentes no bancarios muy importantes.

La práctica sana en este caso es dar aire al cliente para que vuelva a pagar, pero nosotros no podemos hacernos responsables de lo que hace la competencia. Sí le podemos decir que se ha avanzado mucho en el sistema bancario uruguayo, en algunos casos impulsado o acompañado por el BROU, en trabajar en lo que se llaman grupos o clubes de bancos para atender a clientes grandes en problemas que se vuelven sistémicos, para coordinar no la salida del cliente, como podía pasar en el pasado, sino la atención a tiempo para darle viabilidad a fin de que pueda enfrentar sus pagos. En eso tenemos experiencias exitosas en curso que nos permiten ser muy optimistas con aquellas posiciones fuertes en el sistema, aquellos clientes grandes que además de ser importantes en sí mismos para los bancos y para la economía, tienen efectos sistémicos. Ese nivel de coordinación lo hemos recorrido y en estos años hemos visto grandes avances en el trabajo de nuestros técnicos en coordinación con la banca privada.

En este caso concreto de la situación de la soja no sabría decirle qué van a hacer los bancos, eso obviamente deberían resolverlo los clientes con sus bancos. Nosotros sí podemos ser optimistas con respecto a estos más de 1.300 clientes que ya están enterados de las resoluciones del banco y esperamos que todos colaboren con celeridad para poder analizar los casos.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

Escribir Comentario: