La Mesa TIC, martes 18 de abril

<em>La Mesa TIC</em>, martes 18 de abril

EC —Viene creciendo, es un sector muy dinámico. En el año 2016 creció 7,5 % en comparación con 2015.

PB —Sí. Y creemos que podríamos crecer bastante más, si no fuera por la falta de recursos, falta de gente calificada. En el mundo, el rubro de la tecnología está creciendo a números incluso superiores a esos.

EC —Y hablando de empleo, ocupa a unas 14.000 personas.

PB —Sí, 14.000 personas empleadas en Uruguay, empleos directos.

EC —Y hace falta más gente.

PB —Hace falta más gente, hay iniciativas de formar gente. Si pudiésemos formar algunos miles más, se emplearían rápidamente.

EC —¿Algún dato más que quieran agregar para la introducción?

OMAR BARRENECHE (OB) —Desde el punto de vista de la ANII, el sector de las TIC es probablemente el que tiene mayor cantidad de proyectos anualmente en el área de innovación. Eso demuestra la pujanza y la capacidad innovativa del sector.

EC —Vamos a la definición de innovación. Es algo bastante intuitivo, ¿hay cómo plantearlo en pocas palabras?

PB —Genéricamente innovar es crear cosas nuevas que tienen valor para los clientes. Un emprendedor es una persona que soluciona problemas, que encuentra problemas en el mercado, que busca cosas que están mal resueltas y las resuelve de una manera diferente, de una manera mejor. Eso cumple las dos condiciones, que es nuevo y que agrega valor para el cliente. Omar nos puede dar las definiciones que tiene la ANII sobre innovación o cómo ellos valoran la innovación, pero lo más genérico sería que cumple esas dos condiciones, nuevo y con valor para el cliente.

OB —Desde nuestro punto de vista, la innovación es algo así como una condición humana. Todos, absolutamente todos, innovamos en todo momento de nuestras vidas. Es algo que destaca al ser humano con respecto al resto de los seres vivientes. Y es un proceso complejo el proceso de la innovación. Es un proceso continuo, las innovaciones se van sucediendo las unas a las otras, y a nosotros lo que nos interesa es encontrar aquellas que tienen un potencial importante para revolucionar la economía nacional. Está visto que las empresas innovadoras son la principal forma de creación de trabajo en los últimos tiempos en la economía mundial.

EC —Y, ojo, la innovación no es monopolio de las TIC.

OB —En absoluto.

EC —La innovación se da y muchas veces es imprescindible en cantidad de empresas de distintos rubros.

OB —Todas las empresas tienen que innovar. Todos los seres humanos de hecho innovamos cuando tenemos que resolver cualquier situación de la vida cotidiana y no tenemos lo que suponíamos que íbamos a tener en ese momento o nos encontramos frente a situaciones nuevas. El problema es que algunas de esas innovaciones tienen trascendencia, tienen una trascendencia social, son aceptadas y adoptadas por otras personas. Cuando pasa eso decimos que es aceptada por el mercado. Por eso es tan importante el proceso de la innovación.

Si miramos la historia para atrás, incluso pautamos la historia reciente en base a grandes innovaciones que han ocurrido.

EC —Ejemplos.

OB —Empecemos por lo que se considera el comienzo de la era moderna, la imprenta. La imprenta fue una innovación de las que llamamos disruptivas, que cambian sustancialmente el panorama de cómo se hacen muchas cosas. También la máquina de vapor, el ferrocarril. Esas innovaciones disruptivas marcan un antes y un después. Todo lo que nos rodea es resultado de innovaciones, es un proceso tan colectivo que no sabemos quién fue el que generó una determinada innovación que usamos diariamente. En eso se diferencia la innovación de la investigación, la investigación termina en el teorema de Fulano o en el descubrimiento de Mengano, hay toda una metodología. En cambio la innovación es hecha por todos nosotros, va incorporando pequeños cambios que se van incorporando a las cosas que nos rodean. No sabemos quién fue el primero que hizo un audífono, el primero que hizo un micrófono; sabemos de repente que las primeras lámparas, las primeras bombitas de luz las hizo Edison, pero de las bombitas de Edison lo que queda en este momento es solamente la rosca, lo demás se ha ido transformando permanentemente, al punto que Edison no reconocería las bombitas que usamos hoy en día.

GISELLE DELLA MEA (GDM) —Básicamente, la innovación que podemos tangibilizar es aquella que impacta en el mercado, la que realmente genera una capitalización. Y a su vez, la que resuelve un problema social o ambiental o mejora la calidad de vida de los seres humanos. Obviamente que desde el punto de vista filosófico todos todos los días estamos improvisando, innovando, y quien tiene quizás mejor confort o calidad de vida es quien más ha salido de su zona de confort y más ha experimentado el proceso de innovación. Pero desde el punto de vista del mundo, creo que las innovaciones son aquellas que llegan al mercado y pueden impactar en un modelo de negocio.

EC —Omar ya mencionó un caso, pero podríamos citar algún otro.

GDM —Lo que tienen diferentes quizás las TIC es que la innovación en ellas produce un cambio en un proceso exponencial. La métrica deja de ser tan lineal y empieza a surgir esto de que no sabemos adónde va a llegar, como el tema de la imprenta, que cambia disruptivamente un proceso.

EC —¿Más ejemplos?

PB —A veces nos olvidamos de la importancia de la innovación en los procesos internos de las empresas. Hablamos mucho del resultado hacia el cliente, pero es muy necesario, y más yo diría aquí en Uruguay, lo que sería la innovación transversal. Generalmente viene del lado de la tecnología, a veces pueden ser modelos de negocios u otras cosas; simplemente, como decía Giselle, la tecnología es un factor bastante disruptivo y exponencial, entonces genera mucho cambio. Obviamente el cliente termina beneficiándose de los procesos internos, pero muchas veces es lo que hace posibles las empresas. Uno lo va viendo aquí y en el mundo, muchas empresas que quiebran lo hacen porque no se adaptaron a tiempo a las innovaciones. Hay un libro clásico famoso de uno de los fundadores de Intel, Andy Grove, que se llama Solo los paranoicos sobreviven. Es un libro excelente, recomiendo leerlo.

MARCEL MORDEZKI (MM) —Se murió.

PB —Sí, pero el libro es de cuando se salvó del cáncer, y muestra tanto la parte personal, cómo como paranoico se descubrió un cáncer temprano y cómo se curó, y a la vez cómo Intel tuvo que cambiar todo su modelo de negocios en los años 70 cuando no hacía procesadores. Intel era una empresa que hacía memorias, estaba muy fuertemente atacada por los japoneses y tuvieron que cambiar el modelo de negocios. Esa filosofía de que hay que ser paranoico es algo que tenemos muy incorporado en las TIC, porque cualquier empresario, cualquier empresa que esté en el ambiente de los TIC sabe que si hoy está en una posición de liderazgo es transitoria, siempre va a pasar algo, va a venir algo que lo va a amenazar. A veces eso en las industrias tradicionales lo tenemos menos incorporado y creo que es importante.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: