Mercosur: Pedido de Brasil para postergar traspaso de presidencia a Venezuela «no tiene fundamento jurídico», dice experto en relaciones internacionales de la Ucudal

La cancillería publicó ayer un comunicado en donde reitera su posición de traspasar a Venezuela la presidencia protémpore del Mercorsur, de conformidad con lo establecido por las normas vigentes del bloque.

La circular aparece luego de varios días de silencio oficial respecto al pedido del canciller brasileño José Serra de posponer el cambio de mando hasta mediados de agosto, alegando que el país caribeño no cumplió con las exigencias comerciales que prometió cumplir en 2012, cuando se incorporó como miembro pleno del bloque.

En diálogo con En Perspectiva, Ignacio Bartesaghi, Director del Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica del Uruguay, dijo que este pedido no tiene fundamento jurídico.

Según explicó Bartesaghi, Venezuela pidió ingresar al Mercosur en 2005. Al año siguiente se aprobó el protocolo de adhesión al bloque, y se creó un grupo de trabajo para hacer hacer un seguimiento del proceso de incorporación. En 2007 ese grupo, que funcionó de forma «poco trasparente», alertó que Venezuela no había cumplido con algunas normas, pese a haber aprobado los tratados fundamentales del Mercosur.

Sin embargo, ese tema nunca estuvo arriba de la mesa y los países (por decisión política) continuaron adelante con la incorporación de Venezuela en 2012. Según Bartesaghi, ahora Brasil busca hacer evidente un proceso de mala gestión en la incorporación de este país, cuando en realidad todos los miembros estuvieron involucrados en él.

La única posibilidad de no traspasar la presidencia protémpore es que haya una renuncia voluntaria de Venezuela o que se le aplique la cláusula democrática, para lo cual aún no hay un contexto propicio.

Para Bartesaghi, el pedido de Brasil apunta a «ganar tiempo» ya que en poco más de dos semanas el proceso de impeachment contra Dilma Rousseff se va a laudar. Si en esa instancia se confirma que el gobierno de Michel Temer va a seguir en el poder, la cancillería brasilera puede fortalecer una nueva mirada del Mercosur que es mucho más crítica y más «firme» con Venezuela.

Según Bartesaghi, Argentina y Brasil están apostando ahora a un Mercosur «distinto» que se acerque a la Alianza del Pacífico y negocie un tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, instancia en la que no participa Venezuela. Por lo tanto, explicó Bartesaghi, darle la presidencia protémpore al país caribeño en este momento puede «enlentecer», la agenda del Mercosur en momentos en que se «venían aires de cambio». Además, dijo el experto, Brasil mira atentamente el papel de liderazgo que está asumiendo Argentina, y va a tratar de tener más influencia en las decisiones del bloque.

Bartesaghi aseguró que Uruguay debe cumplir con el mandato jurídico de pasar la presidencia protémpore. De lo contrario «se volvería a priorizar lo político sobre lo jurídico» al igual que sucedió cuando Venezuela ingresó al Mercosur. De todas formas, evaluó positivamente la decisión de la cancillería de negociar con el país caribeño para que delegue en el resto de los países algunas funciones propias de la presidencia protémpore que por su crisis interna no puede cumplir.

***

Foto en Home: El canciller brasileño, José Serra, en Montevideo luego de reunirse con su par uruguayo, Rodolfo Nin Novoa. Crédito: Nicolás Celaya/adhoc Fotos.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: