Atentados en París
¿Cómo reaccionar a la tragedia?

<em>Atentados en París</em><br>¿Cómo reaccionar a la tragedia?

Por Susana Mangana ///

¿Por qué Francia? ¿Qué buscan los terroristas? ¿Dónde y cuándo será el siguiente atentado? ¿Por qué nos odian? La seguidilla de preguntas no cesa y a medida que llegan las noticias más pesa la incertidumbre que se va generalizando. Y es que no solo Francia despertó hoy horrorizada, la estupefacción ante la magnitud de la masacre golpea hoy a sus vecinos, Bélgica, España y el resto de países europeos que alarmados temen que un atentado ocurra en su territorio.

Por difícil que sea en estos momentos, debemos recordar que el Islam en sí mismo no es una amenaza y si bien tiene aspectos que inducen a pensar que puede incitar a la violencia, otras expresiones de fe también comparten esta característica. O sea, el Islam no es el peligro pero su versión ultra radical que hoy calificamos de yihadismo sí lo es. ¿Cómo combatir lo segundo sin incurrir en injusticias hacia el colectivo musulmán que hoy asciende a 1.500 millones de fieles en el mundo y va en ascenso? Este es un desafío que no sólo atañe a Francia o EEUU sino que interpela a toda la comunidad internacional.

Es en este punto donde apreciamos reticencias o posturas dubitativas respecto de la respuesta o nivel de involucramiento que un país u otro ha de tener frente a esta amenaza a la seguridad internacional. Pero la brutalidad del múltiple atentado ayer en Francia exige contundencia; no caben las medias tintas o posiciones y lenguaje políticamente correcto. Siempre he defendido que la respuesta militar no ha de ser la única solución al problema del repunte del islamismo yihadista, ni siquiera es eficaz.

Aquellos que opinan que estos atentados son una reacción lógica al colonialismo europeo, al capitalismo devorador de Occidente, encarnado en su máximo exponente en la región, EEUU, disculpan y banalizan en cierta medida, la gravedad del horror. El fanatismo de unos pocos musulmanes que mal interpretan el Corán afecta a la imagen colectiva de aquellos que dicen defender, sus propios hermanos musulmanes diseminados por todo el globo que hoy repudian la masacre en París. ¿Acaso pensaron ellos en cómo exponen a los musulmanes residentes en Francia o en Europa a un brote de islamofobia? ¿Se dignaron reflexionar cómo afectarán estos atentados a la vida que millones de refugiados musulmanes ansían concretar en Europa tras su odisea para llegar a Alemania o Francia?

No nos llevemos a engaño. Estas personas son irracionales, alienados de su realidad, cobardes por naturaleza que se escudan en la religión para vengarse vilmente de civiles que no siempre tienen culpa por los excesos o el fracaso de la política exterior de algunos gobiernos en Oriente Medio y Norte de Africa. Matan indiscriminadamente a civiles, sean estos europeos o árabes cristianos, musulmanes, kurdos… en definitiva, a todo aquel que no acate sus órdenes y métodos de lucha.

Daesh o Estado Islámico desafía a las potencias regionales estableciendo su califato en tierras de Siria e Irak pero añade un giro a su estrategia al coordinar atentados en suelo europeo. Sea cierta o no su reivindicación de la masacre en París, su objetivo de aterrorizar y golpear a Europa se ha logrado con creces.

Las grandes potencias occidentales y otras deben abandonar posturas tibias hacia aliados de dudosa catadura moral que cobijan, financian y difunden una lectura rancia y arcaizante de las sagradas escrituras del Islam. Ha sido ese cálculo interesado de fines geoestratégicos el que ha acorralado a un Occidente que hoy resulta timorato a la hora de condenar a países que tienen obligación de fomentar una reforma profunda de cómo ha de vivirse su fe en el siglo XXI, con normas y costumbres adaptadas a las circunstancias de este momento.

Ampararse en la lectura literal de un texto del siglo VII de nuestra era no es aceptable. Son los propios teólogos musulmanes y los responsables de educación y cultura de países árabes y musulmanes los que deben liderar esta reflexión y abrir espacios para una relectura de sus preceptos religiosos. Extirpar el discurso fanático que incita al odio a Occidente no será fácil pero por algún lugar hay que empezar.

Hoy solo podemos sentir compasión por las familias de las víctimas y por aquellos que temen una represalia. De ninguna manera podemos dejar que el miedo nos invada; esto sería regalarles ventaja a los terroristas. Fueron ocho los atacantes de París y por tanto no podemos dejar que un puñado de irracionales dirija nuestras vidas. Sin bajar la guardia pero conscientes de que somos muchos más, la vida ha de seguir.

Notas relacionadas
Atentados en París: Más de 120 muertos y 200 heridos en seis ataques casi simultáneos
Atentados en París: El día después, por Rafael Mandressi, corresponsal de En Perspectiva en Francia

Fotogalería
París: Una ciudad en estado de shock tras oleada de ataques

***

Sobre la autora
Susana Mangana, doctora en Estudios Árabes e Islámicos por la Universidad Autónoma de Madrid y MBA por la Universidad Pontificia de Comillas, Madrid, es docente e investigadora en la Universidad Católica del Uruguay y analista de política internacional en medios nacionales e internacionales.

Foto: Una mujer reza cerca de la sala de conciertos Bataclan, en París, sábado 14 de noviembre, 2015. Crédito: Kenzo Tribouillard/AFP Photo.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

7 Comentarios - Escribir un comentario

  1. ¿Porqué Francia? Porque los están bombardeando sin cesar. Y están matando como siempre niños, y personas inocentes. Y conste que no reivindico ningún atentado. Pero por favor basta de bombardeos. El mundo está cayendo en algo inhumano por todas partes.

    Reply
  2. Para ud sólo la irracionalidad conduce a realizar hechos de esta naturaleza. Sin embargo también se puede pensar que están tomando venganza por la muerte de muchas personas inocentes en guerras promovidas por potencias europeas y USA. No justifico el hecho, sólo trato de ponerlo en contexto.
    Si pensamos que cometen actos terroristas generalmente por ignorancia y alienación, debemos preguntarnos porque el mundo pretende acabar con estos puntos de vista solo a bombazos? Creo que el trasfondo va más allá de que se trate de un puñado de personas haciendo una mala interpretación de su libro sagrado.
    Dra. Susana espero pueda comentar esto y hacerme ver los errores en los que pueda estar. Saludos.

    Reply
  3. Camila, ¿ y por qué no, Francia? Como BIEN dices: «El mundo está cayendo en algo inhumano por todas partes». Por eso, para ayudarnos a vivir «humanamente», …ergo, como seres humanos que fuimos CREADOS (somos polvo y cenizas, pero…….¡con un ALMA inmortal!) debemos volver a vivir como DIOS – nuestro CREADOR- MANDA! En caso contrario, SERÁ imposible parar el mal que todos experimentaremos – sea por el dolor propio o el del prójimo-
    Y NO soy fundamentalista Cristiana, SOY CRISTIANA y, Nuestro DIOS, nos enseña a AMAR…aún a nuestros enemigos e, incluso, ¡bendecirlos! ¿ Que es DIFÍCIL???? IM PO SI BLEE sin la asistencia del ESPÍRITU SANTO de DIOS! Por eso el grito «añejo» y SIEMPRE vigente en este mundo que sigue sin tener cabida para EL HIJO DE DIOS (como cuando nació, que NO había aposento para María y José y terminaron en una gruta de animales….Adorado por los pobres y más humildes……)de: ARREPENTIMIENTO y CONVERSIÓN!!!!
    Si nos vengamos – lo cual es muuuy humano y comprendo-, SEGUIREMOS fomentando un espiral de ODIO y MUERTE que NO tendrá fin……….No sé si eres creyente, Camila, pero si no lo eres, …intenta reflexionar y hacer conexión con tu corazón y verás que por difícil que sea, NO hay otro camino. JESÚS mismo dio ejemplo de cuál es El Camino, La Verdad y La Vida: seguirLo a ÉL!!! El mundo de entonces, al IGUAL que el de hoy, LO MATÓ, lo quiso SACAR del medio…..y GRACIAS A DIOS NO PUDO! (ÉL murió, ¡SÍ!, después de ser masacrado, como cordero agradable a los OJOS de DIOS para pagar por todos los pecados de la humanidad, de antes, de entonces y los de hoy, ¡todos!, pero los asesinos «pensaron» que Lo habían vencido….jajaj, ¡¡¡pobres, pobres de nosotros!!!! PERO ÉL RESUCITÓ! Y desde entonces y pesar del brillo que alcanzó la SANTA IGLESIA CATÓLICA, …..siempre estuvimos en la mira del «enemigo». Así, la masacre de los armenios en 1915 (1a. guerra mundial) y de los judíos (2da. guerra mundial) y ahora……..de los cristianos……..¿ Por qué será??? PORQUE JESÚS es EL ÚNICO que puede liberarnos y hacernos «vivir» como lo que somos: Hijos de DIOS! (salvando, de esa forma, nuestras eternas almas……). Y, si eres creyente, reza, reza, reza mucho!!! SÓLO DIOS BASTA! Que DIOS nos BENDIGA y ayude a todos!!!!!!!!!

    Reply
  4. Para la autora no cabe por un solo momento la posibilidad de que estos atentados sean llevados adelante por los mismos gobiernos que luego se aterrorizan, para escudar sus acciones y justificar posturas y desiciones que de otra forma serían injustificables, pequeños daños colaterales fácilmente olvidables en un mundo de inmediatez e ignorancia

    Reply
  5. No estoy de acuerdo en ninguna de sus presentaciones que violencia se ataque con violencia. Hay mucho odio y actos sin escrúpulos en todo el mundo, no solo en Francia. Es mucha gente la que muere por hambre, sed, delincuencia, terrorismo, y por sobre todo diferencias ideológicas, culturales y religiosas. Son los mismos gobiernos que impulsan la maldad a su más alto nivel. Mucha gente inocente ha muerto a causa de guerras hoy en día. No solo señalemos a aquellas victimas de países del primer mundo, todas las vidas valen. Cada una de ellas tiene un doliente y un gran camino por delante. Nuestro ego nos impide ver más allá de lo que queremos ver. O la realidad, el poder de tener todo, de controlar todo, el egoísmo, nos desvía y creemos que tener todo significa ser feliz. NO. Ser feliz significa estar en paz consigo mismo y dejar vivir a los demás con respeto y solidaridad

    Reply
  6. No es extraño que algunos traten de justificar el horror del terrorismo. Llevó más de 16 años cuando la Segunda Guerra Mundial que las potencias se unieran para terminar con Hitler y su horror y asesinatos. Y así y todo, hay personas que siguen justificando sus hechos.
    Un espanto el ser humano. Un espanto….

    Reply

Escribir Comentario: