Políticos en campaña: Cómo cuidan su imagen y evitan inconductas o escraches

Políticos en campaña: Cómo cuidan su imagen y evitan inconductas o escraches

Este año electoral plantea un dolor de cabeza particular para jefes y asesores de campaña: el riesgo de que los dirigentes o incluso los propios candidatos se vean involucrados en una inconducta, o sencillamente queden asociados a una mala imagen, como puede ser una foto con un vaso de whisky en la mano, y que eso quede registrado y se comparta en las redes sociales.

De hecho, hay un mensaje que se repite en varias reuniones políticas por estas fechas: “Como nunca va a haber que cuidarse”.

Los accidentes de tránsito que protagonizaron, ambos ebrios, el senador Daniel Bianchi –vinculado hasta ese momento con el Partido de la Gente– y el edil nacionalista Darwin Correa, sirvieron de alerta. A eso se suma la espirometría positiva que tuvo el ex diputado Gonzalo Mujica en La Paloma previo al encuentro del sector Todos de Luis Lacalle Pou.

Es por eso que hay un aspecto que se intenta reforzar desde los comandos de campaña hacia los dirigentes: hoy, la línea que separa la vida privada y pública de los políticos es cada vez más delgada. Y los votantes están cada vez más exigentes respecto a que el discurso no se aparte de la práctica.

De todas formas, en general, los líderes políticos, hacen una distinción entre lo que definitivamente es una falta ética, inconducta o delito, por ejemplo conducir ebrio y protagonizar un accidente –como ha sucedido-; cometer una infracción de tránsito y ser registrado, o estar vinculado en un acto de corrupción.

Y, en otro plano, aquellos casos en los que no se cometa algo indebido, pero eso sí termine afectando directa o indirectamente la imagen del sector o del líder.

En esta última categoría entrarían la viralización de un video íntimo, el ser captado manteniendo una discusión en el tránsito o con una pareja, o bebiendo simplemente una copa de vino en un restaurante habiendo ido en Uber y que esa imagen se replique en las redes a modo de enchastre, dando a entender otra cosa.

Por lo pronto, en eventos políticos con mucha afluencia de público, hay agrupaciones que han tratado de evitar directamente que se tome alcohol, algo que tiempo atrás podía darse. Y si no, si hay alcohol, se trata de insistir en que se contraten vehículos en lugar de utilizar coches privados.

Partido de la Gente

Pero en general los precandidatos parecen marcar una distinción entre un escrache público desde tiendas adversarias, aunque resulte inconveniente, y un problema de fondo donde haya que marcar la cancha y tomar una decisión rápida y rigurosa, como se dio con el Partido de la Gente y la expulsión de Daniel Bianchi.

A raíz de ese episodio, aquí En Perspectiva, entrevistamos a Guillermo Facello, dirigente del partido de Edgardo Novick, y le consultamos si han definido algún lineamiento respecto al accionar en conductas de la vida privada de sus dirigentes que puedan repercutir en su desempeño como figuras políticas.

“Es obligación de cada uno de los integrantes del partido, es obligación actuar con valores éticos y morales de todos los ciudadanos», dijo Facello. «Así como tenemos derechos tenemos obligaciones, a veces se levanta mucho la bandera de los derechos y se dejan de lado las obligaciones. Acá hay que cumplir con las dos cosas. No es necesario tener un protocolo de actuación, cada cual se mueve como lo hace… más en el ámbito político.»

Partido Nacional

En el comando del líder del sector Todos del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, este tema se tiene muy presente.

“Al primero que se mande una cagada, sabe que no cuenta con mi apoyo”, transmitió el precandidato a sus dirigentes en distintas conversaciones informales y cada vez que puede, contaron a En Perspectiva fuentes del sector. Además se machaca en “la necesidad imperiosa –en cualquier caso- de que la gente se cuide” y en la prácticamente indivisible línea entre lo privado y lo público.

En esa línea apuntó por ejemplo Lacalle Pou en el encuentro del sector Todos, el sábado pasado en La Paloma: “A medida que crecemos tenemos más obligaciones y menos derechos, en lo grande y en lo chico. El que no se cuida en lo chico es mentira que se va a cuidar en lo grande. El que es compañero, el que realmente siente el proyecto, el que está realmente comprometido, va a hacer las cosas bien. Y si no hace las cosas bien, yo no lo voy a defender, voy a ser el primero en censurarlo”.

En diálogo con En Perspectiva, el lunes pasado, Lacalle Pou se refirió en particular a la espirometría positiva que le dio a Gonzalo Mujica, y repudió enfáticamente su actitud aunque descartó que se le vayan a aplicar medidas:

«Me deja dos cosas. Primero tristeza, segundo, me molesta mucho, me enojo mucho con los compañeros. Porque hay que entender la responsabilidad de ser servidor público y eso hay que llevarlo al extremo. Lamentablemente algunos no lo han entendido».

En el otro sector mayoritario del Partido Nacional, Alianza Nacional, que lidera Jorge Larrañaga, no tiene ningún lineamiento puntual establecido sobre la conducta pública de los dirigentes, por fuera de lo que reconocen como “valores de Alianza Nacional”.

No obstante, Pablo Puppo, asesor de campaña y encargado de redes sociales, hacía esta aclaración en diálogo con En Perspectiva: «Por supuesto hay que tener cuidado con lo que se pone en redes. El perfil personal de cada uno implica una responsabilidad, cada uno es responsable de lo que pone. Con cualquier cosa que se haga, con un posteo que se comparte, con una noticia que se viraliza, con una opinión personal que se da. Siempre hay que tener cuidado».

Puppo destacó que como los dirigentes políticos son en general personas públicas de larga trayectoria, que tienen exposición desde hace tiempo, ya saben cómo manejarse, y no sintió que fuera necesario recalcar algo en particular para la campaña.

Frente Amplio

En el oficialismo, mientras tanto, Patricia Kramer, asesora de Carolina Cosse, dijo que hasta ahora no se han tomado recaudos particulares porque hay seguridad en que Cosse no cometerá errores.

“Confío demasiado en la candidata”, dijo Kramer. La ex ministra, por ejemplo, se maneja sus propias redes y seguirá siendo así. “Ella tiene muy claro lo que quiere, es muy exacta”, agregó Kramer en diálogo con En Perspectiva.

En el Movimiento de Participación Popular (MPP), sector que impulsa la candidatura de Cosse, sí se está discutiendo el tema políticamente. El año pasado ya se había diseñado un manual de redes sociales para los legisladores y a raíz de una serie de hechos que se dieron en los últimos meses del 2018, está instalada la preocupación de que haya una estrategia de provocar hechos políticos negativos en actividades que, a priori, deberían ser consideradas “positivas” por la ciudadanía.

Como ejemplos, desde el equipo de comunicación del MPP se nombró el video de Eduardo Bonomi en Artigas, enfrentado con manifestantes; también la filmación de Víctor Rossi increpado cuando visitó el accidente en el puente de Carmelo; y, principalmente, la situación que se dio cuando un hombre le gritó “traidor” a José Mujica en una charla en Tacuarembó. En el MPP hay bastante certeza de que esa persona buscaba que se generara un hecho político en torno a ese grito, y por eso se buscó afinar el accionar de los dirigentes para que, de repetirse una situación similar, “no se entre” en la provocación.

En el comando de Daniel Martínez, el tema está presente en charlas y reuniones, y se repite la afirmación: “Si habrá que cuidarse…”. “Hoy tenés que tener cuidado hasta de los gestos que hacés”, dijo un integrante del equipo del intendente con temor de quedar escrachado en una foto en las redes. De todas formas, también indicó que para quienes trabajan con Martínez desde hace tiempo en la Intendencia, este tema no implica una novedad: ya saben que están expuestos y que su accionar puede dañar la imagen de su líder en todos los frentes.

Distinta es por ejemplo la situación de Óscar Andrade. A mediados de diciembre, el precandidato y dirigente del Sunca protagonizó un accidente en la ruta Interbalnearia. De inmediato en las redes se aseguró que Andrade se había dado a la fuga y que iba alcoholizado. Y por más que salió a aclararlo y llamó “miserables” a quienes lo criticaron, su imagen ya había sido dañada.

Todavía hoy en las redes se habla del tema; por ejemplo, hace apenas una semana, Ianek Mudzyk, candidato a diputado por el Partido Colorado, tuiteó “ya vimos la espirometría de Bianchi y de Correa… ¿Alguien sabe dónde está la espirometría de Óscar Andrade?”.

Partido Colorado

Yendo al Partido Colorado, en el comando de campaña de Ciudadanos, sector de Ernesto Talvi, se entiende que sus dirigentes –a los que se los llama referentes- son “justamente eso, una referencia”. “Si bien cada uno es libre, nos importa mucho que nuestros referentes reflejen el compromiso de servicio que tienen con los ciudadanos y con el país”, dijeron a En Perspectiva desde el equipo de Talvi.

“Todos podemos cometer errores, sin embargo, -indicaron- consideramos que hay faltas que son inadmisibles”, como aquellas en las que se obra “intencionalmente de mala fe, con segundas intenciones y no en el interés de los ciudadanos”.

En Ciudadanos han dado directivas respecto a cómo se manejan en redes sociales sus referentes. De acuerdo a lo que comentaron, se plantearon “lineamientos sobre la necesidad de mantener el respeto, incluso en las críticas y discusiones”. Y en cuanto a la vida privada, cada uno puede mostrar lo que quiera, siempre y cuando no ofenda a otra persona ni viole ninguna norma ética. Enfatizaron: “Ser un servidor público implica trabajar por ser un modelo de conducta, acorde a su responsabilidad”.

Por otro lado, en el caso de Uruguay Batllista, sector que lidera el precandidato José Amorín, no ha habido ningún cambio en cuanto al cuidado que hay que tener. En diálogo con En Perspectiva, el propio Amorín explicó que siempre hubo que ser cuidadoso y recordó una charla que tuvo con Jorge Batlle cuando comenzó en la actividad política, hace más de 30 años. Luego de una reunión, rememoró el senador, el expresidente le dio un consejo que lo marcó: “Que nunca tomara alcohol en un acto político, porque no hay cosa más fea que ver a un político borracho”.

***

Informe de Gastón González y Romina Andrioli

***

Crédito de las fotos
Carolina Cosse: Verónica Caballero, tomada del Twitter personal de Cosse.

José Amorín: Uruguay Batllista.

Luis Lacalle Pou: Twitter de Todos Hacia Adelante.

Daniel Bianchi: Twitter personal.

***

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: