Cuentos con humor: Conocé a los nominados por el jurado y votá por tu cuento favorito

El Concurso de Cuentos de En Perspectiva te invita una vez más a ser parte del jurado y votar para definir el “premio de los oyentes”. Hoy desde las 9 hs están publicados en EnPerspectiva.net los “cuentos con humor” nominados por el Jurado, y al final de la página el formulario para votar.

La votación para el Premio de los oyentes cerrará el próximo jueves 21.09.2017 a las 11.00 hs. El viernes 22.09.2017, durante La Mesa de los Viernes de En Perspectiva, daremos a conocer los resultados de la votación y también los premios otorgados por el jurado.

Concurso de Cuentos de En Perspectiva 2017

Edición: cuarto llamado, agosto de 2017
Consigna: Cuentos con humor
Jurado: Juan Grompone, Mauricio Rosencof, Alcides Abella, Ana Ribeiro y Gonzálo Pérez del Castillo

Cuentos nominados

Título: Otoño
Seudónimo: Justine

Había pasado toda la mañana recorriendo el barrio con mi madre en busca de una hoja. En el patio de mi casa había muchas hojas porque teníamos un árbol de tilo y muchas plantas. Pero ahora buscaba una hoja que no era ninguna de esas. La maestra había pedido: una fruta de otoño y una hoja de garbanzo. La fruta de otoño era fácil de conseguir en tiempos donde las frutas eran las de estación y la provisión del barrio estaba surtida de peras. El problema era la hoja de garbanzo. Ningún vecino tenía esa planta. Así que sin más recursos, mi madre me mandó con una hoja de tilo.

Todavía recuerdo la cara de compasión de mi maestra de primer año cuando saqué la pera y la hoja de tilo, mientras los otros niños sacaban sus peras para dibujar sobre la hoja de garbanzo que no era más que la hoja amarilla de dibujo. Ese día aprendí que la pera es una fruta de otoño, que el garbanzo es amarillo como la hoja de dibujo, y que los profesores de Idioma Español como mi vieja no saben de Dibujo.

***

Título: De sordos
Seudónimo: MCM

Don Carlos, el concesionario del parador El Tronco, vive acosado por los avisos de desalojo de la intendencia. Se queja amargamente con todos los que pasan por su mostrador de ida o de vuelta de la playa. Es que recibió el último aviso y él cuenta los detalles de la intimación con textuales palabras.

En su versión, el ultimátum acentuando en la última u, suena enfático y definitivo: “Esta vez va en serio. Recibí el ultimatún”.

Un cliente habitual de todos los veranos, montevideano con casa en la 23 y caracterizado por una sordera pertinaz, le contesta con soltura: “Don Carlos, usted sí que sabe mimarnos. Siempre con los mejillones más frescos, los pejerreyes recién sacados… y ahora se nos viene con el último atún” y sigue su camino.

El diálogo y los protagonistas ingresan en la leyenda de la playa. Nunca se sabrá si la confusión del cliente fue real o aparente para evitar un pedido de favores.

***

Título: De pesca
Seudónimo: Corvino

Provistos de sus cañas de pescar, los pequeños amigos enfilaron hacia el antiguo muelle en busca del ejemplar de sus sueños.

Cerca de la barcaza de pescadores que descansaba en la costa con sus cuadernas desparramadas, vistieron sus anzuelos con selecta carnada, y aguardaron en silencio.

Las boyas impávidas se mecieron durante horas al compás de las suaves ondas del mar, sin suerte. Al caer la tarde, cuando los compinches emprendían el retorno cabizbajos y expuestos a la mofa de los veteranos del pueblo, vieron en la resaca de la playita un enorme pez de lado.

Henchidos de orgullo, regresaron por la calle principal con el trofeo a la vista, ante la atenta mirada de todos los pobladores que no daban crédito de la escena.

El diario local resaltaba al otro día en las “postales de la semana”:

-Ayer tuvimos una imagen pintoresca, al observar a Juan y Jaime con una enorme corvina descompuesta y pestilente, que por el color amarillento de sus ojos, no tendría menos de dos días de muerta.

***

Título: Cuento corto
Seudónimo: Bulico

El hombre ya pasaba los 70, jubilado de peón rural. En una yerra, enlazó de a pie un ternero que se había disparado rumbo a una cantera cercana. No lo pudo sujetar, el animal cayó por el borde pero él no soltó el lazo que se escurría entre sus dedos. Salvó al animal de una muerte segura, pero él perdió índice, mayor y anular de su mano izquierda, por lo cual le quedaron solo dos dedos: pulgar y meñique.

Era parroquiano del almacén y bar “El Repecho”, adonde concurría casi todos los días a tomarse una cañita y jugar un truco. Sin que él lo supiera, otro parroquiano, pícaro para los sobrenombres, le puso “Cuento corto”, porque en su mano izquierda tenía solo dos dedos: este encontró un huevito… y este se lo comió.

***

Título: El Cine Atenas
Seudónimo: El Gaucho

Valentín, el dueño del cine, tuvo una idea genial para llenar las 600 localidades, algo que no ocurría desde los 60, cuando nos pasábamos las tardes de sábados y domingos de invierno en la matinée.

Ofrecería en preestreno una película que hacía furor: Propuesta Indecente, con Robert Redford y Demi Moore. El Club de Leones vendió todas las entradas varios días antes. Fue tapa de El Heraldo, comentario en bares y peluquerías. En la radio, cubrimos la noticia. De hecho, estuve allí, reporteando a los asistentes a la salida, después de terminada la única función. Menos el Cura, estaban todas las personalidades presentes. Y abordé a una de ellas: ¿Qué le pareció la película Don Tomás? Muy buena, m’ijo, muy interesante. Y agregué, punzante yo: Y que haría usted si le hicieran una propuesta así, de pasar una noche con su esposa? Rascándose la barbilla, y mirándome medio de reojo, me susurró: Y mirá m’ijo, si me dan unos días pa’juntar esa plata, yo pagaría sí.

***

Título: La mejor receta
Seudónimo: Renée Daniel

A la mañana, después que se fue mi marido tocaron el timbre, subieron dos hombres y se llevaron la cama de dos plazas y el colchón. Luego el portero me avisó que había llegado otro camión con muebles. Le dije que subiesen. Quedé agotada, hubo que desarmar todo porque no entraba en el ascensor. Me quedé un buen rato en la puerta del dormitorio mirando lo lindo que había quedado. A la tarde cuando volvió mi marido le serví un café con galletas de chocolate.

Cuando entró al cuarto escuché que gritó: ¿Qué es esto? ¿Viste que quedó divino?, le respondí. No me contestó, tomó el café sin probar las galletas. Llegó la hora de acostarnos.Yo feliz después de treinta años luchando con las sábanas, almohadas y frazadas. No podía creer lo genial de dormir cada uno en camas de plaza y media. Al otro día me levanté descansada como nunca.

Pensar que consulté al médico durante años por insomnio y lo que me lo provocaba era la lucha por la ropa de cama y el ronquido de mi marido en el oído.

***

Título: En la retaguardia
Seudónimo: Ibirapitá

Los hombres de la guarnición Poncada esperan ansiosos los refuerzos prometidos y ¡las vituallas! Son 38 y sus estómagos silban cada vez más fuerte, cuando Aparecido Pérez, cabo raso y cocinero del contingente, se presenta y anuncia:

-Mi coronel, debo comunicarle que para “el rancho” del mediodía solo tengo: una costilla de vaca, un morrón y media cebolla. La tararira que usted pescó ayer se la comió el gato del teniente Flores y su perro Diógenes se robó los últimos chorizos, así que espero órdenes.

Con voz potente el coronel Iturralde decidió al momento:

-Cabo Pérez, baje al pueblo y pida una gallina prestada, cuanto más vieja y gorda mejor, ¡prestada! me oyó, ¡prestada! y diga que el heroico ejército de la patria agradecida se la devolverá con una docena de huevos después de la victoria. ¿Entendió?

-Más o menos, mi coronel.
-¡No importa, vaya y cumpla órdenes!

***

Título: Eclipse
Seudónimo: Venus de Milo

En el barrio le decían Marilyn. Esa rubia voluptuosa nos tenía locos a todos. Ni siquiera Don Roque, el carnicero, pudo escapar a sus encantos; casi pierde un dedo en la sierra cuando la rubia se arrimó al
mostrador, insinuante, y le pidió dos kilos de pecho cruzado. ¡No había “necesidá”!

A los más veteranos, que alimentaban palomas en la plaza, se le salían los ojos de las órbitas al verla pasar con su pequeño perro Caniche. La botijada no estaba menos turbada, pero querían algo más. Fue así que juntamos unos mangos y compramos un telescopio de segunda mano. Solíamos reunirnos en casa para observar hacia el tercer piso de aquel edificio. Era un placer ver a la diosa así, como Dios la trajo al mundo. Una noche apareció un tipo al lado de ella y cerró abruptamente las cortinas. Se nos acabó la fiesta. Mamá, que sospechaba sobre nuestra repentina afición por la astronomía, nos preguntó: ¿Algo nuevo en el cielo? Eclipse total de Venus, respondimos al unísono.

***

Título: La Obra
Seudónimo: Angelito Negro

El padre nos dijo que todos los niños que habíamos tomado la comunión, teníamos que participar en un pesebre viviente. Yo me afilé para ser el Niño, pero la maestra que dirigía el teatro dijo que como soy afrodescendiente, era mejor que fuera un angelito, para que la gente tomara conciencia de la discriminación y otra cosa que no me acuerdo.

La obra iba fenómeno, hasta que empezaron a filmar videos y sacar fotos. Yo ponía mi mejor sonrisa, siempre pegado al Niño, hasta que uno de los pastorcitos, que me tenía envidia, me dijo: “correte negrito, no tenés vergüenza de andar con esas alitas”. Entonces lo emboqué con la guitarrita.

El tipo me cazó del ala, la angelita trataba de apartar, pero se armó terrible revuelo. Nos sacaron a todos de apuro hacia la sacristía, mientras el coro cantaba “aleluya, aleluya”. Ahí nos fueron empujando para la calle, mientras por los altavoces, escuchaba que el padre despedía a la gente con un “podéis ir en paz”.

***

Título: El mudo
Seudónimo: Canopus

Doña Clara me lo dijo apenas entré -lamento molestarte, en realidad no tiene fiebre, mentí, tiene tres
años y no habla una palabra. Vamos a verlo, dije sin molestarme. Alfonso jugaba con unos autitos. Me acerqué, le di un beso, pero ignoró mi presencia. Pregunté donde podía lavarme las manos y con una manito señaló una puerta a mis espaldas. Escuchaba, de eso no cabía duda. Lo examiné sin encontrar ningún elemento que me preocupara. Mutismo repetía la abuela, eso nos dijeron que tiene, mutismo. Antes de retirarme me despedí de él y dirigiéndome a la abuela pregunté –¿de donde habrá salido este niño tan lindo?, y Alfonso respondió sin titubear, de una y en un lenguaje perfecto propio para su edad: “del mismo lugar que vos, pero yo de la cola de mi mamá y vos de la tuya».

***

Título: Niño prodigio
Seudónimo: Hernanchi

Mi hijo nació muy prematuro. Nos dijeron que probablemente sería hiperactivo y prematuro en todo. Ya a los 3 años, en su primer día de jardín, dejó sorprendida a la maestra cuando lo vio escribir, sin titubeos, la palabra “Pascualina” en el pizarrón.

Unos días después, mi hijo apabulló a mis amigos en una reunión, cuando lo oyeron contar de uno hasta cien; y luego descender de cien hasta uno.

—Este niño no es normal —nos dijeron entonces a su madre y a mí—. Solo un niño prodigio
puede contar para atrás a esta edad.

Con mi esposa lo estimulábamos permitiéndole usar la computadora; y le habíamos enseñado cómo agrandar y colorear las palabras en el procesador de texto.

Pero la sorpresa de mi esposa fue mayúscula y llegó al espanto, cuando vio escritas en la pantalla, con enormes caracteres rojos, las palabras “ORGASMO FEMENINO”.

Felizmente todo se aclaró de inmediato. Había copiado un subtítulo de un diario dominguero. Ahora tiene 21 y pasa sus noches como todos: con el celular.

***

Título: Los boniatos
Seudónimo: El Quintero

Toribio contaba que había cosechado unos boniatos enooormes en su quinta. Entre copa y copa se jactaba diariamente de ello en el boliche.

Un día contaba que había hecho diez kilos de boniato asado; otro, que había hecho cincuenta kilos de dulce; otro, que había donado ocho bolsas pa´l comedor de la escuela. Y así, sucesivamente, iba incrementando día a día el volumen de la producción de su pequeño huerto.

Últimamente, le iban quedando los de tamaño más chico; aunque, según él, eran los más sabrosos.
Cierto día, un parroquiano ya molesto, le dijo:

—Dejate de cuentos y traeme cinco kilos, pa´probarlos… —a lo que Toribio contestó:
—¡Mirá si via´andar partiendo los boniatos pa´traerte cinco kilos!

***

Título: El latón
Seudónimo: Abuelo Guillermo

Una de las costumbres diarias de mi abuelo durante el verano, consistía en poner a entibiar al sol, durante toda la mañana, un gran latón con cincuenta litros de agua dulce extraída del aljibe.

Según él, bañarse con esa agua era muy saludable para la piel, ya que aportaba vitaminas y sales minerales que no tenía el agua potable de la cañería.

Mientras el abuelo dormía sus dos horas diarias de siesta, mis hermanos y yo hacíamos travesuras de todo tipo, que muchas veces consistían en guerrilla de terrones, lo que invariablemente terminaba con el agua del latón totalmente estropeada.

Para reparar el daño, volcábamos el agua, llenábamos de nuevo el latón con agua de la canilla y le poníamos una caldera de agua caliente para la lograr la tibieza necesaria.

El abuelo se levantaba de la siesta directo a sus diarias abluciones, mientras que nos decía: ¡Esto sí que es salud!

***

La votación para el Premio de los oyentes cerró el jueves 21.09.2017 a las 11.00 hs. El viernes 22.09.2017, durante La Mesa de los Viernes de En Perspectiva, daremos a conocer los resultados de la votación y también los premios otorgados por el jurado.

***

Enlace relacionado
Concurso de Cuentos de En Perspectiva, llamados anteriores

Crédito imagen en Home: Wikimedia Commons.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

28 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Gracias a los medios electrónicos, internet, google, wikipedia, los teléfonos inteligentes, etc, los niños y adolescentes están de nuevo practicando la escritura y la lectura. El año que viene cuando se generalicen los celulares con comunicación verbal, aprenderán de nuevo a hablar!.
    Las visiones apocalípticas están sobrando. Felicitaciones por el concurso. Saludos a Juan.

    Reply
  2. Me creí lo de la hoja de garbanzo y pensé que nunca había visto la planta…Qué tarea difícil les mandó la maestra !!Me reí de la historia y de mí misma cuando leí el desenlace..Y soy maestra! !!Jubilada claro !!😂

    Reply
  3. QUE ES EL HUMOR?
    POR CIERTO, LOS PARTICIPANTES DEL CONCURSO Y QUIEN HIZO LA SELECCION PARA EL JURADO TAMPOCO TIENEN IDEA.
    NO HUBO NI UN RELATO QUE ME HAYA HECHO SIQUIERA SONREIR Y DISCULPEN LA SINCERIDAD.

    Reply
    1. Me pasó lo mismo y, a fuer de sincera, la primera y única sonrisa me la provocó este comentario… me hizo sentir menos amarga!! jajaja
      No entiendo el enojo de otras participantes, fue un comentario correcto y, en mi opinión, apropiado.
      Vamos Margot, un poco de sentido del humor…

      Reply
  4. Sra: tal vez deba pensar que «su» sentido del humor esta en otra sintonia. No todos los cuentos son igualmente graciosos ni le dan gracia a las mismas personas.
    Disculpe, quizas es su ánimo el que esta sin humor.

    Reply
  5. Sra: Puedo pensar que «su» sentido del humor esta en otra sintonia. No todos los cuentos son igualmente graciosos ni le dan gracia a las mismas personas.
    Disculpe, yo tambien soy sincera

    Reply
    1. Raquel de Leon Echevarria · Edit

      Mi animo esta muy bien señora Margot. Espero que el suyo tambien lo este. Respecto al humor es cierto. No hay reglas. Lo que si debe haber es un poco de sentido comun. En estos trabajos no hay humor aunque en algunos se percibe buena intencion. Y punto final.

      Reply
  6. Los cuentos tienen humor. Algunos son más graciosos que otros, naturalmente. Cuando lean los cuentos premiados en voz alta,seguramente sus virtudes resalten aún más. Felicitaciones a todos.

    Reply
  7. Felicitaciones a todos los nominados.
    El sentido de humor del Jurado es realmente «serio».
    ¿De qué nos reimos los Uruguayos?
    Como decía un amigo: El ingenio es la intelectualización del humor.
    Y agregaba:
    Existen individuos que merecen un monumento; con el pedestal puesto encima.

    Reply
  8. Realmente esperaba algo mucho más picaresco me imagino lo difícil que fue para el jurado llegar a estos 13 cuentos. El tema es difíciles de llevar al papel. Igual vote por el que me pareció más original que con humor. Igualmente mis felicitaciones a los que se toman el tiempo de escribir.

    Reply
  9. Salvo uno o, tal vez, dos, los cuentos son espantosos. Es terrible constatar lo malo que somos en el terreno del humor. ¿Nadie pudo escribir algo realmente gracioso? Hay algunos cuentos que sencillamente no entiendo. No sólo no le encuentro humor, sino que ni siquiera entiendo qué es lo que cuenta.

    Reply
  10. Estimados todos: más allá de los cuentos que sólo 3 me hicieron esbozar una sonrisa, me llama poderosamente la atención y me pregunto con que criterio el jurado tan prestigioso hizo está selección que dejaron mucho que desear. Gracias

    Reply
  11. Sergio Barrenechea Grimaldi · Edit

    La mayoría de los cuentos están bien escritos pero si me olvido del tema «Cuentos con Humor»
    Son más anécdotas reales o fantasiosas que cuentos con humor. Lamento no haber mandado los míos que contaban con alguna expresión «algo fuerte», sin ser una grosería, y pensé que no sería aceptado por el jurado.
    Ahora si vamos a abrir un debate sobre cómo es el humor uruguayo, diría que no muy generalizado. Basta con subir a un ómnibus y ver las caras de quienes viajan. Todos serios y con caras preocupantes, enchufados en sus celulares que parecen ser los únicos que reciben nuestra atención.
    Intenten en la mañana al levantarse, mirándose al espejo, dar las gracias de estar vivo y verán como cambio nuestro ánimo.

    Reply
  12. Creo que muchos de los comentaristas en este foro les pasa aquello de «Dime de que te jactas y te diré de qué careces». Vamos, gente! Si a los cuentos no les encontraron humor, tomenselo con humor en lugar de aportar su cuotita mezcla de vinagre y limón ¡

    Reply
  13. En verdad, no quiero ser negativa, pero leí y releí los cuentos, para votar y sinceramente: no voto. No encontré ninguno que se destacara por ser un cuento con humor. En alguno podría atisbarse una sonrisa, pero nada más. De cualquier manera, todo el que escribe y resulta seleccionado por un jurado que tiene su prestigio, merece un elogio.

    Reply
  14. Los cuentos me dieron tristeza.
    Cuando choca un libro con una cabeza, y suena ahueco, ¿es siempre por el libro? G. C. L.
    ¿Qué pensarían Wimpi, Peloduro, Pinocho, o mi querido amigo Acasuso?
    Maestros Urugayos.

    Reply
    1. Estimado Yamandú Gillman: usted pone la vara muy alta. Aquí escriben escritores aficionados, con apenas una semana de plazo para preparar los cuentos. No es fácil escribir en clave de humor. Sin duda es más sencillo hacer llorar que reír. Saludos.

      Reply
  15. Muy buenos los cuentos de humor,buena idea felcitaciones a los que hacen este espacio donde uno puede tener la posibilidad de mostrar sus trabajos,me gustaron todos, pero mi voto es para ECLIPSE, me hizo reir y nostalgiar con lo picaro y lo desenfadado .

    Reply
  16. No llegué a tiempo para votar, lo hubiera hecho por «Otoño».
    Me pareció gracioso e inteligente.

    Fue el único que me gustó.
    Coincido en que a los uruguayos nos cuesta «el humor»

    Agradezco y felicitó a todos los autores por sus creaciones.
    Un placer leer leer todos los meses los cuentos

    Reply
  17. Son cuentos con humor. Si sugieren una sonrisa, lograron el objetivo que enunció el jurado en su momento. Algunos con mayor dosis de humor otros menos, todos tienen buen nivel, como siempre. ¡Gracias!

    Reply
  18. No pude votar porque tuve problemas con internet, pero igual quiero decir que hubiera votado por ECLIPSE. Creo que es «redondo» e ingenioso . Digo esto fuera de fecha dirigido especialmente a su autor. Es bueno saber que lo que hicimos a alguien le pareció lo mejor.

    Reply
    1. Agradezco sus palabras. Intento escribir historias que tengan algún rasgo de originalidad. Naturalmente no siempre se logra la calidad necesaria. Con la autoridad moral que me confieren sus elogios voy a reclamarle a mi colega Luis Albornoz- dicho esto con humor, lógicamente- el cetro que me corresponde. Abrazo.

      Reply
      1. Aclaro, por las dudas, que fue un comentario hecho con humor. Estoy muy feliz con el premio recibido. Conozco a Luis Albornoz de otra premiación, de modo que será un lindo reencuentro. Es un excelente cuento el ganador y el jurado merece todo mi respeto. Abrazo a todos.

        Reply

Escribir Comentario: