Cuentos con amigos
Conocé a los nominados por el jurado y votá por tu cuento favorito

<em>Cuentos con amigos</em><br>Conocé a los nominados por el jurado y votá por tu cuento favorito

El Concurso de Cuentos de En Perspectiva te invita una vez más a ser parte del jurado y votar para definir el “premio de los oyentes”. Hoy desde las 9 hs están publicados en EnPerspectiva.net los “cuentos con amigos” nominados por el jurado, y al final de la página el formulario para votar.

Tienen tiempo para elegir su favorito hasta el próximo jueves a las 11 hs. Al día siguiente, el viernes, en La Mesa conoceremos: los cuentos preferidos por cada uno de los cuatro tertulianos, los tres ganadores según el voto del jurado y, aparte, otro cuento, el cuento elegido por la audiencia.

Concurso de Cuentos de En Perspectiva 2016

Edición: Octavo llamado, setiembre de 2016
Consigna: Cuentos con amigos
Jurado: Juan Grompone, Mauricio Rosencof, Alcides Abella, Ana Ribeiro y Gonzálo Pérez del Castillo

Cuentos nominados

Título: La espera
Seudónimo: Atilia

El resultado de la ecografía no arrojaba dudas. Marisa se sintió doblegada por la noticia; era la segunda vez que la naturaleza abofeteaba su ilusión. Sabía que su panza no crecería mucho aunque igual serían, con suerte, tres o cuatro meses de espera, nada dulce por cierto. Se sintió aún más abrumada al imaginar ese tiempo en la oficina; múltiples caras de compasión y frases frívolas taladraron sus sentidos. Para colmo, su amiga Julia estaba de licencia en el exterior por un mes. Marisa tomó su decisión: bajo ropas largas y holgadas, su silueta delgada transitaría por la oficina sin alimentar sospechas. Así fue. No hubo día que no visitara el escritorio de Julia. Respiraba profundo y salía. Cuando Julia regresó, el peso del ropaje que usaba se desvaneció en un hondo abrazo.

***

Título: Protección
Seudónimo: Blas

El viento les despeinaba los rulos, mientras la chata corría ruidosa por la bajada de la calle Nicaragua. Néstor manejaba las cuerdas mientras los rulemanes chirriaban contra el cemento. Martín atrás, muerto de miedo, abrazaba a su amigo y protegía sus piernas sobre las maderas de aquel vehículo infernal. Martín, túnica blanca y bisturí brillante, abrazaba el corazón de Néstor, muerto de miedo.

***

Título: Etcétera
Seudónimo: Caburé

En el Bachillerato nos tejieron las promesas más eternas, las incumplidas. Cerca de los 40, cuando el conjunto organizado de mis fracasos me equilibraba la vida, la volví a encontrar en la Peatonal. No te puedo creer, estás igual pero cambiado, te paso el cel y nos hablamos, dale qué increíble. Una ilusión se puede armar igual desde el café con leche y pareció que el partido se podía dar vuelta. Lo consulté con el Oráculo de Delfos que estaba acodado en el Caburé y sentenció: tirate que hay pastito. Ella, qué fantástico, lo que nos está pasando, no sabés, estaba tan excitada que resolví contar todo, por catarsis. Penal en la hora. Sí, me dice, me anoté en un concurso de cuentos sobre la amistad, etcétera, que es para toda la vida, qué maravilla, por la contención, etcétera, etcétera, pero qué te pasa, en qué estás pensando. Entonces, con el penal errado y con la mezcla de juego y de ruleta, del que tira el último centro a la olla, le dije: en lo de etcétera.

***

Título: Solicitud de amistad
Seudónimo: Casti

Cuando hoy abrí Facebook, la sorpresa se me juntó con la alegría. Enseguida recordé aquel sábado de mañana en el aeropuerto en que los amigos nos despedimos. Su padre había sido aceptado para ir a trabajar a Australia y la familia se iba.

Durante mucho tiempo las cartas, fotos y cassettes mantuvieron las promesas, pero se fueron espaciando hasta que se transformaron en buenos e inolvidables recuerdos.

Me resultó extraño tener que aceptar “su solicitud de amistad”.

***

Título: El Roqui
Seudónimo: Cristina

No se concibe domingo en el pueblo sin que el loco Tito dé la vuelta por la feria, termo y mate bajo el brazo, con su perro “El Roqui”.

Durante mucho tiempo nos burlamos de Tito, al verlo gritábamos:

−Loco Tito, ¡tu perro no existe!

Sin siquiera mirarnos, le decía:

−No escuche mijo, envidia les da no tener un amigo como usté.

Con el correr de los años su andar se ha vuelto lento y cansino.

−Es que “El Roqui” se está poniendo viejo− les comenta a los feriantes.

Me acerco a la ventana, una gris mañana de domingo, vecinos corriendo calle abajo, la

feria en silencio, golpean mi puerta:

“El Roqui” −solloza Catalina− “El Roqui” se murió.

***

Título: Amigo y amiga
Seudónimo: Cupido

Nacimos juntos, casi el mismo día. Los tiempos modernos nos llevaron a la misma guardería, la misma escuela y el mismo liceo. Yo quería ser médico y vos enfermera. Para estar juntos te hiciste doctora.

Fuiste la madrina de mi hijo y yo el padrino de los mellizos. Pasamos las peores y las mejores, siempre juntos, una simbiosis. Pero llegó el día. Hicimos todo lo posible para esquivarlo, alejarlo, sacarlo de nuestros pensamientos. No pudimos, era el enemigo de nuestra sólida amistad y nos ganó. Ese día yo perdí mi mejor amiga y vos tu mejor amigo.

Nos hicimos amantes.

***

Título: Barra
Seudónimo: Jomagia

Sale de su departamento a disfrutar el buen clima. Cómo extraña a sus amigos, los de la barra. Piensa en voz alta, la gente que lo escucha cree que está loco:

−¿Qué será de Mojarrita, seguirá con su manía de criticar todo, tendrá aún la panadería el papá del Cascarudo donde se reunían antes de salir al escabio?

Sigue caminando y retorna nuevamente a sus recuerdos. Le duele no haber estado cuando pasó lo de Lolo y seca una lágrima.

−Y Pepe, ese sí que se las sabía todas− Siempre le tuvo admiración. Patea una latita de cerveza emulándolo al Chueco, un puntero como los de antes pero muy bohemio, ¡bueno! Por algo estaba en la barra.

Saluda como un autómata a la gente que, aprovechando el buen clima, llega hasta la plaza, único lugar donde hay verde en esta gran urbe. Casi sin darse cuenta está dentro de la agencia de viajes. Sin dudarlo pregunta cuándo hay vuelo para Uruguay.

−El jueves a las 19 horas− dice una rubia detrás del escritorio. Regresa a su departamento y prepara el equipaje.

***

Título: El túnel
Seudónimo: Pelé

Nos divisamos entre el bullicio y la temperatura de enero, en medio de la feria del balneario.

45 años habían pasado, y él supo que yo era Martínez, y yo supe que él era Fagúndez.

Íbamos acompañados de nuestras señoras, que prestaban más atención a las ofertas que al mundo circundante.

Él venía y yo iba, por lo que el cruce era seguro. A unos diez metros de distancia una tapita de refresco apareció en la acera y la tomé para llevarla “atada” con el pie tal como otrora lo hacíamos con cualquier elemento que cumplía la función del balón que carecíamos. Ya, cuando nuestro cruce era inminente, y sabíamos el uno del otro, acomodé la tapita y en fulgurante toque conseguí hacerle un caño maravilloso, exquisito.

Quedó estupefacto. Yo seguí mi tranco como mirando para otro lado, y ambos reímos a carcajadas al girar, frente al desconcierto de las mujeres.

***

Título: Mirada al futuro
Seudónimo: Platón

Era una hermosa noche de primavera con un cielo despejado. El hombre de grandes anteojos observó durante un rato al anciano sentado en una roca al borde del mar. Cabellos blancos, cuerpo encorvado, el anciano miraba fijamente el cielo sin prestar atención a su entorno. El hombre se acercó de manera amistosa.

-¡Linda noche! -dijo, para romper el hielo.
-¡Buenas noches! -saludó el anciano, mirándolo con amabilidad.
– Me llama la atención su concentración. ¿Qué busca en el cielo, abuelo? -preguntó el hombre.
– A mis amigos -respondió el anciano, mirando a una estrella muy brillante.
-¿A los que han partido? -preguntó el hombre, sorprendido.
-A los que vendrán -dijo el anciano.

***

Título: Reencuentro
Seudónimo: Puentes

Nos abrazamos después de años de alejamiento, y por fin nos sentamos a tomar ese café tantas veces prometido y tantas otras cancelado. Cosas de la vida. Pero ahora estamos juntas, por fin nos contaremos personalmente nuestras cosas.

Hablamos de los compañeros del colegio, de los vecinos, de los profesores. Presumimos de nuestros hijos, intercambiamos fotos. Una vez que exprimimos los recuerdos de nuestros no tan lejanos pasados, hablamos de moda, de libros, de viajes. Y la emoción que al principio sentí comienza a diluirse.

Imagino que quizá hoy no nos conocemos tanto. Que algún hilo se cortó cuando dejamos de compartir nuestras vivencias cotidianas. No tomé ni un sorbo del café, está frío. Miro el reloj, ha transcurrido menos de una hora, y no sabemos qué contarnos, y volvemos a recordar los compañeros del colegio, los vecinos, los profesores, hasta que nos miramos, y nos entendemos. Me alegro. Aún quedan entre nosotras gestos cómplices. Quizá sea diferente con el próximo café.

***

Título: Sin título
Seudónimo: Rayito de Sol

Heráclito era un hombre de pocos amigos. Por más que empleara su dialéctica nadie lo entendía. Si decía blanco, alguien decía negro, si decía redondo, alguien decía cuadrado, si decía líquido, alguien decía sólido. Pero a pesar de esas contradicciones, sus amigos lo seguían con pasión porque de la contradicción de las contradicciones nacía una nueva afirmación. Sus amigos, que lo querían aunque no lo entendían, le pusieron “el oscuro” porque de ahí siempre salía un rayito de luz.

***

Título: No te puedo
Seudónimo: Seacat

Nos tocaron asientos juntos en el Seacat y la reconocí al instante. Ella entrecerró los ojos un segundo y luego vino el gesto del ah! En esas situaciones, por lo general prefiero hablar del presente que me parece más interesante, pero termino cediendo a la inercia de las historias interminables. Por supuesto, ella asumió la hegemonía de la voz y del voto inapelable. Carrera, matrimonio, separación de bienes y de males, adolescentes en un mundo paralelo, qué estrés, te podés imaginar. Entre la catarata de veredictos y dictámenes, para acomodarme en el asiento sin que pareciera que no la estaba atendiendo, tiré un lugar común acerca de las rupturas y desgarrones de nuestra vida contemporánea. Fue entonces, que con los ojos húmedos soltó: “todavía no puedo creer que no me hubieras pasado la copia en el examen de filosofía de quinto, no lo puedo creer”.

***

Título: Cuento contigo
Seudónimo: Sol

Elisa pensó que ya era muy tarde para comenzar una nueva amistad. Creía que su vida no cambiaría. Fue su amiga del alma, quien le habló por primera vez sobre él y la convenció.

−Te va a ayudar… Intentalo. Después me contás.

Pese a su desconfianza, los diálogos con su interlocutor, fluyeron. Y notó algo curioso.

Sólo a él podía contarle sin reproches y sin culpa todo lo que sentía. Aquello que los demás no querían oír y lo que ella no podía decir o solucionar. Con el tiempo, sintió que la paz retornaba. Algunas cosas en su vida empezaban a cambiar.

Aún hoy, su poder sanador la sorprende y, en días difíciles, recurre a las páginas blancas de su diario, escribe, se conmueve y llora.

***

Título: Recreo
Seudónimo: Vida

Joaquín revolvía la tierra con un palito, apartado en un rincón del patio. Su gesto triste y enojado difería de la mayoría de los niños del recreo que corrían y jugaban entusiasmados. Se levantó, recorrió el patio, intentó integrarse con otros pares, sin éxito.

Más frustrado aún volvió a su rincón a seguir dándole vueltas a la tierra con la ramita.

Las lágrimas comenzaron a deslizarse por sus mejillas. Otro niño se acercó preguntándole qué le ocurría:

―Nada. Nadie quiere jugar conmigo– contestó Joaquín.

―Conmigo tampoco. ¿Qué estás haciendo?

―Un dibujo de muchos niños juntos.

―Pero así no se hace. Yo te voy a enseñar.

―A ver… –dijo Joaquín.

***

Título: Sin título
Seudónimo: Wasabi

Habíamos alquilado con mi amiga un apartamento, y estábamos pasando genial las vacaciones en Punta hasta que llegó una amiga de mi amiga, y después, una amiga de la amiga de mi amiga, y para rematarla, apareció una amiga de la amiga de la amiga de mi amiga.

En menos de una semana terminamos siendo todas enemigas.

***

La votación para el Premio de los oyentes cerró el jueves 13.10.2016. El viernes 14.10.2016, durante La Mesa de los Viernes de En Perspectiva, daremos a conocer los resultados de la votación y también los premios otorgados por el jurado.

***

Foto: Good friends, imagen de la serie Projeto Little Fingers, de Juliana Coutinho. Crédito: Juliana Coutinho.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

30 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Me resultaron muy buenos los cuentos seleccionados.
    En verdad tenía más de uno para elegir.
    Veo que algunas personas votan en el comentario, cosa que me hace sentir insegura y dudar si lo estoy haciendo bien.
    Nada confirma el voto, Sólo la letra en negrita.

    Reply
  2. El cuento con el personaje de Heráclito, «el oscuro», brinda a través de ese toque de humor, la concepción de la amistad verdadera, libre de prejuicios de ningún tipo, aunque las ideas sean totalmente discordantes, y sin duda en amigos así, encontraremos siempre un rayito de cálida luz.

    Reply
  3. María Crystina Rodriguez · Edit

    Concuerdo con el anterior comentario y me gusta el cuento de Rayito de sol, pues todos tenemos un amigo que es como «el oscuro» pero si miramos muy adentro , aunque él no quiera demostrarlo siempre se le escapa un «rayito de sol!

    Reply
  4. Maria Cecilia Garcia Ledoux · Edit

    Voto por reencuentro, porque describe que la verdadera amistad entre dos personas no se pierde aunque pasen años sin verse. Muy bueno.

    Reply
  5. Dudé entre «Reencuentro» y «El Roqui». Ambos tienen lo suyo. Le encuentro un defecto a «El Roqui» y es que en la frase final, aparece Catalina. ¿Quién es? Se puede suponer que es una hermana, una vecina, tal vez la esposa, pero ¿para qué darle nombre si el propio personaje, no lo tiene? Es un detalle, pero en mi concepto, pesa. Por lo demás, es una visíón cálida de lo que significa un animal en la vida de una persona. Le daría el segundo premio.
    «REENCUENTRO» , La primera pregunta que me hago es si es un cuento, un relato o una anécdota. Por lo que he leído hasta ahora en anteriores concursos, el jurado no hace diferencia al respecto. El trabajo de Puentes, es nostálgico, muy realista y está bien escrito. (después de releerlo, me animo a conjeturar que es una anécdota)
    Supongo que en esta oportunidad se presentaron muchos cuentos, ya que quién los seleccionó, esta vez eligió quince. Felicitaciones a todos los autores, pre seleccionados o no.

    Reply
  6. Concuerdo con lo que opina Raquel de León sobre Reencuentro. Es muy realista y está muy bien escrito. Creo que la anécdota es que se reúnen a tomar un café pero el cuento está en el pasado, presente y el futuro de las amigas que nos da a entender Puentes con muy pocos detalles. La amistad perdura, de repente tiene sus altibajos, pero yo entiendo que perdura cuando dice que habrá otro café. Me gustó porque da para meditar. También felicito a todos los otros autores. Mi voto va para Reencuentro.

    Reply
  7. María Teresa Baubeta · Edit

    Y mi voto fue para «Recreo». No miré ningún resultado previo ni leí ninguna opinión para no sentirme inclinada por los demás.
    El cuento es de un niño, que se siente frustrado al verse desplazado por sus compañeros. Se aísla, trata de jugar solo, cuando se le acerca otro en la misma situación. No han podido lograr que los demás los aceptaran en sus juegos, pero ellos, comienzan a entenderse y allí puede darse el nacimiento de una amistad duradera, más que la del resto, porque estos dos niños siempre se acordarán de ese momento. Muy bueno, sin perjuicio de que algún otro también me conmovió.

    Reply
    1. washington scaniello · Edit

      Son todos muy buenos cuentos, María Teresa. Me los leí todos y también, como tú, opté por uno, entre dos que más que gustaron. Igual que tú, y sin cometer la picardía de ir a “boca de urna”, voté por «Recreo», este breve y muy significativo relato que por muchas e inefables razones me retrotrae a mis años escolares. Pero lo más notable es esto: el segundo cuento que me conmovió es, justamente, el que le sigue en las preferencias: “El Roqui”, un perrito como cualquiera, pero quizás –porque apenas así lo sugiere el narrador- el único y mayor afecto del Loco Tito, tal vez un hombre solitario.
      Cordialmente, María Teresa

      Reply
  8. Yo, modesta y respetuosamente, discrepo con los comentarios al cuento «Reencuentro». Lo veo como una amistad que fue, pero hoy, está diluida. El segundo párrafo de la narración lo explica perfectamente. Cuando alguien mira el reloj y ya no hay más nada para decir, está todo dicho…Tal vez en ese alejamiento que tuvieron, tomaron caminos tan diferentes, que hoy no pueden compaginar las realidades y sólo hablan del pasado. La mirada cómplice y el próximo café, tal vez sean disculpas para quebrar ese hielo que hoy existe entre ellas.

    Reply
  9. Federico Santibañez · Edit

    Yo la verdad leí los cuentos me gustó Reencuentro y lo voté también sin leer los comentarios. Me pareció bien escrito y sin caer en sensiblerías fáciles. Ahora viendo los comentarios, Puentes debe estar muy contento o contenta parece que su cuento da para pensar y comentar jeje Mi segunda opción es Solicitud de amistad. Felicito a todos los participantes.

    Reply
  10. Buenos los cuentos. Me da la sensación de que en ninguno aparece nada referido a una amistad real. Es decir, o son sobre rupturas, desencuentros, reencuentros, y otras yerbas. Es como que todos miramos la amistad desde afuera. Tal vez es interesante discutir a modo de introducción cuando se de el fallo, porqué no fuimos capaces de llegar a un cuento que muestre una amistad como las de todos los días. Con amigos de todos los días. Sea una anécdota o algo inventado. Es mi impresión nomas, creo que voy hacer un asado con mis amigos para discutirlo…

    Reply
  11. Voté por «Etcétera», pero me gustaron mucho «No te puedo» y «Pelé». En cuarto lugar pondría «Protección» muy bien logrado, cortito y completito.

    Reply
  12. Recreo. Muestra solidaridad,.empatia, por ese situaciòn que comparten y que
    muestra que esa serà una amistad duradera.-muestra el valor de lo autèntico
    de la inocencia que actùa sin dobleces.

    Son buenos todos.

    Reply
  13. Esta vez los cuentos tienen un nivel de sugerencia mucho mayor. Felicitaciones a todos.
    Voté por Etcétera porque dice todo lo que dicen los otros pero en clave de humor: el alejamiento en el tiempo y/o en el espacio, el reencuentro que no es siempre lo que se espera. Pero a diferencia de la mayoría, el toque ingenioso y humorístico no insiste en la nostalgia, tan cara a los uruguayos que hasta la festejamos. En eso concuerdo con el anciano que esperaba a los amigos que vendrán.
    Precioso cuento «Protección» , ni una palabra de más.

    Reply

Escribir Comentario: