Federico Irazábal: Para Talvi y Andrade, el debate fue «una ganancia absoluta»

Óscar Andrade y Ernesto Talvi protagonizaron ayer el primer debate televisivo en 25 años entre aspirantes a la Presidencia de la República. El programa tuvo una duración de una hora y cuarto, y lideró el rating de los canales de Montevideo durante su transcurso.

Organizada por Canal 4, la instancia giró en torno a 5 ejes temáticos: 1, «¿Década ganada o década pérdida?»; 2, «Contexto internacional»; 3, «Relaciones laborales»; 4, «El rol del Estado»; 5, «Propuestas más urgentes a aplicar luego del 1º de marzo del 2020».

En Perspectiva conversó de eso con el sociólogo y experto en Comunicación Política Federico Irazábal.

***
Foto en Home: Óscar Andrade y Ernesto Talvi. Crédito: pt.com.uy/ Twitter

¿De qué depende el periodismo digital de En Perspectiva? Los canales digitales de En Perspectiva solo pueden sostenerse si cuentan con el aporte, mes a mes, del público que los valora. Te invitamos a ser uno de nuestros Socios 3.0. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

7 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Andrade contesto con las misma ideologia de siempre. sosteniendo el mito ya superado de la lucha de clases y usando el argumento de ser solidario con las clase trabajadora y oprimida por el CAPITAL.
    Talvi planteo un Estado moderno y dispuesto a la negociacion.Tambien aparecio la beta del economista con mente analitica que conoce los temas criticos y como darle una solucion para todos.
    Me gusto la frase DALE UN ABRAZO AL EMPRESARIO!!
    Basta de confictos creados que no hacen mas que enfrentarnos como sociedad para que otros saquen su provecho.El sindicalismo es una fuerza del siglo XIX que tiene que actualizar sus propuestas y unirse a la marcha del mundo
    De lo contrario desaparecera.
    Andrade estuvo bien asesorado y no ataco pero en mi.opinion repitio de memoria y poca conviccion argumentos
    Alguno de ellos referidos a su vida personal.En un Debate no tienen valor.
    Talvi crecio en imagen como politico economista y persona.

    Reply
  2. Querida Rosa: La lucha de clases no es un mito, ni mucho menos está superada. Es una característica de cualquier sociedad, en la que la gente se asocia por intereses para mejorar su posición relativa. Los empresarios que financian CERES, lo hacen porque allí se cultiva y predica idiología que favorece sus intereses. Es por eso que desafío a cualquiera a encontrar un artículo de CERES o de Talvi en el que se critique al sector empresarial, donde se critique las condiciones laborales de un sector, por ejemplo. Sin embargo, las críticas a los impuestos, a las regulaciones y a las reivindicaciones sindicales si están en el menú de opiniones de CERES. Es justamente la crítica a todo aquello en la sociedad que tiende a limitar la cuota de poder del capital.

    Nada de eso está mal, me parece perfecto que Talvi defienda los intereses del capital. Lo ilegítimo es tirar la piedra y esconder la mano. Criticar que en la vereda de enfrente haya alguien que estudie, se informe y trate de defender los intereses del trabajador es intelectualmente deshonesto.

    El único paradigma que ha intentado superar la lucha de clases propia del capitalismo y lo ha logrado con éxito durante cierto tiempo es el pacto entre capital y trabajo de la socialdemocracia. Eso tiene sus primeros antecedentes filosóficos con los socialistas utópicos en el siglo XIX. No es difícil encontrar trazas de estas ideas en diferentes personalidades industriales de su tiempo, como ser Henry Ford o nuestro Francisco Piria.

    Salteándose varios pasos (como ser la implantación de la socialdemocracia sueca) llegamos a la posguerra, con la creciente influencia de la URSS y de los partidos comunistas europeos. Las burguesías europeas se avinieron a construir un Estado benefactor basado en un nuevo pacto entre capital y trabajo. En Francia, en la época de De Gaulle (que era de derecha, al menos para aquella época), se llegó a distribuir por ley acciones entre los trabajadores de las sociedades anónimas, por ejemplo. Con esto se hacía que el trabajador fuera socio de la empresa, pero al tiempo no gustó a los patrones porque los trabajadores tenían su silla en los directorios y podían opinar.

    Con la caída de la URSS el pacto se hizo innecesario para la burguesía salió de la mesa y volvió a la lucha de clases. Lo fué horadando por medio de políticas neoliberales. (por eso lo de neo, es una reedición de algo muy viejo).

    En fin, bien ambos por lo civilizados, cada cual en su rol. Mis intereses globalmente los defendió Andrade. Eso no me impide darme cuenta de que hubo dos o tres críticas de Talvi que me parecieron bien atinadas y que creo que son las que el gobierno no puede responder porque sabe que ahí ha fracasado y que en su interna sectores importantes no quieren cambiar el rumbo.

    Un aspecto que reivindico de Talvi es que comentó que alguien le había dicho que tenía una hija en sexto que no sabía ni leer. Eso es un ingrediente que está ausente de la discusión sobre educación, tanto en el gobierno como en la oposición. Siempre se habla de cobertura, porque es el agujero que le interesa tapar al burócrata de turno: quiere mostrar número de cobertura y egreso del sistema. Hace mas de 30 años que vienen usando los aprendizajes como variable de ajuste de la ecuación, para aumentar la cobertura y luchar contra un supuesto «elitismo» intrínseco de evaluar y no acreditar lo que no se aprendió. Talvi tal vez piensa, como pienso yo, que era preferible una primaria incompleta que alfabetizaba a tener 15 años de escolarización obligatoria que no logren enseñar a leer y escribir textos sencillos. Con esto no estoy abogando para que la gente no termine primaria, sino para no entrar en el ridículo de pensar que el valor de la educación es transitar por ella. Los títulos no incluyen, lo que incluye es lo que uno tuvo que hacer para obtenerlos.

    Reply

Escribir Comentario: