El Fondo de Solidaridad a 25 años de su creación: dejan de aportar 12 mil personas

La ley que lo creó establece el cese al cumplirse el cuarto de siglo, por lo que una primera generación de aportantes deja de contribuir este año. Una buena excusa para conocer más de cómo funciona

La noticia pasó casi desapercibida: desde este mes de enero de 2020 ya no deben aportar más al Fondo de Solidaridad aquellos profesionales que egresaron de la Universidad de la República o la UTU en 1985 o en años anteriores.

Son unas 12 mil personas que comenzaron a pagar en 1995, cuando nació el Fondo de Solidaridad, y por lo tanto cumplieron 25 de años de contribución, uno de los requisitos establecidos en la ley para el cese de la obligación.

Es un buen momento para profundizar en qué es este fondo. ¿Cómo funciona? ¿Quiénes se benefician de sus becas? ¿Es posible un sistema diferente para financiar esos servicios?

Lo conversamos con José Luis Genta, el presidente de la Comisión Honoraria Administradora del Fondo de Solidaridad.

Destaques de la entrevista:

  • «El fondo de solidaridad son unos $9.000 por año para los que egresaron de carreras de más de cuatro años y las que egresaron de carreras igual o menores a 4 años, son $4.500».
  • «Hay un mínimo no imponible. En este momento son 8 unidades BPC. Que son unos $40.000. Por debajo de eso, puede pedir no aportar».
  • «Si un egresado se va del país, tiene que registrar su ida y no se les obliga a aportar. Es una causal de baja».
  • «En 2019 se llegaron a 8.680 becas del fondo de solidaridad».
  • «Los nuevos becarios van a cobrar unos $9.000 por mes. Durante ocho meses quienes recién ingresan y diez meses para los que renuevan la beca».
  • «Mi visión como universitario es que el objetivo del Fondo de Solidaridad es que el ciudadano que logró culminar una carrera tenga el compromiso de ser solidario con los que están por ingresar y tienen bajos recursos».
  • «Las becas entre 2006 y 2018 se multiplicaron por dos».
  • Sobre la propuesta de la Asociación de Egresados Terciarios de eliminar el Fondo de Solidaridad y crear un Fondo Nacional de Becas: «Va en contra de lo que desarrolló la Unesco en cuanto a la equidad de acceso a la educación terciaria».
  • «Yo considero que el siglo XXI tiene que ir hacia la universalidad de la educación superior».

Foto: José Luis Genta en el estudio de En Perspectiva. Crédito: Agustín Dorce

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

3 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Vos porque no cobras 20 mil pesos que paga ASSE, y hay que pagar este impuesto al estudio en un País, donde la constitución dice que debe ser gratis!!!

    Reply
  2. Yo lo pague hasta que me jubile y el que los que se van del país no lo paguen me parece una deslealtad, incluso a los extranjeros que se reciben y se van antes de irse tendrían que pagar el fondo.
    Sino los que nos quedamos somos los giles

    Reply

Escribir Comentario: