FA bloquea investigadora sobre financiamiento del MPP en los 90

El Senado desestimó ayer la creación de una comisión investigadora sobre el presunto financiamiento del Movimiento de Participación Popular (MPP) mediante el asalto a bancos, cobradores y locales de pago en la década de 1990.

Contando solo con los votos del Frente Amplio (16 en 29) el plenario aprobó un informe del oficialismo que declara que la denuncia presentada por todos los representantes de la oposición carece de “entidad y seriedad”, al estar conformada a partir de libros (“Donde hubo fuego”, de Adolfo Garcé; “Cero a la izquierda”, de Federico Leicht; y “Eleuterio Fernández Huidobro, sin remordimientos”, de María Urruzola) y recortes de prensa.

El senador informante por la mayoría, Ruben Martínez Huelmo (Espacio 609), dijo que la denuncia fue un «montaje» para atacar al expresidente José Mujica e intimó a la oposición a ir “hoy mismo” a la Justicia si tiene pruebas de una vinculación entre el MPP y las llamadas tupabandas. El senador de Asamblea Uruguay, Enrique Pintado, opinó por su parte que «lo que menos interesa es la verdad y lo que sí interesa es el desgaste de las figuras porque se quiere alcanzar la victoria en algunos años».

Desde la oposición se argumentó que la denuncia sí ameritaba una investigación ya que el ex tupamaro Jorge Zabalza avaló las versiones que aparecen en el trabajo de Urruzola. Por ejemplo el senador nacionalista Luis Alberto Heber sostuvo: “Son los propios tupamaros los que han confesado esto y a confesión de parte relevo de prueba”.

La intervención de Mujica

La intervención más esperada de la sesión fue la de José Mujica que decidió hablar cuando habían pasado cuatro horas de debate. El ex presidente negó cualquier vinculación entre su partido y las superbandas, pero admitió que pudo haber militantes del MPP-MLN que por su cuenta incurrieran en delitos en los años posteriores al regreso de la democracia.

Mujica dijo que esta sospecha circuló en su sector desde que se encontró la cédula de un ex tupamaro en el lugar donde se había cometido un asalto. Sin embargo, dijo que nunca pudo se pudo confirmar esos indicios.

Aunque no lo mencionó expresamente Mujica hacía referencia a la aparición del documento del ex dirigente Ricardo Perdomo en un local donde se había cometido una rapiña.

«Es muy probable que tres o cuatro militantes fuera de nuestra disciplina hubieran emprendido otro camino. No sabemos si por otro proyecto político, o por una desviación de carácter bandido. Pero naturalmente, hoy todas son hipótesis», sostuvo el ex presidente.

Mujica contó cómo el MPP adquirió distintos bienes en los 90 y repasó varias situaciones de penuria económica que le tocó vivir en esos años para desmentir que su sector haya manejado millones de dólares provenientes de los atracos, como se señala en el libro de Urruzola.

Además se mostró dispuesto a declarar ante la justicia.

«Enfáticamente quiero declarar que estoy abierto y soy libre. Tengo vejez pero no soy cobarde y no tengo miedo. Yo no me voy a escudar jamás en el fuero parlamentario. Ténganlo presente y espero que la justicia saque de la duda», sostuvo Mujica.

Desde la oposición el senador colorado Pedro Bordaberry valoró la actitud de Mujica de dar explicaciones, pero sostuvo que las sospechas admitidas por el ex presidente justamente ameritan una investigación parlamentaria para despejar dudas.

Bordaberry dijo que no es sano acusar a la oposición de que está intentando minar la confianza de los gobiernos cuando pide indagatorias.

«Aquí y en cualquier lugar del mundo lejos está de degradar o pulverizar el sistema político. Lo que se hace es protegerlo. La transparencia es que se conozcan los hechos y que los aclare como ha hecho el senador Mujica hace a la salud de un sistema democrático», opinó Bordaberry.

El senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, dijo a En Perspectiva que Mujica no explicó qué pasó y qué hizo el MPP cuando reconoció que algunos de sus militantes se desviaron del camino. «Son cosas que quedan abiertas y que muestran la necesidad de no pasar un manto de silencio y oscuridad sobre este tema. Al contrario, la propuesta de formar una comisión investigadora abrió una nueva línea para tratar de aclarar algo, que a la gente seguramente le parece terrible que esté en la nebulosa», opinó.

La investigación judicial

Durante la sesión hubo varias menciones a la actuación de la fiscal Stella Llorente, que, casualmente, ayer mismo pidió reabrir las actuaciones judiciales en torno a las superbandas y los vínculos con el MPP.

El senador nacionalista Luis Alberto Heber declaró que le «genera dudas que Llorente actúe con independencia», y le pidió al fiscal de Corte Jorge Díaz que nombre otro funcionario en su lugar.

«Para nosotros es muy pobre el informe de archivo o la sugerencia de archivo, o la sugerencia de que no hay que investigar por parte de la fiscal Llorente. Y ese archivo es el que nos llevó a alzar la comisión investigadora», sostuvo Heber.

En mayo pasado Llorente redactó un informe, a pedido del fiscal de Corte Jorge Díaz, a partir de las revelaciones incluidas en el libro de María Urruzola. En ese documento, Llorente concluye que de los expedientes que se formaron en su momento para investigar los robos, “no emerge la posible vinculación de los partícipes con ningún sector o dirigente político”.

Sin embargo, esta semana Llorente pidió la reapertura de las investigaciones luego de que el domingo un ex jerarca policial, Eduardo Vica Font, que intervino en la desarticulación de aquellas bandas, dijo en el diario El País que desde entonces tiene sospechas del involucramiento de Mujica y Fernández Huidobro, a partir de lo dicho por algunos detenidos en los interrogatorios policiales, que no fue luego confirmado al declarar ante la justicia.

En el reportaje Vica Font agregó que en el año 2000, cuando se disponía a investigar el destino del botín acumulado en aquellos asaltos, recibió sugerencias de un alto jerarca del segundo gobierno de Julio María Sanguinetti para que no lo hiciera. Poco después, relató, cuando fue ascendido lo trasladaron a un cargo administrativo.

El senador del Asamblea Uruguay, Enrique Pintado, por su parte dijo que los ilícitos en cuestión “no quedaron impunes” y se preguntó si quienes investigaron los hechos en su momento fueron tan “nulos” como para no encontrar un nexo con el MPP.

Pintado dijo que Llorente no reparó en que los delitos podrían estar prescriptos. De todas maneras celebró que se hayan reabierto las indagatorias ante las declaraciones del ex jerarca policial, e intimó a quienes no confían en la independencia de Llorente a pedir una recusación ante la Fiscalía General de la Nación. La senadora del MPP, Ivonne Passada, mostró su preocupación por que se está cuestionando el papel de la Justicia.

Entrevista relacionada
“Bienvenida sea la investigación judicial, pero que sea efectiva”, dice senador Pablo Mieres

Nota relacionada
Tupabandas: ¿Qué delitos pueden ser investigados por la Justicia?

***

Crédito Foto: marcapais.gub.uy

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: