La Mesa TIC, martes 11 de julio

<em>La Mesa TIC</em>, martes 11 de julio

EC —¿Eso quiere decir que, por ejemplo, en Infocorp si hay alguien que quiere hacer un curso sobre videojuegos la empresa misma lo apoya?

GC —Lo vamos a apoyar, sí. Lo que es seguro es que no va a haber una resistencia del tipo: “No, ¿para qué nos va a servir eso en el corto plazo?”. Lo más importante es que encuentre avidez a que va a poder plantear esa situación.

EC —En el caso de Genexus está la experiencia de Desprogramate, ¿qué es eso?

AG —Esa es una bandera con la que salimos el año pasado. La idea era sensibilizar a los jóvenes, nos dimos cuenta de que cada año tenemos un encuentro internacional, este año va a ser el número 27, y vienen 4.000 personas y gente de todas partes del mundo, pero el público estaba envejeciendo y no estábamos llegando a los jóvenes. Por ejemplo, hablaba con mis hijos, que conocen el evento desde que nacieron, y me decían: “Lo que pasa es que ustedes hacen un evento solo para ustedes, no piensan en nosotros”. Ahí nos dimos cuenta de que nos estábamos alejando de los jóvenes, entonces decidimos hacer un evento y el título vino un poco a dar el mensaje de que esto es algo totalmente diferente. Vamos a hacer la segunda edición este año, el año pasado lo hicimos con mucho temor porque no sabíamos cómo se iba a comportar ese público, pensábamos hacer un evento para unas 300 personas y terminamos haciéndolo para 600 y cortamos ahí las inscripciones. Este año ya tenemos más de 1.000 y faltan todavía 20 días para el evento. La idea es hablarles de tecnología un poco lo que estuvimos conversando en esta mesa: no va a haber charlas de investigación y desarrollo a muy bajo nivel sino que va a haber charlas de contarles qué es lo que hacemos, desde Gastón Milano, arquitecto de Genexus, hasta gente del área comercial. La idea es mostrarles el panorama que tenemos hoy en las industrias, va a estar Miguel Brechner, Fernando Brum, un montón de actores.

EC —Es ahora.

AG —El 21 de julio en Kibon. Y nos van a acompañar un montón de actores de la industria, como Jóvenes a programar, UTEC, y distintas universidades para que cada una tenga un espacio donde los chicos puedan ir para saber qué es lo que están ofreciendo.

***

EC —Hay más comentarios de los oyentes, por ejemplo, Santiago dice: “Aprendí a programar a los 12 años, en primero de liceo en 1984. Soy arquitecto, en principio sin ninguna relación con lo tecnológico, pero hasta el día de hoy aquel aprendizaje temprano en programación me ayuda en la forma de pensar y encarar cada proyecto”. Algunos oyentes preguntan cómo están manejando la posibilidad de reciclaje de gente mayor. La consulta viene porque hemos apuntado mucho a cómo motivar a los jóvenes, pero, los que ya tienen una andadura en otra profesión y quizás se quedan sin trabajo, ¿pueden reciclarse?

MÓNICA SILVESTRI (MS) —Totalmente, la tecnicatura de Tecnologías de la Información de UTEC es una carrera que requiere para el ingreso sexto año completo de cualquier orientación porque justamente creemos en que se puede aprender, de hecho nosotros tenemos dentistas, contadores y abogados como estudiantes de esta carrera, lo cual le agrega un perfil muy lindo porque ese contador, sumando la tecnología, va a empezar a ver un montón de oportunidades a desarrollar; también hay muchos profesores de informática que no tienen formación formal y ven en esa carrera una formalización de su conocimiento. En definitiva, la posibilidad de reciclarse o reconvertirse laboralmente existe a nivel universitario, que es lo más importante.

EC —Aníbal, como dirigente de la CUTI, el caso de Juan Lacaze, donde se está hablando de esta posibilidad de que gente que se quedó sin empleo a raíz del cierre de Fanapel, ahora, o de otros emprendimientos que han tecleado allí, vaya a las TIC. ¿Eso es factible?

ANÍBAL GONDA (AG) —Totalmente, Juan Lacaze es un caso que nos llamó muchísimo la atención, porque su alcalde está moviendo muchísimo. Toda la infraestructura y el ecosistema de las TIC hace un par de meses tuvimos una reunión allá donde todos fuimos a darle el pésame por la situación que estaban viviendo y nos encontramos con una persona con vigor y ganas de hacer cambios importantísimos. No solamente tenía las ganas sino que ya tenía cosas armadas: había hecho cosas con Secundaria para poder utilizar los salones de los liceos para dar clases de tecnología de la información, hay algunas salas de estas fábricas que cerraron en las que se pueden hacer polos tecnológicos… Hoy estamos hablando con UTEC e Inefop para ver si podemos abrir unos 50 cupos de capacitación para Juan Lacaze. Creo que hay muchísimas posibilidades para esta clase de reconversiones, tenemos experiencias, además, la gente Bantotal hizo el proyecto Guichón hace muchísimos años…

EC —El proyecto Guichón fue, justamente, instalar allí una base de la empresa.

AG —Y así se hizo. Hay muchas empresas hoy que están haciendo eso. Hoy la industria está polarizada en Montevideo, 90 % de las empresas tienen base en la capital, pero hay ciertos empresarios que son oriundos de distintas partes del país o que llegó un momento de su vida en el que quieren mejorar su calidad de vida yéndose al interior, entonces se están abriendo filiales o centros de desarrollo en distintas partes del país. Una de ellas es Juan Lacaze, hay empresas que están interesadas en montar centros allí.

EC —Otro oyente, Sergio, menciona como un “problema” para las TIC uruguayas la emigración, el hecho de que hay estudiantes y profesionales de estos rubros que, tentados por ofertas que vienen del exterior, donde también se los precisa, optan por irse. ¿Uruguay puede ser imán de inmigración para este sector, puede competir?

GABRIEL COLLA (GC) —Yo creo que sí, más allá de que mucho más que la emigración de personas lo que nos puede afectar es que hace muchísimos años que competimos en un mundo globalizado en el que las personas que están en Uruguay trabajan para empresas del exterior sin irse. Es mucho más el efecto de que una compañía extranjera contrate a distancia a alguien que se queda en Uruguay y deja de trabajar en una empresa uruguaya, que el de la persona que se muda a otro lado.

EC —Está buena esa observación: existe la emigración virtual.

GC —Y es muchísimo más potente y viene desde hace años, no es de ahora. de la misma manera, nosotros tenemos la posibilidad de hacer ambas cosas. Por un lado, de atraer talento que se mude con su familia, y creo que tenemos condiciones interesantes como país para atraer gente, tanto en Montevideo como en Maldonado, puede ser atractivo venirse a trabajar a Uruguay en tecnología. Pero por otro lado también tenemos la otra condición, que no dudo de que la industria lo utiliza, que es contratar gente en el exterior, a distancia. Nosotros hoy tenemos software factory en Chile, Colombia o Colonia, pero las posibilidades de expandirse también requieren de poder contratar gente fuera de fronteras.

***

Audio y video de La Mesa TIC

***

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

***

Transcripción: Andrea Martínez

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: