Martín Gurvich: «Siempre tuvimos claro que si el Estado no lo apoyaba, el proyecto Museo Gurvich no iba a perdurar en el tiempo”

Museo Gurvich. Crédito: Rosario Castellanos/EnPerspectiva.net

El hijo del pintor José Gurvich rechazó de plano las acusaciones de que el Ministerio de Educación y Cultura compró el museo porque allí trabaja Florencia Astori, hija del ministro de Economía

El Ministerio de Educación y Cultura comprará el Museo Gurvich, ubicado en la peatonal Sarandí de la Ciudad Vieja. La transferencia fue acordada entre la cartera y el propietario del museo, Martín Gurvich, hijo del difunto artista.

El anuncio fue hecho el 10 de diciembre por la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, en una conferencia de prensa en la que se comunicaban los detalles de una nueva edición de Museos en la Noche.

Desde ese momento, pero con especial hincapié en los últimos días, el ambiente cultural comenzó a preguntarse por qué el Estado debe comprar el Museo Gurvich, por qué gastar 2.800.000 dólares en el edificio y en sus más de 200 obras pertenecientes al artista plástico.

Pero miremos para el otro lado de esta polémica. ¿Por qué el propietario del Museo Gurvich recurre al Estado? En Perspectiva lo habló con Martín Gurvich, hijo de José Gurvich, exdirector del establecimiento y aún su propietario.

***

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Músicos por doquier, corredores de autos (varios), clubes deportivos (alcanza con ver las camisetas de los clubes), agencias de publicidad (que lloran por publicidad estatal), canales de TV, cinemateca, políticos corruptos, Envidrio, Bancos fundidos, ahora museos también… ? todos los empresarios quieren ponerse a la sombra de papá estado, pero eso si, a la hora de despotricar y darle palo, están todos en primera fila contra papá. Si, si, contra ese mismo padre al que todos van a golpearle la puerta cuando sus emprendimientos privados se caen. Yo defiendo el capitalismo y cuando la empresa se cae, pues que se caiga. El curro del Uruguay en su máxima exspresión..

    Reply
  2. Además ya hemos tenido la experiencia en el museo Blanes, administrado por papá Estado, en dónde la visita del mago David Copperfield parece que es habitual y haciendo desaparecer obras importantes de nuestro patrimonio. Claro, papá estado es tan eficiente en sus controles como lo es Homero Simpson en su planta o como lo es la ministra de Educación al intentar resolver una ecuación.

    Reply

Escribir Comentario: