Nombramiento de Graciela Villar apunta «mucho más para la izquierda-izquierda que para el centro», dice Patricia González, coordinadora de la campaña de Martínez

La coordinadora de la campaña de Daniel Martínez hacia las elecciones internas declaró que la elección de Villar «busca representar a esas mujeres que estaban metidas adentro de los barrios, militando en los asentamientos»: «Hablamos mucho de lo que hay que hacer con los pobres, lo que hay que hacer con los asentamientos, pero hay que ir ahí y hay que construir ahí y hay que poner el cuerpo»

El viernes por la tarde Daniel Martínez hizo el anuncio tan esperado: su compañera de fórmula es Graciela Villar, una mujer que en los últimos años fue edil por Montevideo, que tuvo larga trayectoria sindical en la Federación Uruguaya de la Salud (FUS), que en política fue primero comunista y en el año 2000 se sumó a Asamblea Uruguay, y que el año pasado dejó ese grupo para apoyar la precandidatura de Mario Bergara.

Nos conocimos no en la militancia de resistencia porque los dos militamos y no nos cruzamos. Era todo clandestino. Pero sí nos conocimos en el surgimiento del PIT y luego el PIT-CNT. Compartimos muchos momentos de militancia sindical. Conocimos su papel en el compromiso social la militancia barrial, en el compromiso en la lucha por las ideas.

Y luego tuvimos el honor de que fuera parte de la bancada frenteamplista que respaldó mi gestión de gobierno teniendo la oportunidad de la presidencia de la Junta. En donde podemos decir que reconocemos en Graciela Villar, capacidad humana, capacidad de diálogo con los sectores populares, gigantesca capacidad de negociación y compromiso con los sueños y las ideas que tanto a ella como a mí nos enamoraron hace tanto tiempo.

Los aplausos se hicieron sentir en el acto de presentación que tuvo lugar en La Huella de Seregni. Un rato antes, Martínez había informado dado a conocer el nombre de Graciela Villar ante el Secretariado Ejecutivo del FA. Allí recibió la primera aprobación, aunque ahora el presidente de la fuerza política, Javier Miranda, debe convocar a un Plenario Nacional para finales de julio o los primeros días de agosto a fin de formalizar la proclamación.

Quedó atrás la incógnita sobre quién era esta persona, pero aún sobrevuelan interrogantes sobre qué arriesga Martínez y qué puede ganar con esta decisión. Sobre todos estos temas conversó esta mañana En Perspectiva con la politóloga Patricia González, coordinadora general de la campaña de Martínez.

González defendió la postura del exintendente de Montevideo de reunirse con varios dirigentes durante toda la semana y destacó que su liderazgo no es “vertical”

-Me parece bien esta idea de que uno no siempre tiene de antemano la jugada de lo que va a hacer sin escuchar a los demás. Eso en el FA es complejo. Vos tenés corrientes muy distintas, tenés visiones muy distintas, tenés percepciones distintas, entonces tenés que darle la oportunidad a las distintas corrientes, a las distintas opiniones, de que se puedan poner arriba de la mesa y que eso sea legítimo. O sea, si yo ya resolví, ¿para qué te juntás conmigo?

Había que reunirse, había que juntarse, para ver cuál era la percepción que iban teniendo las distintas personas en relación con eso.

Creo que hay algo que yo lo defiendo porque realmente lo creo, que es el intento de hacer síntesis, no de tomar decisiones que pasen por arriba de los otros. Yo después puedo escuchar a todos y decir «para mí la mejor opción es esta», sabiendo que a vos te gusta, a vos no te gusta. Qué piensa cada uno de los que están arriba de la mesa. Eso siempre va a pasar, porque la unidad es eso.

-¿Y lo otro que también se manejó? ¿Falta de autoridad, falta de condiciones de líder?

-Ay, no lo creo. Creo que lo que no tiene es un liderazgo vertical. No lo fue en la intendencia tampoco. Y creo que eso, por lo menos para mí, es de las cosas que más le valoro.

González señaló que Martínez no sintió la presión de llevar adelante una fórmula presidencial paritaria.

Sobre los motivos de no elegir a Cosse como su compañera de fórmula, la coordinadora general de la campaña de Martínez subrayó que “se necesitaba otro perfil”.

-Carolina es una tipa que tiene grandes condiciones para el Poder Ejecutivo. Primero que es una mujer que se anima, hay que animarse a estar en el lugar en el que estuvo ella, y hay que animarse a ser candidata sin el apoyo de ningún sector grande, porque el MPP la apoyó después. Le valoro mucho su impronta y su condición política, creo que la política necesita muchas mujeres como ella.

También creo que tienen perfiles parecidos. Eso es indiscutible, no tiene que ver con «a ver qué mujer da con el perfil», es verdad que son los dos ingenieros, es verdad que sus temas centrales son la ciencia y la tecnología, sus temas centrales me refiero a lo que los enamora y los emociona. Tienen un perfil parecido los dos. 

-¿Y eso no está bueno?

-Creo que lo que necesitábamos representar en una fuerza política como esta era otro perfil, creo que había otras compañeras, que es el caso de Graciela, permiten dar otro perfil político que representa a otra parte de la fuerza política.

Sobre Cosse agregó que tiene «tiene que seguir siendo parte del gobierno».

Con respecto al liderazgo de Martínez y sus primeros pasos luego de ser candidato, González señaló que “surge otra etapa de la política del FA”

Y esto es parte de algo que muchos venimos reclamando. Importa lo que dicen los compañeros más veteranos y que tienen más peso dentro de la fuerza política, siempre, pero que no solo importa eso.

Recuerdo la primera discusión cuando querían hacer un acuerdo de candidatura única y Carolina estaba por presentarse y Daniel dijo que no iba a hacer ningún acuerdo, que todo el mundo que se quisiera presentar se presentara y que competíamos en igualdad de condiciones. Y creo que los acuerdos de cúpulas eran esos. Esos sí eran acuerdos de cúpula. Algunos compañeros con más peso en la fuerza política tomaban las decisiones. Creo que esto tuvo otra forma.

Sobre la candidatura de Villar, González respondía en estos términos:

Me emociona la Villar, eh. Lo que se busca es representar a esas mujeres que estaban metidas adentro de los barrios, militando adentro de los barrios con la gente, en los asentamientos. Contaba hoy que nos conocimos mientras ella era presidenta de la Junta y yo era directora de la Asesoría de Género, y que ella me dio la oportunidad de salir a recorrer con ella, me pasaba a buscar en el auto de la Junta y salíamos a recorrer asentamientos. Y yo entendí ahí que los asentamientos siempre estaban liderados por mujeres, que los procesos los lideraban las mujeres.

Viene con una trayectoria histórica de hacer asambleas y tratar que la gente logre su mejor versión colectiva, en lugares donde en general a veces nos olvidamos de ir a militar. Hablamos mucho de lo que hay que hacer con los pobres, lo que hay que hacer con los asentamientos, pero hay que ir ahí y hay que construir ahí y hay que poner el cuerpo. Es de esas mujeres que ponen el cuerpo y la palabra en esos lugares. Hay muchísimo para ganar en ese perfil que tiene Graciela.

González destacó que la candidatura de Villar viene a “encantar” a los “desencantados” así como “a los jóvenes” y subrayó:

-O sea, mostrar a la fuerza política que está poniendo el cuerpo y el alma en esos lugares. Viene de esa impronta, del perfil bajo, que lamentablemente hemos tenido las mujeres, y de la militancia dentro de los barrios. Eso motiva a la izquierda.

-¿Una parte de la izquierda que quizá hoy está pasiva, que no está dispuesta a salir a hacer campaña? A propósito de cuál es la clave electoral de este nombramiento.

-Sí, creo que es una señal importante hacia la izquierda. Que en general se dice que el FA pierde los votos en el centro y eso no necesariamente es así. El FA pierde votos en la izquierda.

-Ahí vamos afinando un poco más: ¿para qué lado del espectro político apunta este nombramiento?

-Para la izquierda, sin duda. Mucho más para la izquierda-izquierda que para el centro.

***

Foto: Twitter de Daniel Martínez

Podés seguirnos en las redes sociales de Radiomundo, en Facebook, en Twitter y en Instagram.
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

5 Comentarios - Escribir un comentario

  1. No es el tema de la entrevista y no tiene que ver con la entrevistada. Pero escuchándola sobre el cargo que desempeñaba en la Intendencia de Montevideo , Directora de la asesoría para la igualdad de género, me surge como montevideano la siguiente reflexión.

    Pienso que una dirección de esas caractrísticas es excesiva e innecesaria. Máxime en una intendencia atestada de funcionarios y considerando que hay oficinas en el Estado que se ocupan de similar temática.

    Reply
    1. Walter Hugo Altuna · Edit

      Estimado Luis
      En todas los organismos estatales o paraestatales ocurre lo mismo, lo único que existe es personal ocioso.
      Pero cumplen tres funciones muy importantes para el gobierno.
      La primera: bajar la tasa de desempleo. Si no hubieran ingresado masivamente, hoy tendríamos una desocupación de tres dígitos.
      Segundo: aumentar el consumo. Está claro que los empleados del Estado cobran muy buenos sueldos (por hacer muy poco), y son quienes compran autos, apartamentos, viajan al exterior, van a teatros, restaurantes, etc.
      Si no existieran, el comercio no tendría posibilidades de sostenerse.
      Y tercero: ellos sumqnbun importante contingente de votantes, ya que junto con los beneficiarios bedel Mides, forman la larga columna de votos cautivos (o comprados) del FA.

      Reply
      1. El menor número entero de 3 dígitos es el 100. Tratándose de desocupación, que se mide en porcentajes, concluyo que lo que dice Walter es que sin esos «funcionarios públicos ociosos», la desocupación sería de un 100%. Es decir, toda la población económicamente activa y con empleo trabaja como «funcionario público ocioso». Además, son ellos quienes consumen y viajan, porque son ricos. Estamos en un país donde todos los trabajadores somos ricos y nos pagan por no hacer nada.

        Reply
  2. En mi carácter de Socioanalista egresado de TAIGO puedo decir analiticamente que se debe combatir la extensión de la edad de jubilación. Es un gran problema que la gente no se jubile en el momento en que debe hacerlo. Ese es el mensaje que quiso dar Daniel Martinez. Los politólogos no lo entienden porque su profesión les desforma la mente.

    Reply
  3. No me quiero meter en la interna del FA para definir su candidatura a vicepresidente, pero me parece que eso de conocer los asentamientos, andar con la gente que en ellos vive y con otros movimientos sociales, puede servir para la campaña presidencial de la fórmula, pero no tiene nada que ver con la actividad que deberá desarrollar en la Vicepresidencia (si sale electa), que tiene mucho de actividad dentro del Palacio Legislativo, sabiendo a dónde enviar los asuntos que le llegan, entablando contactos personales con los jefes de todas las bancadas etc.; incluso un conocimiento del encare de la Presidencia que hace el titular para cuando haya de suplirlo. Y en esos aspectos no se le ven condiciones a la candidata; no es lo mismo presidir una Junta Departamental con mayoría de su partido, que hacerlo en el Senado y la Asamblea General con composición más diversa y fragmentada.

    Reply

Escribir Comentario: