Adiós a Carlos Maggi

«Necesitaba imperiosamente mandarles un mensaje con el cual pudiera expresar mis sentimientos con respecto a la partida de Carlos Maggi.- Como lo digo en el título soy simplemente una oyente, oyente de unos
14 años mas o menos, pero me interesa expresarles lo que sentimos los que estamos «del otro
lado», quizás uds. no se den cuenta la importancia que en muchas ocasiones representan en los
oyentes, porqué digo esto? aunque les parezca exagerado llegan a formar parte de la familia, entran en nuestras casas a diario y sin darnos cuenta hasta «interactuamos» con uds. así me ocurre en muchas oportunidades
 me han acompañado en momentos de felicidad y en los de tristeza, en estos últimos toman otra dimensión porque es cuando los amigos nos dan la fuerza que necesitamos y eso son uds. amigos, por eso el otro día cuando  anunciaron la partida de Maggi me puse a llorar sentí que partía un amigo, sí, aunque suene pretencioso así lo sentí, las anécdotas muy jugosas, las discusiones inteligentes todo eso formó durante 14 años las mañanas de mi vida y aunque no tuviera que despertarme temprano lo hacía y lo hago igual.-
Maggi era un hombre que demostraba sin soberbia cuanto sabía,  lo sentíamos humano y
 cercano, virtud de los grandes. Recorté sus columnas de diario El País y ahora con ellas armaré un
album, sí un album como aquéllos que solía armar cuando en mi adolescencia lo hacía con
mis artistas favorito como homenaje y permanencia a mi lado, y cuando quiera «escucharlo» abriré ese album y
 lo «escucharé».- Notaremos su ausencia? sí, su ausencia física, pero ahí estará con otra presencia la que nos dejan los grandes, la inmortal la que siempre está la que se lleva dentro en
 memorias, palabras y pensamientos.-
Gracias a todos por estar ahí
María de Punta del Este

Increible era Maggi.

Me daba placer escucharlo y decodificar su pensamiento, que muchas veces no estaba totalmente de acuerdo, pero el lo ponía en una perspectiva tal, que hacía ver las cosas de otro ángulo.
Compraba El País los domingos para leer tranquilo su artículo, incluso ayer y estaba!
Lo conocí hace 14 o 15 años en Trinidad, un placer.
Era como la voz sabia de un abuelo.
Que siga vivo
Roberto Condon

«Claudito, es hora de irnos», era una frase que Carlos le solía decir a Williman luego de las tertulias de los viernes según cuenta Ana Ribeiro en el libro 25 años y más En Perspectiva. Hoy esa frase puede ser al revés. «Carlitos, es hora de irnos». Que sigamos aprendiendo de sus enseñanzas. Nos queda toda su obra, sus reflexiones.
Un abrazo,
Manuel

Estimado Emiliano Cotelo:

 
     Creo que en estos momentos de homenaje y recordación del Dr. Carlos Maggi, es la oportunidad de compartir la siguiente anécdota.
 
      Previamente una pequeña explicación: hay una «muletilla» jurídica que se emplea cuando se solicita que previo al fallo, se cumpla determinada actuación, a fin de que luego el juez esté en mejores condiciones para emitir sentencia. En tales circunstancias, se solicita «para mejor proveer» la incorporación de cierta documentación, o la toma de declaración a un testigo, o se curse oficio a una institución pidiendo determinada información, etc.
 
      La memoria no me permite establecer la fecha, pero por allá por la década del ´60 cuando el Dr. Maggi era abogado del Banco República, se presentó la situación de un empleado afecto a la bebida, lo que parece que era evidente aún dentro de su lugar y horario de trabajo. Por tal razón fue despedido, alegando el Banco como causa de despido, un motivo de «culpa grave». De aceptarse tal criterio por la Institución de Previsión Social, que en tales casos actuaba como juez de primera instancia, la consecuencia era: para el afiliado, la pérdida de sus derechos jubilatorios para ejercer la causal despido vigente en la época, y para el banco, liberarse del pago de la indemnización por despido y de la media pasividad durante tres años. 
 
      En cierta etapa del contencioso abierto, el espíritu travieso del Dr Maggi no pudo resistir la tentación del juego de palabras, estableciendo que «para mejor probeber» se realizara determinada actuación.
 
      En aquella época, las órdenes se cumplían sin discusión, los informes se redactaban empleando términos cuasi sacramentales sin alteración posible: («téngase presente para su debida oportunidad»; «archívese sin perjuicio»; «se tomó nota»; «previamente corresponde …. fecho, vuelva.»; «cítese al titular.»; etc.)  El tuteo sólo se empleaba entre los iguales. Se trabajaba de saco y corbata, aún en los más cálidos días de verano cuando el aire acondicionado no se había generalizado y sólo algún viejo Marelli ayudaba a remover el aire sin modificar su temperatura. El formalismo era el acatamiento a raja tabla del protocolo y los usos y costumbres vigentes,  sin la más mínima concesión al sentido del humor.    
 
       Elevado el expediente al órgano superior, la resolución adoptada no podía escapar a los rígidos cánones formales de entonces: «Devuelváse por improcedente»…
 
Con un afectuoso saludo,
 
Werner C. Schmidt

 «Carlos Maggi se fue de la mejor manera, como si la vida le hubiera asignado una ultima mision. Su viaje a la cuna del Renacimiento y uno de los pilares de la civilizacion no fue casual. Fue una despedida digna de una mente y espiritu exquisitos. Que en paz descanse y hasta siempre.»

John

«Seguirá entre nosotros por todo lo que nos dio»
María, de Rocha

Enorme tristeza que un compatriota de tal dimensión humana no esté más pero …sólo fisicamente.
Hay que recordarlo con alegría .
Con la misma fuerza que él nos transmitió siempre.
Como le escuché varias veces :
«Vaya un Abrazo»!

María Cristina
(Parque Rodó)


«Maggi tuvo margen para moverse dentro de cierta comodidad, no hacer olas, pero no lo hizo. Particularmente no quiero olvidar hoy que Maggi supo dejar un cargo público denunciando presión de los canales privados de TV, cuando estaba de moda chiflar bajito.

Sin dudas, para los que estamos del otro lado de la radio desde hace más de una década, la voz de Maggi se extrañará tanto como la de José Claudio Williman en el paisaje sonoro de nuestros hogares los días viernes.»

un abrazo, EmilioMM


 «Se nos fue Carlitos , seguramente ya estará en otra Tertulia, ocupando  su lugar, aportando sus ideas con gran sabiduría y serenidad.
Aquí seguirá vivo, porque así lo mantendremos. Su legado es muy diverso , por demás interesante. Extrañaremos sí su voz, como la de Williman.
Vivió como le gustaba , hizo lo que le daba  ganas de vivir, y con ello  nos dejó un ejemplo de vida. No es un día de duelo, solamente despedimos un amigo. ¡¡Hasta pronto Carlitos!!!»
Marcos Graña

 «Golpe duro lo de Maggi. No menos duro por previsible. Se siente una doble  pérdida. Por un lado la incommensurable pérdida de Carlos y  por otro, la de la tertulia, la tertulia de los viernes. Porque los viernes habrá otras tertulias, iguales o mejores en calidad, pero no ésta. Estos cuatro contertulios componen, ahora en el recuerdo, algo único, indivisible. «Lindo haberlo vivido pa’poderlo contar». Hasta siempre  Carlos… Hasta siempre tertulia…»
Teresa
Paraje Guardia Vieja

«Queridos todos:

Desde que me enteré esta mañana los he estado escuchando con los ojos encharcados. Sí, hoy no hubo un feliz viernes, pero hubo una feliz vida. ¡Gracias Carlos!»
Desde Bogotá,
Gustavo

«Maggi no muriò; es INMORTAL!!! Que desafìo, Emiliano, llenar su lugar. Abrazos a todos los que componen En Perspectiva.»

Ana Layera


«Soy profesora de literatura; siempre admiré la bellísima persona que fue Carlos Maggi.  Hoy murió el último representante de la Generación del ´45.

Fui compañera de Marco en preparatorios y él me llevó a escribir a Jaque.  No tengo manera de comunicarme con Marco.  Estaría sumamente agradecida si le hicieran llegar un fuerte abrazo de mi parte.
Gracias desde ya.
Cordialmente»
Mariela Baliño
1.342.469-7

«Hace ya casi nueve años, escribí a una radio, en una tarde gris (como la del tango) apesadumbrado porque se había marchado de este mundo Claudio Williman. 

Fui testigo de la apertura democrática desde otras tiendas que el y seguí su presencia política desde la admiración. 
Pero escribí esa tarde no al político, al pensador o al brillante tertuliano. 
Escribí a mi profesor de historia de primer año de preparatorio de un liceo publico. 
A quien,como nos llamo la atención en ese momento, tenia «nombre de presidente» 
Sentado en ese banco de la casona de Avda Brasil que ya no existe, el alumno del liceo 27 añoraba a quien le hizo pensar a través de la Historia. 
Hoy no es gris, estoy a solo una cuadra de la radio donde escucho la noticia (que no quiero creer) de que Carlos Maggi se escapó, se hizo «la rata» y nadie lo ve, nadie lo escucha y nadie sabe donde esta. 
No voy a hacer referencia a todo lo que hizo , de ensayos a operas, de literatura a periodismo, de teatro a radio. 
Solo decir, con dolor, que se fue un compañero intimo. Que atrevimiento! Intimo! si lo vi de cerca tres veces!!. 
Pero igual, es de esas personas que uno lleva consigo, de esas almas que uno imagina tomándose un café con uno, hablando bajito, sobre cualquier tema y que desde la distancia de la radio, parece que su codo roza el nuestro para hacernos algún comentario, una idea, una duda, un chiste. 
Carlos Maggi nos hizo muy , pero muy afortunados, por ser testigos de su quehacer, por ser cómplices de sus meditaciones. 
Cuando hablaba por radio, parecía que era solo para nosotros, que nos decía cosas al oído. 
Como decirle adios a todas las cosas que dejo en nosotros? si siguen ahi! Como despedir a la ternura que se siente por las letras si el la dejo soldada en nuestra alma para siempre? 
Como abandonar esa asombrada curiosidad que nos da el Caciquillo si don Carlos la plantó en el surco de nuestra cultura? 
Tal vez solo volver algunos años atrás a cantar algunos versos que fueron creados para otros , en otros momentos, pero que vienen muy bien ahora:
     » dicen que se fue
       dicen que esta acá
       dicen que se ha muerto
       dicen que volverá….»
Gracias por su atención, de verdad
Gustavo Calvo

Estimado Emiliano :

Fue evidente tu emocion en el  trabajo de esta mañana…. , la compartimos y acompañamos
tu sentimiento . 
No crees oportuno que la nueva sala de transmisión de En Perspectiva se 
denomine Carlos Maggi ??
un abrazo
Diego Pérez

ALGUNOS MENSAJES RECIBIDOS POR SMS:
  • Merecido homenaje al genio de carlitos de otro grande como tu Emiliano. siento en alma esta pérdida. estaría bueno cada viernes tener algo de él. Valentina
  • Maravilloso Emiliano, Maggi un ser especial. Teresa Arocena
  • Fue una despedida digna de una mente y espiritu exquisitos. que en paz descanse y hasta siempre.
  • Noticia triste. agradezco haberlo conocido, escuchado y disfrutado gracias a las tertulias. tuvo una muerte digna como fue su vida
  • Carlos Maggi se fue de la mejor manera, como si la vida le hubiera asignado una ultima mision. su viaje a la cuna del renacimiento
  • Gracias Emiliano por la tertulia de hoy y de la existencia de la misma, durante tantos a?os. Así hemos conocido y admirado a todos esos grandes.
  • Muchísimas gracias querida gente de en perspectiva. Lloro junto a uds. lucia

 

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

8 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Las tertulias o mesas de los viernes se constituyeron en un clásico para recrear las mejores vivencias de nuestra nación y del planeta. Seguramente se encontrara el camino de continuidad sobre todo para la mejor forma de recordar a los que ya no están. Lo de Maggi es un ejemplo de una hermosa forma de vivir y una buena forma de morir.
    La «magia» de la radio seguirá encontrando la forma de darle continuidad a esta magistral expresión cultural.

    Inocencio Bertoni

    Reply
  2. Estimado Emiliano y amigos de En Perspectiva.

    Desde la apertura del programa se notó una tristeza en la voz de todo el equipo, luego la intervención de Mauricio R. nos reveló el motivo.

    Carlos Maggi había muerto.

    Como a tantos integrantes de la «comunidad» de En Perspectiva me invadió un gran pesar: ¿pero cómo? ¿qué le pasó? ¿cómo fue? ¿no lo pudieron reanimar?

    En fin…. , partió.

    No me daría el día para recordar su fecunda vida, hay tanto para decir…..
    en los últimos días lo vimos partir a Venecia con gran alegria, nos deleitó con sus entusiastas relatos desde allí, se notaba el orgullo de estar con su familia y lo destacado de la obra de su hijo Marco.

    También ha tenido siempre palabras muy amorosas para con su hija dedicada al Derecho, en la función pública, si mal no recuerdo.

    Al regreso de Italia siempre listo como los Boy Scouts estaba por salir hacia La Mesa, (previo de pasar a buscar a su gran amigo) cuando lo sorprendió la muerte, 90 y pocos años vividos en plenitud. ¡qué bendición!

    Un recuerdo y una oración para este ser humano entrañable, generososo y sabio. Estoy segura que está en la Casa del Padre, quien recibe a los buenos de corazón, más que por su fe, por sus obras.

    Mi más sentido pésame y condolencias a su familia y amigos.

    Fraternalmente.

    marie g

    Reply
  3. Gustavo Calvo

    DICEN QUE MURIO MAGGI
    Hace ya casi nueve años, escribí a una radio, en una tarde gris (como la del tango) apesadumbrado porque se había marchado de este mundo Claudio Williman.
    Fui testigo de la apertura democrática desde otras tiendas que el y seguí su presencia política desde la admiración.
    Pero escribí esa tarde no al político, al pensador o al brillante tertuliano.
    Escribí a mi profesor de historia de primer año de preparatorio de un liceo publico.
    A quien,como nos llamo la atención en ese momento, tenia «nombre de presidente»
    Sentado en ese banco de la casona de Avda Brasil que ya no existe, el alumno del liceo 27 añoraba a quien le hizo pensar a través de la Historia.
    Hoy no es gris, estoy a solo una cuadra de la radio donde escucho la noticia (que no quiero creer) de que Carlos Maggi se escapó, se hizo «la rata» y nadie lo ve, nadie lo escucha y nadie sabe donde esta.
    No voy a hacer referencia a todo lo que hizo , de ensayos a operas, de literatura a periodismo, de teatro a radio.
    Solo decir, con dolor, que se fue un compañero intimo. Que atrevimiento! Intimo! si lo vi de cerca tres veces!!.
    Pero igual, es de esas personas que uno lleva consigo, de esas almas que uno imagina tomándose un café con uno, hablando bajito, sobre cualquier tema y que desde la distancia de la radio, parece que su codo roza el nuestro para hacernos algún comentario, una idea, una duda, un chiste.
    Carlos Maggi nos hizo muy , pero muy afortunados, por ser testigos de su quehacer, por ser cómplices de sus meditaciones.
    Cuando hablaba por radio, parecía que era solo para nosotros, que nos decía cosas al oído.

    Como decirle adios a todas las cosas que dejo en nosotros? si siguen ahi! Como despedir a la ternura que se siente por las letras si el la dejo soldada en nuestra alma para siempre?
    Como abandonar esa asombrada curiosidad que nos da el Caciquillo si don Carlos la plantó en el surco de nuestra cultura?

    Tal vez solo volver algunos años atrás a cantar algunos versos que fueron creados para otros , en otros momentos, pero que vienen muy bien ahora:

    » dicen que se fue
    dicen que esta acá
    dicen que se ha muerto
    dicen que volverá….»

    Gracias por su atención, de verdad

    Reply
  4. Gustavo Calvo

    DICEN QUE MURIO MAGGI

    Hace ya casi nueve años, escribí a una radio, en una tarde gris (como la del tango) apesadumbrado porque se había marchado de este mundo Claudio Williman.
    Fui testigo de la apertura democrática desde otras tiendas que el y seguí su presencia política desde la admiración.
    Pero escribí esa tarde no al político, al pensador o al brillante tertuliano.
    Escribí a mi profesor de historia de primer año de preparatorio de un liceo publico.
    A quien,como nos llamo la atención en ese momento, tenia «nombre de presidente»
    Sentado en ese banco de la casona de Avda Brasil que ya no existe, el alumno del liceo 27 añoraba a quien le hizo pensar a través de la Historia.
    Hoy no es gris, estoy a solo una cuadra de la radio donde escucho la noticia (que no quiero creer) de que Carlos Maggi se escapó, se hizo «la rata» y nadie lo ve, nadie lo escucha y nadie sabe donde esta.
    No voy a hacer referencia a todo lo que hizo , de ensayos a operas, de literatura a periodismo, de teatro a radio.
    Solo decir, con dolor, que se fue un compañero intimo. Que atrevimiento! Intimo! si lo vi de cerca tres veces!!.
    Pero igual, es de esas personas que uno lleva consigo, de esas almas que uno imagina tomándose un café con uno, hablando bajito, sobre cualquier tema y que desde la distancia de la radio, parece que su codo roza el nuestro para hacernos algún comentario, una idea, una duda, un chiste.
    Carlos Maggi nos hizo muy , pero muy afortunados, por ser testigos de su quehacer, por ser cómplices de sus meditaciones.
    Cuando hablaba por radio, parecía que era solo para nosotros, que nos decía cosas al oído.

    Como decirle adios a todas las cosas que dejo en nosotros? si siguen ahi! Como despedir a la ternura que se siente por las letras si el la dejo soldada en nuestra alma para siempre?
    Como abandonar esa asombrada curiosidad que nos da el Caciquillo si don Carlos la plantó en el surco de nuestra cultura?

    Tal vez solo volver algunos años atrás a cantar algunos versos que fueron creados para otros , en otros momentos, pero que vienen muy bien ahora:

    » dicen que se fue
    dicen que esta acá
    dicen que se ha muerto
    dicen que volverá….»

    Gracias por su atención, de verdad

    Reply
    1. Yo te felicito, Gustavo, por tu poder de interpretación del sentir de tantos » tertuliones» como yo. Qué importa a qué tiendas pertenecen Hombres de la sabiduría de éste? Con «monstruos» como Maggi, no habría ideas capaces de generar un abismo entre los uruguayos.

      Reply
  5. 150 años de la colonia suiza Nueva Helvecia.
    Casi al aire. Un señor barbudo intento separarnos pero no lo consiguió. Permanecí arrodillada junto a él mientras autografiaba mi libro.
    «Espectacular ¡! Ya lo leí todo- le comente -.
    » No sabés el trabajo que me dio ¡»

    Artigas , comer quintos directo del árbol , hacer que los fumadores abandonen su adicción…
    Este otro señor barbudo tampoco podrá separarnos !!!
    Recuperemos TODO lo que tenga que ver con su GENIO.
    INMORTAL, título del nuevo libro de En Perspectiva .
    Abrazo grande, Ana Dovat Ernst.

    Reply
  6. Maggi era incansable en cualquier tarea , proyecto o responsabilidad que asumía. A sus 90 , casi, aceptó dar un curso de Economía ( vinculando ésta a lo social) a nivel terciario. Y viajaba a Maldonado en COT, con su puntualidad habitual, y allí siguió ejerciendo su oficio de SEDUCIR. Sus alumnos del año pasado, habían vuelto al aula , no, porque debieran la materia, sino para deleitarse OTRA VEZ! Y era incansable, como polemista, honesto al juzgar a sus adversarios, sin descuidar sus lealtades, por sus poros, pregonaba sus ansias de » dar al zar lo que es del Zar. . .» Ojalá encuentre Cotelo más » PIBES» como éste y cada vez , En Perspectiva y Radio Orienta ( 770 FM ), tendrán más » tertuliones»

    Reply
  7. Recuerdo que la primera vez que lo escuché fue por El Espectador en el programa de En Perspectiva hace menos de 15 años hablando sobre Rivera y los charrúas. No sé si era una tertulia, pero creo que la dirigía Alejandra Borques. Lo interesante es que empecé a escuchar cuando ya había comenzado, así que no sabía de quien eran las voces pero más o menos sabía los integrantes y recuerdo que era claro que Maggi era el más viejo. Pero era el que tenía la voz más joven! como yo nunca lo había escuchado, pensaba que el que hablaba era otro y que realmente era un pibe!! jaja no solo por su voz sino por la frescura de sus comentarios!!! cuando me enteré que era él no lo podía creer. Acababa de leer la Guerra de Baltar, y no podía creer que el mismo autor hablara de esa forma.

    Además de mi admiración quiero dejar algunos conceptos que tal vez no se hayan dicho aún. Para mi Maggi es el ejemplo del hombre inteligente pero bueno. Es difícil de encontrar, porque la inteligencia es un arma de doble filo y la gente puede caer en la trampa de usarla para el mal, para burlarse del otro, para generar odio, etc. Pero Maggi era todo lo contrario, siempre tratando de construir sin despreciar, alegrar sin burlarse, instruir sin avasallar. Era un santo, que intentó ayudar hasta sus últimos días. Hay pocos como él, el único que me viene a la mente parecido es el propio Artigas, su gran defendido. Ahora seguro estarán tomando mate juntos!!!

    Que vacío ha dejado y sin embargo que llenos estamos de su amor.

    Reply

Escribir Comentario: