De un frenteamplista anónimo para Sendic

“Con la integridad del vicepresidente como bandera con demasiados respaldos, no es posible ganar en 2019. No es ni siquiera deseable”, concluye Diego, desde la audiencia, su testimonio como “frenteamplista anónimo” ante la situación que involucra al vicepresidente de la República.


Como frenteamplista anónimo, asisto diariamente al zafarrancho continuado en que esto se ha convertido. Indefenso, no tengo otra herramienta que escribirles para hacer conocer cómo llevamos todo esto.

En el Frente de mi infancia no se contemplaba que se pudiera cometer un error de integridad, de abuso de poder, de gastar dinero de otros con la ligereza con que no se gastaría el propio. Esos errores los cometían los adversarios, pero nunca nosotros. Y en todo caso, a un frenteamplista que se preciara no se le ocurriría quedarse en un sitio habiéndose desviado un centímetro del camino de la decencia.

Después asumimos el gobierno central, y el miedo de que el mito se terminara fue el primero de los miedos. De todas maneras había que gobernar, intentar levantar al país arrasado, y se podrá discutir, pero lo hicimos con varios aciertos e inevitables errores.

Ahora Sendic ha cometido los peores errores juntos. Dijo tener un título y honores que nunca pudo mostrar. Abusó de un cargo gastando en objetos de vergüenza. Arrastró a otros compañeros que en el afán de defenderlo hicieron y continúan haciendo el ridículo público. Y ha dañado al Frente de una forma que no lo ha hecho ningún ataque externo en los últimos cuarenta y cinco años.

Yo nací con el Frente. El 26 de Marzo del 71 estaba en la barriga de mi madre en la Explanada Municipal, oyendo a Seregni. Voy a votar al Frente hasta el último día que me toque votar; no hay en el menú otras opciones para mí. Es decir que a frenteamplista por origen y convicción me podrán igualar, pero no más que eso.

El daño sigue, porque oigo a Sendic en la televisión y continúa hablando de campañas, asedios, hacer feliz a un pueblo, de que ha tenido suficiente castigo, pensando como adolescente que cree poder determinar las penas que corresponden a sus macanas. En su gira por los comités hasta nombró a Tabaré, como para confundir a los incautos, supongo, hablando de la mano en la lata, en vez de nombrarlo para referir a sus recientes palabras de que si un comité de ética lo hubiera cuestionado él se hubiera ido para su casa. Luego habla de errores en la gestión de Ancap, y dice que es humano cometerlos.

Pero los frenteamplistas de a pie que él invoca no cuestionamos los errores a los que él quiere ahora llevar la discusión. Lo imperdonable es el abuso y la mentira, porque esos no son errores, sino abusos y mentiras.

En una reafirmación de su postura adolescente, cierra diciendo que espera que el 9 se termine todo, como si la vida fuera una sucesión de actos de magia producidos por nuestros deseos. Es un poco triste y da mucha vergüenza. El bien personal por encima del colectivo.

Se va definitivamente el Frente de mi infancia y juventud, y Sendic es la bandera tras la que vienen muchos empujando. Espero que la derrota inminente sea digna, intelectualmente honesta y constructiva, y que deseemos lo mejor a los ganadores. Con la integridad del vicepresidente como bandera con demasiados respaldos, no es posible ganar en 2019. No es ni siquiera deseable.

Diego Vitacca
Vía correo electrónico


Últimas notas relacionadas:

Leonardo De León: Dictamen es “totalmente desproporcionado”

Castillo: “Tal vez esta sea la situación más difícil que ha atravesado el FA”

De los Santos: Sanciones a Sendic “deberían ser las máximas que reúna la mayoría”

Mesa Análisis Político: Sendic “tuvo proceder inaceptable”, según TCP (I)

Mesa Análisis Político: Sendic “tuvo proceder inaceptable”, según TCP (II)


Documento relacionado:

Dictamen del Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio


¿Cómo te comunicas con En Perspectiva?

> Por SMS: 55511
> Por correo electrónico: enperspectiva@enperspectiva.net

Las opiniones recibidas podrán ser editadas por extensión y claridad.


¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Estimado Diego,
    Le escribo desde el mismo remitente que usted – frenteamplista anónimo – con una mezcla de sentimientos, que me gustaría compartir. Con usted, y tal vez, y ojalá, con otros uruguayos, frenteamplistas, o no…
    De esa mezcla de sentimientos, rescato : Agradecimiento, porque usted escribió, y describió, mucho mejor de lo que yo podría haberlo hecho, lo que yo siento. Yo también estuve presente el 26 de marzo de 1971. Tenía 20 años.
    Tristeza, pena, y decepción. Por los motivos que usted tan claramente ha manifestado. Pero, también, y por sobre todo… esperanza !…
    Porque esa bandera tras la que muchos se han atrincherado, la bandera de intentar defender lo indefendible, va a convertirse, indefectiblemente, como reza la vieja sentencia, en una mortaja… La ética no se negocia.
    La ética no está en venta. No se compra con votos.
    Y por supuesto, que tiene usted razón. No valdrá la pena ganar en 2019.
    Ni deseable. Lo invito a usted, y a todos, a arremangarse, y desde el lugar que nos corresponda, seguir defendiendo la bandera de la verdad. Que no siempre es fácil saber donde encontrarla.
    Un fraterno saludo.

    Reply

Escribir Comentario: